MAKEUP: 20 años de evo­lu­ción

En tiem­pos re­cien­tes, los pro­duc­tos icó­ni­cos de ma­qui­lla­je se han vuel­to ele­men­tos esen­cia­les, rein­ven­tán­do­se cons­tan­te­men­te.

Glamour (México) - - Belleza - POR: LISA ELDRIDGE

uran­te mi ca­rre­ra co­mo makeup ar­tist, he vis­to ten­den­cias ir, ve­nir, re­gre­sar e ir­se de nue­vo, y he pro­ba­do más pro­duc­tos de los que po­dría man­te­ner la cuen­ta. Nun­ca an­tes hu­bo una se­lec­ción tan am­plia de mar­cas y pro­duc­tos a nues­tro al­can­ce, y lo más emo­cio­nan­te de te­ner to­das es­tas op­cio­nes es que, en su ma­yo­ría, los ti­pos de pro­duc­tos no han cam­bia­do (la ba­se, la mas­ca­ra y el lips­tick han es­ta­do pre­sen­tes por si­glos); es la tec­no­lo­gía la que ha rein­ven­ta­do, me­jo­ra­do y trans­for­ma­do el ma­qui­lla­je que usa­mos en nues­tra vi­da dia­ria.

Co­mo men­ciono en mi li­bro, Fa­ce Paint, ac­tual­men­te, “no po­drían lan­zar un la­bial y de­cir que es un nue­vo tono de ro­sa por­que no exis­ten nue­vos to­nos de ro­sa. Las ten­den­cias de ma­qui­lla­je, des­de los smo­key eyes, has­ta los clá­si­cos la­bios ro­jos, van y vuel­ven una y otra vez, así que los pro­duc­tos pa­ra crear­los de­ben ofre­cer al­go di­fe­ren­te a lo que hu­bo an­tes y ha­cer­lo me­jor; esa es la di­fe­ren­cia cru­cial”.

En mi pa­pel de Di­rec­to­ra Crea­ti­va de Lan­cô­me, pa­so mu­cho tiem­po en la­bo­ra­to­rios con cien­tí­fi­cos cos­mé­ti­cos, y la crea­ti­vi­dad ahí es im­pre­sio­nan­te, igual a la que se pue­de lo­grar con el pro­duc­to ter­mi­na­do. Es­tos avan­ces en fór­mu­la e in­gre­dien­tes han trans­for­ma­do mu­cho al ma­qui­lla­je que usa­mos hoy, re­du­cien­do el tiem­po de apli­ca­ción a la mi­tad, eli­mi­nan­do la ne­ce­si­dad de re­to­car du­ran­te el día y ase­gu­ran­do que no de­bes ser una makeup ar­tist en­tre­na­da pa­ra apli­car­lo pro­fe­sio­nal­men­te.

Al­gu­nos de los cam­bios más gran­des que he­mos vis­to en las úl­ti­mas dos dé­ca­das han si­do en las ba­ses de ma­qui­lla­je. Pe­ro no son los com­po­nen­tes que ha­cen un gran pro­duc­to los que se han trans­for­ma­do; es có­mo se mez­clan y com­bi­nan pa­ra ob­te­ner una fór­mu­la y ter­mi­na­do di­fe­ren­tes. La ba­se ma­te, un bá­si­co pa­ra que las me­xi­ca­nas lo­gren esa icó­ni­ca piel per­fec­ta, ha cam­bia­do mu­chí­si­mo. Cuan­do em­pe­cé co­mo ma­qui­llis­ta, és­tas so­lían ser bas­tan­te pla­nas y se­can­tes en la piel. Aho­ra, he­mos lo­gra­do en­con­trar el ba­lan­ce de fór­mu­las que se sien­ten sú­per li­ge­ras y aun así, ofre­cen un aca­ba­do per­fec­to.

Lan­cô­me Teint Ido­le Ul­tra Wear es mi fa­vo­ri­ta cuan­do bus­co una ba­se que du­re, sin ver­se se­ca o pas­to­sa, y que no ne­ce­si­te re­to­ques (la cla­ve es apli­car en ca­pas li­ge­ras y re­pli­car don­de se re­quie­ra). Cuan­do ini­cié en la mar­ca ha­ce tres años, ya exis­tían 40 to­nos, pe­ro es­to ha ido en ex­pan­sión gra­dual, re­sal­tan­do otra trans­for­ma­ción im­por­tan­te en el desa­rro­llo de es­te pro­duc­to: ya no es su­fi­cien­te só­lo te­ner una gran fór­mu­la; tam­bién de­bes te­ner un ran­go de to­nos com­ple­to.

Otro esen­cial del makeup que se ha rein­ven­ta­do cons­tan­te­men­te es la mas­ca­ra. En el an­ti­guo Egip­to, las mu­je­res (y los hom­bres) usa­ron de to­do, des­de car­bón has­ta cor­cho que­ma­do pa­ra os­cu­re­cer sus pes­ta­ñas; sin em­bar­go, el rí­mel en su for­ma ac­tual es re­la­ti­va­men­te mo­derno.

Sé de pri­me­ra mano que el es­fuer­zo in­ver­ti­do en crear una gran mas­ca­ra pa­ra pes­ta­ñas es enor­me y la com­pe-

“La li­ber­tad de elec­ción y va­rie­dad de pro­duc­tos de be­lle­za es el cam­bio más emo­cio­nan­te”

ten­cia, fe­roz: más de 70 ti­pos son lan­za­dos en las tien­das de be­lle­za pro­me­dio ca­da año. Du­ran­te el re­cien­te par de dé­ca­das, he­mos vis­to de to­do: fór­mu­las en mi­cro­tu­bos, ce­pi­llos do­bles, con ca­lor o vi­bra­to­rios. Pe­ro pa­ra mí, na­da le ga­na a un vo­lu­mi­ni­za­dor con aca­ba­do ul­tra­ne­gro. Re­gu­lar­men­te, re­co­mien­do Lan­cô­me Hy­pnô­se Dra­ma Wa­ter­proof, ya que la fór­mu­la a prue­ba de agua es en ver­dad re­sis­ten­te: ideal pa­ra lar­gas se­sio­nes de fo­tos, va­ca­cio­nes o días hú­me­dos.

No po­dría ha­blar so­bre los bá­si­cos de la be­lle­za y sus rein­ven­cio­nes sin men­cio­nar el que es el look me­xi­cano más icó­ni­co: los la­bios ro­jos. A mí me en­can­ta una bo­ca ro­ja ma­te y sa­tu­ra­da. Es­ta tex­tu­ra so­lía ser com­pli­ca­da de usar, pe­ro una vez más, gra­cias a la tec­no­lo­gía ya no es así. De­sa­rro­llé Lan­cô­me Mat­te Sha­ker co­mo un la­bial ma­te que pue­de ser usa­do por cual­quie­ra. Su com­po­si­ción es li­ge­ra con acei­te en agua, así que no es pe­ga­jo­sa o se­ca y, ade­más, se sien­te muy có­mo­da en los la­bios. El co­lor se apli­ca glossy, pe­ro se se­ca pa­ra dar un aca­ba­do ma­te con un gran tono que se fi­ja en tan só­lo unos mi­nu­tos. Ce­jas abun­dan­tes y os­cu­ras, piel ma­te per­fec­ta y bo­ca ro­ja son los ele­men­tos bá­si­cos de las be­lle­zas me­xi­ca­nas, des­de Fri­da Kah­lo has­ta Sal­ma Ha­yek, y mien­tras es­ta in­fluen­cia to­da­vía se en­cuen­tra en mu­chas ten­den­cias de es­te país hoy en día, lo que real­men­te me im­pre­sio­na del ma­qui­lla­je mo­derno es su in­di­vi­dua­li­dad. Mi­ra en la cos­me­ti­que­ra de tu ami­ga, hermana o com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo y te ga­ran­ti­zo que aun­que ten­gas los mis­mos ti­pos de pro­duc­tos (rí­mel, la­bial, de­li­nea­dor), los co­lo­res, com­po­nen­tes y aca­ba­dos se­rán com­ple­ta­men­te dis­tin­tos.

Aho­ra, po­de­mos ins­pi­rar­nos en el makeup de mu­je­res de to­do el mun­do. Qui­zás quie­ras co­piar el de­li­nea­do de una mo­de­lo en Du­bái y com­bi­nar­lo con la piel res­plan­de­cien­te de una edi­to­ra de mo­da aus­tra­lia­na, y al día si­guien­te, cam­biar­lo por una tez ma­te y la­bios ro­sa eléc­tri­co. No exis­ten re­glas. Al­gu­nas mu­je­res uti­li­zan mu­cho ma­qui­lla­je, al­gu­nas no usan na­da y otras (co­mo yo) lo trans­for­man dia­ria­men­te. Esa li­ber­tad de elec­ción y te­ner la va­rie­dad de pro­duc­tos a nues­tro al­can­ce pa­ra lo­grar­lo, con­si­de­ro que es el cam­bio más emo­cio­nan­te que he­mos vis­to en la in­dus­tria del ma­qui­lla­je de los re­cien­tes 20 años.

La ex­per­ta pre­su­me 3 mi­llo­nes 450 mil fo­llo­wers en re­des. Sí­gue­la: @lli­sael­drid­ge­ma­keup

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.