DOS RUE­DAS

Una mo­to­ci­cle­ta de en­tra­da de 94 hp. No sue­na na­da mal, ¿ver­dad?

H para Hombres - - CONTENIDO - POR RI­CAR­DO SIL­VE­RIO FO­TOS COR­TE­SÍA IN­DIAN MOTORCYCLE

EL ACA­BA­DO RE­TRO DE LA IN­DIAN BOBBER Y LAS PRES­TA­CIO­NES QUE TIE­NE - PA­RA SER UN VEHÍCU­LO DE EN­TRA­DA - SE­GU­RO HA­RÁN UE TAM­BIÉN TE QUIE­RAS SU­BIR Y RODARLA.

En el mun­do de las mo­tos, pen­sar en el con­cep­to de ga­ma de en­tra­da, nos re­mi­te a pe­que­ñas mo­tos de re­par­to, pe­ro

pa­ra In­dian Motorcycle, las mo­tos de ini­cio son la Scout Sixty 999 cc y la Bobber,

que aquí les pre­sen­ta­mos. És­ta úl­ti­ma pre­su­me un in­men­so mo­tor V–twin de 1,133 cc con 94 hp y un tor­que de 97 Nm. Con es­to pue­den dar­se una idea del po­de­río de es­te vehícu­lo que ade­más pre­su­me un di­se­ño re­tro. En­ton­ces te­ne­mos una mo­to de seg­men­to de en­tra­da que pa­ra na­da es sen­ci­lla o ca­ren­te de po­ten­cia. Ade­más, si lo tu­yo es ti­rar ros­tro, la fiel Bobber te ayu­da­rá a ha­cer­lo gra­cias a ese di­se­ño que se desmarca de la ga­ma Scout, co­men­zan­do por una pin­tu­ra os­cu­ra que cu­bre gran par­te del apar­ta­do me­cá­ni­co, des­de el mo­tor has­ta pie­zas co­mo la sus­pen­sión.

ELE­MEN­TOS DI­FE­REN­TES PA­RA UNA DE EN­TRA­DA

Los de­más cam­bios lle­gan con una sal­pi­ca­de­ra tra­se­ra y de­lan­te­ra re­cor­ta­da y un so­lo asien­to, pun­tos que son in­sig­nias en el con­cep­to Bobber. Al fren­te, el fa­ro es­tá ca­re­na­do y, por al­gu­na ex­tra­ña ra­zón, se sien­te más per­so­nal.

Se­gu­ro se pre­gun­tan qué se sien­te ma­ne­jar es­ta Bobber, y la res­pues­ta es que,

sin du­da, se desayuna con ju­go de na­ran­ja y chi­la­qui­les a las de en­tra­da de la ca­sa de en­fren­te.

Des­de que In­dian reini­ció su ga­ma, pen­só en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, otor­gan­do un ma­ne­jo más re­fi­na­do y con la ca­pa­ci­dad de dar la vuel­ta en cur­vas ce­rra­das —al­go sú­ma­men­te pro­ble­má­ti­co en vehícu­los de es­te ti­po—. En el ca­so de In­dian, lle­gar al lí­mi­te fí­si­co la­te­ral de la mo­to es al­go me­nor, so­lo bas­ta ver la al­tu­ra del cha­sis en la zo­na del mo­tor pa­ra dar­se cuen­ta que pue­de cur­vear me­jor.

ME­TAL PA­RA TI­POS RU­DOS

La res­pues­ta del mo­tor es po­de­ro­sa y con­tun­den­te, pe­ro no esa po­ten­cia sin sen­ti­do de mu­chos mo­to­res ame­ri­ca­nos; po­de­mos com­pa­rar­la con un Mer­ce­des– Benz AMG, y de he­cho, al igual que un de­por­ti­vo eu­ro­peo, el so­ni­do no es es­tri­den­te ni mo­les­to en ba­ja, pe­ro sube y enamo­ra en la par­te al­ta de las re­vo­lu­cio­nes.

Ma­ne­jar la Bobber es al­go muy fí­si­co, así que re­cuer­da ha­cer al­go de gym; es­to no es pa­ra es­pan­tar­te, pe­ro es un he­cho que lle­vas 255 kg de pu­ro me­tal, con 2,276 mm de lar­go. Pe­ro si co­mien­zas en el mun­do de las mo­tos, la al­tu­ra del asien­to se­rá tu alia­da con 649 mm, por lo que apo­ya­rás tus pies sin pro­ble­mas.

ES­FUER­ZO INI­CIAL QUE PA­GA

La po­si­ción de ma­ne­jo lle­ga a re­sul­tar in­có­mo­da, ya que irás con las pier­nas y bra­zos muy ade­lan­ta­dos y la es­pal­da en­cor­va­da. Es pro­ba­ble que des­pués de las pri­me­ras ro­da­das, se­gu­ro ne­ce­si­ta­rás unos ma­sa­jes, pe­ro te ve­rás re­com­pen­sa­do con un ma­ne­jo que te ha­rá pe­lear con el vien­to, ese que sien­tes cuan­do ace­le­ras y de in­me­dia­to ha­ce cre­cer pe­lo en tu pe­cho. Po­der y tes­tos­te­ro­na ga­ran­ti­za­dos con ca­da re­vo­lu­ción.

EL FA­RO CA­RE­NA­DO la dis­tin­gue en­se­gui­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.