GQ CARS

GQ (México) - - GQ MOTORS - Edi­ta­do por Paul Hen­der­son Fo­tos Alex Ho­we

Una co­lec­ción ex­ce­si­va de bó­li­dos que no só­lo te trans­por­ta­rán con es­ti­lo, sino que se­rán el com­ple­men­to per­fec­to pa­ra cual­quier atuen­do.

Cuan­do acep­ta­mos el re­to de re­unir la co­lec­ción más ex­ce­si­va de su­pe­rau­tos de la his­to­ria de las re­vis­tas, de­ci­di­mos con­ver­tir un han­gar ubi­ca­do en el bos­que de Ep­ping, Inglaterra, en el ga­ra­ge más gla­mu­ro­so que ha­yas vis­to ja­más. ¿Que cuál de ellos fue el me­jor? To­dos lo fue­ron.

EL ME­JOR SU­PER­AU­TO SI QUIE­RES QUE TE DEN CAM­BIO DE 300,000 DÓ­LA­RES

Ferrari 488 GTB

Ferrari, que ha­ce po­co em­pe­zó a co­ti­zar sus ac­cio­nes en las bol­sas de Mi­lán y Nue­va York, tie­ne un sta­tus en el mercado de au­tos de lu­jo que va más allá del que le co­rres­pon­de­ría a un fa­bri­can­te de bó­li­dos. Aún así, el 488 GTB de­mues­tra que no ha de­ja­do de la­do su prin­ci­pal gi­ro de ne­go­cio, pues re­con- ci­lia al­to desem­pe­ño y efi­cien­cia pa­ra po­ner a los au­tos tur­bo­car- ga­dos de nue­vo en la ju­ga­da. He­chi­zos ae­ro­di­ná­mi­cos de­ri­va- dos de la F1 y ge­nio de in­ge­nie­ría en su con- jun­to, to­do es ga­ran­tía de ma­ne­jo ex­qui­si­to e in­su­pe­ra­ble ex­pe- rien­cia al vo­lan­te. Por si fue­ra po­co, es un au­to her­mo­so. Bueno, ¿al­guien ha vis­to un Ferrari que no lo sea? Y cues­ta al­re­de­dor de 270,000 dó­la­res.

LA ME­JOR FOR­MA DE ME­JO­RAR LO IN­ME­JO­RA­BLE

Au­di R8

Cuan­do hi­zo su lle- ga­da al mercado en 2006, el R8 era un Au­di úni­co en su cla­se: rá­pi­do co­mo el de­mo- nio, pe­ro con des- em­pe­ño flui­do. Au­di le ha he­cho fren­te al di­fí­cil “sín­dro­me del se­gun­do ál­bum” con sin­gu­lar es­toi­cis­mo: el R8 de se­gun­da ge­ne- ra­ción trae me­jo­res tru­cos ba­jo la man­ga, in­clu­so aun­que el fac- tor sor­pre­sa ya no sea tal. Es más ve­loz, su ma­ne­jo es mu­cho más di­ver­ti­do, tie­ne ma­yor po­ten­cia, me­jor tec- no­lo­gía. Nin­gún otro au­to de 602 ca­ba­llos de fuer­za y con mo­tor en el me­dio po­dría in­si­nuár­se­te de for­ma tan con­vin­cen­te­men­te su­til co­mo és­te, al gra­do de que que­rrás in­te­grar­lo a tu vi­da.

EL ME­JOR SU­PER­AU­TO, TAN SUPERVELOZ QUE POR ESO LO LLA­MA­RON...

Lam­borg­hi­ni Aven­ta­dor SV

SV sig­ni­fi­ca Su­per­ve­lo­ce –co­mo bien sa­ben los de­vo­tos de la ca­sa Lam­bo–, y es­to se tra­du­ce co­mo desem­pe­ño ex­cep­cio­nal, ac­ti­tud sin pa­ran­gón, me­nos pe­so, más po­ten­cia y re­fle­jos más rá­pi­dos. No cuen­ta con sis­te­ma tur­bo, pe­ro sí con un V12 na­tu­ral­men­te as­pi­ra­do, ideal pa­ra sus 740 ca­ba­llos de fuer­za. Es un au­to tan mo­nu­men­tal­men­te ve­loz que sus ver­da- de­ras me­jo­ras só­lo se ma­ni­fies­tan cuan­do su­pera los 200 km/h. Afor­tu­na­da­men­te, co­mo su­ce­de con cual­quier Lam­borg­hi­ni, lo me­jor es que re­sul­ta igual de emo­cio­nan­te cuan­do es­tá com­ple­ta­men­te es­tá­ti­co.

EL ME­JOR HO­TEL BOU­TI­QUE MÓ­VIL

Mer­ce­des May­bach S600

Ra­ro pa­ra Mer­ce­des, pe­ro cuan­do reac­ti­vó la mar­ca May­bach pa­ra su se­rie de vehícu­los de su­per­lu­jo, en 2003, en nues­tra opi­nión equi­vo­có el nom­bre. Es­ta vez to­do gi­ra al­re­de­dor del di­ne­ro, y no só­lo por­que usó el mo­de­lo más re­cien­te de sus cla­se S co­mo ba­se de una de las li­mu­si­nas más es­pec­ta­cu­lar­men­te lu­jo­sas que ha­yan exis­ti­do. Tie­ne apo­ya­bra­zos con ca­le­fac­ción, in­clu­ye co­pas de cham- pa­ña he­chas a mano en pla­ta, cuen­ta con un sis­te­ma de so­ni­do mons­truo­so y sis­te­mas de re­fi­na­mien­to que su­pe- ran a los ac­tual­men­te exis­ten­tes en cual­quier parte del mun­do. May­bach jue­ga a con­ver­tir­se en un ob­je­to de de­seo pa­ra los ul­tra­rri­cos, pe­ro sin con­ver­tir­se en un show del ho­rror que ha­ga alar­de de mal gus­to. ¿Que si se sien­te bien ma­ne­jar­lo? Des­de lue­go que sí, pe­ro ¿a quién le im­por­ta?

LA ME­JOR FOR­MA DE DESPEDIRTE

Rolls-royce Phan­tom Ze­nith Co­llec­tion

Tras más de una dé­ca­da en el mer- ca­do, Rolls-royce anun­ció que és­te se­rá el úl­ti­mo año de pro­duc­ción del exi­to­so Phan­tom. Así que pa­ra des- pe­dir­lo co­mo se me­re­ce y hacer que los mi­llo­na­rios no se guar­den los che­ques en es­pe­ra de su su­ce­sor, lan­zó una se­rie li­mi­ta­da del “adiós”, he­cha ín­te­gra­men­te a mano.

Es­tas li­mu­si­nas su­per­es­pe­cia­les cuen­tan ade­más con un tra­mo del riel de la lí­nea de pro­duc­ción, una ban­ca tra­se­ra pa­ra be­ber cham- pa­ña mien­tras dis­fru­tas una be­lla tar­de de ve­rano y una pla­ca gra- ba­da en la por­te­zue­la que ce­le­bra el lu­gar en el que se lan­zó el mo­de­lo Vi­lla D’es­te (Con­ver­ti­ble) y Gi­ne­bra (Cou­pé).

LOS ME­JO­RES APREN­DI­CES DE DI­SE­ÑA­DOR DE SUPERMO TOCICLETAS

Empate: Le­wis Ha­mil­ton y Kea­nu Ree­ves

A fi­na­les del año pa­sa­do, el cam­peón mun­dial de Fór­mu­la 1 Le­wis Ha­mil­ton (arri­ba) se aso­ció con MV Au­gus­ta pa­ra crear la Drags­ter RR, una mo­to­ci- cle­ta de edi­ción li­mi­ta­da (só­lo 244 han sa­li­do de la lí­nea de pro­duc­ción), he­cha a mano pa­ra pi­lo­tos y co­lec­cio­nis­tas.

Nor­mal­men­te, eso le ga­ran­ti­za­ría un lu­gar en es­ta se­lec­ción GQ de lo me­jor en el mun­do del mo­tor, pe­ro re­sul­ta que en Ca­li­for­nia, Kea­nu Ree­ves (aba­jo) se des­ta­có co­mo co­fun­da­dor de la Arch Mo­torcy­cle Com­pany jun­to con Gard Ho­llin­ger, y su pri­me­ra crea­ción, la KRGT-1, es una supermo- to­ci­cle­ta per­so­na­li­za­ble he­cha ex pro­fe­so pa­ra de­vo­rar ki­ló­me­tros del ex­ten­so te­rri­to­rio ca­li­for- niano. ¿Cuál pre­fie­res? Bueno, no­so­tros tam­po­co pu­di­mos de­ci­dir­nos por al­gu­na de ellas. Arri­ba: la Drags­ter RR LH44; aba­jo: la KRGT-1.

EL ME­JOR IN­TE­RIOR ES­TI­LO ORAN­GE IS THE NEW BLACK

Rolls- Royce Dawn

Rolls- Royce no na­da más fa­bri­ca au­tos, sino que di­se­ña ex­pe­rien­cias de ma­ne­jo. Hay otros vehícu­los en el mercado mu­cho más eco­nó­mi­cos, ap­tos pa­ra el trans­por­te de no­so­tros, los ple­be­yos; pe­ro el Dawn bus­ca traer de vuel­ta a la vi­da no só­lo un nom­bre que se usó por úl­ti­ma vez en 1952, sino de he­cho to­da una era de fies­tas de lu­jo y de­rro­che irre­ve­ren- tes, con in­vi­ta­dos de gran al­cur­nia en la Eu­ro­pa de la pos­gue­rra. Si GQ de­ci­die­ra abrir una ca­te­go­ría de “Au­tos” en su se­lec­ción de los me­jor ves­ti­dos, se­gu­ra­men­te és­te es­ta­ría en­tre los no­mi­na­dos: cier­ta­men­te cual­quier bó­li­do que se­pa có­mo lu­cir ele­gan­te con in­te­rio­res color man- da­ri­na (o que ten­ga un mo­tor V12 de 6.6 L) se si­túa en un ni­vel apar­te.

EL ME­JOR TRANSFORMABLE ACUÁ­TI­CO MUL­TI­PRO­PÓ­SI­TO

Kor­ma­ran

El Kor­ma­ran es un vehícu­lo de gran lu­jo ca­paz de trans­for- mar­se de mo­no­cas­co en ka­ta­ma­rán, tri­ma- rán, hi­dro­plano... y cuan­do ter­mi­nes de ju­gar, in­clu­so pue­de con­ver­tir­se en una pla­ta­for­ma flo­tan­te pa­ra bron­cear­te. Ni a Q, el de Bond, se le ha­bía ocu­rri­do al­go tan sen­sa­cio­nal. kor­ma­ran.com

LA ME­JOR CON­FI­GU­RA­CIÓN DE MA­NE­JO COM­PLE­TA­MEN­TE ELÉC­TRI­CA (INS­PI­RA­DA EN SPACEBALLS)

Lu­di­crous Mo­de, Tes­la

Elon Musk –em­pren­de­dor con in­te­rés es­pe­cial por la tec­no­lo­gía, par­ti­ci­pan­te en la ca­rre­ra es­pa­cial e in­vi­ta­do fre­cuen­te de las pá­gi­nas de la re­vis­ta Wi­red– es el mul­ti- mi­llo­na­rio CEO de Tes­la Mo­tors. Lo an­te­rior sig­ni­fi­ca que pue­de hacer prác­ti­ca­men­te to­do lo que quie­ra, in­clu­yen­do ins­ta­lar el “Lu­di­crous Mo­de” en el nue­vo P90D. “Me pa­re- ció gracioso –di­ce–, por­que la gen­te se va a acor­dar de la ‘lu­di­crous speed’ de la pe­lí­cu­la Spaceballs [la pa­ro­dia de Mel Brooks con te­ma de cien­cia ficción] en mu­cha ma­yor me­di­da de lo que re­cor­da­rán que pue­de ir de 0 a 100 km/h en 2.8 se­gun­dos”. tes­la­mo­tors.com

EL ME­JOR LO-QUE- SEA DE LA HIS­TO­RIA

Bugatti Chi­ron

El Vi­sion Gran Tu­ris­mo de Bugatti es un au­to ex­cén- tri­co, ri­dícu­lo... mag­ní­fi­co. Lo mis­mo que el nue­vo Chi­ron, con sus ro­pa­jes de au­to con­cep­to que no en­ga­ñan a na­die. El Chi­ron es el su­ce­sor del Vey­ron, el au­to más rá­pi­do del pla­ne­ta, al­go así co­mo el “mo­men­to Concorde” del mun­do au­to­mo­vi­lís­ti­co.

Aho­ra se han he­cho adap­ta­cio­nes del mo­tor cuá­dru­ple tur­bo de 16 ci­lin­dros y 8.0 L de su pre- de­ce­sor, pa­ra que al­can­ce unos im­pre­sio­nan­tes 1,500 ca­ba­llos de fuer­za (in­clu- yen­do al­go de hi­bri­da­ción) y una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 466 km/h. Es­pe­ra­mos que la ca­bi­na ten­ga un po­co más de atrac­ti­vo que la del es­cue­to Vey­ron, pe­ro fue­ra de eso, lis­to, es­ta- mos atra­pa­dos... ape­nas con­si­ga­mos al­re­de­dor de 3,650,000 dó­la­res.

EL ME­JOR IN­TEN­TO DE UNA MAR­CA DE AU­TOS PA­RA ME­JO­RAR SU MAL­TRE­CHA REPU­TACIÓN

Budd-e, Volks­wa­gen (au­to con­cep­to)

Co­mo bien re­cor­da­mos, Volks­wa­gen em­pe­zó 2015 co­mo la Pri­me­ra Or­den del mun­do au­to- mo­vi­lís­ti­co, pe­ro de he­cho se ha ido la­bran­do un dis­cre­to ca­mino fue­ra de la nu­be de dió- xi­do de car­bono que ellos mis­mos crea­ron. En un in­ten­to por traer de re­gre­so tiem­pos más fe­li­ces (más hip­pies, por lo me­nos), re­cien­te­men­te VW pre­sen­tó una mi­ni­ván com­ple­ta­men­te eléc­tri­ca y muy ac­tua­li­za­da a la que bau­ti­zó co­mo la Budd-e, que evo­ca muy bien las vi­bras de paz y amor de los 60. La mar­ca ale­ma­na se­gu­ro es­pe­ra que el ge­nial mo­de­lo, tan ale­ja­do de cual­quier con­tro­ver- sia, los vuel­va a po­ner en el ca­mino co­rrec­to pa­ra ale­jar­se del La­do Os­cu­ro.

EL ME­JOR USO SI­MUL­TÁ­NEO DE LOS BÓ­LI­DOS DEL 007

Set de Ja­mes Bond Spec­tre 007, Sca­lex­tric

Si creías que lo más cerca que ibas a es­tar de un As­ton Mar­tin DB10 co­mo el de Ja­mes Bond, o de un Ja­guar C-X75 co­mo el de Mr. Hinx era com­pran­do un DVD de Spec­tre, te te­ne­mos bue­nas noticias. Es­te set de edi­ción es­pe­cial de Sca­lex­tric tie­ne am­bos au­tos. sca­lex­tric.com

LA ME­JOR FOR­MA DE HACER DE UN SU­PER­DE­POR­TI­VO UN HIPERAUTO

Pa­ga­ni Huay­ra BC

Si el Huay­ra ya era ca­paz de vo­lar­nos la ca­be­za de emo­ción, Ho­ra­cio Pa­ga­ni y su equipo de in­ge­nie­ros tra­ba­ja­ron a fon­do pa­ra hacer de es­te cou­pé un au­to de fan­ta­sía. El BC (si­glas que re­ci­bió en ho­nor a Benny Caio­la, una de las per­so­nas que ins­pi­ró a Pa­ga­ni pa­ra abrir su fá­bri­ca de au­tos y el po­see­dor de la pri­me­ra unidad que fa­bri­có) es una lo­cu­ra al vo­lan­te: más de 750 ca­ba­llos de fuer­za pa­ra un vehícu­lo que pe­sa 1,218 ki­lo­gra­mos, al­re­de­dor de 1.6 kg. por hp, lo que lo de­be lle­var a los 100 km/h en me­nos de tres se­gun­dos. Emo­cio­nes de al­to oc­ta­na­je por la mi­tad de lo que cues­ta un Bugatti.

EL ME­JOR BUGGY DEL SI­GLO XXI PA­RA PA­SEAR EN­TRE LA ARE­NA

Za­rooq Sand Ra­cer

Pue­de que los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos no sean fa­mo- sos pre­ci­sa­men­te por su pro­duc­ción au­to- mo­triz, pe­ro si en al­go tie­nen ex­pe­rien­cia es en ha­cer­le fren­te a la are­na del de­sier­to. La verdad es que les en­can­ta, y en par­ti­cu- lar dis­fru­tan manejar a tra­vés de ella; de ahí na­ció el Sand Ra­cer. Cuen­ta con un mo­tor V6 de 3.5 L y es un au­to de ca­rre­ras que tam­bién fun­cio­na en au­to­pis­tas. Es­tá he­cho a mano y tie­ne la ca­pa­ci­dad pa­ra sor­tear cual­quier re­to que le im­pon­ga el de­sier­to (ai­re acon­di- cio­na­do in­clui­do co­mo ca­rac­te­rís­ti­ca es­tán- dar). En 2016 con­ta­rá con su pro­pia se­rie de com­pe­ten­cias.

LA ME­JOR FOR­MA DE IN­VER­TIR EL PRE­MIO MA­YOR DE LA LOTERÍA (NO IN­CLU­YE TA­RI­FAS DE AMA­RRE EN MUE­LLES)

Su­per­ya­te, Ri­va

Hubo un tiem­po en que la ar­ma­do­ra ita­lia­na Ri­va se con­ten­ta­ba con fa­bri­car her­mo­sos bo­tes de ma­de­ra pa­ra que Sophia Lo­ren na­ve­ga­ra al­re­de­dor del La­go Co­mo y man­tu­vie­ra su bron­cea­do per­fec­to. Sin em­bar­go, los tiem­pos han cam­bia­do y aho­ra Ri­va tie­ne am­bi­cio­nes más grandes. Di­ga­mos, 90 me­tros más grandes. La nue­va lí­nea de su­per­ya­tes de la ar­ma­do­ra es ae­ro­di- ná­mi­ca, es­pec­ta­cu­lar y per­so­na­li­za­ble, pe­ro si eres de los que tie­nen que pre- gun­tar cuán­to cues­tan, en­ton­ces no eres de los que pue­den pa­gar­los. Pe­ro no te pon­gas tris­te: de to­dos mo­dos, a me­nos que te ape­lli­des Ga­tes, Buf­fett o Zuc­ker­berg, na­die pue­de pa­gar­los.

EL ME­JOR AU­TO CON­CEP­TO QUE DE VERDAD ES TAN BUENO QUE TU­VIE­RON QUE FABRICARLO

Bentley Exp 10 Speed 6

Igual que R-R, Bentley tam­bién crea una at­mós­fe­ra al­re­de­dor de ca­da uno de sus au­tos, pe­ro nun­ca lo ha­bía he­cho tan bien co­mo en el ca­so del Speed 6, un au­to con- cep­to con tan bue­na eje­cu­ción que la com­pa­ñía no tu­vo más op­ción que dar­le luz ver­de a su pro­duc­ción. Su ex­te­rior lu­ce cur­vas tan ele­gan­tes co­mo las de Léa Sey­doux (los fa­ros de­lan­te­ros pa­re­cen cam­biar de for­ma a me­di­da que uno los ob­ser­va), pe­ro el verdadero cen­tro del pla­cer es­tá en su in­te­rior. No te pier­das los pa­ne­les de las puer­tas, que es­tán he­chos de una so­la pie­za de ma­de­ra de ce­re­zo y gra­ba­dos con el mo­ti­vo del dia­man­te re­pe­ti­do cien­tos de ve­ces; ade­más, el ta­ble­ro es flo­tan­te y los asien­tos, in­com­pa­ra­bles.

EL ME­JOR SU­PER­AU­TO CON SE­LLO DE APRO­BA­CIÓN DE FORMULA 1

Mcla­ren 675LT

El LT es por “Long­tail”, y es tan rá­pi­do que se te de­rre­ti­rá el ce­re­bro na­da más de tra­tar de se­guir el ve­lo­cí­me­tro. Pue­de ir de 0 a 100 km/h en 2.9 se­gun­dos, y a 200 km/h en 7.9 seg. Ade­más, su as­pec­to se ha re­mo­de­la­do tan­to, ba­sán­do­se en el 650S, que prác­ti­ca­men­te es un au­to nue­vo. La tec­no­lo­gía de cam­bio de ca­mino (vía ur­ba­na a au­to­pis­ta) in­vo­lu- cra ac­tua­li­za­cio­nes ae­ro­di­ná­mi­cas con res­pues­tas elec­tri- zan­tes que les gus­tan has­ta a los pi­lo­tos de F1. “Se sien­te co­mo un au­to de ca­rre­ras -nos di­ce Jen­son But­ton-, es co­mo el ar­ma de gue­rra a la que es­toy acos­tum­bra­do”. Y él es de los que sa­ben.

EL ME­JOR AU­TO PA­RA PRE­GUN­TAR­SE SI ES UN AU­TO... O UN AVIÓN

As­ton Mar­tin Vul­can

Só­lo 24 de es­tos ági­les mi­si­les de fi­bra de car­bono ve­rán al­gu­na vez la luz, a ma­ne­ra de ce­re­za del pastel de la ini­cia­ti­va de As­ton Mar­tin de crear au­tos de ca­rre­ras pa­ra el pú­bli­co (se­lec­to) que pue­de pa­gar­los. Di­chos bó­li­dos cuen- tan con un mo­tor V12 de 800 bhp que pa­re­ce que de­vo­ra fue­go, y os­ten­tan un ni­vel de fuer­za des- cen­den­te digno de los au­tos de ca­rre­ras. El Vul­can es un au­to tan ar­tís­ti­ca­men­te be­llo que un clien­te ad­qui­rió dos de ellos, uno pa­ra te­ner­lo en ex­hi­bi­ción y el otro pa­ra ma­ne­jar­lo.

Por una su­ma cer­ca­na a los tres millones de dó­la­res por au­to, las cla­ses de ma­ne­jo es­tán in­clui- das, con to­do y días de prác­ti­ca en pis­ta. Y ca­si se­gu­ro tam­bién vie­ne con ove­ro­les a prue­ba de fue­go, co­mo los de los pi­lo­tos pro­fe­sio­na­les.

LA ME­JOR FOR­MA DE LLE­VAR UN CLÁ­SI­CO AL SI­GLO XXI

Mor­gan 3 Whee­ler eléc­tri­co

Más de un si­glo de tra­di­ción han con­ver­ti­do a Mor­gan en uno de los nom­bres em­ble­má­ti­cos de los de­por­ti­vos re­tro. Pe­ro no por ello se han que­da­do en el pa­sa­do. Una bue­na mues­tra de su avan­ce es la va­rian­te a ba­te­rías que pre­sen­tó de su icó­ni­co 3 Whee­ler.

La ca­rro­ce­ría es de alu­mi­nio y fi­bra de car­bono, mien­tras que el clá­si­co mo­tor en V de mo­to­ci­cle­ta que mon­ta en la parte fron­tal, fue sus- ti­tui­do por uno eléc­tri­co, co­lo­ca­do en la parte pos- te­rior pa­ra im­pul­sar la rue­da tra­se­ra. El re­sul­ta­do: 62 ca­ba­llos de fuer­za y 240 km. de au­to­no­mía.

LA ME­JOR FOR­MA DE TE­NER TU PRI­ME­RA BMW

BMW Mo­to­rrad 310R

¿Creís­te que ibas a te­ner que ven­der un ri­ñón pa­ra po­der cum­plir tu ilu­sión de te­ner una mo­to­ci­cle­ta BMW? Pues ya no, por­que la nue­va 310R es una mo­to na­ked mo­no­ci­lín­dri­ca, con un es­ti­lo que nos re­cuer­da a la S1000 RR, que cues­ta me­nos de 100 mil pe­sos e in­clu­ye ABS de al­to ren­di- mien­to y un re­cu­bri­mien­to es­pe­cial en los ba­lan­ci­nes de las vál­vu­las pa­ra re­du­cir el des­gas­te de las mis­mas. Un sue­ño he­cho reali­dad.

Rá­pi­dos y mor­tal­men­tege­nia­les ( En el sen­ti­do de las ma­ne­ci­llas del re­loj, des­de arri­ba): Au­di R8, Lam­borg­hi­niAven­ta­dor SV y Ferrari 488 GTB.

Tan­ge­ri­ne Dream El Dawn de Rolls-royce es una ac­tua­li­za­ción re­bo­san­te de es­ti­lo de los ele­gan­tes di­se­ños de la mar­ca du­ran­te la épo­ca de la pos­gue­rra. En la foto: el Dawny una Du­ca­ti Xdia­vel.

Mano maes­tra El Myt­hos de Ri­va es el pri­me­ro de una lí­nea de lu­jo­sos su­per­ya­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.