Es­pe­cial.

Di­ver­sos es­tu­dios han con­fir­ma­do que, pa­ra el 2020, es­te tras­torno se­rá la prin­ci­pal cau­sa de dis­ca­pa­ci­dad en Mé­xi­co. Pe­ro, ¿en qué con­sis­te pa­de­cer­lo? ¿Con qué sín­to­mas se ma­ni­fies­ta? ¿Es cu­ra­ble? En Gla­mour in­ves­ti­ga­mos lo que en­glo­ba es­te con­cep­to.

Glamour (México) - - Contenido - POR EL­SA LÓ­PEZ

Pa­ra el 2020, es­te tras­torno men­tal se­rá cau­sa de in­ca­pa­ci­dad en Mé­xi­co. ¿En qué con­sis­te la de­pre­sión?

no es nin­gún se­cre­to que la de­pre­sión se en­cuen­tra más pre­sen­te que nun­ca. Y es que no es de ex­tra­ñar: rit­mos de vi­da agi­ta­dos, es­trés la­bo­ral, la si­tua­ción po­lí­ti­co-social y un sin­fín de ele­men­tos más son las cau­sas por las cua­les las per­so­nas vi­ven con es­ta en­fer­me­dad, ade­más de que no ex­pre­sar­lo, nor­ma­li­zar­lo ni re­ci­bir ayu­da pro­fe­sio­nal au­men­ta la gra­ve­dad del asun­to. De acuer­do con el si­tio The Pan Ame­ri­can Health Or­ga­ni­za­tion (paho.org), “[és­ta] es la prin­ci­pal cau­sa de pro­ble­mas de sa­lud y dis­ca­pa­ci­dad en to­do el mun­do. Se­gún las úl­ti­mas es­ti­ma­cio­nes de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), más de 300 mi­llo­nes de per­so­nas vi­ven con de­pre­sión, un in­cre­men­to de más del 18% en­tre 2005 y 2015. La fal­ta de apo­yo a las per­so­nas con tras­tor­nos men­ta­les, jun­to con el mie­do al es­tig­ma, im­pi­den que mu­chos pue­dan ac­ce­der al tra­ta­mien­to que ne­ce­si­tan pa­ra vi­vir vi­das sa­lu­da­bles y pro­duc­ti­vas”.

Pe­ro ¿qué sig­ni­fi­ca pa­de­cer­la? ¿Cuá­les son los sín­to­mas? Y lo más im­por­tan­te: ¿es cu­ra­ble? En­tre­vis­ta­mos a la Psi­coa­na­lis­ta La­ris­sa García de Al­ba Aré­chi­ga y al Mé­di­co Psi­quia­tra de ni­ños, ado­les­cen­tes y adul­tos Jo­sé An­to­nio Zo­rri­lla Do­sal, quie­nes nos ayu­da­ron a ver qué hay de­trás de es­ta pa­la­bra.

¿QUÉ ES?

La de­pre­sión tie­ne dos ele­men­tos im­por­tan­tes a con­si­de­rar: lo quí­mi­co y lo si­tua­cio­nal. De acuer­do con Jo­sé An­to­nio,

“es una al­te­ra­ción neu­ro­bio­quí­mi­ca a ni­vel ce­re­bral, la cual se ma­ni­fies­ta de di­ver­sas ma­ne­ras y tie­ne nu­me­ro­sas re­per­cu­sio­nes a ni­vel social, la­bo­ral y fa­mi­liar”. Se tie­ne la idea (erró­nea) de que la gen­te de­pri­mi­da es aque­lla que só­lo se sien­te tris­te, y que se pue­de qui­tar “cam­bian­do los pen­sa­mien­tos a al­go po­si­ti­vo”, o con el apo­yo de la pa­re­ja, fa­mi­lia­res o ami­gos. Sin em­bar­go, el es­pe­cia­lis­ta ha­ce én­fa­sis en que eso no es su­fi­cien­te, sino que se ne­ce­si­ta aten­der mé­di­ca­men­te. Por otro la­do, las cau­sas pue­des ser va­ria­das. Si tie­nes una vi­ven­cia que te des­es­ta­bi­li­za o te afec­ta emo­cio­nal­men­te –por ejem­plo, la muer­te de un fa­mi­liar o una mascota– eso pue­de pro­vo­car un des­ba­lan­ce quí­mi­co y des­en­ca­de­nar una cues­tión de­pre­si­va. Tam­bién pue­de ser al­go he­re­di­ta­rio o in­clu­so ocu­rrir si con­su­mes una sus­tan­cia que te im­pac­ta quí­mi­ca­men­te. “Ya de­pen­dien­do del ti­po de tras­torno y de cir­cuns­tan­cia, se co­mien­za a tra­ba­jar en con­jun­to la par­te emo­cio­nal –for­ta­le­cer las he­rra­mien­tas psi­co­ló­gi­cas por me­dio de te­ra­pia– y a la vez te­ner un apo­yo far­ma­co­ló­gi­co, en es­te ca­so psi­quiá­tri­co, de al­gu­na pas­ti­lla que nos ayu­de a re­gu­lar la par­te ce­re­bral”, men­cio­na La­ris­sa.

EL ES­TIG­MA SO­BRE ES­TE TRAS­TORNO

Hay di­ver­sos ta­búes que gi­ran al­re­de­dor de la de­pre­sión. Es­to en gran par­te se de­be a la po­ca cultura exis­ten­te so­bre el cui­da­do de la sa­lud men­tal. “Hay mu­cho mie­do cuan­do se tra­ta de acu­dir a un psi­có­lo­go o psi­quia­tra, ya que se pien­sa: ‘No es­toy lo­co y no pa­dez­co de mis fa­cul­ta­des men­ta­les, en­ton­ces es inú­til ir’, lo cual pue­de pro­vo­car que una per­so­na que sí ne­ce­si­te un tra­ta­mien­to, tar­de tiem­po va­lio­so en lle­gar”, co­men­ta Jo­sé An­to­nio. “Tam­bién es­ta­mos he­chos a la idea de que en­trar­le a las emo­cio­nes es lo mis­mo que ir a sen­tir do­lor de ma­ne­ra in­ne­ce­sa­ria”, co­men­ta La­ris­sa.

Hoy en día, en­tre la tec­no­lo­gía y los rit­mos ace­le­ra­dos de vi­da, ya es­ta­mos acos­tum­bra­dos a que to­do sea rá­pi­do o que tie­ne que re­sol­ver­se fá­cil y “echán­do­le ga­nas”. O ha­cer­le pre­gun­tas a In­ter­net y que nos dé res­pues­tas. Pe­ro de­be­mos en­ten­der que si bien un tra­ta­mien­to te to­ma­rá tiem­po, sin du­da te ayu­da­rá a re­sol­ver cier­tos pro­ble­mas y te en­se­ña­rá al­go va­lio­so: co­no­cer­te, de­tec­tar cuan­do al­go no es­tá bien con tus emo­cio­nes y pro­ce­sar co­rrec­ta­men­te las co­sas. La­ris­sa po­ne de ejem­plo el due­lo.

“És­te es un pro­ce­so que po­dría tar­dar has­ta un año de di­ges­tión, pe­ro en el mis­mo se ana­li­za­rán di­ver­sas emo­cio­nes has­ta pro­ce­sar to­do de una ma­ne­ra ade­cua­da... y es ese largo pro­ce­so lo que es­tá ha­cien­do cor­to cir­cui­to con el pe­so cul­tu­ral”, co­men­ta La­ris­sa. Ha­bla­mos mu­cho de amor pro­pio en la ac­tua­li­dad; y si eso lo ma­ni­fies­tas por me­dio de ali­men­tar­te bien, con­sen­tir­te, ha­cer ejer­ci­cio y otras ac­ti­vi­da­des si­mi­la­res, ¿por qué no dar­le el mis­mo pe­so a tu sa­lud men­tal?

¿CÓ­MO SE PUE­DE EDU­CAR PA­RA QUE HA­YA UNA MA­YOR CON­CIEN­TI­ZA­CIÓN?

La res­pues­ta es fá­cil de de­cir: ¡ne­ce­si­ta­mos mu­cha in­for­ma­ción! Sin em­bar­go, tú y yo sa­be­mos que con tan­tas fa­ke news en re­des so­cia­les, la abun­dan­cia de in­for­ma­ción no le­gí­ti­ma en In­ter­net y los es­ta­fa­do­res que tra­tan de ven­der­te pro­ce­sos rá­pi­dos de cu­ra­ción son los ma­yo­res pe­li­gros a los que se en­fren­ta la co­rrec­ta edu­ca­ción de la sa­lud men­tal. “Lo me­jor es ve­ri­fi­car las fuen­tes. Pre­gun­tar quién es­cri­bió al­go, o en qué li­bro o ex­per­to se es­tán ba­san­do. ¡Du­da de to­do e in­ves­ti­ga!”, re­cal­ca Jo­sé An­to­nio. “Y si han de­ci­di­do pe­dir ayu­da, siem­pre de­ben acu­dir con ex­per­tos pa­ra que pue­dan ob­te­ner in­for­ma­ción ve­rí­di­ca y un tra­ta­mien­to óp­ti­mo”. Por igual, el psi­quia­tra nos co­men­tó que la de­pre­sión no es un “te­ma adul­to”. La in­for- ma­ción de­be es­tar dis­po­ni­ble pa­ra ni­ños (o pa­dres, en to­do ca­so), ado­les­cen­tes y adul­tos, y al mis­mo tiem­po de­be ser ac­ce­si­ble en es­cue­las, lu­ga­res de trabajo y em­pre­sas. En­tre más exis­ta una di­fu­sión ge­nui­na, te­ne­mos la ju­ga­da a nues­tro fa­vor. “Es­to nos ayu­da a nor­ma­li­zar el te­ma y en­fa­ti­zar que un pa­cien­te con de­pre­sión no tie­ne por qué vi­vir su­frien­do”, co­men­ta Jo­sé An­to­nio.

Tam­bién es cru­cial que ha­ga­mos un cam­bio ge­ne­ra­cio­nal. Si bien an­tes la de­pre­sión era al­go si­len­cio­so, aho­ra bas­ta con sa­ber có­mo for­mu­lar una pre­gun­ta pa­ra crear un cam­bio. La­ris­sa nos po­ne otro ejem­plo: un ni­ño se gol­pea, em­pie­za a llo­rar e in­me­dia­ta­men­te los pa­dres po­drían re­ga­ñar­lo, le di­cen que se de­ten­ga (o peor, el clá­si­co “es­to no lo ha­cen los hom­bres”) ¡o in­clu­so le pe­gan! “Así se es­tá en­vian­do una idea ne­ga­ti­va ante una reac­ción por al­go que les ocu­rrió”, di­ce La­ris­sa. Aho­ra vea­mos la otra ca­ra de la mo­ne­da: ¿Qué pa­sa­ría si me­jor en­se­ña­mos a en­fren­tar la si­tua­ción, al pre­gun­tar­le al ni­ño qué le pa­sa y por qué reac­cio­na así? Esa edad es cla­ve pa­ra ir sem­bran­do ideo­lo­gías pa­ra un co­rrec­to ma­ne­jo de las emo­cio­nes.

Co­mo par­te de la re­no­va­ción en nues­tra pers­pec­ti­va, si ves en al­guien es­tos sín­to­mas, en lu­gar de ha­cer un jui­cio o re­ga­ñar a un ni­ño por sus ba­jas ca­li­fi­ca­cio­nes, lo me­jor siem­pre se­rá pre­gun­tar pri­me­ro: “¿Qué su­ce­de y có­mo te pue­do ayu­dar?” Y cla­ro, tam­bién de­bes ha­cer un ejer­ci­cio de re­fle­xión pro­fun­da y ver si en­cuen­tras es­to en ti. “De­be­mos co­no­cer­nos a no­so­tros mis­mos y de­tec­tar cuan­do al­go no es­tá bien, iden­ti­fi­car cam­bios en nues­tra con­duc­ta, o por igual si al­guien nos es­tá afli­gien­do.

Que sin­ta­mos la ne­ce­si­dad de ha­blar­lo, y ha­cer­lo, pue­de mar­car un cam­bio de­fi­ni­ti­vo”, men­cio­na Jo­sé An­to­nio.

“En­ten­da­mos que al­guien con

de­pre­sión no tie­ne por

qué vi­vir su­frien­do”

“Hay que te­ner una co­sa muy cla­ra: así co­mo hay emo­cio­nes agra­da­bles (es­tar ena­mo­ra­dos, ce­le­brar un éxi­to), al­go im­por­tan­te del ser hu­mano es que tam­bién es­ta­mos he­chos pa­ra sen­tir do­lor y tris­te­za. Eso es lo que nos ha­ce sen­tir com­ple­jos y maravillosos”, di­ce la psi­coa­na­lis­ta. Di­gá­mos­le adiós a la idea de que lo ne­ga­ti­vo es­tá mal. Po­de­mos ha­cer­le fren­te de una ma­ne­ra co­rrec­ta y, si es al­go que nos su­pera de al­gu­na ma­ne­ra, sa­ber que te­ne­mos la op­ción de pe­dir ayu­da pro­fe­sio­nal.

¿CÓ­MO PUE­DO SER DE AYU­DA O BUS­CAR­LA PA­RA MÍ?

Pri­me­ro lo pri­me­ro: des­afor­tu­na­da­men­te, no po­de­mos ha­cer mu­cho si la per­so­na no quiere ser ayu­da­da. “Al fi­nal es esa mis­ma per­so­na la que ne­ce­si­ta que­rer cam­biar, y ha­cer­lo di­fe­ren­te. Pue­des tra­tar de co­nec­tar a fon­do con las per­so­nas que lo pa­de­cen”, re­co­mien­da La­ris­sa. De­cir­les co­sas co­mo: “¿Ne­ce­si­tas al­go? Te he no­ta­do au­sen­te”, o “Sien­to que no la es­tás pa­san­do bien por tu es­ta­do de áni­mo”, y si se abre la con­ver­sa­ción, co­men­tar­les que es­tas con­di­cio­nes pue­den qui­tar­se y cu­rar­se. “Si la per­so­na es adul­ta y no desea re­ci­bir el apo­yo... se­rá com­pli­ca­do”, en­fa­ti­za Jo­sé. “No pue­des obli­gar­lo, a me­nos que se tra­te de al­go gra­ve (un epi­so­dio psi­có­ti­co o un in­ten­to sui­ci­da), pe­ro po­drías con­du­cir­lo con un fa­mi­liar; ésa es una bue­na ma­ne­ra de abor­dar­lo. Y en el ca­so de ado­les­cen­tes, un adul­to lo pue­de lle­var a al­gu­na ins­ti­tu­ción o uni­dad”, fi­na­li­za.

¡Pe­ro cal­ma! Pa­ra que al­guien se­pa que hay un ca­mino, la res­pues­ta es­tá jus­ta­men­te en lo que es­tás ha­cien­do: in­for­mar­nos y qui­tar el ha­lo ne­ga­ti­vo. Cuan­do com­pren­da­mos que pue­de pa­sar­le a cual­quie­ra y tie­ne so­lu­ción, es más fá­cil pe­dir ayu­da.

¿TIE­NE CU­RA?

Ex­tra­ña­men­te se ha vin­cu­la­do a la de­pre­sión co­mo una con­di­ción in­cu­ra­ble o que es un tú­nel sin sa­li­da. ¡Pe­ro no es así! De acuer­do con Jo­sé, “al prin­ci­pio se pue­de con­tro­lar con me­di­ca­men­to (si es re­que­ri­do), y si bien no es in­me­dia­to el efec­to, con un se­gui­mien­to se pue­de ma­ne­jar exi­to­sa­men­te. Aho­ra, eso no quiere de­cir que nun­ca se pue­da re­caer, es­pe­cial­men­te si tie­nes an­te­ce­den­tes, o que po­dría pa­sar otro even­to trau­má­ti­co, pe­ro siem­pre pue­des re­to­mar las con­sul­tas con un ex­per­to, pa­ra ha­llar nue­va­men­te una so­lu­ción. Y las me­di­ci­nas no son de por vi­da. Lo re­co­men­da­do es (mí­ni­mo) seis me­ses y, se­gún la res­pues­ta, se van re­ti­ran­do po­co a po­co has­ta sus­pen­der­las. Y aten­ción: es im­por­tan­tí­si­mo que no in­te­rrum­pas el tra­ta­mien­to por ti mis­ma. “Des­afor­tu­na­da­men­te, es muy co­mún el mal ape­go al tra­ta­mien­to. Es­to es des­de que se ol­vi­da al­gu­na do­sis o que el pa­cien­te un día se sien­te mal, pien­sa que es por la me­di­ci­na y lo aban­do­na. Sién­te­te con la con­fian­za de co­men­tar­le al mé­di­co si tie­nes mo­les­tias; aban­do­nar un tra­ta­mien­to in­ter­fie­re en la evo­lu­ción y de he­cho per­ma­ne­cen de­pri­mi­dos por más tiem­po e in­clu­so pue­de ocu­rrir que el me­di­ca­men­to ya no fun­cio­ne. Pe­ro és­te es bueno y te va a ayu­dar”, re­mar­ca Jo­sé. Y una con­clu­sión im­por­tan­te: “una de­pre­sión no tra­ta­da cau­sa mu­cho más da­ño a ni­vel ce­re­bral que el to­mar me­di­ca­men­to pa­ra la de­pre­sión. Pro­cu­ren ir con mé­di­cos pro­fe­sio­na­les. Lue­go los pa­cien­tes ter­mi­nan con gen­te no ca­pa­ci­ta­da, y les dan co­sas que po­drían cau­sar de­pen­den­cia o adic­ción. En sí, los fár­ma­cos pa­ra la de­pre­sión –a di­fe­ren­cia de los an­sio­lí­ti­cos, por ejem­plo– no son con­tro­la­dos ni cau­san adic­ción en el cuer­po o ce­re­bro”, afir­ma el ex­per­to.

¿Y CUÁL ES LA RE­LA­CIÓN EN­TRE DE­PRE­SIÓN Y SUI­CI­DIO?

De acuer­do con Jo­sé An­to­nio, es una lí­nea muy del­ga­da que de­pen­de de la se­ve­ri­dad de la en­fer­me­dad. Por ejem­plo, una per­so­na con ni­vel le­ve no tien­de a te­ner pen­sa­mien­tos sui­ci­das. Pe­ro en el ca­so de la mo­de­ra­da y la gra­ve po­dría ocu­rrir, y de­be­mos to­mar en cuen­ta fac­to­res co­mo la per­so­na­li­dad, la for­ma de afron­tar los pro­ble­mas, el apo­yo que ten­ga de fa­mi­lia­res y sus co­ne­xio­nes per­so­na­les. Otra ca­rac­te­rís­ti­ca de la de­pre­sión es dis­mi­nuir­te co­mo ser hu­mano en tus pen­sa­mien­tos, y que mien­tras no le di­gas a na­die o le eches ga­nas, no va a pa­sar na­da. Y es en es­te pun­to don­de pue­de em­pe­zar el efec­to “bo­li­ta de nie­ve”: te vas hun­dien­do ca­da vez más por­que no tie­nes ga­nas de sa­lir, can­ce­las mi­les de pla­nes, tus ami­gos ya no te bus­can y pien­sas que no te quie­ren ver, lo cual te de­pri­me más. O si tu ren­di­mien­to la­bo­ral dis­mi­nu­ye, te es­tán re­ga­ñan­do to­do el tiem­po y em­pie­zas a ol­vi­dar­te de otros pen­dien­tes, por los cua­les te vol­ve­rán a lla­mar la aten­ción y te irás sin­tien­do peor. Al fi­nal to­do se em­pie­za a en­re­dar, caes en un círcu­lo vi­cio­so que te va ja­lan­do y cuan­do ya lle­ga a ni­ve­les im­por­tan­tes, es cuan­do se vuel­ve más com­ple­jo pe­dir ayu­da. “Y mu­chas ve­ces creen que la úni­ca sa­li­da es aca­bar con el pro­ble­ma… Es de­cir, qui­tar­se la vi­da”, men­cio­na La­ris­sa. “Pue­des de­tec­tar es­te pun­to si, por ejem­plo, no­tas que al­guien di­ce que es­ta­ría me­jor si no vi­vie­ra o que a su fa­mi­lia le iría me­jor sin ellos ahí. Esos co­men­ta­rios son un in­di­ca­ti­vo de que hay una de­pre­sión la­ten­te im­por­tan­te, y nin­gu­na se­ñal se de­be de to­mar a la li­ge­ra”, nos di­ce la psi­coa­na­lis­ta. Mu­chas ve­ces se cree que só­lo lo es­tá ha­cien­do

“Co­mo con

cual­quier en­fer­me­dad, en­tre más pron­to tra­tes la

de­pre­sión, me­jor. ¡Sí tie­ne so­lu­ción!”

pa­ra ma­ni­pu­lar o por lla­mar la aten­ción (que –des­afor­tu­na­da­men­te– exis­ten ca­sos), pe­ro si una per­so­na que ya ha­bía pre­sen­ta­do to­dos los sín­to­mas que men­cio­na­mos an­te­rior­men­te lle­ga a plan­tear de­cla­ra­cio­nes de es­te ti­po, sin du­da hay que bus­car la ma­ne­ra de con­du­cir­lo con un pro­fe­sio­nal.

Y así co­mo no hay que pa­sar por al­to es­tos pen­sa­mien­tos en otra per­so­na, mu­cho me­nos en uno mis­mo.

“La cla­ve aquí es que to­dos de­be­mos en­ten­der que la de­pre­sión es al­go tra­ta­ble y cu­ra­ble, y no se tie­ne que lle­gar a to­mar me­di­das ex­tre­mas”, di­ce La­ris­sa. “Es al­go que se pue­de re­sol­ver, tie­ne cu­ra y pue­de de­jar­se atrás”.

CON­CLU­SIO­NES

Al pre­gun­tar­les a los ex­per­tos qué les gus­ta­ría que su­pie­ran las lec­to­ras de Gla­mour, tu­vie­ron un pun­to en co­mún: es tra­ta­ble y que es vá­li­do pe­dir ayu­da. “To­dos que­re­mos es­tar bien, pe­ro a ve­ces pa­ra ser fe­liz hay que apren­der de los ca­pí­tu­los más os­cu­ros de nues­tra vi­da, y en és­tos va­lo­ra­mos co­sas, nos for­ta­le­ce­mos, apren­de­mos, ma­du­ra­mos y evo­lu­cio­na­mos. Ir a te­ra­pia, re­ci­bir la ayu­da co­rrec­ta y apren­der a di­ge­rir lo que nos pa­se, cier­ta­men­te trans­for­ma­rá nues­tra vi­da”, men­cio­na La­ris­sa. “Cual­quier per­so­na pue­de te­ner­la, no es na­da del otro mun­do. Y des­afor­tu­na­da­men­te se­rá ca­da vez más co­mún”, di­ce Jo­sé An­to­nio. “Pe­ro po­de­mos te­ner una cultura de la pre­ven­ción: co­mo cual­quier en­fer­me­dad, en­tre más pron­to la tra­tes, me­jor. En re­su­men: la de­pre­sión tie­ne so­lu­ción. Tie­ne cu­ra”.

Ha­blar de tus emo­cio­nes es sano. Ade­más de con­tar con el apo­yo de tus ami­gos y fa­mi­lia­res, pue­des ir con un ex­per­to pa­ra em­pe­zar un tra­ta­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.