GRAN­DES DINASTÍAS EN LA MÚ­SI­CA

No hay­du­da­de que el ta­len­to pue­de he­re­dar­se, y pa­ra mues­tra es­tán al­gu­nas fa­mi­lias de abo­len­go mu­si­cal que han irrum­pi­do en laes­ce­na dis­co­grá­fi­ca a lo lar­go de las dé­ca­das.

GQ (México) - - MÚSICA - Por An­jo Na­va

Cuan­do era ni­ño y al­guien me pre­gun­ta­ba qué que­ría ser de gran­de, siem­pre res­pon­día que psi­quia­tra. No es que tu­vie­ra al­gu­na­vo­ca­ción pa­ra ayu­dar a las per­so­nas que pa­de­cen des­ór­de­nes men­ta­les, es que ad­mi­ra­ba pro­fun­da­men­te a mi pa­dre. To­dos los días lo­veía sa­lir de ca­sa cu­bier­to con va­rias ca­pas de ro­pa: un tra­je im­pe­ca­ble, una ba­ta blan­cay, al fi­nal, una­ga­bar­di­na bri­tá­ni­ca que ate­so­ra­ba. Se di­ri­gía a su con­sul­to­rio con el mis­mo por­te y de­ter­mi­na­ción de un gue­rre­ro que va a pe­lear por los su­yos. Yo era tan pe­que­ño que no te­nía la me­nor idea de en qué con­sis­tía su pro­fe­sión; al pre­gun­tar­le, me res­pon­día con un me­ro “ayu­dar a la gen­te". Pe­ro al ver­lo re­gre­sar ago­ta­do tras es­cu­char los pro­ble­mas de los de­más du­ran­te horas, en su mi­ra­da res­plan­de­cía una sa­tis­fac­ción en­vi­dia­ble.

Aun­que de­ci­dí no se­guir­los pa­sos del Dr. Na­va, hay va­lien­tes que, im­pul­sa­dos po­ru­na ad­mi­ra­ción si­mi­lar, sí emu­la­ron las ca­rre­ras de sus pro­ge­ni­to­res.

Es­ta se­lec­ción de ape­lli­dos de la in­dus­tria dis­co­grá­fi­ca, una de las más ce­lo­sas en cuan­to a pres­ti­gio se re­fie­re, de­mues­tra que la ge­nia­li­dad de un pa­dre pue­de dar pie a au­tén­ti­cas dinastías ar­tís­ti­cas. Aun­que si es di­fí­cil al­can­zar el éxi­to, pa­re­ce im­po­si­ble su­pe­rar­lo.

LOSMARLEY

Cuan­do pen­sa­mos en la vas­ta dis­co­gra­fía que po­see el má­xi­mo y más ce­le­bra­do mú­si­co ja­mai­quino, pa­re­ce in­creí­ble que ha­ya muer­to cuan­do ape­nas te­nía 36 años. ¿Cuán­tos éxi­tos más le ha­bría re­ga­la­do al mun­do de no ha­ber pa­de­ci­do aquel cán­cer ter­mi­nal? A pe­sar de su de­ce­so trá­gi­co, Mar­ley de­jó una he­ren­cia de car­ne y hue­so en sus on­ce hi­jos le­gí­ti­mos. De ellos, Ziggy, Step­hen, Ju­lian, Ky­ma­ni y Damian desa­rro­lla­ron sus pro­pios pro­yec­tos mu­si­ca­les. Re­sul­ta in­tere­san­te có­mo la in­fluen­cia de Bob per­meó en ellos, tan­to que, cuan­do los en­tre­vis­tan, to­dos coin­ci­den en afir­mar que la de­ci­sión de ser mú­si­cos se de­be, de­fi­ni­ti­va­men­te, a la se­mi­lla ar­tís­ti­ca que su pa­dre les sem­bró.

MÁ­XI­MOS LO­GROS

Ziggy Mar­ley: Mul­ti­ga­na­dor de Grammys y eterno re­si­den­te de las lis­tas de po­pu­la­ri­dad de reg­gae. Step­hen Mar­ley: Ga­na­dor de seis Grammys co­mo ar­tis­ta y pro­duc­tor. Ju­lian Mar­ley: No­mi­na­do al Grammy y em­ba­ja­dor ac­ti­vo del mo­vi­mien­to Ras­ta­fa­ri.

Ky­ma­ni Mar­ley: Acer­car la mú­si­ca reg­gae a nue­vos pú­bli­cos y em­pu­jar­lo al te­rreno pop.

Damian Mar­ley: La can­ción "Wel­co­me to Jam­rock," que mez­cla­ba el reg­gae con el hip-hop y se con­vir­tió en un éxi­to en 2005.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.