A lo SE­GU­RO

Aun­que es un cos­to adi­cio­nal (sin un apa­ren­te re­torno, al me­nos in­me­dia­to), un se­gu­ro po­dría pro­te­ger tu pa­tri­mo­nio e in­clu­so sal­var­te de pro­ble­mas gra­ves en el fu­tu­ro. Pe­ro, ¿qué hay que con­si­de­rar an­tes de con­tra­tar­lo?

Glamour (México) - - Tu Vida -

gla­mour•mx

la ver­dad es que en Mé­xi­co te­ne­mos muy po­ca cul­tu­ra de los se­gu­ros; pen­sa­mos que pa­gar­los es ti­rar el di­ne­ro o dar­lo pa­ra que se be­ne­fi­cie al­guien más; cree­mos que son ca­ros pa­ra los ren­di­mien­tos que ofre­cen, y és­tos só­lo se ven an­te es­ce­na­rios que cree­mos po­co pro­ba­bles. Gra­cias a es­ta men­ta­li­dad, só­lo 22% de la po­bla­ción eco­nó­mi­ca­men­te ac­ti­va en nues­tro país tie­ne se­gu­ro, ¡y 70% de los co­ches no cuen­tan con un ser­vi­cio de pro­tec­ción! Cu­rio­sa­men­te, los hom­bres se ase­gu­ran más que no­so­tras (55% ellos con­tra 45% de no­so­tras) y lo que más se con­tra­ta en el país son se­gu­ros de vi­da, se­gui­dos por au­to­mo­vi­lís­ti­cos y de gas­tos mé­di­cos ma­yo­res. Aun­que va­rias per­so­nas lo ig­no­re­mos, hay al­gu­nos es­pe­cí­fi­cos pa­ra mu­je­res: de gas­tos mé­di­cos con én­fa­sis en pa­de­ci­mien­tos fe­me­ni­nos, se­gu­ro de vi­da pa­ra je­fas de fa­mi­lia, con­tra ro­bo de bol­sa, de ma­ter­ni­dad, y los hay has­ta pa­ra com­pli­ca­cio­nes de ci­ru­gía es­té­ti­ca. Pe­ro, ¿real­men­te con­vie­nen? Te da­mos al­gu­nos con­cep­tos bá­si­cos pa­ra que eli­jas el me­jor pa­ra ti.

Ti­pos de se­gu­ro Aquí te ex­pli­ca­mos cuá­les son los más co­mu­nes.

Se­gu­ro de vi­da. Bus­ca la pro­tec­ción fi­nan­cie­ra de las per­so­nas a tu car­go en ca­so de que te pa­se al­go fa­tal. Se cal­cu­la con ba­se en tu edad y sa­lud. En es­te ca­so, la in­dem­ni­za­ción pue­de ser pa­ga­da en una so­la ex­hi­bi­ción o en par­cia­li­da­des. Se­gu­ro de gas­tos mé­di­cos. Hay de va­rios ti­pos y al­can­ces, pe­ro es­te ti­po de pó­li­za cu­bre en ma­yor o me­nor me­di­da los cos­tos de en­fer­me­da­des o lesiones por ac­ci­den­tes. ¡Un bá­si­co! Se­gu­ro de au­to. Es aquél en el que pa­gas una can­ti­dad men­sual o anual a cam­bio de que la ase­gu­ra­do­ra cu­bra los cos­tos par­cia­les o to­ta­les de­ri­va­dos de des­com­pos­tu­ra o ac­ci­den­te vial. Se­gu­ro de da­ños pa­ra el ho­gar o per­te­nen­cias. A cam­bio de una cuo­ta, te pa­ga los gas­tos de las re­pa­ra­cio­nes o re­po­si­cio­nes por desas­tres na­tu­ra­les, ro­bo, in­cen­dio, inun­da­cio­nes, cris­ta­les ro­tos, fa­llas o ac­ci­den­tes que ge­ne­ren un da­ño a la ca­sa o a lo que tie­ne aden­tro.

Se­gu­ro edu­ca­ti­vo. Con és­te se va a ir pa­gan­do (ya sea una par­te o la to­ta­li­dad del cos­to) la edu­ca­ción su­pe­rior de me­no­res de edad. Y fun­cio­na pa­re­ci­do a una es­pe­cie de fon­do de aho­rro.

Glo­sa­rio Es im­por­tan­te en­ten­der bien es­tos tér­mi­nos an­tes de con­tra­tar:

Pri­ma. Es el cos­to de tu se­gu­ro, es de­cir, lo que tie­nes que pa­gar a la ase­gu­ra­do­ra. És­te se de­ter­mi­na de acuer­do con tus con­di­cio­nes o las de tus per­te­nen­cias.

Co­ber­tu­ra. Así se lla­ma la res­pon­sa­bi­li­dad que asu­me la ase­gu­ra­do­ra que con­tra­tas­te. Es de lo que se ha­ce car­go, de acuer­do con las con­di­cio­nes y lí­mi­tes de tu se­gu­ro. De­du­ci­ble. Mon­to del da­ño que de­be­ráss pa­gar tú y no la ase­gu­ra­do­ra, en ca­so de al­gún even­to.

Su­ma ase­gu­ra­da. La can­ti­dad má­xi­ma que te van a pa­gar si es que te pa­sa al­go.

Pó­li­za. Do­cu­men­to que con­fir­ma tu con­tra­to con la ase­gu­ra­do­ra; con­tie­ne to­das las con­di­cio­nes de tu se­gu­ro, las ex­clu­sio­nes y los com­pro­mi­sos de am­bas par­tes. Coa­se­gu­ro. Por­cen­ta­je del to­tal del cos­to del da­ño que de­bes cu­brir tú.

Fí­ja­te bien

An­tes de con­tra­tar...

In­fór­ma­te per­fec­ta­men­te so­bre la co­ber­tu­ra y pon es­pe­cial aten­ción al de­du­ci­ble y al coa­se­gu­ro, por­que son gas­tos que co­rren por tu cuen­ta. Lee bien to­das las con­di­cio­nes y pre­gun­ta has­ta el can­san­cio to­das tus du­das. ¡Con­viér­te­te en ex­per­ta! Com­pa­ra, apro­ve­cha que en el mer­ca­do exis­ten mu­chas ase­gu­ra­do­ras y que de­bes op­tar por la que más se ajus­te a tu pre­su­pues­to y ne­ce­si­da­des. In­ves­ti­ga a fon­do ca­da de­ta­lle. Ve­ri­fi­ca en la Co­mi­sión Na­cio­nal de Se­gu­ros y Fian­zas (cnsf.gob.mx) que la com­pa­ñía a la que vas a con­tra­tar es­té le­gal­me­te re­gis­tra­da y con to­do en or­den en su pa­pe­leo.

Ade­más, el agen­te de se­gu­ros de­be es­tar cer­ti­fi­ca­do por es­ta ins­ti­tu­ción y tú tie­nes de­re­cho a que te lo de­mues­tre.

Una vez que lo con­tra­tes, guar­da la do­cu­men­ta­ción en un lu­gar se­gu­ro y de fá­cil ac­ce­so. ¡No lo de­jes a la vis­ta de to­dos!

Lee to­da la le­tra chi­qui­ta de la pó­li­za an­tes de fir­mar­la, re­cuer­da que cual­quier pun­to po­dría ha­cer­te cam­biar de opi­nión. Con­fir­ma que to­dos los da­tos en la do­cu­men­ta­ción es­tén bien an­tes de ce­rrar el trá­mi­te. Y ob­vio, nun­ca fir­mes na­da en blan­co (aun­que el agen­te te lo pi­da y sea de con­fian­za).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.