RE­LA­TO ERÓ­TI­CO

H para Hombres - - CONTENIDO -

BÁR­BA­RA HUMEDECE LOS SEN­TI­DOS Y NOS IN­VI­TA A DE­GUS­TAR SUS PLA­CE­RES GOUR­MET, HA­CIEN­DO UN TRÍO RESTAURANTERO.

Ano­che sa­lí con un nue­vo ga­lán que co­no­cí por un fa­mo­so si­tio de ci­tas por In­ter­net; fue la pri­me­ra vez que lo veía en per­so­na y me pa­re­ció más atrac­ti­vo que en sus fo­to­gra­fías.

Es ob­vio que tam­bién le gus­té por­que pla­neó que nues­tra cita se die­ra en un res­tau­ran­te a me­dia luz, lo cual apro­ve­chó mi li­gue pa­ra me­ter­me la mano en­tre las pier­nas ca­si al mo­men­to de sen­tar­nos.

Él em­pe­zó a aca­ri­ciar mi pu­bis dis­cre­ta­men­te por en­ci­ma de mis cal­zo­nes sin que na­die lo no­ta­ra, en lo que re­vi­sá­ba­mos el me­nú; lue­go, con sus de­dos ági­les, me hi­zo el cal­zón a un la­do, se­pa­ró mis la­bios y em­pe­zó a ex­plo­rar el in­te­rior de mi ‘con­chi­ta’.

Yo es­ta­ba bas­tan­te lu­bri­ca­da y en ese mo­men­to ca­si me ve­nía, pe­ro de re­pen­te él re­ti­ró su mano de mi va­gi­na por­que la me­se­ra lle­gó a nues­tra me­sa pa­ra to­mar­nos la or­den. La chi­ca re­sul­tó muy gua­pa, de ca­be­llo ne­gro y ojos ver­des; no usa­ba uni­for­me, sino que -al igual que yo- traía pues­ta una fal­di­ta cor­ta y una blu­sa es­co­ta­da. A pe­sar de la os­cu­ri­dad, al­can­cé a no­tar que te­nía muy bue­nas nal­gas, ca­de­ras am­plias, una cin­tu­ra de avis­pa y se­nos enor­mes que se bam­bo­lea­ban un po­co por­que no traía bra­sier.

A mi ga­lán ca­si se le sa­lie­ron los ojos cuan­do vio a es­ta mu­jer tan sexy, por lo que sen­tí que me ha­cía a un la­do; él no­tó que es­ta­ba un po­co mo­les­ta y me pre­gun­tó el mo­ti­vo. Le ex­pli­qué que sen­tía que a él le gus­ta­ba más la me­se­ra que yo; eso le pa­re­ció gra­cio­so y di­jo que no

ha­bía ra­zón pa­ra te­ner ce­los. Me pi­dió que fue­ra al ba­ño (en ese es­ta­ble­ci­mien­to es in­di­vi­dual y di­se­ña­do tanto pa­ra hom­bres como pa­ra mu­je­res) y me ex­pli­có que si lo es­pe­ra­ba ahí me al­can­za­ría en unos mo­men­tos pa­ra de­mos­trar­me cuán­to me desea­ba. Hi­ce lo que pi­dió y de pronto...

To­có a la puer­ta del ba­ño; en­tró y -sin pen­sar­lo dos ve­ces- me des­nu­dó de la cin­tu­ra pa­ra aba­jo; lue­go me sen­tó so­bre el la­va­bo, me abrió las pier­nas y me me­tió la ver­ga has­ta el fon­do.

Gra­cias a sus mo­vi­mien­tos pro­fun­dos y expertos, sen­tí que me vol­vía lo­ca de pla­cer, pe­ro al­go me in­te­rrum­pió: una per­so­na más que en­tró al ba­ño sin to­car: era la sen­sual me­se­ra que, al pa­re­cer, te­nía su pro­pia lla­ve; se dis­cul­pó y di­jo que no se ha­bía da­do cuen­ta que es­ta­ba ocu­pa­do.

Mi ga­lán, tra­vie­sa­men­te, le in­di­có que no era ne­ce­sa­rio que se fue­ra; así, sin sa­lir­se de mi va­gi­na, es­ti­ró el bra­zo y le al­zó la fal­da. Am­bos nos sor­pren­di­mos al ver que no traía cal­zo­nes.

Él le en­sar­tó el de­do ín­di­ce en el co­ño y el pul­gar en el ano, y la ja­ló sua­ve­men­te ha­cia no­so­tros. A ella le gus­tó la sen­sa­ción, pues no se que­jó y no opu­so ni la me­nor re­sis­ten­cia.

Él se re­ti­ró de mi co­ñi­to y con el pe­ne to­da­vía pa­ra­do, nos in­di­có a la me­se­ra y a mí que nos in­cor­po­rá­ra­mos y nos pu­sié­ra­mos la­do a la­do -de es­pal­das a él- y que nos in­cli­ná­ra­mos ha­cia ade­lan­te has­ta aga­rrar­nos los to­bi­llos.

Nos pu­si­mos así y él le le­van­tó nue­va­men­te la fal­da a la me­se­ra pa­ra de­jar sus nal­gas vo­lup­tuo­sas al des­cu­bier­to y nos pe­ne­tró por tur­nos; pri­me­ro en­tra­ba en mi va­gi­na, lue­go en mi ano, lue­go -cam­bián­do­se de con­dón- en la va­gi­na de ella y en su ano.

Cuan­do se vino afue­ra de no­so­tras, ver­tió los cho­rros de su se­men so­bre nues­tros glú­teos que que­da­ron em­pa­pa­dos con su es­per­ma.

Aun­que to­do es­tu­vo de­li­cio­so, yo no que­dé tan com­pla­ci­da por­que me dio la im­pre­sión de que las dos ex­ci­ta­mos por igual a mi date y eso me pu­so muy ce­lo­sa. Por suer­te, des­pués me di­jo que mis ori­fi­cios es­ta­ban más sa­bro­sos que los de la me­se­ra, y eso me pu­so con­ten­ta; lo que no sé es si los clien­tes se eno­ja­ron, pues tu­vie­ron que es­pe­rar su or­den mien­tras la me­se­ra co­gía con no­so­tros!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.