Ma­nuel Negrete

A 30 años del go­la­zo

GQ (México) - - MANUEL NEGRETE - Por Ro­dri­go Pé­rez Rem­bao

Si hi­cié­ra­mos una en­cues­ta pa­ra sa­ber cuá­les son los tres go­les de Mé­xi­co más me­mo­ra­bles en la his­to­ria de los Mun­dia­les, po­dría­mos en­con­trar va­rian­tes sig­ni­fi­ca­ti­vas en dos de las res­pues­tas; pe­ro en el gol de Ma­nuel Negrete es di­fí­cil ima­gi­nar al­go dis­tin­to a la una­ni­mi­dad.

De ni­ño so­lía so­ñar des­pier­to con me­ter un gol en las can­chas te­rre­go­sas de mi es­cue­la, y que eso sir­vie­ra pa­ra apan­ta­llar a la ni­ña más lin­da del sa­lón. Así era te­ner diez, do­ce años en Mé­xi­co, y me pa­re­ce que así si­gue sien­do, con la di­fe­ren­cia de que aho­ra los ído­los y ejem­plos a seguir no se lla­man Diego Ma­ra­do­na, Mi­chel Pla­ti­ni o Hu­go Sán­chez, sino Lio­nel Mes­si, Cris­tiano Ro­nal­do y Javier “Chi­cha­ri­to” Her­nán­dez. Aho­ra son ellos quie­nes in­cul­can en los ni­ños las pri­me­ras no­cio­nes de lo que sig­ni­fi­ca ser un hé­roe. El ca­so es que trans­cu­rre el tiem­po y, sí… uno de­ja de ser, inevi­ta­ble y afor­tu­na­da­men­te, aquel que so­ña­ba con im­pre­sio­nar a la mu­je­res ju­gan­do fút­bol, pe­ro nun­ca de­ja de ser el que se ma­ra­vi­lla vien­do a sus ído­los sa­car chis­pas en la can­cha, el que ce­le­bra co­mo vic­to­ria per­so­nal ca­da triun­fo de su equi­po, el que sien­te que se le com­pri­me el pe­cho cuan­do el re­sul­ta­do no es a fa­vor.

Por eso es que pue­den pa­sar ‘’, “’ o más años sin que el ol­vi­do des­ha­ga el re­cuer­do de un mo­men­to glo­rio­so: la con­quis­ta de un cam­peo­na­to, un triun­fo a con­tra­co­rrien­te o una ju­ga­da es­pe­cial; un gol de esos que no caen to­dos los días, y que pue­de lle­gar a cam­biar el des­tino de una o cien­tos de mi­les de per­so­nas.

¿Qué hu­bie­ra pa­sa­do si…?

El 31 de ma­yo de 1986, po­co an­tes de las 12 del día, el en­ton­ces pre­si­den­te Mi­guel de la Ma­drid se lle­vó una re­chi­fla mo­nu­men­tal mien­tras pro­nun­cia­ba su dis­cur­so pa­ra inau­gu­rar la Co­pa del Mun­do en el Es­ta­dio Az­te­ca. Después del te­rre­mo­to que ha­bía sa­cu­di­do a la Ciu­dad de Mé­xi­co ape­nas unos me­ses an­tes, mu­cha gen­te pen­sa­ba que el país no es­ta­ba en con­di­cio­nes pa­ra que se lle­va­ra a ca­bo es­te even­to, y cues­tio­na­ron du­ra­men­te que el go­bierno hu­bie­ra des­ti­na­do una im­por­tan­te can­ti­dad de re­cur­sos a ello ha­bien­do tan­tos da­ños por re­pa­rar. “Po­drá caer­se la ciu­dad, pe­ro los es­ta­dios pa­ra el Mun­dial si­guen en pie”, lle­gó a de­cir el pre­si­den­te del Co­mi­té Or­ga­ni­za­dor de la FIFA, Gui­ller­mo Ca­ñe­do, an­te la ame­na­za de que la co­pa cam­bia­ra de se­de, ge­ne­ran­do así más ani­mad­ver­sión en­tre los mi­les de de­trac­to­res que ha­bía den­tro y fue­ra del país.

¿Qué tan­to hu­bie­ra cam­bia­do la his­to­ria si el Mun­dial de 1986 se hu­bie­ra tras­la­da­do a Ale­ma­nia o a Es­ta­dos Uni­dos, co­mo se lle­gó a men­cio­nar? Aun­que ten­ta­do­ras, es­tas pre­gun­tas siem­pre se­rán ocio­sas. Sin em­bar­go, hay un he­cho que re­sul­ta a to­das lu­ces in­con­tro­ver­ti­ble, ab­so­lu­ta­men­te fue­ra de du­das, y es que al­re­de­dor de 110,000 afi­cio­na­dos (por men­cio­nar ex­clu­si­va­men­te a los testigos pre­sen­cia­les) se hu­bie­ran que­da­do sin ver el im­pre­sio­nan­te gol de ti­je­ra que Ma­nuel Negrete le me­tió a Bul­ga­ria el 15 de ju­nio en el Az­te­ca; un gol ca­ta­lo­ga­do en­tre los cin­co más her­mo­sos en la his­to­ria de los mun­dia­les, y que nin­gún mexicano que se pre­cie de dis­fru­tar es­te de­por­te que­rrá ex­pul­sar de su me­mo­ria.

Claroscuros

Ori­gi­na­rio de Ciu­dad Al­ta­mi­rano, en el es­ta­do de Gue­rre­ro, Ma­nuel Negrete (11 de mar­zo de 1959) em­pe­zó a re­la­cio­nar­se con el fút­bol des­de muy pe­que­ño, gra­cias a su pa­dre, que ade­más de ser afi­cio­na­do a es­te de­por­te le gus­ta­ba prac­ti­car­lo, aun­que nun­ca co­mo pro­fe­sio­nal. A los 18 años, después de ha­ber ju­ga­do en las fuer­zas bá­si­cas de Cruz Azul, y en la Se­gun­da Di­vi­sión con el In­ter de Aca­pul­co, tu­vo la opor­tu­ni­dad de pro­bar­se con Pu­mas, di­ri­gi­do en­ton­ces por Bo­ra Mi­lu­ti­no­vić, quien lo hi­zo de­bu­tar dos años después jun­to a Juan Jo­sé Mu­ñan­te, Eva­ni­val­do Cas­tro Ca­bin­ho y Hu­go Sán­chez. Fue vis­tien­do la pla­ye­ra azul y oro co­mo Negrete vi­vió sus me­jo­res años de fut­bo­lis­ta: ga­nó la Co­pa In­te­ra­me­ri­ca­na (1980), la Co­pa de Cam­peo­nes de la Conca­caf (1980, 1982, 1989) y el cam­peo­na­to de li­ga (1981). Ade­más, con 101 tan­tos ano­ta­dos es, has­ta hoy en día, el má­xi­mo go­lea­dor mexicano que ha te­ni­do la or­ga­ni­za­ción.

De­sa­for­tu­na­da­men­te pa­ra él, y pa­ra la afi­ción me­xi­ca­na, su his­to­ria co­mo se­lec­cio­na­do na­cio­nal no le ha­ce jus­ti­cia a lo que lo­gró co­mo ju­ga­dor en la pri­me­ra di­vi­sión del ba­lom­pié del país. La lis­ta de in­for­tu­nios em­pe­zó en 1979, cuan­do a só­lo dos me­ses

de lle­var­se a ca­bo el Mun­dial Ju­ve­nil en Ja­pón, re­ci­bió la no­ti­cia de que ha­bía que­da­do fue­ra del equi­po por pa­sar­se de edad al­re­de­dor de 30 días. Lue­go, ya ju­gan­do con la se­lec­ción ma­yor, vino la au­sen­cia en el mun­dial de Es­pa­ña (1982) por ha­ber si­do su­pe­ra­da en la eli­mi­na­to­ria por Hon­du­ras y El Salvador. En 1990, después de ha­ber ju­ga­do su úni­co Mun­dial co­mo lo­cal, Ma­nuel se que­dó sin ir a Ita­lia, tras la fuer­te, aun­que me­re­ci­da, san­ción que re­ci­bió el equi­po por par­te de la FIFA, y que des­ta­ca co­mo uno de los ca­pí­tu­los más ver­gon­zo­sos en la his­to­ria del fút­bol mexicano: el fa­mo­so ca­so de “los ca­chi­ru­les”.

Fi­nal­men­te, pa­ra Es­ta­dos Uni­dos 1994, cuan­do aún te­nía opor­tu­ni­dad de lle­gar, así fue­ra co­mo ve­te­rano, Negrete su­frió una le­sión ju­gan­do con To­ros Ne­za que le qui­tó esa úl­ti­ma po­si­bi­li­dad.

Mo­men­tos de glo­ria

Con­si­de­ran­do que en el Mun­dial de 1970 só­lo par­ti­ci­pa­ron 16 equi­pos, mien­tras que en el 86 lo hi­cie­ron un to­tal de 24, está cla­ro que fue en es­te úl­ti­mo cuan­do el equi­po na­cio­nal hi­zo su me­jor pa­pel, lle­gan­do, otra vez co­mo lo­cal, a la sex­ta po­si­ción. Ade­más de la ven­ta­ja que da la lo­ca­lía, Mé­xi­co fue re­pre­sen­ta­do por una ca­ma­da de fut­bo­lis­tas que, sin te­ner el fo­gueo in­ter­na­cio­nal que tie­ne la ma­yo­ría de los se­lec­cio­na­dos ac­tua­les (a ex­cep­ción de Hu­go Sán­chez, que ya su­ma­ba ca­si cin­co años en Es­pa­ña), sí acu­mu­la­ban una in­tere­san­te do­sis de ta­len­to que al­can­zó pa­ra tres vic­to­rias, un em­pa­te y un due­lo in­ten­so con­tra Ale­ma­nia que, aun­que ter­mi­nó fa­vo­re­cien­do al ri­val, se man­tu­vo en vi­lo por más de 120

mi­nu­tos, has­ta que Mé­xi­co per­dió el par­ti­do en los pe­na­les.

Pe­ro seis días an­tes de es­te dra­má­ti­co desen­la­ce, la es­cua­dra na­cio­nal vi­vió uno de sus me­jo­res mo­men­tos en el tor­neo, y en la his­to­ria, al en­fren­tar a Bul­ga­ria en oc­ta­vos de fi­nal. Sin du­da, una de las pie­zas cla­ve pa­ra sa­car el re­sul­ta­do fue Ma­nuel Negrete, no só­lo por su im­por­tan­te la­bor en el cen­tro del cam­po, sino por­que al mi­nu­to 34 del pri­mer tiem­po, en una de esas ju­ga­das que se re­ser­van pa­ra los me­jo­res del mun­do, pu­so a Mé­xi­co al fren­te an­te la im­pre­sio­nan­te al­ga­ra­bía de un Es­ta­dio Az­te­ca que se des­bor­da­ba. ¿Con qué po­dría com­pa­rar­se ha­ber es­ta­do ahí, ce­le­bran­do el gol jun­to con una mul­ti­tud de 110,000 per­so­nas que pro­ba­ble­men­te no po­dían dar cré­di­to a lo que aca­ba­ban de ver?

A trein­ta años de dis­tan­cia, y con una son­ri­sa que pa­re­ce ha­ber es­ta­do ahí to­do el tiem­po, así re­cuer­da el mo­men­to el pro­pio Ma­nuel Negrete: “Ra­fael Ama­dor me da el pa­se, la re­ci­bo, la con­tro­lo y veo a Javier Agui­rre… Se la doy pa­ra qui­tar­me de en­ci­ma a un de­fen­sa búl­ga­ro, y él me la de­vuel­ve arri­ba. Él di­ce que me la pu­so así in­ten­cio­nal­men­te, por­que ese ti­po de ju­ga­das las en­tre­ná­ba­mos, pe­ro no creo que la ha­ya pen­sa­do de esa ma­ne­ra. Sea co­mo sea, la ver­dad es que me la pu­so ex­ce­len­te: a bue­na al­tu­ra, a bue­na ve­lo­ci­dad y en­ton­ces di­je: ‘No, pues és­ta es de las que me gus­tan’. Y sí”.

Mi­nu­tos más tar­de, to­do Mé­xi­co ce­le­bra­ba el pa­se de su equi­po a cuar­tos de fi­nal, al­go que nun­ca ha­bía ocu­rri­do –al me­nos no en igual­dad de cir­cuns­tan­cias– ni ha vuel­to a ocu­rrir.

El do­lor a la dis­tan­cia

“Me pre­gun­to –di­ce Negrete– por qué no fui­mos cam­peo­nes del mun­do. Y creo que la res­pues­ta es por­que no tu­vi­mos la ca­pa­ci­dad in­di­vi­dual pa­ra afron­tar ese com­pro­mi­so. Cla­ro, en­fren­tar a Ale­ma­nia no es fá­cil, pe­ro creo que nos di­mos por ven­ci­dos… To­más (Boy), un ju­ga­dor con mu­cha ex­pe­rien­cia, acos­tum­bra­do a ti­rar pé­nal­tis, sim­ple­men­te di­jo: ‘Yo ya no pue­do más’. Javier Agui­rre se equi­vo­có ha­cién­do­se ex­pul­sar de una ma­ne­ra muy tonta, cin­co mi­nu­tos después de que ha­bía­mos ga­na­do su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca con la ex­pul­sión de (Tho­mas) Bert­hold. A Hu­go Sán­chez le se­guía pe­san­do el pe­nal­ti fa­lla­do con­tra Pa­ra­guay… Di­jo que es­ta­ba las­ti­ma­do, in­clu­so le es­ta­ban dan­do ma­sa­jes, ¡pe­ro po­día ha­ber ti­ra­do el pe­nal­ti! ¡Te­nía­mos pa­ra ga­nar!”.

El gol que Manuel Ne­gre­te le me­tió a Bul­ga­ria es ca­ta­lo­ga­do co­mo uno de los cin­co me­jo­res en la his­to­ria de los Mun­dia­les.

Dos le­yen­das del fút­bol mun­dial: el ar­gen­tino Die­go Ar­man­do Ma­ra­do­na y el me­xi­cano Manuel Ne­gre­te.

Aba­jo: El le­gen­da­rio go­la­zo que Manuel Ne­gre­te anotó en el Mun­dial de Mé­xi­co 86. A la iz­quier­da: Re­tra­to del fut­bo­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.