HIS­TO­RIA AL ES­TI­LO BE­VERLY HILLS

Su ar­qui­tec­tu­ra, decoración, con­fort y lu­jo, así co­mo el his­to­rial de ha­ber alo­ja­do a grandes ce­le­bri­da­des des­de fi­na­les de los años 20, ha­cen de The Be­verly Wils­hi­re Ho­tel un ícono de la ciu­dad de Los Án­ge­les.

GQ (México) - - VIAJES - Por Pe­dro Mon­ta­ño

Sial­gu­na vez vis­te la cin­ta Pretty Wo­man (1990), pro­ta­go­ni­za­da por Ju­lia Ro­berts y Ri­chard Ge­re, re­cor­da­rás que bue­na parte de la his­to­ria trans- cu­rre en un ho­tel. Co­mo adi­vi­na­rás, se tra­ta del Be­verly Wils­hi­re, per­te­ne­cien­te a la ca­de­na Four Sea- sons, el cual, ade­más de alo­jar a grandes per­so­na­li­da­des des­de 1928, se ubi­ca co­mo uno de los me­jo­res de la siem­pre sor­pren­den­te ciu­dad de Los Án­ge­les.

Con­si­de­ra­do to­do un ícono de la ur­be por tam­bién apa­re­cer en una se­cuen­cia de la cin­ta Be­verly Hills Cop (1984) con Ed­die Murphy, y por­que aquí fue don­de el ac­tor Wa­rren Beatty ren­tó una sui­te por 10 lar­gos años, el Be­verly Wils­hi­re es due­ño de de­ce­nas de his­to­rias y anéc­do­tas que pon­drían ce­lo­so a cual­quier es­cri­tor.

Fue cons­trui­do en 1928 so­bre Be­verly Au­to Speed­way, cuan­do Be­verly Hills aún no ha­bía si­do des­cu­bier­to por la gen­te de Holly­wood. Am­plia­men­te lu­jo­so, el ho­tel se di­vi­de en dos: Be­verly Wing y Wils­hi­re Wing. Es­ta úl­ti­ma ala, de es­ti­lo ita­liano re­na­cen­tis­ta, es­tá re­ple­ta de ele­gan­tes de­ta­lles co­mo lám­pa­ras de cris­tal, pa­ne­les de ro­ble, puer­tas de no­gal y mol- du­ras fi­nas; aun­que tam­bién des- ta­can ma­te­ria­les co­mo el már­mol de Ca­rra­ra y pie­dras de la Tos­ca­na, que es­tán pre­sen­tes en am­bas sec- cio­nes. In­clu­so las ha­bi­ta­cio­nes es­tán­dar tie­nen ba­ños re­ves­ti­dos de már­mol y pla­cen­te­ras ti­nas. Co­mo si to­do lo an­te­rior no bas­ta­ra, mu­chas de ellas cuen­tan con bal­co­nes que ofre­cen pos­ta­les ex­tra­or­di­na­rias de las co­li­nas de Holly­wood.

Ade­más de su es­tu­pen­da ubi­ca- ción (se en­cuen­tra cerca de Ro­deo Dri­ve), Be­verly Wils­hi­re es un ejem- plo de cons­truc­ción y re­no­va­ción. Ha re­sis­ti­do te­rre­mo­tos im­por­tan­tes en 1933, 1971 y 1994; y fue desig- na­do re­fu­gio an­ti­aé­reo du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

El staff que mue­ve día a día es­te ho­tel su­ma en­tre to­dos sus miem­bros un to­tal de más de 175 años de ex­pe­rien­cia y seis pre­mios Les Clefs d’or (re­co­no­ci­mien­to otor­ga­do a ni­vel glo­bal por la

Unión In­ter­na­cio­nal de Con­cier- ges). Sin em­bar­go, los res­pon­sa­bles del ho­tel no se con­for­man, sa­ben que pa­ra se­guir sien­do una de las es­tre­llas de la hos­pi­ta­li­dad en Los Án­ge­les de­ben con­ti­nuar reali- zan­do lo que el ho­tel ha­ce me­jor. “Nues­tro éxi­to con­ti­nuo co­mo lu­gar icó­ni­co se ba­sa en crear una ex­pe- rien­cia real­men­te in­creí­ble pa­ra to­dos los hués­pe­des”, se­ña­la Ben Trodd, Di­rec­tor Ge­ne­ral de Be­verly Wils­hi­re. “Eso es lo que va a dis­tin- guir­nos. No va a ser di­fí­cil, por­que

eso es lo que siem­pre es­tá bus- can­do Four Sea­sons”, re­ma­ta.

Pe­ro ade­más de te­ner a dis- po­si­ción de los hués­pe­des más de 800 em­plea­dos es­for­zán­do­se ca­da día por ofre­cer el me­jor ser­vi­cio, el ho­tel po­see su pro­pia jo­ya ubi­ca­da en la Be­verly Wing: en el privado y ex­clu­si­vo pi­so 14 se en­cuen­tra la Pent­hou­se Sui­te, la ha­bi­ta­ción de ma­yor es­pa­cio en la ciu­dad, con

465 me­tros cua­dra­dos. Di­se­ña­da pa­ra los que desean lo in­me­jo­ra­ble, ofre­ce vis­tas pa­no­rá­mi­cas des­de su te­rra­za. El dor­mi­to­rio prin­ci­pal cuen­ta con un am­plio ves­ti­dor y un ba­ño con azu­le­jos li­sos de vi­drio, pie­dras exó­ti­cas y már­mol, una du­cha de gran ta­ma­ño y una am­plia ba­ñe­ra. Po­see tam­bién un cuar­to de en­tre­te­ni­mien­to, ade­más de un co­me­dor pa­ra 10 per­so­nas con una co­ci­na con­ti­gua.

Mien­tras que mu­chos ho­te­les de la ca­de­na Four Sea­sons re­cien- te­men­te han reacon­di­cio­na­do o re­mo­de­la­do sus res­tau­ran­tes di­ri- gi­dos al pú­bli­co lo­cal, Ben Trodd men­cio­na una his­to­ria de éxi­to que se ha con­ver­ti­do en gran atrac­ti­vo pa­ra el Be­verly Wils­hi­re. El Res­tau­ran­te CUT, inau­gu­ra­do en ju­nio de 2006 con la mun- dial­men­te ce­le­bra­da co­ci­na del chef Wolf­gang Puck, in­vi­ta a los hués­pe­des y de­más co­men­sa­les a ex­pe­ri­men­tar los sabores, tra- di­cio­nes e his­to­ria de di­ver­sas par­tes del mun­do co­mo Amé- ri­ca del Sur, Eu­ro­pa y Asia, a tra- vés de sus me­nús. Ca­be se­ña­lar que el lu­gar fue di­se­ña­do por el fa­mo­so ar­qui­tec­to Ri­chard Meier (Mu­seo Getty). Otro de los atrac­ti­vos de es­te ho­tel es el spa, que tie­ne más de 745 me­tros cua­dra­dos re­par­ti­dos en nue­ve salas de tra­ta­mien­to (sie­te con du­chas), y es el úni­co en Es­ta­dos Uni­dos que cuen­ta con la in­fu­sión fa­cial Na­tu­ra Bis­se Dia­mond Li­fe.

Por to­do es­to y más, y sin im­por­tar si eres una estrella de ci­ne o un viajero en bus­ca de pla­cer y con­fort, no hay otro lu­gar co­mo el Ho­tel Be­verly Wils­hi­re pa­ra te­ner una ver­da- de­ra e icó­ni­ca ex­pe­rien­cia de la ciu­dad de Los Án­ge­les.

El Be­verly Wils­hi­re Ho­tel cuen­ta con to­da la tra­di­ción de Four Sea­sons.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.