GRAN­DE O CHI­CO, SÁ­CA­LE PRO­VE­CHO A TU ‘AMI­GO’

DÉ­JA­TE DE PRE­JUI­CIOS SO­BRE LAS DI­MEN­SIO­NES DE TU ‘HE­RRA­MIEN­TA’; AQUÍ TE DE­CI­MOS CÓ­MO UTI­LI­ZAR­LA PA­RA SA­TIS­FA­CER A LAS CHICAS.

H para Hombres - - LAS SEXPERTAS - POR DIA­NA RI­VE­RA

¿ Chi­qui­to, pe­ro rin­co­ne­ro o gran­de y atas­ca­do? Hay al­go in­ne­ga­ble, siem­pre que se ha­ga re­fe­ren­cia al ta­ma­ño de un pe­ne va­mos a sol­tar una car­ca­ja­da o a ha­cer un chis­te al res­pec­to; vi­vi­mos en un mun­do fa­lo­cén­tri­co y es al­go que no se pue­de cam­biar. A us­te­des los hom­bres les preo­cu­pa el ta­ma­ño del pe­ne tan­to co­mo a no­so­tras nos im­por­ta el ta­ma­ño de las te­tas, pe­ro sien­do se­rios, ¿el ta­ma­ño del pe­ne real­men­te im­por­ta? ¿Les im­por­ta más a us­te­des o a no­so­tras?

De ma­ne­ra per­so­nal, creo que el ta­ma­ño del pe­ne les im­por­ta más a us­te­des; pa­ra mí el asun­to del ta­ma­ño es más bien una cues­tión de ac­ti­tud.

¿LO TIE­NES PE­QUE­ÑO, QUÉ HA­CER?

Su­pon­ga­mos que no tie­nes un enor­me tro­zo de car­ne en­tre las pier­nas, lo pri­me­ro que te di­ría es que te re­la­jes y que por na­da del mun­do gas­tes di­ne­ro en cre­mas que te pro­me­ten au­men­tar el ta­ma­ño por­que son una far­sa. Me­jor ché­ca­te es­tos tips que ha­rán que a na­die le im­por­te tu ta­ma­ño.

* ¿POR QUÉ NO IM­POR­TA EL TA­MA­ÑO?

La ma­yo­ría de las ter­mi­na­les ner­vio­sas de la va­gi­na es­tán en el ter­cer ter­cio ex­terno, es de­cir, bas­tan 3 cm pa­ra es­ti­mu­lar a una mu­jer; en es­te

sen­ti­do, de­be­rás des­preo­cu­par­te des­de aho­ra por tu ta­ma­ño.

Con­ver­san­do con va­rias ami­gas, coin­ci­di­mos en que a us­te­des les im­por­ta de­ma­sia­do el ta­ma­ño del pe­ne, y en al­go es­ta­mos de acuer­do: pa­ra no­so­tras las di­men­sio­nes del del miem­bro no es tras­cen­den­te al mo­men­to de sa­tis­fa­cer a una mu­jer. Cien­tí­fi­ca­men­te las ex­pli­ca­cio­nes pue­den ser mu­chas, de he­cho aden­trán­do­nos en anato­mía y fi­sio­lo­gía- la ma­yo­ría de las ter­mi­na­les ner­vio­sas de la va­gi­na es­tán en el ter­cer ter­cio ex­terno, es de­cir, bas­tan 3 cen­tí­me­tros pa­ra es­ti­mu­lar se­xual­men­te a una mu­jer. Ok, ¡ya en­ten­dis­te que anató­mi­ca­men­te no im­por­ta!

* LA AC­TI­TUD AN­TE TO­DO A las mu­je­res nos im­por­ta mu­cho más la ac­ti­tud, y nos fi­ja­mos en otro ti­po de de­ta­lles, co­mo si hue­len ri­co, si nos tra­tan bien, si el mo­tel a don­de fui­mos es­tá pa­dre, etc.

Co­mo sa­brás, las chicas so­mos esa cla­se de per­so­nas que nos con­ta­mos ca­da de­ta­lle acer­ca de nues­tros en­cuen­tros se­xua­les con otros hom­bres, y la ver­dad es que te sor­pren­de­ría que el ta­ma­ño es de los pun­tos me­nos re­le­van­tes. Por otra par­te, si que­re­mos re­for­zar que el se­xo fue ma­lo o que se por­ta­ron co­mo unos idio­tas, cla­ro que va­mos a ha­cer re­fe­ren­cia al ta­ma­ño de su pe­ne. Lo que quie­ro que te des cuen­ta con es­to es que el ta­ma­ño es com­ple­ta­men­te se­cun­da­rio.

* ¿PRE­FE­RI­MOS UNO GRAN­DE? No te lo voy a ne­gar, cuan­do nos to­ca un buen pe­da­zo de car­ne, por su­pues­to que nos to­ma­mos el tiem­po de pre­su­mir­lo, pe­ro no co­mo lo más im­por­tan­te.

Es de­cir, cuan­do us­te­des se co­gen a una mu­jer do­ble D, por su­pues­to que van a que­rer re­sal­tar­lo, te gus­ten las te­tas gran­des o no. Lo mis­mo pa­sa con el pe­ne, si te co­gis­te a un ti­po con un pe­ne de 20 cen­tí­me­tros, cla­ro que vas a co­men­tar­lo, pe­ro más por el ‘mor­bo’ o el de­ta­lle de que te co­gis­te a un güey pi­tu­do. Si nos en­fo­ca­mos es­tric­ta­men­te en la prác­ti­ca, un pe­ne de 20 cm no te ge­ne­ra más pla­cer que un pe­ne de 12.

* AC­TI­TUD No pue­des ir por la vi­da me­nos­pre­cián­do­te. ¿Tie­nes el pe­ne pe­que­ño? ¡A quién le im­por­ta!

Cuan­do eres in­se­gu­ro res­pec­to al ta­ma­ño del pe­ne o a cual­quier as­pec­to de tu cuer­po, eso se no­ta, así que fue­ra com­ple­jos, El ta­ma­ño del pe­ne es una con­di­ción men­tal; cree­me que cual­quier mu­jer pre­fie­re pa­sar­la bien con al­guien que tie­ne buen sen­ti­do del hu­mor a es­tar con un idio­ta con un pe­ne enor­me.

1 PE­NE­TRA AL ÚL­TI­MO Usa otras par­tes de tu cuer­po pa­ra sa­tis­fa­cer a tu pa­re­ja: de­déa­la, da­le se­xo oral o pe­né­tra­la con la len­gua.

¿Te causa in­se­gu­ri­dad el ta­ma­ño de tu pe­ne? Quí­ta­le el pro­ta­go­nis­mo en tus re­la­cio­nes se­xua­les. Hay mu­chas formas de dar y re­ci­bir pla­cer co­mo pa­ra que te es­tés preo­cu­pan­do por el ta­ma­ño. Si le qui­tas im­por­tan­cia a la pe­ne­tra­ción, tú mis­mo te sen­ti­rás más se­gu­ro al mo­men­to de co­ger.

2 BUS­CA PO­SI­CIO­NES QUE TE FA­VO­REZ­CAN Lo ideal es bus­car po­si­cio­nes que te ayu­den a pe­ne­trar a tu pa­re­ja con pro­fun­di­dad.

Cuan­do tie­nes el pe­ne cor­to (por­que pe­que­ño es un tér­mino que no me gus­ta) lo me­jor es agre­gar va­rian­tes de pos­tu­ras que jue­guen a tu fa­vor; es­tas son al­gu­nos ejem­plos:

Mi­sio­ne­ro:

Cuan­do es­tén en es­ta

pos­tu­ra clá­si­ca, co­lo­ca una al­moha­da ba­jo su ca­de­ra; es­to les ayu­da­rá a te­ner una pe­ne­tra­ción pro­fun­da y con me­jor

án­gu­lo.

Vaquera: Si es­tás aba­jo y ella te es­tá mon­tan­do, le­van­ta tus ro­di­llas; pues te­ner las pier­nas do­bla­das ha­rá que se ele­ve la al­tu­ra de tu ca­de­ra y la pe­ne­tra­ción se­rá más

pro­fun­da.

De pe­rri­to:

Ade­más de ex­ci­tan­te, es­ta po­si­ción es muy bue­na pa­ra lo­grar pro­fun­di­dad. ¿Quie­res ir to­da­vía más le­jos? Pon tus ma­nos so­bre sus hom­bros pe­gán­do­la a ti. Una va­rian­te que le da­rá pro­fun­di­dad a es­ta po­si­ción es in­cli­nar­te ha­cia en­fren­te, co­mo si qui­sie­ras al­can­zar su nu­ca.

Pa­ti­tas al hom­bro:

Cuan­do tu pa­re­ja se re­cues­te bo­ca arri­ba y tú la es­tés pe­ne­tran­do, lle­va una o am­bas pier­nas a tus hom­bros, así la sen­ti­rá bien aden­tro.

3 ES­TÉ­TI­CA Ase­gú­ra­te de te­ner la zo­na del pu­bis bien re­cor­ta­da.

Si hay po­co ve­llo pú­bi­co, vi­sual­men­te tu ‘ami­go’ lu­ci­rá más gran­de y eso pue­de ge­ne­rar­te un po­co más de con­fian­za.

4 MANTENTE EN FOR­MA In­de­pen­dien­te­men­te de tu sa­lud, man­te­ner­te con bue­na con­di­ción fí­si­ca te ha­rá un aman­te más efec­ti­vo.

Ade­más, re­du­cir la pan­ci­ta ha­rá que vi­sual­men­te tu pe­ne se vea más am­plio; ade­más, cuan­do es­tás sa­lu­da­ble, lo­gras erec­cio­nes más fir­mes, lo cual sí es im­por­tan­te al mo­men­to del se­xo.

NO TE CONFLICTÚES POR EL TA­MA­ÑO, A ELLAS LES IM­POR­TA EL DESEM­PE­ÑO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.