LA VI­SIÓN DE UN AR­TIS­TA

Nos sen­ta­mos a pla­ti­car con Adol­fo Domínguez pa­ra ex­plo­rar la reali­dad que se es­con­de más allá de su éxi­to.

GQ (México) - - ZAPPING - Por Fer­nan­do Ca­rri­llo

¿Qué se es­con­de de­trás de la vi­sión de aquel Adol­fo Domínguez que su­po con­du­cir su ofi­cio co­mo di­se­ña­dor ha­cia to­do un im­pe- rio de la mo­da tras­na­cio­nal? Se re­quie­re de cier­ta sen­si­bi­li­dad pa­ra re­co­no­cer que de­trás de su per­cep­ti­ble agu­de­za in­te­lec­tual, que te atra­pa des­de el pri­mer acer­ca­mien­to con te­mas de fí­si­ca, li­te­ra­tu­ra, mo­da y tec­no­lo­gía, se aso­ma la inocen­cia, in­quie­tud y fuer­za ca­rac­te­rís­ti­cas de la ju­ven­tud. Sí, me atre­vo a de­cir que Domínguez es un jo­ven que a sus se­sen­ta y seis años en­tien­de que el tiem­po es un re­cur­so no re­no­va­ble, y que ha sa­bi­do ex­pri­mir has­ta la úl­ti­ma go­ta de sus múl­ti­ples ta­len­tos. En su más re­cien­te visita a la Ciu­dad de Mé­xi­co, nos reuni- mos con él pa­ra que nos die­ra su opi­nión acer­ca de la cre­cien­te co­nec­ti­vi­dad, el nue­vo ses­go de la mo­da masculina y su úl­ti­mo acer­ca­mien­to con él mis­mo, un pac­to que Adol­fo fir­ma con Adol­fo.

“Hay al­go per­ma­nen­te, cons­tan­te y que no cam- bia; la mo­da es nues­tra se­gun­da piel, nos ves­ti­mos pa­ra que nos quie­ran. Es­to es ge­né­ti­co, na­tu­ral, y la for­ma en co­mo se ha­ce y co­mer­cia­li­za es lo que va a cam­biar, lo de­más es parte de los có­di­gos de la vi­da. Las cla­ves de la mo­da es­tán ahí y no pue- den ser mo­di­fi­ca­das”, di­ce Domínguez. Pa­ra él es im­pe­ra­ti­vo ha­blar del lu­gar que tie­ne la mo­da en la so­cie­dad y re­co­no­ce que el nú­cleo de su pro­fe­sión va por en­ci­ma del im­pac­to de la cre­cien­te co­nec­ti- vi­dad de la era digital, que avan­za a una ve­lo­ci­dad ver­ti­gi­no­sa. Sin em­bar­go, res­pe­ta pro­fun­da­men­te el dis­cur­so tec­no­ló­gi­co y se su­ma a es­te diá­lo­go, co­mo hom­bre y em­pre­sa­rio. Va­le­ria, una de sus tres hi­jas, ha mar­ca­do la sen­da tec­no­ló­gi­ca den­tro de la em­pre­sa. Es Di­rec­to­ra de e-bu­si­ness & Om­ni-chan- nel de Adol­fo Domínguez. “Lo úl­ti­mo que me di­jo mi hi­ja es que es­ta­mos vi­vien­do en un mun­do en de­fla- ción, la tec­no­lo­gía ha­ce que to­do ba­je de pre­cio. Otra ca­rac­te­rís­ti­ca del fu­tu­ro es el tra­ba­jo pre­ca­rio, por ello, de­be­mos de adap­tar­nos al cam­bio y to­mar lo que ven­ga”, men­cio­na al ha­blar so­bre la im­por- tan­cia de ver el fu­tu­ro co­mo parte del pre­sen­te.

Pen­sar en el es­ti­lo del hom­bre Adol­fo Do­mín- guez lle­va nues­tra ima­gi­na­ción al mi­ni­ma­lis­mo ar­qui­tec­tó­ni­co y sim­pli­ci­dad que se en­cuen­tran en sus crea­cio­nes: “La sen­ci­llez es una de mis vir­tu- des”, con­fie­sa so­bre el in­gre­dien­te que siem­pre lo ha acom­pa­ña­do y mo­ti­vo por el cual se man­tie­ne tan pre­sen­te en la nue­va era por la que atra­vie­sa el mens­wear. Ha­blar de un nue­vo ca­pí­tu­lo en el seg- men­to mas­cu­lino es un te­ma tan vi­gen­te co­mo el e-com­mer­ce y las re­des so­cia­les. El hom­bre ac­tual bus­ca pro­pues­tas más in­te­li­gen­tes que se acer­quen a su reali­dad, al­go que Adol­fo ha man­te­ni­do au­tén- ti­ca­men­te. “¿Sa­bes que es in­tere­san­te? La for­ma en la que he en­con­tra­do una in­men­sa mi­no­ría a la que le gus­ta lo que ha­go. Creo que el mun­do mas­cu­lino evo­lu­cio­nó ha­cia lo que yo pien­so, sien­to y ha­go, una lon­gi­tud de on­da y un diá­lo­go que ha cre­ci­do por años. Yo he con­ti­nua­do mi lí­nea, el mun­do ha ve­ni­do a don­de yo es­ta­ba, y de al­gu­na ma­ne­ra tam- bién se ha en­san­cha­do el mercado, hay mu­chos más com­pe­ti­do­res y es ne­ce­sa­rio hacer mu­chos pac­tos en él, es una mez­cla de es­ti­los en la que es im­por­tan­te re­sal­tar tu in­di­vi­dua­li­dad”, nos pla­ti­ca con cier­ta emo­ción por el im­pac­to que ha te­ni­do al man­te­ner­se fiel a su vi­sión.

Ade­más de su par­ti­cu­la­ri­dad mi­ni­ma­lis­ta, Adol­fo de­fien­de un dis­cur­so sos­te­ni­ble y res­pe­ta la tie­rra, tan­to co­mo a su tra­ba­jo. “Las ma­te­rias con las que de­sa­rro­llo mis pro­duc­tos son el ac­to más sos­te­ni­ble que rea­li­zo en una co­lec­ción. Bus­co un equi­li­brio en­tre fi­bras y real­men­te lo ha­go de ma­ne­ra cons- cien­te. Las ciu­da­des, en­tre más cul­tas, más cons- cien­tes son de la im­por­tan­cia de la sus­ten­ta­bi­li­dad”, nos di­ce pa­ra re­sal­tar los va­lo­res que se en­cuen­tran den­tro de los te­ji­dos de ca­da pro­pues­ta de la fir­ma.

Pe­ro si exis­te un lu­gar don­de Domínguez se ha re­fu­gia­do y no ha pac­ta­do con na­die, es en la li­te­ra- tu­ra. “Leo mu­cho, só­lo gran li­te­ra­tu­ra, lo de­más se me cae de las ma­nos. Me in­tere­sa el pun­to de vista de la gen­te que real­men­te lo tie­ne. Lo que me gus­ta de es­to es que que­da­rá pa­ra unas éli­tes, que se­rán las que es­cu­che­mos a Mo­zart, lee­re­mos a San Juan de la Cruz y a Rul­fo”, opi­na so­bre una de sus grandes pa­sio­nes, mis­ma que lo ha lle­va­do a, en es­ta oca- sión, ser él quien to­me la plu­ma pa­ra es­cri­bir el más re­cien­te ca­pí­tu­lo en la his­to­ria de Adol­fo Do­mín- guez. Al­go que muy pron­to nos sor­pren­de­rá.

Pa­ra Adol­fo Domínguez lo más im­por­tan­te es crear pren­das que des­ta­quen por su sim­pli­ci­dad y fun­cio­na­li­dad. Su co­lec­ción SS16 re­fle­ja los có­di­gos de la mar­ca con pie­zas de lino y al­go­dón en co­lo­res tie­rra. A es­to se su­ma una am­plia se­lec­ción de ac­ce­so­rios y za­pa­tos que dan co­mo re­sul­ta­do una pro­pues­ta in­te­gral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.