Re­la­cio­nes se­xua­les tras la ma­ter­ni­dad

Glamour (México) - - Glamourama -

Mu­chas mujeres en­cuen­tran di­fí­cil y do­lo­ro­so vol­ver a te­ner se­xo pla­cen­te­ro con su pa­re­ja, qui­zás por las se­cue­las fí­si­cas tras el par­to o por­que su au­to­es­ti­ma fí­si­ca se vio vul­ne­ra­da tras la ma­ter­ni­dad. Ha­blar­lo con tu ma­dre, sa­ber có­mo re­sol­vió esa si­tua­ción, te pue­de ayu­dar a su­pe­rar es­te mo­men­to tan di­fí­cil, pues la ma­yo­ría de las mujeres pa­san por él. (¿Lo peor? A so­las.)

Si tu­vié­ra­mos la con­fian­za pa­ra ha­blar de es­tos te­mas, la em­pa­tía, com­pli­ci­dad y víncu­los afec­ti­vos con nues­tras ma­dres me­jo­ra­rían y nos sen­ti­ría­mos más apo­ya­das. Ade­más, lo cier­to es que no­so­tras –las hi­jas, que he­mos re­ci­bi­do una edu­ca­ción se­xual más abier­ta– po­dría­mos ayu­dar tam­bién a que ellas se des­ha­gan de cier­tas ideas erró­neas que tie­nen, por­que en su épo­ca se pen­sa­ba de una ma­ne­ra ab­so­lu­ta­men­te dis­tin­ta.

Por úl­ti­mo, al­go que sí es un te­ma ta­bú y no es na­da re­co­men­da­ble es ha­blar mal a tus pa­dres de tu pa­re­ja, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de una pe­lea pa­sa­je­ra. Evi­ta a to­da cos­ta ai­rear tus con­flic­tos, ya que cuan­do lle­ga el mo­men­to de la re­con­ci­lia­ción, mien­tras que tú le per­do­nas y pa­sas pá­gi­na, pue­de que tus pa­dres se que­den cla­va­dos en el ca­pí­tu­lo don­de el yerno hi­rió a su hi­ja. Es­to es muy di­fí­cil de per­do­nar pa­ra ellos, fá­cil­men­te se vuel­ve un re­pro­che a tu pa­re­ja y pue­de traer pro­ble­mas que no te­nías en men­te. Si vas a cor­tar la re­la­ción, bus­ca su con­se­jo, pe­ro siem­pre to­ma el con­trol ab­so­lu­to de la si­tua­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.