CI­MA ROSA / Ve­ne­cia

GQ (México) - - BON VIVANT -

To­do mun­do sue­ña con des­cu­brir un pa­raí­so don­de re­fu- giar­se en Ve­ne­cia, le­jos de las mul­ti­tu­des de tu­ris­tas que lle­gan a es­ta ciu­dad to­do el año. La res­pues­ta es Ci­ma Rosa, un pa­laz­zo del si­glo XV en el Gran Ca­nal, cu­ya en­tra­da es­tá es­con­di­da de­trás de un pa­tio privado en una zo­na dis­cre­ta del ba­rrio de San­ta Cro­ce. Es­ta ma­ra­vi­lla de cin­co ha­bi­ta­cio­nes es obra de Da­nie­le, na­ti­vo de Ve­ne­cia, y su es­po­sa, Brit­tany, es­ta­dou­ni­den­se de na­ci­mien­to, y es un legado que da fe de la de­di­ca­ción, es­ti­lo y ex­pe­rien­cia de es­ta pareja: él es ar­qui­tec­to in­terio­ris­ta y ella, di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res. Las tres re­cá­ma­ras con vista al Gran Ca­nal en la pri­me­ra plan­ta son las que recomendamos con más en­tu­sias­mo: pi­sos de par­quet, vi­gas de ma­de­ra apa­ren­tes, cris­ta­les em­plo­ma­dos (aun­que si quie­res ti­na, de­bes pe­dir la sui­te Il Mo­ro). Las dos ha­bi­ta­cio­nes más re­cien­tes, en la parte pos­te­rior del pa­la­ce­te, ca­re­cen de una bue­na vista, pe­ro lo com­pen­san con ma­yor tran­qui­li­dad. Una vez que se sir­va el desa­yuno en la es­pa­cio­sa sa­la de es­tar, los hués- pe­des son libres de hacer lo que les plaz­ca. No cuen­tan con res­tau­ran­te, pe­ro a to­do mun­do se le en­tre­ga una co­pia de Eat The Ve­ne­tian, la lis­ta de lu­ga­res fa­vo­ri­tos de los pro­pie­ta­rios. Es­to se­rá, pro­ba­ble­men­te, lo más cerca que va­yas a es­tar de ex­pe­ri­men­tar Ve­ne­cia co­mo lo ha­cen los re­si­den­tes lo­ca­les. Es una pe­na que al fi­nal de tu es­tan­cia ten­gas que em­pa­car tus ma­le­tas.

ci­ma­ro­sa­ve­ne­zia.com

Ha­bi­ta­cio­nes do­bles des­de al­re­de­dor de 190 USD

El Ci­ma Rosa se­rá, pro­ba­ble­men­te, lo más cerca que va­yas a es­tar de ex­pe­ri­men­tar Ve­ne­cia co­mo los re­si­den­tes lo­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.