EL CON­TA­DOR DE HIS­TO­RIAS

Ma­no­lo Ca­ro es uno de los ci­neas­tas que en­ca­be­zan la nue­va avan­za­da de rea­li­za­do­res me­xi­ca­nos que han con­se­gui­do dar una bo­ca­na­da de ai­re fres­co (y ne­ce­sa­rio) al cine na­cio­nal.

GQ (México) - - CINE - Por Je­sús Al­ber­to Ger­mán

Ma­no­lo lo tie­ne muy cla­ro: cuan­do se le pre­gun­ta có­mo le gus­ta­ría ser re­cor­da­do ase­gu­ra que “co­mo un con­ta­dor de his­to­rias, más que co­mo un di­rec­tor de cine o de tea­tro”. Y es que aun­que pa­ra es­te jo­ven rea­li­za­dor el sép­ti­mo ar­te es “un vehícu­lo per­fec­to pa­ra ex­pre­sar­se y ha­cer én­fa­sis en de­ter­mi­na­dos dis­cur­sos de las si­tua­cio­nes por las que atra­vie­sa ca­da na­ción, en di­fe­ren­tes épo­cas”, con­si­de­ra tam­bién que ver­se sim­ple­men­te co­mo di­rec­tor se­ría una for­ma de en­ca­si­lla­mien­to, al­go que ha bus­ca­do evi­tar a to­da cos­ta en su tra­ba­jo fíl­mi­co.

Na­ci­do en Gua­da­la­ja­ra, Ja­lis­co, Ca­ro via­jó des­de muy jo­ven a Síd­ney, Aus­tra­lia, pa­ra rea­li­zar al­gu­nos es­tu­dios, y fue pre­ci­sa­men­te en es­te rin­cón del pla­ne­ta, ale­ja­do por com­ple­to de la cul­tu­ra me­xi­ca­na, don­de ve­ría una cin­ta que lo mar­ca­ría de por vi­da: Y tu ma­má tam­bién (2001), de Al­fon­so Cua­rón. És­te fue ape­nas uno de los tan­tos de­to­nan­tes que lo lle­va­ron a aban­do­nar la pu­bli­ci­dad pa­ra de­di­car­se de lleno a las artes es­cé­ni­cas. Los cor­to­me­tra­jes Mo­tel, Gen­te bien… atas­ca­da y Lulú la del pez fue­ron sus pri­me­ros pa­sos en la in­dus­tria. Lue­go lle­ga­ría la opor­tu­ni­dad de mon­tar la obra de tea­tro No sé si cor­tar­me las ve­nas o de­jár­me­las lar­gas, la cual ca­ta­pul­tó su ca­rre­ra y sig­ni­fi­có su pa­sa­por­te de en­tra­da al cine.

Hoy, el nom­bre de Ma­no­lo Ca­ro es si­nó­ni­mo de ta­qui­lla en Mé­xi­co. Tie­ne ape­nas tres fil­mes co­mo di­rec­tor ( No sé si cor­tar­me las ve­nas o de­jár­me­las lar­gas, 2013; Amor de mis amo­res, 2014; y El­vi­ra, te da­ría mi vi­da pe­ro la es­toy usan­do, 2015); sin em­bar­go, eso no im­pi­de que ha­ya for­ja­do ya un es­ti­lo muy par­ti­cu­lar, to­man­do co­mo ins­pi­ra­ción a sus di­rec­to­res de ca­be­ce­ra: Jean Pie­rre-jeu­net, Pe­dro Al­mo­dó­var y Woody Allen. A unos me­ses del es­treno de su nue­va cin­ta, La vi­da in­mo­ral de la pa­re­ja ideal, el nom­bre del ta­pa­tío ya ocu­pa un cré­di­to pro­ta­gó­ni­co en las mar­que­si­nas de la his­to­ria del cine mexicano con­tem­po­rá­neo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.