AHO­RA TE EX­PLI­CO :

H para Hombres - - LAS SEXPERTAS -

1 ¿QUÉ ES LA PRÁC­TI­CA SWINGER?

Es un es­ti­lo de vi­da; pa­ra sus par­ti­ci­pan­tes es to­da una cul­tu­ra con re­glas cla­ra­men­te es­ta­ble­ci­das que.

CON­SIS­TE EN ABRIR LA MEN­TE Y SE­PA­RAR LA RE­LA­CIÓN AFEC­TI­VA QUE SE TIE­NE CON LA PA­RE­JA

DEL PU­RO DE­SEO SE­XUAL.

2 ¿EN QUÉ CON­SIS­TE?

SE PUE­DE DE­FI­NIR CO­MO UN IN­TER­CAM­BIO DE PA­RE­JAS QUE AYU­DA A LAS RE­LA­CIO­NES ES­TA­BLES (SO­BRE TO­DO LAS QUE LLE­VAN AÑOS) A SA­LIR DE LA MONOTONÍA Y ROM­PER LA RU­TI­NA.

3 ¿DÓN­DE SU­CE­DEN ES­TAS PRÁC­TI­CAS?

HAY CLU­BES, HO­TE­LES, EVEN­TOS Y UNA CUL­TU­RA DE­TRÁS DE TO­DO ESTO. ASÍ QUE DE EN­TRA­DA PUE­DES PLANTEARLE A TU PA­RE­JA QUE VA­YAN A CO­NO­CER UNO DE ES­TOS LU­GA­RES.

Lo pa­dre de to­do esto es que tie­nen re­glas muy es­pe­cí­fi­cas don­de el res­pe­to es lo más im­por­tan­te, de ma­ne­ra que si no se sien­ten có­mo­dos de par­ti­ci­par, sim­ple­men­te se pue­den re­ti­rar y lis­to.

Otra co­sa muy im­por­tan­te que de­bes to­mar en cuen­ta es que no pue­des asis­tir a es­te ti­po de lu­ga­res de ma­ne­ra in­di­vi­dual, es de­cir, ni se te ocu­rra apa­re­cer­te no­más pa­ra ver a la es­po­sa de al­guien pa­ra co­gér­te­la. A pe­sar de lo que pa­re­ce, se tra­ta de lu­ga­res se­rios, don­de son muy es­tric­tos y so­lo se per­mi­te la en­tra­da con tu pa­re­ja.

4 RE­GLAS PA­RA LA PRÁCTIA SWINGER

+ Tra­ta a la gen­te co­mo te gus­ta­ría que te tra­ta­ran a ti.

+ Lle­va siem­pre pre­ser­va­ti­vos. + No des­cui­des tu hi­gie­ne. + Si al­guien di­ce ‘no’ es ‘no’.

+ Acep­ta so­lo lo que sea di­ver­ti­do pa­ra ti y tu pa­re­ja.

+ Si tu pa­re­ja no es­tá de acuer­do con el en­cuen­tro, no la pre­sio­nes.

+ No es­ta­ble­cer nin­gún ti­po de re­la­ción afec­ti­va o emo­cio­nal fue­ra del en­cuen­tro se­xual por­que se­ría infidelidad.

5 ¿CUÁN­DO SE RE­CO­MIEN­DA?

CUAN­DO LAS PA­RE­JAS

SON ES­TA­BLES, TIE­NEN PLE­NA CON­FIAN­ZA UNO DEL OTRO; ASÍ CO­MO UN CRI­TE­RIO AM­PLIO PA­RA PRO­BAR CO­SAS NUE­VAS.

Pe­ro, so­bre to­do, que es­tén se­gu­ros de lo que sien­tes por tu pa­re­ja y vi­ce­ver­sa. Re­cuer­da, so­lo si tie­nen la ma­du­rez de se­pa­rar la prác­ti­ca se­xual de los sen­ti­mien­tos, ¡ade­lan­te!

Tam­bién es muy im­por­tan­te que tú es­tés com­ple­ta­men­te se­gu­ro acer­ca de tu desem­pe­ño se­xual, pues si des­pués vas a es­tar cues­tio­nan­do a tu pa­re­ja si otro la sa­tis­fa­ce más que tú, lo más pro­ba­ble es que re­sul­te con­tra­pro­du­cen­te.

6 ¿CUÁN­DO NO SE RE­CO­MIEN­DA?

SI TU PA­RE­JA SE ENCELA HAS­TA DEL AI­RE QUE RESPIRAS LE­JOS DE ELLA, ¡OLVÍDALO!, SE­GU­RO SE VA A MO­LES­TAR DE SO­LO IMA­GI­NAR­TE CER­CA DE OTRA.

Ha ha­bi­do ca­sos en que las pa­re­jas de­ci­die­ron ex­pe­ri­men­tar el in­ter­cam­bio y esto re­sul­tó un desas­tre de ce­los y re­cla­mos, así que an­tes de aven­tu­rar­te en el mun­do swinger es nec­ve­sa­rio ha­cer un buen aná­li­sis de con­cien­cia y pla­ti­car con tu pa­re­ja si po­drían ma­ne­jar­lo, de lo con­tra­rio, me­jor dé­ja­lo en la fantasía.

¿Có­mo ves, te ani­mas a pro­bar? ¡Cuén­ta­nos a tra­vés de nues­tras re­des so­cia­les!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.