Es­treno.

La her­mo­sa ac­triz Cons­tan­ce Wu no po­dría es­tar más or­gu­llo­sa, por el es­treno de Crazy Rich Asians, una pe­lí­cu­la que ha­rá his­to­ria.

Glamour (México) - - Contenido -

La ac­triz Cons­tan­ce Wu nos ha­bla de una pe­lí­cu­la que es cau­sa de or­gu­llo to­tal, al mar­car un cam­bio ra­di­cal en la in­dus­tria del ci­ne. ¿Lis­ta pa­ra ver Crazy Rish Asians? Aquí lo que nos di­jo so­bre es­ta gran co­me­dia ro­mán­ti­ca.

sin du­da, és­ta es la épo­ca de los cam­bios. Y pa­ra mues­tra, el es­treno de Crazy Rich Asians, una cin­ta que no só­lo fas­ci­na­rá a las aman­tes de las co­me­dias ro­mán­ti­cas, sino que vie­ne con un da­to in­tere­san­te: es la pri­me­ra pe­lí­cu­la que se lan­za­rá a ni­vel mun­dial, en 25 años, que cuen­ta con un cas­ting con­for­ma­do to­tal­men­te por ac­tri­ces y ac­to­res de raí­ces asiá­ti­cas. “Es­toy or­gu­llo­sa de for­mar par­te de al­go que cam­bia­rá las re­glas pa­ra no­so­tros”, di­ce Cons­tan­ce Wu, una ta­len­to­sa ac­triz que tam­bién pro­ta­go­ni­za Fresh From The Boat (¡que ya ur­ge su es­treno en Mé­xi­co! ). Con­ver­sa­mos con ella so­bre ha­cer his­to­ria y la im­por­tan­cia de es­te gran pa­pel en su pro­me­te­do­ra ca­rre­ra.

¿Qué es lo que más te ha gus­ta­do de par­ti­ci­par en es­te lar­go­me­tra­je?

Es emo­cio­nan­te for­mar par­te de un cam­bio ...¡ dos ve­ces! Al ser asiá­ti­co ame­ri­ca­na, pro­ta­go­nis­ta de un pro­gra­ma en la te­le­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se y lue­go es­tar en el elen­co de la pri­me­ra gran pe­lí­cu­la im­por­tan­te de Holly­wood pro­ta­go­ni­za­da por al­guien co­mo yo, después de tan­tos años, es le­gen­da­rio. Y cuan­do apren­des el sig­ni­fi­ca­do de es­to, el pe­so po­lí­ti­co que tie­ne... es inevi­ta­ble pre­gun­tar­se por qué no ha­bía pa­sa­do an­tes. Crear es­ta cla­se de con­te­ni­dos di­ver­sos es un pri­vi­le­gio y un enor­me ho­nor. ¿Di­rías que la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to va por el ca­mino co­rrec­to, sien­do más in­clu­yen­te?

No creo que ha­ya só­lo una ma­ne­ra de ha­cer las co­sas, que sea “la co­rrec­ta” o

“la in­co­rrec­ta”. Al ac­ce­der a pla­ta­for­mas di­gi­ta­les, la gen­te tie­ne más he­rra­mien­tas y, en lu­gar de pe­dir­le per­mi­so a Holly­wood, ya es­tá crean­do sus pro­pios con­te­ni­dos: pe­lí­cu­las, vi­deos de You­Tu­be, ¡to­do en sus pro­pios tér­mi­nos! Así que po­der te­ner más po­si­bi­li­da­des es ex­ce­len­te. No im­por­ta qué ca­mino se tome, lo re­le­van­te es desa­rro­llar.

¿Có­mo pre­pa­ras­te es­te per­so­na­je?

Hi­ce lo que ha­go siem­pre con ca­da pa­pel; las mis­mas téc­ni­cas, ¡por­que he si­do ac­triz des­de los 10 años!

¡Ya bas­tan­te tiem­po! ¿Crees que ac­tuar se ha vuel­to más fá­cil de cier­ta for­ma? Ob­te­ner el trabajo y ha­cer co­sas más com­ple­jas se ha vuel­to más fá­cil, por­que po­nes la mis­ma pa­sión y en­tre­ga en un pa­pel pa­ra una obra en una ciu­dad pe­que­ña (co­mo en Fresh Off The Boat)

que pa­ra un per­so­na­je de una pe­lí­cu­la de gran pre­su­pues­to, co­mo és­ta. Lo que ha cam­bia­do es que es más fá­cil te­ner más opor­tu­ni­da­des pa­ra ha­cer­lo.

De las co­me­dias ro­mán­ti­cas que he­mos vis­to en los úl­ti­mos años, ¿qué ha­ce es­pe­cial a Crazy Rich Asians?

Ser la pri­me­ra pe­lí­cu­la de es­tu­dio en ser es­te­la­ri­za­da por asiá­ti­co-ame­ri­ca­nos, en un con­tex­to mo­derno. No es un fil­me his­tó­ri­co, de épo­ca ni na­da de eso. Es es­pe­cial por la gen­te que tra­ba­ja en ella, los que la es­cri­bie­ron y la hi­cie­ron, por­que so­mos una co­mu­ni­dad apa­sio­na­da por la au­ten­ti­ci­dad y la re­pre­sen­ta­ción.

Y a ni­vel per­so­nal, ¿qué la ha­ce im­por­tan­te den­tro de tu ca­rre­ra?

Es la pri­me­ra en la que se me ha per­mi­ti­do in­ter­pre­tar a la pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal. Por­que an­tes, en cin­tas in­de­pen­dien­tes, he si­do la chi­ca dos o la tres, siem­pre al­guien se­cun­da­rio. Pe­ro aho­ra soy la nú­me­ro uno, y es­ta opor­tu­ni­dad, con es­ta cla­se de his­to­ria es mu­cha pre­sión y ex­pec­ta­ti­va, y tam­bién un in­men­so pri­vi­le­gio que no ha­bía te­ni­do an­tes. ¿Cuá­les di­rías que son los obs­tácu­los más gran­des a los que te has en­fren­ta­do y có­mo los has su­pe­ra­do? Pien­so que, per­so­nal­men­te, ha si­do tra­tar de ha­cer las co­sas a mi ma­ne­ra, con­fiar más en mí mis­ma, y la in­se­gu­ri­dad que a ve­ces pue­de na­cer de to­mar esos ries­gos. Son lec­cio­nes que he apren­di­do a ma­ne­jar con el tiem­po, po­co a po­co, te­nien­do y desa­rro­llan­do un po­co de pers­pec­ti­va más abier­ta, es­pe­cial­men­te al ha­blar­lo con la gen­te, ex­pre­san­do en voz al­ta el sen­tir­me inade­cua­da, o de te­ner ba­ja au­to­es­ti­ma. Sin du­da, to­dos pa­sa­mos por ese ti­po de si­tua­cio­nes, pe­ro ha­blar­lo ayu­da mu­chí­si­mo.

¿Te ves es­cri­bien­do, di­ri­gien­do o ha­cien­do al­go más de­trás de cá­ma­ras? Po­dría es­cri­bir al­go... pe­ro creo que nun­ca se­ría di­rec­to­ra. Me abru­mo fá­cil­men­te cuan­do es­toy ba­jo pre­sión, así que man­te­ner­me en cal­ma y te­ner to­do ba­jo con­trol no son pre­ci­sa­men­te las ha­bi­li­da­des con las que cuen­to (ri­sas), pe­ro sí ha­ría al­go de guio­nes o al­go así. Y, por su­pues­to, co­mo ac­triz fue co­mo em­pe­cé, así que se­gui­ré siem­pre con la ac­tua­ción. En Crazy Rich Asians ve­mos es­ce­na­rios in­creí­bles. ¿Có­mo fue vi­vir en es­tos sets lu­jo­sos y usar los her­mo­sos ves­tua­rios? ¡Fue asom­bro­so y real­men­te gla­mou­ro­so! To­dos esos ele­men­tos te trans­por­ta­ban a otro mun­do, exac­ta­men­te el del li­bro en el que es­tá ins­pi­ra­da es­ta his­to­ria. Es ex­tra­va­gan­te, lleno de co­lor y vi­da. Es­toy se­gu­ra de que lo ama­rán cuan­do lo vean. ¿Qué les di­rías a las ac­tri­ces jó­ve­nes que quie­ren triun­far en es­ta in­dus­tria?

Que si bien no hay una re­gla de oro co­mo tal, pue­do de­cir­les que es­tá bien de­cir que “No” a cier­tos pro­yec­tos. Que es­tá bien cui­dar de ti y va­lo­rar lo que ha­ces, por­que cuan­do es­tás em­pe­zan­do te pre­sio­nas mu­cho pa­ra ha­cer to­do.

Pe­ro no hay na­da co­mo ser au­tén­ti­ca y fiel a ti mis­ma. Si al­go no se sien­te ge­nuino, dé­ja­lo. ¡Con­fía en ti!

“El me­jor trabajo siem­pre vie­ne del es­pí­ri­tu co­la­bo­ra­ti­vo, y eso dis­tin­gue a es­ta gran­dio­sa pro­duc­ción”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.