So­bre el amor pro­pio y la COMPASIÓN

Glamour (México) - - Tu Vida -

La ac­triz Nat Ke­lley nos di­ce có­mo ha apren­di­do a amar­se

a sí mis­ma y a ex­pre­sar ese ca­ri­ño

to­dos los días.

te has pre­gun­ta­do por qué es mu­cho más fá­cil que­rer pri­me­ro a los de­más, que ha­cer­lo en ti mis­ma? ¿Cuántas ve­ces has es­cu­cha­do esa voz en tu ca­be­za di­cién­do­te que no eres dig­na de amor o que no eres lo su­fi­cien­te­men­te bue­na? O que fal­ta al­go pa­ra que seas fe­liz...

Las mu­je­res so­mos par­ti­cu­lar­men­te bue­nas pa­ra cri­ti­car­nos a no­so­tras mis­mas. Tal vez por­que vi­vi­mos en una cul­tu­ra don­de la ju­ven­tud es va­lo­ra­da por en­ci­ma de la ma­du­rez. Una que nos in­sis­te que te­ne­mos que com­prar pro­duc­tos ca­ros o al­te­rar nues­tro fí­si­co qui­rúr­gi­ca­men­te pa­ra pa­re­cer jó­ve­nes y her­mo­sas. Pe­ro voy a ser sin­ce­ra con­ti­go: yo tam­bién vi­vo con esos mie­dos en mí. Te­mo que una vez que mi ju­ven­tud se des­va­nez­ca... ya no me va­lo­ra­rán.

Sin em­bar­go, en los re­cien­tes años, he es­ta­do exa­mi­nan­do esos sen­ti­mien­tos. ¿De qué ten­go apren­sión real­men­te? En el fon­do... en nues­tros de­seos de ver­nos y

sen­tir­nos bien vi­ve el an­he­lo de ser ama­das. Pe­ro lo que he des­cu­bier­to es que no tie­nes que es­pe­rar el amor de otra per­so­na pa­ra lle­nar ese va­cío en tu co­ra­zón. Que el ca­ri­ño más po­de­ro­so y trans­for­ma­dor vie­ne de ti mis­ma.

Úl­ti­ma­men­te, he acu­mu­la­do di­fe­ren­tes ma­ne­ras de que­rer­me. En las ma­ña­nas, du­ran­te mi ce­re­mo­nia del té, me es­toy hon­ran­do con el tiem­po sa­gra­do de la me­di­ta­ción. Me di­go lo que im­por­to y me co­nec­to a Dios, a la Fuen­te de Ener­gía, al gran Mis­te­rio.

Otra he­rra­mien­ta es la prác­ti­ca de la au­to­com­pa­sión. Cuan­do me cri­ti­co, me de­ten­go. To­mo un res­pi­ro. A ve­ces, pon­go la mano en mi co­ra­zón y me afir­mo: “Te amo, Nat­ha­lie, es­toy aquí pa­ra ti”. O a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, me di­go: “Bue­nos días, Nat­ha­lie. Te amo”, ¡y es­to ha cam­bia­do mi vi­da! Co­mien­za tu jor­na­da de es­ta ma­ne­ra e ini­cia tu ca­mino de amor pro­pio. In­clu­so la cien­cia ha de­mos­tra­do que es­to pue­de re­co­nec­tar nues­tro ce­re­bro con la po­si­ti­vi­dad y desechar la ne­ga­ti­vi­dad.

Otra co­sa que creé pa­ra mí en un mo­men­to de so­le­dad den­tro de mi ti­pi en Bur­ning Man (que sa­lien­do de ahí, es­cri­bo es­to): to­car mi cuer­po con amor y pre­sen­cia. No de una for­ma sen­sual (aun­que tam­bién es una bue­na prác­ti­ca y así dar el si­guien­te pa­so al ejer­ci­cio, por­que sa­ber có­mo en­tre­gar­nos el amor eró­ti­co es un mo­do po­de­ro­so de amar­nos). Pe­ro en es­te pro­ce­so, pon­go las ma­nos en mi ca­ra y to­co des­de mi ca­be­za, has­ta los pies y di­go: “Te amo y te hon­ro”. Cuan­do en­cuen­tro cier­tas par­tes, co­mo las pa­tas de ga­llo re­cién for­ma­das o las lí­neas de mi son­ri­sa, men­ciono: “Te amo, es­toy aquí pa­ra ti. Es­toy aquí por el mie­do que me da es­ta par­te de mi cuer­po. El te­mor de que no sea per­fec­to. Es­toy pa­ra ti”. Te­ner compasión por uno mis­mo es el nú­cleo de la cu­ra­ción. Ese es el pri­mer pa­so. Al­gu­nos de los re­cur­sos que uti­li­cé pa­ra ayu­dar­me en es­te ca­mino son el li­bro de Rick Han­sen, Re­si­lient, los pod­casts de Ta­ra Brachs y to­do lo es­cri­to por Thich Nhat Than.

Sus pa­la­bras han si­do muy im­por­tan­tes pa­ra mí, pues al cre­cer, na­die nos en­se­ñó es­to. A me­nos que ten­gas pa­dres ca­ri­ño­sos y emo­cio­nal­men­te evo­lu­cio­na­dos, en ese ca­so te ad­mi­ro. Aun­que la ma­yo­ría de no­so­tros es­ta­mos sa­nan­do trau­mas de la in­fan­cia, al­gún in­ci­den­te que nos hi­zo pen­sar que no éra­mos lo su­fi­cien­te­men­te bue­nos y que, de al­gu­na ma­ne­ra, so­mos ma­los. No sa­bes... es­to me par­te el co­ra­zón por­que no es así. Un be­bé no na­ce odián­do­se a sí mis­mo, eso es apren­di­do. Es lo que el mun­do tris­te­men­te nos ha he­re­da­do. Pe­ro aho­ra, agra­dez­co en­ten­der que no de­bo ser pro­duc­to de mi pa­sa­do. No ne­ce­si­to car­gar con la ver­güen­za y el odio. Y no cul­po a na­die por es­to. Te­nía pa­dres ca­ri­ño­sos, sin em­bar­go, co­mo la ma­yo­ría coin­ci­di­rá, es di­fí­cil su­pe­rar una in­fan­cia o ado­les­cen­cia sin al­gún ti­po de trau­ma. En­ton­ces, eso se co­nec­ta al ce­re­bro y, sin guía, tra­ta­mos de cu­rar­nos el do­lor. Es­to se trans­for­ma en adic­cio­nes y com­pul­sio­nes, to­das di­se­ña­das pa­ra dis­traer­nos de la ver­dad de lo que nos da­ña.

Les pon­go un ejem­plo: ¿por qué la me­di­ta­ción es tan di­fí­cil pa­ra al­gu­nas per­so­nas? La res­pues­ta es que na­die nos en­se­ñó có­mo sen­tar­nos en si­len­cio y sen­tir nues­tra pre­sen­cia. Te­ne­mos tan­to mie­do de lo que en­con­tra­re­mos, que no que­re­mos en­fren­tar­lo di­rec­ta­men­te.

¡Pe­ro es­toy aquí pa­ra de­cir­te que sí pue­des! To­da­vía con­ti­núo apren­dien­do y sé que hay luz al fi­nal del tú­nel. He con­fir­ma­do que me amo y me acep­to. Es­ta se­rá una lec­ción que se­gui­ré lle­van­do a ca­bo por el res­to de mi vi­da, aun­que es tan bueno vis­lum­brar có­mo se sien­te y có­mo se ve es­to...

Des­de que hi­ce el tra­ba­jo de amar, per­do­nar y sa­nar­me, he no­ta­do mu­chos cam­bios. Le doy más pre­sen­cia a la gen­te que apre­cio, a mi tra­ba­jo, a mi crea­ti­vi­dad. Mi co­ra­zón se ex­pan­de. Mi­ro a los ex­tra­ños a los ojos, son­río y me co­nec­to. Le he di­cho “adiós” a mi reali­dad egoís­ta. Cuan­do el co­ra­zón es­tá blo­quea­do, no es po­si­ble enamo­rar­nos de no­so­tras. Mi ob­je­ti­vo es amar de la ma­ne­ra más abier­ta que pue­da. De­di­co mi exis­ten­cia a lim­piar cual­quier co­sa que me dis­trai­ga. Y eso sig­ni­fi­ca de­jar ir las vo­ces ne­ga­ti­vas que in­va­den mi ca­be­za. Só­lo en­ton­ces se­ré un po­de­ro­so re­ci­pien­te de amor y agen­te de cam­bio.

Y ese es el ob­je­ti­vo de nues­tra exis­ten­cia, ¿no? Ha­cer del mun­do un lu­gar me­jor que cuan­do en­tra­mos en él. Al mo­men­to de es­tar en los inevi­ta­bles úl­ti­mos mi­nu­tos, ¿qué te im­por­ta­rá de ver­dad? ¿El di­ne­ro? ¿Có­mo te veías? No, na­da de eso es real. El amor es lo úni­co que so­bre­vi­vi­rá al cuer­po, al fí­si­co. Na­da más eso pue­de trans­for­mar. Amor por no­so­tros mis­mos, la ra­za hu­ma­na y ha­cia es­te her­mo­so pla­ne­ta que ne­ce­si­ta de­ses­pe­ra­da­men­te la ayu­da de to­dos.

De­seo pro­fun­da­men­te que es­tas le­tras to­quen –tan si­quie­ra– a una per­so­na. Sé que el amor que ema­na de uno tie­ne la po­si­bi­li­dad de cam­biar mu­chas vi­das. Y aho­ra te ex­pre­so mi gra­ti­tud por tu tiem­po le­yen­do. Ha si­do to­do un ho­nor com­par­tir es­tos pen­sa­mien­tos des­de mi co­ra­zón. Te en­vío to­do el amor y la sa­na­ción dis­po­ni­bles en es­te uni­ver­so, que es tu­yo, si abres tu co­ra­zón pa­ra re­ci­bir­lo.

“Aho­ra agra­dez­co en­ten­der que no soy el pro­duc­to

de mi pa­sa­do”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.