AU­TO SO­ÑA­DO

H para Hombres - - CONTENIDO -

TE TRAE­MOS EL LUJO Y PO­TEN­CIA DEL CADILLAC ATSV-SE­RIES. UN SEDÁN QUE GO­ZA DE UNA LÍ­NEA DE GRAN ELE­GAN­CIA QUE

-AL CONDUCIRLO- ES FÁ­CIL DE HA­CER LA ‘V’ DE LA VIC­TO­RIA.

En tiem­pos don­de los se­da­nes eu­ro­peos de lujo do­mi­nan la es­ce­na mun­dial, Cadillac -sím­bo­lo inequí­vo­co de ele­gan­cia- quie­re re­cu­pe­rar, con la Se­rie V del ATS, el lu­gar que al­gu­na vez tu­vo.

El sa­lu­do a dos de­dos, o V de la vic­to­ria, de­ri­va de los ges­tos ma­nua­les de los ar­que­ros que lu­cha­ron con In­gla­te­rra en la Ba­ta­lla de Agin­court (1415) du­ran­te la Gue­rra de los Cien Años. In­gla­te­rra y Fran­cia se em­bar­ca­ron en una fe­roz ba­ta­lla por las enor­mes po­se­sio­nes acu­mu­la­das por los mo­nar­cas in­gle­ses des­de 1154 en te­rri­to­rios fran­ce­ses. Así co­mo in­gle­ses y ga­los lu­cha­ban vehe­men­te­men­te por lo su­yo, Cadillac quie­re re­con­quis­tar el éxi­to que ini­ció en la dé­ca­da de los 50, y vol­ver a po­si­cio­nar­se en la ci­ma de los se­da­nes de­por­ti­vos de lujo que, ac­tual­men­te, do­mi­nan los eu­ro­peos BMW y Mer­ce­des-benz.

RE­SU­RREC­CIÓN

Atrás han que­da­do be­lle­zas co­mo El­do­ra­do o el Tou­ring Sedán que enamo­ra­ron a ge­ne­ra­cio­nes; aho­ra Cadillac pre­ten­de sa­lir del ol­vi­do y qui­tar­se, una vez por to­das, el es­tig­ma de no po­der fa­bri­car vehícu­los emo­cio­nan­tes... ¡El ATS-V Sedán es el co­mien­zo!

La fa­mi­lia V-se­ries se en­car­ga de los mo­de­los con pres­ta­cio­nes de­por­ti­vas de al­to desem­pe­ño; el re­sul­ta­do es un Cadillac que com­bi­na la ele­gan­cia ya co­no­ci­da, con un ‘plus’ en de­por­ti­vi­dad que di­bu­ja una son­ri­sa con so­lo ver­lo (y ma­ne­jar­lo).

Por fue­ra des­ta­can las lu­ces LED que

con­ti­núan las lí­neas verticales de los fa­ros fron­ta­les y ma­ni­jas ilu­mi­na­das. Aun­que el di­se­ño ex­te­rior es me­nos agre­si­vo que la va­rian­te coupé, el re­co­rri­do de las fi­nas lí­neas no es­tán alejadas de la per­so­na­li­dad di­ná­mi­ca que des­pren­de su fa­mi­liar in­me­dia­to. Las nue­vas fas­cias con to­mas de ai­re más gran­des, los enor­mes ri­nes de 18 pul­ga­das y el di­fu­sor tra­se­ro, cu­yo con­tex­to pre­su­me dos sa­li­das de es­ca­pe, de­jan cla­ro que el au­to del eje­cu­ti­vo se ha re­be­la­do.

CO­MO EN LA SA­LA DE CA­SA

La ca­bi­na es co­mo es­tar en una bi­blio­te­ca, don­de se ob­ser­va, pal­pa y trans­pi­ra un am­bien­te Pre­mium con ver­sa­ti­li­dad en los ma­te­ria­les y una ar­te­sa­nía de al­to ni­vel po­co vis­ta en el seg­men­to. Per­so­nal­men­te go­cé los asien­tos de cu­bo Re­ca­ro, pe­da­les de­por­ti­vos y aca­ba­dos de al­cán­ta­ra en va­rias par­tes de la ca­bi­na que me de­mos­tra­ron que a es­te ATS-V no so­lo lo ri­ge la ele­gan­cia. El tac­to del vo­lan­te en piel y ca­le­fac­ta­ble es ex­tra­or­di­na­rio, aun­que si lo com­pa­ra­mos con los de­más se­da­nes de lujo, el es­pa­cio pa­ra las pier­nas en la hi­le­ra tra­se­ra es li­mi­ta­do. Des­ta­ca el Sis­te­ma de in­foen­tre­te­ni­mien­to en el que po­drás to­mar el con­trol to­tal de tu ca­mino en una pan­ta­lla tác­til.

GRAN PO­DE­RÍO

El mo­de­lo se sien­te muy se­gu­ro en ca­da cur­va y mues­tra gran con­fort de march; esto de­bi­do al con­trol mag­né­ti­co de ma­ne­jo que adap­ta la sus­pen­sión en 4 mo­dos me­dian­te los cua­les se lo­gra leer y reac­cio­nar an­te el ca­mino mil ve­ces por se­gun­do. La dis­tri­bu­ción de pe­so, cer­ca­na a 50/50, tam­bién coad­yu­va al aplo­mo con el que el mo­de­lo se en­fren­ta en ca­da si­tua­ción.

Los cam­bios de la ca­ja au­to­má­ti­ca de ocho ve­lo­ci­da­des re­sul­tan muy dó­ci­les, y si se de­ci­de uti­li­zar el mo­do manual ac­cio­nan­do las pa­le­tas de cambio de­trás del vo­lan­te, el vehícu­lo se vuel­ve mu­cho más di­ver­ti­do. El mo­tor, de 3.6 li­tros bi­tur­bo de 464 bhp, tie­ne gran em­pu­je, acor­de al as­pec­to deportivo que el ATS-V pre­ten­de ema­nar, y la ex­ce­len­te res­pues­ta de los fre­nos Brem­bo es­tá ga­ran­ti­za­da. No obs­tan­te, no es un mo­tor tan re­fi­na­do y lle­ga a ser rui­do­so, eso sí, brin­da una ma­yor sen­sa­ción de res­pues­ta a ba­jas ve­lo­ci­da­des.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, la sus­pen­sión rí­gi­da ab­sor­be co­rrec­ta­men­te las im­per­fec­cio­nes en el ca­mino aun­que, al igual que al ATS con­ven­cio­nal, una ma­yor sen­sa­ción de so­li­dez no le ven­dría mal. Con es­ta va­rian­te, Cadillac de­ja cla­ro que es­tá de re­gre­so a la ba­ta­lla.

SU DI­SE­ÑO EX­TE­RIOR PO­SEE FI­NAS LÍ­NEAS, QUE LE CON­FIE­REN UNA PER­SO­NA­LI­DAD DI­NÁ­MI­CA.

SUS ASIEN­TOS, DE AL­TA CA­LI­DAD, SON DE LA MAR­CA RE­CA­RO.

SU DI­FU­SOR TRA­SE­RO PRE­SU­ME DOS SA­LI­DAS DE ES­CA­PE, DÁN­DO­LE UN AI­RE DEPORTIVO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.