De Es­pa­ña pa­ra el mun­do Fer­nan­do Gua­llar

Vel­vet fue un fe­nó­meno te­le­vi­si­vo es­pec­ta­cu­lar. No es de ex­tra­ñar que aho­ra ten­ga a sus fans en­gan­cha­dos con Vel­vet Co­lec­ción. Así que te pre­sen­ta­mos a Fer­nan­do Gua­llar, ac­tor de la se­rie y quien nos da las me­jo­res razones pa­ra que le si­gas la pista.

Glamour (México) - - Primera Fila -

sin du­da, la te­le­vi­sión es­pa­ño­la se ha lu­ci­do con sus pro­duc­cio­nes. Y es que no son cual­quier co­sa: des­de sus sets per­fec­tos y ves­tua­rios di­vi­nos, has­ta los guio­nes lle­nos de dra­ma, ¿có­mo no po­dría ser la fór­mu­la del éxi­to? Por eso, en es­tas pá­gi­nas, le otor­ga­mos nues­tra aten­ción a uno de los protagonistas de Vel­vet Co­lec­ción, quien nos ha cau­ti­va­do por su ta­len­to y ga­lan­te­ría. Nos reu­ni­mos con él pa­ra ha­blar de es­ta re­vo­lu­ción (sí, ¡ama­mos al má­xi­mo nues­tro tra­ba­jo!).

For­mar par­te del uni­ver­so Vel­vet de­be ser muy im­pre­sio­nan­te... ¿cier­to? ¡To­tal­men­te! La se­rie se ha vuel­to un boom gi­gan­tes­co, y ha si­do ex­tra­or­di­na­rio ver có­mo se ha con­ta­gia­do a otras par­tes del mun­do. Cuan­do ini­cia­ron los ru­mo­res del spin-off, me de­cían: “¿Crees que te lla­men?”, aun­que yo lo veía muy com­pli­ca­do. Un día, me con­vo­ca­ron pa­ra el cas­ting, pe­ro cuan­do me con­ta­ron quié­nes eran mis com­pe­ti­do­res, pen­sé: “Va­le, ¡es­to es im­po­si­ble!”¡Pe­ro que pa­sé! Me to­mó se­ma­nas asi­mi­lar­lo. Es ma­ra­vi­llo­so ser par­te de es­te mun­do. ¿Con­si­de­ras que la fa­ma te ha cam­bia­do? Lo más fá­cil se­ría de­cir­te que no… Pe­ro se­ría men­ti­ra. Ha­ce un año y me­dio, ja­más ha­bría pen­sa­do que es­ta­ría en Gla­mour, ¡ima­gí­na­te! (Ri­sas). Ya en se­rio, la ver­dad ya no soy due­ño de mi tiem­po, y de­bo con­sul­tar con va­rias per­so­nas an­tes de to­mar de­ci­sio­nes. No pue­do de­cir: “Lle­gan las va­ca­cio­nes, aga­rro una mo­chi­la, ¡y has­ta lue­go!”. Ten­go que es­tar al pen­dien­te del te­lé­fono, y me crea un pe­lín de es­trés. Pe­ro me gus­tan más las opor­tu­ni­da­des que han lle­ga­do; me gus­ta vi­vir en el pre­sen­te y me en­can­ta pen­sar que, en un mo­men­to, pue­des re­ci­bir una lla­ma­da que cam­bie tu vi­da. ¿Có­mo es un día en el set de gra­ba­ción? Al­go que me ha im­pre­sio­na­do es que una vez lle­vé a un par de ami­gos pa­ra que vie­ran los es­ce­na­rios, ¡y se mo­rían de la emo­ción! Me pu­so a pen­sar que los ac­to­res que es­ta­mos to­do el tiem­po ahí, lo he­mos con­ver­ti­do en par­te de nues­tra ru­ti­na. ¡Es ra­ro pen­sar que tan­ta ma­gia se vuel­ve ha­bi­tual! El tru­co es de­te­ner­te y ser cons­cien­te de que es­tás ro­dea­do de al­go in­creí­ble y ma­ra­vi­llo­so. Sí, hay días ne­ga­ti­vos con una at­mós­fe­ra pe­sa­da, pe­ro hay otros que son muy bue­nos. Tam­bién de­pen­de de los com­pa­ñe­ros con los que te to­que; hay quie­nes es­tán a fa­vor de ju­gar, ha­cer bro­mas, y esa ca­ma­ra­de­ría es ne­ce­sa­ria. Yo soy de los que siem­pre tie­nen que es­tar re­la­ja­dos. Si hay pre­sión, no sa­le. Ten­go 29 años, no pue­do dar nin­gún con­se­jo, aun­que si pue­do de­cir al­go es que es im­pres­cin­di­ble (y una res­pon­sa­bi­li­dad) es crear una at­mós­fe­ra sa­lu­da­ble de tra­ba­jo, por­que no só­lo so­mos los ac­to­res, te­ne­mos 70 per­so­nas más ahí de pro­duc­ción. Con que fa­lle uno de los en­gra­nes, se aca­bó.

No pue­de fluir si hay com­pli­ca­cio­nes.

Eso no pue­de es­tar ce­rra­do, no pue­de es­tar ten­so. Es fa­bu­lo­so cuan­do im­pro­vi­sa­mos y ju­ga­mos co­mo ac­to­res. Se pue­de caer al­gún ob­je­to o que una co­sa sal­ga mal, ¡pe­ro no pa­sa na­da! O lo cor­tan o in­clu­so pue­des sa­car tus do­tes his­trió­ni­cos, ex­pe­ri­men­tar con la es­ce­na, y qui­zá ter­mi­ne en al­go asom­bro­so. Sien­to que esos son jus­ta­men­te los mo­men­tos que más sa­tis­fa­cen a mi vo­ca­ción.

¿Có­mo te ves en el fu­tu­ro?

Se­guir tra­ba­jan­do y en­fren­tar nue­vos re­tos. Tam­bién ver có­mo se­ría al­gún pro­yec­to fue­ra de Es­pa­ña, no una pro­mo­ción de pren­sa na­da más. Y me en­can­ta­ría te­ner una fa­mi­lia, pe­ro no sé si se po­drá. Ama­ría que mi pe­rro si­guie­ra a mi la­do, que es el amor de mi vi­da, y, no sé, un po­co de ar­mo­nía y tra­qui­li­dad; tam­po­co es que pi­da mu­chas co­sas. Bueno, vi­vir en paz no es po­ca co­sa…

Sí. ¡Yo lle­vo dos años tra­tan­do! (Ri­sas). Por eso sé que se­ría un gran re­ga­lo.

“Co­mo ac­tor, de­bes crear una at­mós­fe­ra sa­lu­da­ble de tra­ba­jo”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.