GOL­PES DE ATHLEISURE

GQ Style (Mexico) - - CONTENTS - Pro­duc­ción Fer­nan­do Carrillo Tex­to Je­sús Al­ber­to Ger­mán

Nos subimos al ring con Ca­me­ron Da­llas, la es­tre­lla di­gi­tal del mo­men­to, pa­ra co­no­cer el me­jor es­ti­lo de­por­ti­vo.

# Rey­de­las­sel­fies

De có­mo un jo­ven de vein­te años lo­gró co­nec­tar un no­caut di­gi­tal que lo ins­ta­ló co­mo el mo­nar­ca de las re­des so­cia­les.

“SÍ, CREO QUE LAS RE­DES SO­CIA­LES MU­CHAS VE­CES PUE­DEN EN­VIAR UN MEN­SA­JE NE­GA­TI­VO, PE­RO TAM­BIÉN PUE­DEN SER UTI­LI­ZA­DAS PA­RA CON­SE­GUIR CO­SAS PO­SI­TI­VAS”.

Abri­go y shorts, Pra­da Tank top, Ken­zo Co­llar, Da­vid Yur­man

Lo di­jo Rocky Bal­boa: “Ca­da cam­peón fue al­gu­na vez un pe­lea­dor que se ne­gó a dar­se por ven­ci­do”. Aun­que sue­ne a cli­ché ex­traí­do de cual­quier li­bro de su­pera­ción per­so­nal, en el boxeo no im­por­ta cuán­tas ve­ces cai­gas, lo pri­mor­dial es le­van­tar­se una y otra vez; apren­der de las de­rro­tas y de ca­da una de tus pe­leas pa­ra así po­der ir ga­nan­do ba­ta­llas. Es­tra­te­gia, pre­ci­sión y re­sis­ten­cia son las tres cla­ves que te lle­van a ven­cer en el ring. An­tes de la pe­lea, la tác­ti­ca es ne­ce­sa­ria pa­ra es­tu­diar a tu opo­nen­te y sa­ber cuá­les son las com­bi­na­cio­nes que po­drían ayu­dar­te a ful­mi­nar­lo en po­cos rounds. Ya en la lo­na, la pre­ci­sión se tor­na in­dis­pen­sa­ble al mo­men­to de co­nec­tar gol­pes a tu ri­val; mien­tras que la re­sis­ten­cia es fun­da­men­tal pa­ra so­bre­vi­vir los epi­so­dios ne­ce­sa­rios. Más allá de las fron­te­ras del cua­dri­lá­te­ro, en la vi­da co­ti­dia­na, es­tos tres con­se­jos del box tam­bién son im­pe­rio­sos pa­ra po­der al­can­zar ca­da una de las me­tas pro­yec­ta­das. Ca­me­ron Da­llas es un cla­ro ejem­plo de ello. Un jo­ven que a sus 23 años se ha con­ver­ti­do en to­da una es­tre­lla me­diá­ti­ca glo­bal gra­cias a que ha sa­bi­do co­nec­tar los gol­pes ade­cua­dos en el mo­men­to opor­tuno. Fue en 2013 cuan­do en­con­tró en Vi­ne el es­ca­pa­ra­te per­fec­to pa­ra echar a vo­lar su in­ge­nio y crea­ti­vi­dad. Lo que en un prin­ci­pio pa­re­cía “co­sa de ado­les­cen­tes”, po­co a po­co se tor­nó en un ca­so de éxi­to. Bas­ta­ron unos cuan­tos me­ses pa­ra que su cuen­ta fue­ra una de las más po­pu­la­res en la hoy ex­tin­ta red so­cial. Pe­ro Da­llas no se con­for­mó, ana­li­zó el pa­no­ra­ma y gi­ró el ti­món cuan­do fue ne­ce­sa­rio, con el fin de al­can­zar otras pla­ta­for­mas. “Co­men­cé en Ins­ta­gram gra­cias a una ami­ga de mi cla­se de cien­cias que me ha­bló de es­ta red. Al prin­ci­pio no sa­bía muy bien có­mo fun­cio­na­ba, pe­ro el que se tra­ta­ra de un te­ma fo­to­grá­fi­co me lla­mó la aten­ción”, ase­gu­ró pa­ra el pro­gra­ma Li­ve Kelly. Ac­tual­men­te, Ca­me­ron tie­ne, en sus múl­ti­ples pla­ta­for­mas, mi­llo­nes de se­gui­do­res de to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta, que lo han con­ver­ti­do en su fuen­te de ins­pi­ra­ción.

Na­ci­do el 8 de sep­tiem­bre de 1994 en Ca­li­for­nia, Es­ta­dos Uni­dos, Ca­me­ron Ale­xan­dre Da­llas fue el me­nor de dos her­ma­nos (su her­ma­na, Sie­rra, tam­bién ha pro­ba­do suer­te co­mo you­tu­ber), cria­dos por su ma­dre, Gi­na. Y fue­ron jus­ta­men­te los miem­bros de su fa­mi­lia las pri­me­ras “víc­ti­mas” de sus bro­mas y ví­deos que más tar­de lo en­cum­bra­rían al es­tre­lla­to. “Mi ma­má siem­pre me ha apo­ya­do. Ade­más de que me acom­pa­ña a mu­chos la­dos y eso le emo­cio­na”, ha de­cla­ra­do en­tre ri­sas. Lue­go de con­quis­tar el am­plio es­pec­tro de las re­des so­cia­les (Ins­ta­gram, Twit­ter, Fa­ce­book y You­tu­be), el californiano no se man­tu­vo es­tá­ti­co. Lle­gó el mo­men­to de ele­gir nue­vos pro­yec­tos que no só­lo le per­mi­ti­rían ser fiel al plan de vi­da que ha­bía ini­cia­do unos años an­tes, sino tam­bién a man­te­ner­se cer­cano a su pú­bli­co. Fue así co­mo en 2014 acep­tó par­ti­ci­par en la pe­lí­cu­la Ex­pe­lled, una co­me­dia ado­les­cen­te en la que apa­re­cie­ron va­rias per­so­na­li­da­des de In­ter­net. Ya ini­cia­do en los te­rre­nos ac­to­ra­les, el si­guien­te pa­so era evi­den­te: la mú­si­ca. “She Bad” se con­vir­tió en su pri­mer sen­ci­llo. El te­ma fue pre­sen­ta­do en abril de 2015 y de in­me­dia­to es­ca­ló pues­tos en las lis­tas de po­pu­la­ri­dad, ade­más de co­se­char bue­nos co­men­ta­rios en­tre sus se­gui­do­res; mien­tras que el vi­deo en You­tu­be al­can­zó en unos días los 42 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes. Ese mis­mo año, Da­llas apa­re­ció en la se­rie de te­le­vi­sión Ame­ri­can Odyssey y en la cin­ta The Out­field, ade­más de que pres­tó su voz pa­ra el fil­me Frog King­dom. Pa­ra 2016, Net­flix lan­zó Cha­sing Ca­me­ron, una es­pe­cie de reality show que le se­guía los pa­sos du­ran­te la gi­ra mun­dial de Mag­com (Meet and Greet Con­ven­tion), pro­yec­to que reunió a un gru­po de in­fluen­cers pa­ra in­ter­ac­tuar con sus fans a ni­vel in­ter­na­cio­nal. “Pien­sa en Mag­com co­mo si Coa­che­lla se en­con­tra­ra con la Co­mic-con. Tie­nes a tu es­tre­lla di­gi­tal fa­vo­ri­ta to­can­do, can­ta­do o ha­cien­do al­go en el es­ce­na­rio”, di­jo a Good Mor­ning Ame­ri­ca. “A tra­vés de pro­yec­tos co­mo Cha­sing Ca­me­ron pue­do ha­cer que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes pue­dan co­no­cer un po­co más y edu­car­se acer­ca del im­pac­to que tie­nen las re­des so­cia­les. A pe­sar de to­do el éxi­to que he con­se­gui­do en es­tas pla­ta­for­mas, pre­fie­ro la co­mu­ni­ca­ción in­ter­per­so­nal. Sí, creo que las re­des mu­chas ve­ces pue­den en­viar un men­sa­je ne­ga­ti­vo, pe­ro tam­bién pue­den ser uti­li­za­das pa­ra con­se­guir co­sas po­si­ti­vas”.

Pe­ro un ines­pe­ra­do round más es­ta­ba por lle­gar: su fa­ce­ta co­mo mo­de­lo. Ya ins­ta­la­do en ella, Da­llas ha apa­re­ci­do en di­fe­ren­tes edi­to­ria­les de mo­da y pro­ta­go­ni­za­do des­fi­les pa­ra las ca­sas de ma­yor re­nom­bre a ni­vel mun­dial. Re­cien­te­men­te, Ca­ro­li­na He­rre­ra de­ci­dió con­vo­car­lo pa­ra for­mar par­te del se­lec­to gru­po de es­tre­llas in­ter­na­cio­na­les que dan vi­da a su cam­pa­ña Own the Party de la fra­gan­cia 212 VIP Black. Y es que no po­de­mos ne­gar que, a sus 23, Ca­me­ron se ha con­ver­ti­do en epí­to­me de éxi­to glo­bal, en un re­tra­to per­fec­to del hom­bre vic­to­rio­so que si­gue sus pro­pias re­glas sin que ello ha­ya sig­ni­fi­ca­do te­ner que sa­cri­fi­car la di­ver­sión a lo lar­go del ca­mino. ¡To­do un triun­fo por K.O.!

Su­da­de­ra, Ever­last Ca­mi­se­ta, Louis Vuit­ton Shorts, Fear of God

“A TRA­VÉS DE PRO­YEC­TOS CO­MO CHA­SING CA­ME­RON PUE­DO HA­CER QUE LAS NUE­VAS GE­NE­RA­CIO­NES CO­NOZ­CAN EL IM­PAC­TO QUE TIE­NEN LAS RE­DES SO­CIA­LES”.

Tank top, Cal­vin Klein

Pants, Fi­la

Te­nis y cal­ce­tas, Adi­das

Cin­tu­rón, vin­ta­ge

Pul­se­ra, Cho­pard

Co­llar, pro­pie­dad de Ca­me­ron Da­llas

Pants, Hu­go Co­llar, pro­pie­dad de Ca­me­ron Da­llas

COOR­DI­NA­CIÓN DE MO­DA:

MARK HOL­MES @ ART DEPT. GROOMER: MI­RA HY­DE @ THE WALL GROUP UTI­LI­ZAN­DO RI­TA HAZAN AND BOB­BI BROWN . PRO­DUC­CIÓN LO­CAL:

PE­TER MCCLAFFERTY . ASIS­TEN­TES DE FO­TO:

PHIL SAN­CHEZ, AMAN­DA YANEZ. DI­GI­TAL TECH: NAT­HAN CASWELL @ IN­DUS­TRIAL CO­LOR. ASIS­TEN­TE DE MO­DA:

JAY MARY BA­RRETT. ASIS­TEN­TE DE GROOMING:

JEN­NI­FER QUINN. BO­XING COACH:

ALE­XAN­DER BRENES. LO­CA­CIÓN: CITY OF AN­GELS BO­XING GYM, LOS ÁN­GE­LES. Ga­bar­di­na, Fen­di Tank top, Cal­vin Klein

Cha­ma­rra, Fi­la

Pants, Dol­ce & Gab­ba­na

Ma­le­tín, Her­mès

Len­tes, Ca­rre­ra

Track­suit, Guc­ci Co­llar, pro­pie­dad de Ca­me­ron Da­llas

Co­llar, pro­pie­dad de Ca­me­ron Da­llas

Re­loj, Au­de­mars Pi­guetSu­da­de­ra, Ami­riCha­ma­rra, Louis Vuit­ton Shorts, Off Whi­tePul­se­ra, Cho­pard

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.