Co­lum­na del vino

Le­jos de los pre­jui­cios, el mun­do del vino es in­clu­si­vo. Tan­to, que se ha adap­ta­do in­clu­so a creen­cias re­li­gio­sas, co­mo los cer­ti­fi­ca­dos kos­her, ex­pli­ca el som­me­lier Mi­guel Án­gel Cooley

Food and Travel (México) - - QUÉ CATAR -

Vino es vino y eso es lo fas­ci­nan­te de él. Se adap­ta a di­fe­ren­tes par­tes del mun­do, con sus cli­mas, sue­los, gus­tos, pre­cios, con­cep­tos y ne­ce­si­da­des, y, en es­te ca­so, creen­cias re­li­gio­sas, co­mo la ju­día, que da origen a los vi­nos con certificación kos­her.

A di­fe­ren­cia de lo que mu­cha gen­te cree, no tie­ne ex­te­nuan­tes re­gla­men­ta­cio­nes ni tam­po­co se de­be ha­cer for­zo­sa­men­te en Israel. Es­to ha per­mi­ti­do que lo ela­bo­ren más paí­ses afa­ma­dos en el mun­do vi­ní­co­la, co­mo Fran­cia, Estados Unidos, Es­pa­ña e Ita­lia, que es­tán abrien­do sus ho­ri­zon­tes cu­brien­do las ne­ce­si­da­des de di­fe­ren­tes gru­pos de la po­bla­ción.

En la certificación kos­her, co­mo en los que no la tie­nen, exis­ten vi­nos bue­nos, ma­los y re­gu­la­res. En Mé­xi­co tal vez la ofer­ta sea re­du­ci­da, pe­ro al ex­te­rior ca­da vez más bo­de­gas de di­ver­sos paí­ses se suman, de­di­can­do la pro­duc­ción to­tal o par­cial de sus vi­nos a es­te ti­po de re­gu­la­ción.

Exis­ten bo­de­gas de­vo­tas a es­te es­ti­lo y otras que so­lo des­ti­nan cier­tas frac­cio­nes de su pro­duc­ción a es­te per­fil. Lo cier­to es que al in­cre­men­tar­se el co­no­ci­mien­to del vino kos­her y las pro­pues­tas con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, ha per­mi­ti­do que pue­dan ela­bo­rar­se con uvas pro­ve­nien­tes de vi­ñe­dos con cui­da­dos ri­gu­ro­sos y de al­ta ca­li­dad. Con lo que al­gu­nas bo­de­gas in­clu­so han lo­gra­do ser dis­tin­gui­das con di­ver­sos pre­mios a ni­vel mun­dial.

Pa­ra que un vino sea kos­her, de­be cum­plir con dos as­pec­tos: el pri­me­ro, so­lo pue­de ha­ber si­do ma­ni­pu­la­do por ma­nos ju­días en la bo­de­ga. El se­gun­do, de­be ha­ber es­pe­cial aten­ción en los adi­ti­vos usa­dos pa­ra los pro­ce­sos de afi­na­mien­to (co­mo las le­va­du­ras). Al­gu­nos de ellos de­ben es­tar cer­ti­fi­ca­dos co­mo kos­her y hay otros que de­fi­ni­ti­va­men­te no pue­den usar­se, por ejem­plo: pa­ra cla­ri­fi­car no se de­ben usar ge­la­ti­nas, pe­ro sí es per­mi­ti­do el pes­ca­do.

Los vi­nos con es­ta certificación tam­bién tie­nen una cla­si­fi­ca­ción que de for­ma ge­ne­ral es: Kos­her: se pro­du­cen de for­ma que pue­dan res­pe­tar los li­nea­mien­tos es­ta­ble­ci­dos por las le­yes de la die­ta ju­día ( Kash­rut). Kos­her pa­ra pas­so­ver: que no ha­yan te­ni­do con­tac­to con pan, gra­nos o pro­duc­tos ela­bo­ra­dos con ma­sa leu­da­da.

Kos­her le Meha­drin: ela­bo­ra­dos ba­jo las le­yes de ( Kash­rut), pe­ro de una for­ma mu­cho más res­tric­ti­va.

Vi­nos sa­cra­men­ta­les: que se han dis­tin­gui­do por ser dul­ces, de ba­jo pre­cio, con ba­ja com­ple­ji­dad.

Vi­nos Me­vus­hal: pas­teu­ri­za­dos que son kos­her a pe­sar de que quien reali­ce el ser­vi­cio no sea ju­dío.

Los vi­nos kos­her ten­drán ca­da vez ma­yo­res y me­jo­res ex­po­nen­tes. Son un cla­ro ejem­plo de que el ma­ra­vi­llo­so mun­do del vino es ver­sá­til y abier­to a dis­tin­tas creen­cias re­li­gio­sas. Otros sec­to­res de­be­rían apren­der de es­te ca­mino bien re­co­rri­do.

Pa­ra que un vino sea kos­her, de­be ela­bo­rar­se por ma­nos ju­días y res­pe­tar las re­glas ali­men­ti­cias de es­ta religión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.