Ni­ños lo­bo

H para Hombres - - LAS SEX­PER­TAS -

1. Mar­cos Ro­drí­guez Pan­to­ja Lu­chó por so­bre­vi­vir con la ayu­da de una ma­na­da de lo­bos.

En Es­pa­ña de los años 50, es­te ni­ño vi­vió so­lo des­de los 7 has­ta los 19 años en una zo­na de la Sie­rra Mo­re­na. En 1965 la Guar­dia Ci­vil lo en­con­tró y fue in­ter­na­do en Ma­drid, don­de lo edu­ca­ron y en­se­ña­ron el idio­ma es­pa­ñol.

2. Di­na Sa­ni­char Fue des­cu­bier­to si­guien­do a un lo­bo en su gua­ri­da.

Era un mu­cha­cho que vi­vía en el or­fa­na­to Se­kan­dra, y fue sa­ca­do de la cue­va de un lo­bo en 1867 cuan­do te­nía 6 años. Fue ha­lla­do cuan­do unos ca­za­do­res re­co­rrían las sel­vas de Bu­lands­hahr y lo avis­ta­ron co­rrien­do en cua­tro pa­tas. Di­na nun­ca apren­dió a ha­blar y mu­rió en 1895.

Ni­ña cer­do Wang Xian­feng Fue ama­man­ta­da por puer­cas y dor­mía con ellas por las no­ches.

Era una ni­ña de Liao­ning, Chi­na. Fue de­ja­da con los cer­dos de la fa­mi­lia por­que su pa­dre sor­do­mu­do y su ma­dre re­tar­da­da eran in­ca­pa­ces de cui­dar­la. En 1983, unos psi­có­lo­gos la des­cu­brie­ron; te­nía 9 años y la in­te­li­gen­cia de un ni­ño de 3.

3. Vi­cen­te Cau­cau Co­no­ci­do co­mo “el ni­ño lo­bo”, fue en­con­tra­do en Chi­le en 1948.

Los lu­ga­re­ños de Puer­to Va­ras se per­ca­ta­ron de que fal­ta­ba co­mi­da en sus des­pen­sas, y ga­lli­nas y hue­vos en sus ga­lli­ne­ros. Tras va­rias ho­ras bus­can­do en el bos­que, en­con­tra­ron al cul­pa­ble: un ni­ño de 10 años que ca­mi­na­ba a cua­tro pa­tas, es­ta­ba cu­bier­to de pe­lo y gru­ñía, mor­día y ara­ña­ba. Ber­ta Ri­quel­me, una es­pe­cia­lis­ta en len­gua­je, ter­mi­nó adop­tan­do a Vi­cen­te, quien desa­rro­lló una vi­da fe­liz y con­si­guió adap­tar­se al mun­do, mu­rien­do a los 74 años.

Ni­ño ca­bra Da­niel Fue cria­do por ca­bras en los An­des pe­rua­nos.

En 1990 se re­por­tó a un ni­ño de 8 años cria­do por ca­bras, y se le dio el nom­bre de Da­niel. Ca­mi­na­ba con sus cua­tro ex­tre­mi­da­des y se co­mu­ni­ca­ba con las ca­bras, pe­ro no en­ten­día el len­gua­je hu­mano. So­bre­vi­vió con la leche de es­tos ani­ma­les y co­mien­do ba­yas.

Di­na Sa­ni­char Hir­su­tis­mo M a r c o s Ro d r í g u e z

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.