RE­LA­TO ERÓTICO

EN LA PRI­ME­RA CI­TA

H para Hombres - - CONTENIDO -

BÁR­BA­RA NOS RE­LA­TA LA PRÁC­TI­CA DEL FISTING, TO­DO UN AR­TE DON­DE EL PU­ÑO DE­BE SER TAN SU­TIL CO­MO CADENCIOSO.

Ha­ce unos días sa­lí a una ci­ta a cie­gas con Javier, el ami­go de una ami­ga; fui­mos a to­mar una co­pa y me pa­re­ció tan atrac­ti­vo que des­pués de pla­ti­car un ra­to lo in­vi­té a mi ca­sa para que co­gié­ra­mos.

Lle­ga­mos a mi re­cá­ma­ra y nos des­ves­ti­mos; me pi­dió po­ner las ma­nos en el pi­so, se pa­ró atrás de mí, me aga­rró los to­bi­llos y los al­zó en el ai­re, abrién­do­me las pier­nas para lue­go pe­ne­trar­me. Ten­go en­ten­di­do que...

Al­gu­nas per­so­nas le lla­man a es­ta po­si­ción ‘la ca­rre­ti­lla’, y me pa­re­ció muy emo­cio­nan­te man­te­ner el equi­li­brio con so­lo las pal­mas de mis ma­nos en el sue­lo, mien­tras sen­tía su pe­ne hin­cha­do en­trar y sa­lir de mi vagina hú­me­da.

Eso sí, es­ta pos­tu­ra es bas­tan­te can­sa­da. Des­pués de que los dos ter­mi­na­mos, Javier de plano ca­yó ren­di­do so­bre la ca­ma y, a los po­cos mi­nu­tos, ya es­ta­ba ron­can­do.

De mo­men­to eso me mo­les­tó, pues aun­que me hi­zo sen­tir un or­gas­mo muy in­ten­so te­nía ga­nas de se­guir.

Da­do que mi

com­pa­ñe­ro es­ta­ba dor­mi­do, sa­qué de mi ca­jón una bo­te­lla de lu­bri­can­te, me un­té una bue­na can­ti­dad en el clí­to­ris y en la aber­tu­ra va­gi­nal, y em­pe­cé a mas­tur­bar­me de­li­cio­sa­men­te.

En eso me di cuen­ta de que Javier pro­ba­ble­men­te es­ta­ba te­nien­do una pesadilla, ya que em­pe­zó a mur­mu­rar y a ti­rar pu­ñe­ta­zos al ai­re co­mo si es­tu­vie­ra gol­pean­do a al­guien; tra­té de des­per­tar­lo, mas re­sul­tó im­po­si­ble.

Se es­ta­ba com­por­tan­do co­mo so­nám­bu­lo, pe­ro en lugar de ca­mi­nar se pu­so a for­ce­jear con­mi­go; en­ton­ces me sen­té so­bre él a hor­ca­ja­das para in­ten­tar de­te­ner­lo.

Es­ta­ba yo tan di­la­ta­da, que con un mo­vi­mien­to que hi­zo en­sar­tó su pu­ño en mi vagina; no ten­go idea de có­mo su­ce­dió. Su mano ce­rra­da se des­li­zó fá­cil­men­te por mi con­duc­to va­gi­nal, el cual es­ta­ba muy lu­bri­ca­do.

La ver­dad sen­tí de­li­cio­so y se me an­to­ja­ba mo­ver la ca­de­ra co­mo si tu­vie­ra un gran pe­ne den­tro de mi pu­chi­ta. Len­ta­men­te, y con cui­da­do, me fui le­van­tan­do para que el pu­ño se sa­lie­ra de mi ca­vi­dad sin las­ti­mar­me. Fi­nal­men­te lo­gré des­per­tar a Javier, y le ex­pli­qué lo que ha­bía su­ce­di­do.

Él in­sis­tió en dar­me be­sos en to­da la zo­na por­que pen­só que me ha­bía cau­sa­do da­ño; la ver­dad es que no me do­lía, pe­ro si­mu­lé que sí por­que se me an­to­ja­ba mu­cho que me ma­ma­ra mi con­chi­ta, así que in­sis­tí en que me lle­va­ra a un or­gas­mo con su len­gua.

Sin du­da fue una ex­pe­rien­cia muy ra­ra, pe­ro tam­bién bas­tan­te ex­ci­tan­te. Lo úni­co ma­lo es que aho­ra que ya he sen­ti­do un pu­ño den­tro de mí, tal vez voy a ne­ce­si­tar aman­tes con ver­gas ex­tra gran­des para que me sa­tis­fa­gan.

Tú, ¿te apun­tas?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.