Te­le­vi­sión. En­té­ra­te de lo que lle­ga a la pan­ta­lla chica.

Glamour (México) - - Contenido -

Lle­ga a Net­flix la nue­va se­rie es­pa­ño­la Éli­te, pro­ta­go­ni­za­da por Dan­na Pao­la y Mi­guel Ber­nar­deau, quie­nes cuen­tan

a Gla­mour qué sorpresa nos tie­nen pre­pa­ra­da.

la lle­ga­da al co­le­gio En­ci­nas de tres nue­vos alum­nos per­te­ne­cien­tes a la cla­se ba­ja, se­rá to­do un es­cán­da­lo en­tre la adi­ne­ra­da co­mu­ni­dad del ex­clu­si­vo re­cin­to. Pe­ro cuan­do es­tos su­ce­sos desem­bo­can en un ase­si­na­to, és­te de­be­rá re­sol­ver­se de in­me­dia­to, sin im­por­tar na­da. Es­ta es la tra­ma de Éli­te, la nue­va se­rie de Net­flix, don­de par­ti­ci­pan la ac­triz me­xi­ca­na Dan­na Pao­la y el es­pa­ñol Mi­guel Ber­nar­deau. ¿Quie­res sa­ber más? ¡Aquí te lo di­re­mos to­do! ¿Có­mo ha si­do tra­ba­jar en es­te lan­za­mien­to de la fa­mi­lia Net­flix? Dan­na Pao­la: ¡Es ma­ra­vi­llo­so!

Al­go efer­ves­cen­te (ri­sas). Es una pro­duc­ción des­in­hi­bi­da, ines­pe­ra­da y muy cru­da. Es un th­ri­ller lle­va­do a un dra­ma ju­ve­nil, pe­ro que le habla al pú­bli­co de un mo­do ma­du­ro; des­de las si­tua­cio­nes y ex­pe­rien­cias, has­ta las his­to­rias de ca­da uno de los per­so­na­jes. To­do de la mano de gran­des crea­do­res, di­rec­to­res, es­cri­to­res y ac­to­res. ¡Y me in­clu­yo! Por­que ha si­do un enor­me es­fuer­zo por par­te de to­do el equi­po y ha si­do sim­ple­men­te es­plén­di­do. Dan­na, ¿có­mo fue que en­tras­te en es­te boom de las se­ries es­pa­ño­las? En reali­dad, fue muy au­tén­ti­co y or­gá­ni­co; se hi­zo el cas­ting, y a la se­ma­na si­guien­te, ha­bía que­da­do con el equi­po de pro­duc­ción, que en me­nos de lo que es­pe­ra­ba, me dijeron: “Lle­gas el 1 de enero a Ma­drid”. Pa­ra mí, es una opor­tu­ni­dad enor­me, un par­tea­guas

en mi ca­rre­ra y mi vi­da. Lu es uno de los me­jo­res per­so­na­jes que he rea­li­za­do; la he dis­fru­ta­do, es muy icó­ni­ca y tie­ne mu­cho ju­go.

Mi­guel, ¿có­mo fue en tu ca­so?

No fue tan sen­ci­llo... Rea­li­cé seis (¿o sie­te?) prue­bas. Jus­to re­gre­sa­ba del con­ser­va­to­rio de in­ter­pre­ta­ción en Los Án­ge­les y tra­ta­ba de en­con­trar mi lu­gar nue­va­men­te en la ciu­dad por­que ha­bía vuel­to con mis pa­dres, y sen­tí que era un pa­so atrás pa­ra mí. Hi­ce la au­di­ción muy des­ani­ma­do, pen­sé que me di­rían que no pa­sé... ¡Pe­ro no! Me lo han da­do, ¡y ha si­do un pla­cer! ¿Qué ofre­ce es­ta se­rie?

Mi­guel Ber­nar­deau: Una vi­sión ma­du­ra al mun­do de los jó­ve­nes. Por mu­cho que el te­ma con­duc­tor sea la lu­cha de cla­ses, tie­ne más con­te­ni­do que for­ta­le­ce la ba­se. Va a co­nec­tar bien con las au­dien­cias ma­yo­res, pe­ro de­mos­tra­rá lo cru­da que pue­de ser la reali­dad de los chi­cos. Se da­rán cuen­ta de que no so­mos lo que pa­re­ce­mos: te­ne­mos una ca­ra pa­ra nues­tros pa­dres, otra ha­cia nues­tros ami­gos y una más pa­ra no­so­tros mis­mos. Es la pe­lea en­tre lo que so­mos, lo que que­re­mos ser y lo que desean que sea­mos. ¿Cuál creen que fue el ele­men­to más di­fí­cil de abor­dar en el pro­gra­ma? Mi­guel: El ra­cis­mo y la ho­mo­fo­bia. Fue du­ro en­ten­der por qué la gen­te ha­ce lo que ha­ce. Bueno, no fue du­ro (#pro­ble­mas­del­pri­mer­mun­do, ¿no?), pe­ro co­mo ac­tor, re­sul­tó com­pli­ca­do en­ten­der esas razones y no cri­ti­car a mi per­so­na­je, sino vi­vir el por­qué. Dan­na Pao­la: En mi ca­so, el ra­cis­mo y, ade­más, la re­li­gión. Lu es in­cons­cien­te de mu­chas co­sas (la jus­ti­fi­co de va­rias ma­ne­ras por­que es una niña so­li­ta­ria, y en ge­ne­ral, no cri­ti­co a nin­gún per­so­na­je de la se­rie por­que to­dos tie­nen un pa­sa­do y sus res­pec­ti­vas razones de pe­so), aun­que creo que la re­li­gión es un te­ma im­por­tan­te y cru­cial aquí. El asun­to de las dro­gas tam­bién es al­go en lo que de­be­mos man­te­ner­nos in­for­ma­dos pa­ra lle­var­lo de la me­jor ma­ne­ra, sin ta­búes, y ser res­pon­sa­bles de con­tar lo que que­ría­mos en ca­da es­ce­na. Mi­guel: ¡Exac­to! Dan­na di­jo al­go im­por­tan­tí­si­mo. Con una pro­yec­ción co­mo la que tie­ne Net­flix y los te­mas que es­ta­mos tra­tan­do, de­bes ser ex­tre­ma­da­men­te res­pon­sa­ble, con­tar con in­for­ma­ción ver­da­de­ra y en­ten­der lo que pa­sa con la gen­te que es­tá ba­jo el efec­to de las dro­gas o que su­fre bull­ying. De­fi­ni­ti­va­men­te, ahí tie­nes la obli­ga­ción de edu­car­te bien. ¿Có­mo des­cu­brie­ron los lí­mi­tes a los que lle­ga­ban sus per­so­na­jes? Dan­na Pao­la: Mmm... No ha­bía lí­mi­tes. Esa fue una de las co­sas que más dis­fru­ta­mos, pues ca­da par­te de la na­rra­ción no los tie­ne, y eso es in­creí­ble por­que siem­pre es­tás al bor­de del abis­mo. Nos die­ron mu­cha li­ber­tad pa­ra po­ner nues­tra crea­ti­vi­dad y ex­pe­rien­cia co­mo jó­ve­nes. Nos de­cían: “¿Y tú qué ha­rías en es­ta si­tua­ción?”, y era un desafío con­tes­tar. Yo rea­li­cé una his­to­ria com­ple­ta del pa­sa­do de mi per­so­na­je, y era la pri­me­ra vez que lo ha­cía. To­mé un cur­so gi­gan­tes­co de ac­tua­ción y fue fan­tás­ti­co. Ese tra­ba­jo en equi­po per­mi­tió que pu­dié­ra­mos lle­var las es­ce­nas a su má­xi­ma ex­pre­sión. Mi­guel: Me gus­ta que esas di­ná­mi­cas co­la­bo­ra­ti­vas se no­ten en el ro­da­je. Te­nía­mos una idea cla­ra, que ha­bía­mos con­ce­bi­do en­tre to­dos, y se gra­bó bien, con la ayu­da de bue­nas di­rec­cio­nes. ¿Quién de­be ver la se­rie?

Dan­na Pao­la: Hoy en día to­do es muy ac­ce­si­ble. Prohi­bir al­go, es co­mo ta­par­le los ojos a la vi­da. Sí, es una se­rie cru­da, es­tás ha­blan­do de un ase­si­na­to, lu­cha de cla­ses so­cia­les, se­xo, dro­gas y rock and roll, de amor... lo que le asus­ta a la gen­te es ver su pro­pia reali­dad re­fle­ja­da en una se­rie. Pien­so que es pa­ra to­do pú­bli­co, si guías a los me­no­res. Son ideas que van a apren­der tar­de o tem­prano.

Y con tan­tas te­má­ti­cas tan fuer­tes, vin­cu­la­das a un re­la­to dra­má­ti­co, ¿qué creen que sea más im­por­tan­te: man­dar un men­sa­je o na­rrar una bue­na his­to­ria?

Dan­na Pao­la: Am­bas co­sas. Cla­ro que Éli­te te pue­de en­se­ñar va­lo­res o nue­vos con­cep­tos, pe­ro es una fic­ción, una tra­ma he­cha por (bue­nos) guio­nis­tas. Pe­ro nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad co­mo jó­ve­nes y co­mo ac­to­res es desa­rro­llar co­rrec­ta­men­te te­mas co­mo el cla­sis­mo, el bull­ying, et­cé­te­ra, pa­ra to­mar con­cien­cia. Las in­ter­pre­ta­cio­nes ya son jui­cio de ca­da uno.

Mi­guel: To­tal­men­te, son las dos co­sas. Es que si esa his­to­ria no tie­ne tam­bién un men­sa­je, si no me lle­vo na­da de ella... en­ton­ces no la quie­ro ver.

“Co­mo ac­to­res jó­ve­nes,

de­be­mos es­tu­diar y así

desa­rro­llar te­mas cruciales pa­ra el pú­bli­co”

–Dan­na Pao­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.