En su opi­nión

Glamour (México) - - Glamourama -

“Siem­pre me ha in­tere­sa­do có­mo fun­cio­nan las co­sas y el ra­zo­na­mien­to de­trás de los ob­je­tos que nos ro­dean. De­ci­dí es­tu­diar Diseño In­dus­trial por­que es una ra­ma de la in­ge­nie­ría que bus­ca com­pren­der las ne­ce­si­da­des de los usua­rios pa­ra re­sol­ver sus pro­ble­mas, al mis­mo tiem­po que in­cor­po­ra las nue­vas tec­no­lo­gías de ma­ne­ra in­te­li­gen­te”, de­cla­ró.

Lue­go ob­tu­vo una maes­tría en Cien­cias en Diseño Sos­te­ni­ble en la Uni­ver­si­dad de Edim­bur­go. “Du­ran­te mis es­tu­dios en Es­co­cia co­no­cí los pro­duc­tos de Dy­son: en mi pi­so pa­ra es­tu­dian­tes te­nía­mos una as­pi­ra­do­ra DC50 y ca­da res­tau­ran­te, tea­tro o ae­ro­puer­to que vi­si­ta­ba te­nía una. Cuan­to más uti­li­za­ba es­tos pro­duc­tos, más re­la­cio­na­ba la mar­ca con una in­no­va­ción úni­ca y de al­ta ca­li­dad. Co­mo di­se­ña­do­ra, ése es el ti­po de ob­je­tos que as­pi­ro a crear”. Des­pués de es­to se ar­mó de va­lor y so­li­ci­tó un tra­ba­jo en la se­de cen­tral de la com­pa­ñía en Mal­mes­bury. “La ver­dad es que creía que no me iban a lla­mar, pe­ro ése era mi sueño y es­ta­ba de­ci­di­da a con­se­guir­lo”. La lla­ma­da lle­gó, sur­gió la opor­tu­ni­dad que es­pe­ra­ba y se mu­dó al su­r­oes­te de In­gla­te­rra.

En esa em­pre­sa eu­ro­pea, la edad me­dia de los in­ge­nie­ros que tra­ba­jan en ella es só­lo de 26 años. “El am­bien­te de tra­ba­jo es es­tu­pen­do, aquí es­tán muchos de los me­jo­res in­ge­nie­ros del mun­do, pe­ro to­dos so­mos igua­les, to­dos po­de­mos apor­tar ideas y nos mo­ti­va­mos mu­tua­men­te. Po­der tra­ba­jar con sir Ja­mes Dy­son es un pri­vi­le­gio y un desafío al mis­mo tiem­po, ya que cons­tan­te­men­te nos ani­ma co­mo in­ge­nie­ros a en­con­trar me­jo­res so­lu­cio­nes pa­ra los pro­ble­mas co­ti­dia­nos”.

Verónica tra­ba­ja en el De­par­ta­men­to de Desa­rro­llo de Nue­vos Pro­duc­tos pa­ra el cui­da­do per­so­nal. Su fi­lo­so­fía con­sis­te en pen­sar me­jor las co­sas, re­vo­lu­cio­nar­las y ha­cer­las más efi­cien­tes uti­li­zan­do la ló­gi­ca. Por ejem­plo, se plan­tea­ron crear una nue­va se­ca­do­ra de pe­lo, en la que ella ha es­ta­do tra­ba­jan­do y a la que han de­di­ca­do cua­tro años de in­ves­ti­ga­ción, 750 mi­llo­nes de dó­la­res y 1,625 ki­ló­me­tros de pe­lo hu­mano pa­ra ha­cer to­do ti­po de prue­bas. El re­sul­ta­do es Su­per­so­nic, una re­vo­lu­cio­na­ria se­ca­do­ra que, al ver­la, te trans­por­ta al fu­tu­ro. La fir­ma eli­gió a Mé­xi­co pa­ra su ex­pan­sión en 2018. De acuer­do con su vi­sión, ca­da nue­vo mercado su­po­ne gran­des re­tos y pro­ble­mas que so­lu­cio­nar pa­ra adap­tar sus pro­duc­tos y ha­cer­los to­da­vía me­jo­res. “He­mos in­cor­po­ra­do a la se­ca­do­ra Su­per­so­nic una me­jo­ra es­pe­cí­fi­ca ba­sa­da en las me­di­cio­nes de pre­sión que nues­tros in­ge­nie­ros han he­cho pre­via­men­te en la Ciu­dad de Mé­xi­co. Po­de­mos de­cir que nues­tro país ya ha apor­ta­do al­go pa­ra ha­cer que un pro­duc­to sea me­jor y más efi­cien­te”. Con­si­de­ro que la mar­ca reúne mu­chas cua­li­da­des que son re­le­van­tes pa­ra el usua­rio me­xi­cano. No­so­tros es­ta­mos acos­tum­bra­dos a un es­ti­lo de vi­da apre­su­ra­do, siem­pre ocu­pa­dos, ma­ne­jan­do va­rias co­sas al mis­mo tiem­po, sin des­can­sar. Tam­bién nos gusta cui­dar­nos y sen­ti­mos es­pe­cial in­te­rés por la tec­no­lo­gía más re­cien­te, nue­va. Cier­ta­men­te, cual­quier co­sa que pue­da ha­cer­nos la vi­da más fá­cil se agra­de­ce, y eso es jus­ta­men­te lo que bus­ca­mos.

En Mé­xi­co, la pri­me­ra in­ge­nie­ra ci­vil ti­tu­la­da fue Con­cep­ción Men­di­zá­bal, en 1930. Aho­ra te­ne­mos el ejem­plo de Verónica, pe­ro ha­cen fal­ta mu­chas más. Ne­ce­si­ta­mos cons­truir so­cie­da­des don­de las mujeres ten­gan igual­dad de opor­tu­ni­da­des y es­tén pre­sen­tes en to­das las áreas. Por eso, Verónica nos de­ja un men­sa­je pa­ra to­das las mujeres que quie­ren desafiar los es­te­reo­ti­pos del gé­ne­ro. “Si­gue tu pa­sión y tra­ba­ja du­ro pa­ra lo­grar­lo: ¡no hay un sueño de­ma­sia­do gran­de o de­ma­sia­do le­jos! Aho­ra más que nun­ca es el mo­men­to pa­ra que las mujeres se sien­tan con po­der, ya sea en la es­cue­la, en el lu­gar de tra­ba­jo o en la so­cie­dad, us­ted, mu­jer, es tan ca­paz co­mo cual­quier otra per­so­na”.

Creo que lo que ha­ce que el Su­per­so­nic sea úni­co es la can­ti­dad de pen­sa­mien­to de­trás de él. De­ci­di­mos cam­biar el mo­tor al man­go por­que es­to ha­ría que el bra­zo se can­se

me­nos al su­je­tar­lo y pa­ra eso hu­bo que crear un mo­tor nue­vo, el V9, ins­pi­ra­do en la ae­ro­náu­ti­ca. El pro­duc­to tam­bién fue di­se­ña­do pa­ra el equi­li­brio, ha­cién­do­lo com­pac­to, li­ge­ro y fá­cil de usar. ¡Sin men­cio­nar cuán­to más si­len­cio­so

es com­pa­ra­do con los se­ca­do­res con­ven­cio­na­les!

“Si­gue tu pa­sión y tra­ba­ja du­ro”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.