SUGAR BABY

DE ELLAS Y NOS RE­LA­TÓ SU HIS­TO­RIA, SUS MO­TI­VA­CIO­NES ECO­NÓ­MI­CAS Y SUS PRO­YEC­TOS A ME­DIANO PLA­ZO; NO PIER­DAS EL HI­LO DE SU PLÁ­TI­CA, POR SI TE LA EN­CUEN­TRAS AL­GÚN DÍA... TÚ SA­BRÁS SI LA CON­VIER­TES EN TU SUGAR BABY.

H para Hombres - - CONTENIDO - POR: MA­RIO MANTEROLA

CO­NO­CE A VA­LEN­TI­NA, UNA MU­JER TAPATÍA QUE HA­CE DE SU OFI­CIO UN PLA­CER PARA TO­DOS LOS HOM­BRES INQUIETOS.

Del­ga­da, de ca­be­llo on­du­la­do, pier­nas lar­gas y ojos gran­des, con ca­ra de ni­ña inocen­te y con mu­cho es­ti­lo para ves­tir.

Ca­mi­na por las ca­lles en fal­da cor­ta y ta­co­nes al­tos mez­clán­do­se en­tre la gen­te; po­cos la vol­tean a ver, pe­se a ser bo­ni­ta y te­ner un tra­se­ro cu­ya re­don­dez se adap­ta a cual­quier pren­da.

Es­to se de­be a que na­die sa­be que esa chi­ca des­preo­cu­pa­da pue­de ga­nar has­ta 25 mil pe­sos dia­rios so­lo por brin­dar­le a un hom­bre un ra­to de com­pa­ñía y sin ne­ce­sa­ria­men­te in­vo­lu­crar se­xo.

SE LLA­MA VA­LEN­TI­NA Y ES DE GUA­DA­LA­JA­RA, TIE­NE 25 AÑOS Y DU­RAN­TE LOS ÚL­TI­MOS DOS SE HA ASU­MI­DO CO­MO UNA SUGAR BABY, ES DE­CIR, UNA CHI­CA QUE SA­LE CON HOM­BRES A CAM­BIO DE RE­GA­LOS.

No es pros­ti­tu­ta por­que no se para en una es­qui­na a es­pe­rar a al­guien que le pa­gue por te­ner se­xo, tam­po­co es es­cort por­que, ade­más de com­pa­ñía, tie­ne que ser ami­ga­ble y pa­re­cer la no­via bo­ni­ta de quien con­tra­ta sus ser­vi­cios. De acuer­do con la tapatía, las sugar babys son ni­ñas con las que sí pue­des sa­lir, con las que, si te en­cuen­tras con al­guien co­no­ci­do en una pla­za, no se te van a que­dar vien­do feo; en re­su­men, son chi­cas que cual­quier hom­bre qui­sie­ra pre­sen­tar­le a su ma­má. En su ca­so ha triun­fa­do no por ser bo­ni­ta, sino por­que es bue­na on­da, por­que sa­be ha­cer plá­ti­ca y los hom­bres dis­fru­tan te­ner­la a su la­do.

OB­SE­QUIOS QUE VA­LEN ORO

Los re­ga­los pue­den ir des­de via­jes, te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, ro­pa, compu­tado­ras o lo que le ha­ga fal­ta, aun­que des­de ha­ce al­gún tiempo de­jó de re­ci­bir co­sas ma­te­ria­les y es­ta­ble­ce ta­ri­fas mo­ne­ta­rias, por­que ya lo te­nía to­do. Si quie­res in­vi­tar­la al ci­ne, a ce­nar, lue­go a una fies­ta para des­pués ir­se a un ho­tel, de­bes pa­gar -mí­ni­mo- diez mil pe­sos.

PA­GOS ECO­NÓ­MI­COS Y EN ES­PE­CIE HAY QUIEN LE HA OFRE­CI­DO PA­GAR­LE CON MI­LLAS AÉ­REAS Y CON UNA PLA­ZA DE TRA­BA­JO EN EL GO­BIERNO.

Al día ha­ce una o dos ci­tas (en­cuen­tros cor­tos) para co­no­cer clien­tes po­ten­cia­les que pue­dan dar­le al­go más, no ne­ce­sa­ria­men­te di­ne­ro, pues hay quien has­ta ha ofre­ci­do pa­gar­le con mi­llas aé­reas y una pla­za de tra­ba­jo en el go­bierno, co­sa que no acep­ta pues, has­ta eso, tie­ne éti­ca y le re­mor­de­ría la con­cien­cia ga­nar di­ne­ro a cos­ta de la gen­te. Eso sí, tie­ne un piano en ca­da una de sus dos ca­sas por­que sa­be qué ti­po de re­ga­los acep­tar.

INI­CIOS CO­MEN­ZÓ A DE­DI­CAR­SE A ESO POR CU­RIO­SI­DAD E IN­VI­TA­CIÓN DE UNA AMI­GA QUE SE HA­BÍA INS­CRI­TO EN LA PÁ­GI­NA SEEKING ARRANGEMENT.

Es­te si­tio en In­ter­net se de­di­ca a or­ga­ni­zar en­cuen­tros en­tre chi­cas dis­pues­tas a to­do con hom­bres lla­ma­dos sugar daddys o ‘pa­pi­chu­los’, que se­pan con­sen­tir­las; sin em­bar­go, al po­co tiempo se dio cuen­ta que po­dría ir­le mejor si lo ha­cía por su cuen­ta me­dian­te las re­des so­cia­les: “Lo ha­go así des­de ha­ce dos años y me ha ido muy bien. Yo em­pe­cé en Gua­da­la­ja­ra y no es­ta­ba tan pa­dre por­que el ti­po de gen­te que con­tac­ta­ba es­ta­ba muy pe­sa­da; si bien no eran nar­cos, sí te­nían que ver con la po­lí­ti­ca, y a mí eso no me la­tía, por eso me mu­dé a la Ciu­dad de Mé­xi­co y co­men­zó a ir­me mejor”, ase­gu­ra Va­len­ti­na. “Es­tu­dié co­mu­ni­ca­ción en Gua­da­la­ja­ra, vi­vía con mis pa­pás y mis her­ma­nos. Yo era sú­per ño­ña, siem­pre fui muy apli­ca­da en la es­cue­la, nun­ca fui tan ami­gue­ra, ni an­tre­ra, ni na­da de eso, so­lo un día me en­tró la cu­rio­si­dad por una ami­ga que es­ta­ba ya en la pá­gi­na y em­pe­cé a ver, me gus­tó, me ins­cri­bí y des­pués vi que po­día ha­cer al­go más. Que­ría co­brar por ver­me bien, por se­xo, pe­ro no ha­cer­lo de ma­ne­ra tan vul­gar. La pri­me­ra vez es­ta­ba sú­per ner­vio­sa, me que­dé de ver con él en un café y des­pués de pla­ti­car hi­ci­mos click de in­me­dia­to”, re­cuer­da Va­len­ti­na.

MI­LES DE SE­GUI­DO­RES AC­TUAL­MEN­TE TIE­NE CA­SI 60 MIL SE­GUI­DO­RES EN TWIT­TER Y AU­MEN­TAN CA­DA DÍA GRA­CIAS A LAS FO­TO­GRA­FÍAS QUE CA­SI TO­DOS LOS DÍAS SUBE.

En su cuen­ta es­tá su te­lé­fono y ahí uno pue­de con­tac­tar­la por What­sapp, aun­que la ma­yo­ría que se atre­ve a man­dar­le un men­sa­je so­lo es para ob­te­ner más fo­to­gra­fías, pues cuan­do se en­te­ran lo que cues­ta pa­sar un ra­to con ella des­apa­re­cen y se con­for­man con ver de le­jos.

Des­de que abrió su twit­ter su ne­go­cio, se­gún sus pro­pias pa­la­bras, ya es muy des­ca­ra­do y di­rec­to, pe­ro a pe­sar de to­do ella tie­ne el con­trol para de­ci­dir con quién sa­le y con quién no.

EL PLA­CER DE VIA­JAR TRAS CO­NO­CER AL AS­PI­RAN­TE A SUGAR DADDY, LUE­GO AC­CE­DE A AL­GO MÁS CO­MO UN VIA­JE POR MÉ­XI­CO O AL EX­TRAN­JE­RO.

A dia­rio le lle­gan cin­co o seis pro­pues­tas se­rias a su te­lé­fono y, des­pués de pla­ti­car con ellos, sa­be con cuál pue­de sa­lir; una vez que co­no­ce al as­pi­ran­te a sugar daddy es cuan­do ac­ce­de a via­jes por Mé­xi­co o el ex­tran­je­ro. Ba­jo ese pro­ce­so se ha ido ‘pa­ga­da’ a Can­cún, Va­llar­ta, Aca­pul­co, Tax­co, Eu­ro­pa, Chi­le, Ar­gen­ti­na y Ru­sia, por men­cio­nar al­gu­nos des­ti­nos. La ta­ri­fa es, en pro­me­dio, 15 mil pe­sos por un via­je do­més­ti­co y has­ta 25 mil dia­rios por uno más allá de las fron­te­ras; de acuer­do a la du­ra­ción del mis­mo se ajus­ta el cos­to, pues hu­bo al­guien que se la lle­vó a dar la vuel­ta al mun­do du­ran­te mes y me­dio.

RE­LA­CIÓN FA­MI­LIAR

EN MI CA­SA SA­BEN A QUÉ ME DE­DI­CO, Y A MIS HER­MA­NOS CO­MO QUE LES VA­LE.

En dos años ha for­ja­do un pa­tri­mo­nio que le per­mi­ti­ría re­ti­rar­se y de­di­car­se a un em­pleo más “nor­mal”, pe­ro por lo pron­to no hay un mo­ti­vo para ha­cer­lo, a pe­sar de que ha si­do víc­ti­ma de ex­tor­sión por par­te de un pre­sun­to clien­te que la ame­na­zó con re­ve­lar su iden­ti­dad an­te to­da su

fa­mi­lia y ami­gos, así co­mo da­tos per­so­na­les de to­dos ellos, por eso op­ta por ser trans­pa­ren­te y no te­ner se­cre­tos con su fa­mi­lia: “Sí, en mi ca­sa ya sa­ben a lo que me de­di­co. A mis her­ma­nos co­mo que les va­le, so­lo me di­cen que me cui­de mu­cho. Pe­ro mi ma­má, cuan­do se en­te­ró, to­mó el pa­pel de ma­la ma­dre, se re­pro­chó no dar­me lo que ne­ce­si­ta­ba; yo hu­bie­ra pre­fe­ri­do que me re­ga­ña­ra, que me die­ra unas ca­che­ta­das y ya. Co­mo me ven muy cen­tra­da, que no gas­to a lo güey, que aho­rro y coope­ro con los gas­tos de la ca­sa, no me pi­den que lo de­je, pe­ro es un te­ma que ya no se to­ca”.

PERS­PEC­TI­VAS A FU­TU­RO

“ES­TOY PLA­NEAN­DO DE­JAR­LO, PE­RO ES SÚ­PER DI­FÍ­CIL; ES CO­MO UNA ADIC­CIÓN, NO LO PUE­DES DE­JAR DE GOL­PE, TIE­NE QUE SER PO­CO A PO­QUI­TO PARA QUE NO DUE­LA”.

El plan de Va­len­ti­na es ser sugar baby por unos dos años más, se­guir jun­tan­do su­fi­cien­te di­ne­ro para de­di­car­se a otros pro­yec­tos, co­mo su sue­ño de ser do­cu­men­ta­lis­ta o abrir un hos­tal en una pla­ya de Oa­xa­ca, ol­vi­dar­se de to­dos sus clien­tes y, quizá, co­no­cer a al­guien y for­mar una fa­mi­lia, pe­ro eso úl­ti­mo es al­go que no le in­tere­sa y has­ta di­ce que le da mu­cha flo­je­ra.

FO­TOS: NERI ANSINA

MA­QUI­LLA­JE Y PEI­NA­DO: MAU­RI­CIO SA­LA­ZAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.