AVES PRODIGIOSAS

La in­dus­tria de la avia­ción evo­lu­cio­na a pasos apre­su­ra­dos en su per­fec­cio­na­mien­to de las po­si­bi­li­da­des hu­ma­nas de vo­lar. Es­tas son las nue­vas ae­ro­na­ves que nos acer­ca­rán más al ho­ri­zon­te azul.

GQ (México) - - GQ MOTORS - Por Pe­dro Mon­ta­ño

Un breve pe­ro pro­fun­do re­pa­so a los avio­nes más avan­za­dos tec­no­ló­gi­ca­men­te que es­tán por sur­car los cie­los.

En el ini­cio de to­do, el hom­bre mi­ró al ho­ri- zon­te y re­co­rrió y ha­bi­tó la Tie­rra. Mi­ró al mar y con­quis­tó las pro­fun­di- da­des de los océa­nos. Le­van­tó la mi­ra­da al cie­lo, ad­mi­ró a las aves y de­ci­dió re­be­lar­se. El de­seo de vo­lar na­ció con no­so­tros, y Leo­nar­do da Vin­ci lo plas­mó en sus di­se­ños, Hen­ri Gif­fard al in­ven­tar el di­ri­gi­ble, los her­ma­nos Wright con sus ex­pe­ri­men­tos, jun­to con de­ce­nas de hom­bres más que cons­tru­ye­ron la ba­se de la avia­ción has­ta evo­lu­cio­nar a lo que co­no­ce­mos hoy en día. En GQ Mé­xi­co nos di­mos a la ta­rea de hacer un breve, pe­ro pro­fun­do re­pa­so a los avio­nes más avan- za­dos tec­no­ló­gi­ca­men­te que es­tán por sur­car los ai­res. Con los que, una vez más, bus­ca­mos con­quis­tar el in­fi­ni­to.

Avión y he­li­cóp­te­ro en uno

LI­LIUM

Li­lium Avia­tion, una star­tup pa­tro- ci­na­da por la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea (ESA), es­tá desa­rro­llan­do el pri­mer avión de des­pe­gue y ate­rri­za­je de ma­ne­ra ver­ti­cal. Pla­nea­da co­mo una ae­ro­na­ve eléc­tri­ca pa­ra uso per­so­nal, Li­lium se­rá si­len­cio­so, eco­ló­gi­co y alta- men­te se­gu­ro, ya que sus ba­te­rías y motores son re­dun­dan­tes, es de­cir, in­cor­po­ran un sis­te­ma en el que, si por al­gún mo­ti­vo una es­ta- ción de­ja­ra de fun­cio­nar, in­me- dia­ta­men­te otra ocu­pa su lu­gar y rea­li­za las ta­reas de la an­te­rior. Se­gún sus cua­tro in­ven­to­res e in­ge­nie­ros ale­ma­nes, Li­lium reúne las ven­ta­jas de los avio­nes de ala

fi­ja y he­li­cóp­te­ros, ya que es mu­cho más si­len­cio­so du­ran­te el des­pe- gue gra­cias a sus motores de ven- ti­la­dor de flu­jo guia­do. Cla­si­fi­ca­do co­mo un avión li­ge­ro de­por­ti­vo pa­ra dos ocu­pan­tes, pue­de des­pe- gar y ate­rri­zar ver­ti­cal­men­te des­de ca­si cual­quier su­per­fi­cie pla­na abier­ta que mi­da co­mo mí­ni­mo 15x15 me­tros, in­clu­yen­do jar­di­nes o pa­tios tra­se­ros, eli­mi­nan­do así la ne­ce­si­dad de la in­fra­es­truc­tu­ra com­ple­ja y cos­to­sa de un ae­ro- puer­to. Su di­se­ño le per­mi­ti­rá rea- li­zar vue­los re­crea­ti­vos en el día y con bue­nas con­di­cio­nes me­te­reo- ló­gi­cas pue­de al­can­zar has­ta 3 mil me­tros de al­ti­tud y ve­lo­ci­da­des de 450 km/h. Sus crea­do­res es­pe­ran po­ner­lo a la ven­ta en 2018.

La jo­ya de la tec­no­lo­gía mi­li­tar

TARANIS

His­tó­ri­ca­men­te, des­de que exis­ten los avio­nes, es­tos siem­pre han si­do uti­li­za­dos co­mo ar­mas en con­flic­tos bé­li­cos. Es­te dron no tri­pu­la­do no es la ex­cep­ción. Desa­rro­lla­do por BAE Sys­tems pa­ra el ejér­ci­to in­glés, vue­la a una ve­lo­ci­dad que su­pera los 1,126 km/h y es­tá di­se­ña­do pa­ra rea- li­zar ta­reas de vi­gi­lan­cia, re­co­pi­lar in­for­ma­ción, de­tec­tar ame­na­zas, mar­car ob­je­ti­vos e in­clu­so ata­car­los, to­do ello con la sim­ple apro­ba­ción de un pi­lo­to en tie­rra. Taranis (nom­bre del dios cel­ta del trueno) es el re­sul­ta­do de 1,5 millones de ho­ras de tra­ba­jo de cien­tí­fi­cos e in­ge­nie­ros del Reino Uni­do. Ade­más de que mi­de 11.8 me­tros de lar­go, 9.7 m. de en­ver­ga­du­ra, y que es vir­tual­men­te in­vi­si­ble a los ra­da­res gra­cias a su tec­no­lo­gía de si­gi­lo y an­ti­de­tec­ción, po­co se sa­be de sus ca­rac­te­rís­ti­cas, ya que la ma­yo­ría de sus de­ta­lles se man­tie­nen cla­si­fi­ca­dos. Es­ta po­de­ro­sa na­ve ha si­do des­cri­ta co­mo “el avión mi­li­tar más avan­za­do y, tec­no­ló­gi­ca­men­te ha­blan­do, ja­más cons­trui­do en el Reino Uni­do”.

He­re­de­ro del zep­pe­lin

AIRLANDER 10

Con 92 me­tros de lar­go y un pe­so de 20 to­ne- la­das, es sin du­da la ae­ro­na­ve más gran­de del mun­do. Cons­trui­do por la em­pre­sa Hy­brid Air Vehi­cles, se ba­sa en un pri­mer di­se­ño rea­li­za­do pa­ra el ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos, el cual rea- li­za­ría mi­sio­nes de vi­gi­lan­cia y re­co­no­ci­mien­to a bordo de él. Sin em­bar­go, la mez­cla de avión, he­li­cóp­te­ro y di­ri­gi­ble fue re­plan­tea­do por es­ta em­pre­sa in­gle­sa que re­ci­bió un prés­ta­mo de 4.8 millones de dó­la­res por parte del go­bierno bri­tá­ni­co, 2.7 millones de dó­la­res de la Unión Eu­ro­pea y ade­más re­cau­dó 3.3 millones de dó­la­res en una cam­pa­ña de crowd­fun­ding pa­ra po­ner en los cie­los a es­te gi­gan­te, trans- por­tar mer­can­cías de ma­ne­ra más eco­nó­mi­ca y lle­var grandes car­ga­men­tos a zo­nas de desas­tres, ya que ate­rri­za a con­trol re­mo­to prác­ti­ca­men­te en cual­quier parte, in­clu­yen­do agua, hie­lo o zo­nas de­sér­ti­cas, y só­lo ne­ce­si­ta a dos per­so­nas pa­ra ser ope­ra­do.

Airlander mi­de 43.5 me­tros de an­cho y 26 me­tros de al­to, cuen­ta con cua­tro motores, pue­de trans­por­tar has­ta 10 to­ne­la­das y tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra lle­var a 48 per­so­nas. La má­xi­ma al­ti­tud que al­can­za son los 6,100 m., su má­xi­ma ve­lo­ci­dad es 148 km/h y pue­de per­ma­ne­cer en vue­lo has­ta 15 días con­se­cu­ti­vos. Se­gún el fa­bri- can­te, es 70% más eco­ló­gi­co que un tí­pi­co avión de car­ga, ya que es si­len­cio­so, ener­gé­ti­ca­men­te efi­cien­te (fun­cio­na con he­lio no in­fla­ma­ble) y no afec­ta al me­dio am­bien­te al emi­tir ba­jas can- ti­da­des de car­bono. La fe­cha de su prue­ba de vue­lo no ha si­do da­da a co­no­cer, pe­ro se es­pe­ra que sea es­te año.

Pa­ra ai­re y agua

ICON A5

Desa­rro­lla­do co­mo pro­to­ti­po en 2008 y re­cien­te­men­te cer­ti­fi­ca­do por las au­to­ri­da­des de avia­ción, es­te hi­dro­avión in­cor­po­ra un fu­se­la­je de fi­bra de car­bono y tren de ate­rri­za­je re­trác­til. ICON A5 es un an­fi­bio di­se­ña­do pa­ra ate­rri­zar tan­to en tie­rra co­mo en agua, y tie­ne la ca­pa­ci­dad pa­ra trans­por­tar a dos per­so­nas en una ca­bi­na ce­rra­da sin pre­su­ri­zar, lo que le im­po­ne lí­mi­tes de al­tu­ra. Sin em­bar­go, la idea de la em­pre­sa es pre­ci­sa­men­te esa: ha­cer­lo un trans­por­te fá­cil de ad­qui­rir y que pue­da ser ma­nio­bra­do por cual­quier per­so­na in­tere­sa­da en la avia­ción co­mo hob­bie. La me­jor prue­ba es que sus alas se pue­den ple­gar ha­cia atrás pa­ra al­ma­ce­nar­lo y trans­por­tar­lo en una ca­mio­ne­ta, por ejem­plo. La ve­lo­ci­dad má­xi­ma que al­can­za es de 176 km/h im­pul­sa­do por un mo­tor Ro­tax de 100 hp, tie­ne flo­ta­do­res hi­dro­di­ná­mi­cos y pa­ra ca­sos de emer­gen­cia don­de to­do fa­lle, cuen­ta con un gran pa­ra­caí- das que ha­rá des­cen­der lenta y sua­ve­men­te al Icon A5. Su pre­cio em­pie­za en los 197 mil dó­la­res.

El dra­gón chino COMAC C919

En no­viem­bre de 2015, Chi­na dio a co­no­cer el que se­rá su pri­mer jet di­se­ña­do y cons­trui­do to­tal- men­te en el país: el COMAC C919. Fa­bri­ca­do en Shang­hái por la Com­mer­cial Air­craft Corp. of Chi­na (COMAC), tie­ne el ob­je­ti­vo de ga­nar pres­ti­gio en el sec­tor ae­ro­náu­ti­co y com­pe­tir co­mer­cial­men­te con el es­ta­dou­ni­den­se Boeing y el eu­ro- peo Air­bus. El avión, de 39 me­tros de lar­go y una ca­pa­ci­dad pa­ra 168 pa­sa­je­ros, cuen­ta con un al­can­ce de vue­lo de 5,555 ki­ló­me­tros, lo que sig­ni­fi­ca que pue­de vo­lar sin es­ca- las de Nue­va York a Los Án­ge­les, por ejem­plo. “La sa­li­da de la pri­me­ra ae­ro­na­ve C919 su­po­ne una eta­pa im­por­tan­te en el de­sa­rro­llo del pri­mer avión de con­cep­ción chi­na”, afir­mó el pre­si­den­te de la COMAC, Jin Zhuan­glong, du­ran­te la ce­re- mo­nia de presentación. Al­gu­nos me­dios chi­nos han se­ña­la­do el 2017 pa­ra su de­but, pe­ro otras ver­sio­nes ase­gu­ran que se­rá has­ta el 2020 cuan­do se ele­ve. Una co­sa es cier­ta, aun­que fue con­ce­bi­do en Chi­na, el C919 con­tie­ne tec­no­lo­gías ex­tran- je­ras. Sus motores Leap-1c fue­ron desa­rro­lla­dos por la em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se Ge­ne­ral Elec­tric y la fran­ce­sa Sa­fran, ba­jo la mar­ca con­jun­ta CFM In­ter­na­tio­nal. De igual for­ma, va­rios de sus sis­te­mas es­tán fa­bri­ca­dos por Ho­ney­well.

“Un avión co­mer­cial no se di­se­ña ni se pro­du­ce en dos días, sino en dos ge­ne­ra­cio­nes”, re­co­no­ció Zhuan­glong du­ran­te la pre­sen­ta- ción del pro­yec­to del C919.

El COMAC C919 se­rá el pri­mer jet di­se­ña­do y cons­trui­do to­tal­men­te en Chi­na, y se es­pe­ra que se ele­ve por los cie­los has­ta el 2020.

Por su tec­no­lo­gía, el Taranis es un dron in­vi­si­ble a los ra­da­res.

El Li­lium al­can­za­rá los 450 km/h y no ne­ce­si­ta­rá es­pa­cios grandes pa­ra des­pe­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.