SEX­PER­TAS

Ha­cer­lo has­ta que due­la ca­da múscu­lo del cuer­po y por lar­go tiem­po es la nue­va op­ción pa­ra los mor­bo­sos que gus­tan del se­xo ma­ra­tó­ni­co.

H para Hombres - - CONTENIDO -

IMA­GÍ­NA­TE UN MA­RA­TÓN DE SE­XO CON MÁS DE 6 HO­RAS CON­TI­NUAS DE DU­RA­CIÓN. SE LLA­MA BAN­GO­VER Y TE DECIOMOS DE QUÉ VA.

Qui­zá mu­chos de tus com­pa­ñe­ros (y has­ta tú) han pre­su­mi­do la re­sis­ten­cia que tie­nen al co­ger; que si una hora, que si dos… Pe­ro ¿qué tal 6? Pues es­ta es la du­ra­ción apro­xi­ma­da de quie­nes prac­ti­can el ban­go­ver, una re­cu­rri­da ten­den­cia se­xual en la ac­tua­li­dad.

En un prin­ci­pio, el tér­mino se re­fe­ría al do­lor que tie­nes al día si­guien­te de ha­ber­le pues­to con to­do la no­che an­te­rior. Con­tra­rio a lo que se cree, di­cha ten­den­cia no se com­pa­ra al har­taz­go de co­mer has­ta la in­di­ges­tión. ¿Por qué no dar­le el be­ne­fi­cio de la du­da y si­gues nues­tros con­se­jos? Con­vier­te el co­no­ci­mien­to en una ex­pe­rien­cia de lar­ga du­ra­ción.

OP­CIÓN TE­RA­PÉU­TI­CA

Es­ta pue­de ser una ex­ce­len­te te­ra­pia de dos pa­ra quie­nes vi­ven en la mo­no­to­nía. Tam­bién es una gran al­ter­na­ti­va pa­ra la re­con­ci­lia­ción de pa­re­ja en vías de rup­tu­ra. To­ma en cuen­ta que el ban­go­ver se tra­ta de es­tar jun­tos to­da una no­che, y no pre­ci­sa­men­te dur­mien­do y en la ca­ma. ¡Lar­gas ho­ras de se­xo po­drían cu­rar tus pro­ble­mas!

Hoy es el nom­bre del ma­ra­tón se­xual que prac­ti­cas co­mo si vi­nie­ra el jui­cio fi­nal. So­lo que és­te es de mí­ni­mo 6 ho­ras, y no de esas dos o tres de las que te has re­go­dea­do al­gu­na vez.

AM­BIEN­TE ACO­GE­DOR Usa ve­las e in­cien­sos de fra­gan­cias pro­vo­ca­ti­vas, co­mo la ca­ne­la; o ro­sas y sán­da­lo, que es re­la­jan­te y afro­di­sía­ca a la vez. Si hay luz ar­ti­fi­cial, que sea con el vie­jo tru­co de la ga­sa en­ci­ma pa­ra re­crear la ilu­mi­na­ción ti­po ca­ba­ret a fin de en­cen­der los áni­mos.

PON MUSIQUITA Que sea pro­vo­ca­ti­va, sua­ve y ro­mán­ti­ca. Así que es pre­ci­so pre­pa­rar un play­list es­pe­cial pa­ra el en­cuen­tro y acor­de a los gus­tos de am­bos. Si es re­gue­tón, que sea del len­to.

AL­COHOL, CON ME­DI­DA Si se pa­san, so­lo ha­rá que cai­gan de bo­rra­chos y la se­sión re­sul­te un fra­ca­so. Por eso, la su­ge­ren­cia es un par de co­pas de vino tin­to que pro­vo­ca la bue­na irri­ga­ción de san­gre in­clu­yen­do la que va a los ge­ni­ta­les. JU­GOS DE FRU­TAS NA­TU­RA­LES So­bre to­do los que ten­gan más azú­car —co­mo el de na­ran­ja, uva o du­razno— pa­ra el vi­gor. La be­bi­da ener­gé­ti­ca que con­tie­ne tau­ri­na es op­ción, aun­que no más de una la­ta chi­ca y al ini­cio, pues en ma­yor can­ti­dad, pue­de pro­vo­car ta­qui­car­dia y adiós, pa­sión. Bue­nas do­sis de agua se­rán ne­ce­sa­rias por aque­llo de la des­hi­dra­ta­ción.

BO­CA­DI­LLOS CO­QUE­TOS Ali­men­tar­se es esen­cial, pe­ro de­be ser en pe­que­ñas por­cio­nes pa­ra que no ha­ya pe­sa­dez

a la hora de la lu­ju­ria. Sir­ve fre­sas, uvas, tro­zos de man­za­na o me­lón, ade­re­za­dos de cho­co­la­te fun­di­do... lo que sea ape­ti­to­so, pe­ro so­bre to­do, li­ge­ro. SA­QUEN LOS JUGUETES Em­pleen dil­dos, bo­las chi­nas, ani­llos vi­bra­do­res, has­ta la­zos y un lá­ti­go pa­ra el dul­ce so­me­ti­mien­to y un an­ti­faz que cu­bra la vi­sión pa­ra po­ner­le emo­ción al asun­to. Los acei­tes cor­po­ra­les son bá­si­cos.

VA­RIE­DAD DE PO­SI­CIO­NES ¿Por qué no eje­cu­tar el Ka­ma­su­tra bá­si­co que, por lo me­nos, tie­ne 100 pos­tu­ras? Qui­zá no to­das, pe­ro de que los man­ten­drá en­tre­te­ni­dos, no hay du­da.

EXPERIMENTEN Es buen mo­men­to pa­ra rea­li­zar lo que no se han atre­vi­do, co­mo el se­xo anal, por ejem­plo. Tó­men­se su tiem­po (que hay de so­bra) y pon la po­si­bi­li­dad so­bre la me­sa.

DIS­FRA­CES Y LEN­CE­RÍA Dis­tin­tos atuen­dos y jue­go de ro­les son mag­ní­fi­cos pa­ra que bro­te la las­ci­via con­te­ni­da. Ade­más, el strip­tea­se o una se­sión mas­tur­bar­to­ria au­men­ta­rán la tem­pe­ra­tu­ra.

CA­DA RIN­CÓN DE LA CA­SA Sal­gan de la ca­ma y co­jan en la co­ci­na, en­ci­ma de la la­va­do­ra o has­ta en el co­che. Apó­yen­se en du­chas pa­ra re­fres­car­se y apro­ve­chen el lu­gar pa­ra reac­ti­var el fue­go.

VIA­GRA, OP­CIO­NAL Con­sul­ta con un doc­tor si pue­des usar­la pa­ra que des el an­cho. Ade­más de lo que te acon­se­je el mé­di­co, re­cuer­da que el sil­de­na­fil o via­gra no es afro­di­sía­co; so­lo ayu­da­rá a que la erec­ción sea más du­ra­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.