A ¡CO­NO­CÍ A MI VERDUGO!

H para Hombres - - BÁRBARA -

Ha­ce po­co fui a una ci­ta a cie­gas con un chi­co lla­ma­do Pa­co. Mi com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo, Paty, coor­di­nó el en­cuen­tro, pues él es su ami­go. Ella me co­men­tó que él es­ta­ba al­go de­caí­do por­que re­cien­te­men­te ha­bía ter­mi­na­do con su no­via y que un buen ra­to de sa­na dis­trac­ción le cae­ría muy bien.

Pa­co me pi­dió que nos vié­ra­mos en un bar que es­tá de mo­da en la ciu­dad. Es un lu­gar que ya co­no­cía y que me gus­ta mu­cho, por­que la mú­si­ca es­tá a un vo­lu­men lo su­fi­cien­te­men­te ba­jo co­mo pa­ra po­der pla­ti­car sin di­fi­cul­tad. Es­tu­vi­mos to­man­do coc­te­les con te­qui­la que es­ta­ban me­dio fuertes, así que Pa­co em­pe­zó a ha­blar­me de te­mas per­so­na­les, es­pe­cí­fi­ca­men­te de lo tris­te que es­ta­ba por­que su no­via lo de­jó.

Le pre­gun­té el mo­ti­vo de la rup­tu­ra en­tre ellos y sin pe­na me ex­pli­có que a ella no le gus­ta­ba te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con él, pues su ver­ga era tan gran­de que la las­ti­ma­ba al co­ger.

Cuan­do di­jo eso, fran­ca­men­te me dio cu­rio­si­dad y lo in­vi­té a mi ca­sa con el pre­tex­to de que ahí te­nía un te­qui­la bue­ní­si­mo que me gus­ta­ría que pro­ba­ra. Ya en mi ho­gar, lo ani­mé a se­guir ha­blan­do de su ex y del “pro­ble­mi­ta” que los se­pa­ró. Le di­je que yo era una mu­jer con mu­cha ex­pe­rien­cia en el plano se­xual y que tal vez a mí sí me ca­bría su sa­ble sin pro­ble­mas.

Pa­ra de­mos­trár­se­lo, rá­pi­da­men­te me qui­té los cal­zo­nes, me subí la fal­da has­ta la cin­tu­ra, me sen­té en el si­llón y abrí bien las pier­nas.

Él se acer­có pa­ra ins­pec­cio­nar vi­sual­men­te mi co­ñi­to, y de pron­to y sin avi­so, co­men­zó a reír. Me di­jo que él lo veía muy apre­ta­di­to, pro­ba­ble­men­te has­ta un po­co más que el de su ex. Al­go preo­cu­pa­do, ex­ter­nó que se­ría ca­si im­po­si­ble me­ter su in­men­so miem­bro en mi an­sio­sa pu­chi­ta.

Me sen­tía ca­da vez más in­tri­ga­da y ex­ci­ta­da. Le di­je que me gus­ta­ría que al me­nos in­ten­tá­ra­mos. Acep­tó y se ba­jó el cie­rre pa­ra ex­hi­bir su tre­men­do ani­mal. No exa­ge­ra­ba, de ver­dad era al­go im­pre­sio­nan­te. Se veía gi­gan­tes­co, lar­go, grue­so y com­ple­ta­men­te erec­to.

Se me an­to­jó tan­to que me aven­té a chu­par esa ver­go­ta co­lo­sal, y des­cu­brí que a du­ras pe­nas me en­tra­ba en la bo­ca. Tu­ve que abrir­la al má­xi­mo y aun así sen­tí que mis co­mi­su­ras se es­ti­ra­ban más de la cuen­ta. Ca­si me aho­gué.

Pe­ro le­jos de preo­cu­par­me por las­ti­mar­me al me­ter su fa­lo en mi va­gi­na, me die­ron mu­chí­si­mas ga­nas de sen­tir­lo den­tro y has­ta el fon­do de mi cuer­po. Me acos­té en el pi­so, apo­yan­do la ca­be­za en un co­jín que to­mé del si­llón. Él se hin­có en me­dio de mis pier­nas y co­lo­có mis to­bi­llos so­bre sus hom­bros. Re­sul­tó ser to­do un ca­ba­lle­ro y no me pe­ne­tró de gol­pe ni con pre­ci­pi­ta­da agre­sión; al con­tra­rio, en­tró des­pa­cio, po­co a po­co y con su­mo cui­da­do.

La lu­bri­ca­ción de mi ho­yi­to y la ca­pa de mi sa­li­va que per­ma­ne­cía en su pe­ne fa­ci­li­ta­ron la en­tra­da, pe­ro aun­que la arre­me­ti­da fue pla­cen­te­ra, pen­sé que me iba a par­tir en dos. Bueno, ¡ca­si sien­to que su ver­ga iba a sa­lir por mi pe­cho de lo gran­de que es­ta­ba!

En eso, él se chu­pó los de­dos y así, bien mo­ja­dos, me dio con ellos un ma­sa­je de ex­per­to en el clí­to­ris que me hi­zo ol­vi­dar por com­ple­to el do­lor que sen­tí al ini­cio. Me vi­ne sú­per rá­pi­do, sú­per in­ten­sa­men­te.

Es­tu­vo in­creí­ble y no pue­do es­pe­rar a sa­lir de nue­vo con Pa­co pa­ra vol­ver a go­zar de su miem­bro gi­gan­te. Me gus­ta­ría en el fu­tu­ro acos­tum­brar­me per­fec­ta­men­te bien a su ta­ma­ño y se­gu­ra­men­te así se­rá. Es un ex­per­to en la ca­ma y su anato­mía de ver­dad que es una ma­ra­vi­lla. De­fi­ni­ti­va­men­te, ¡su no­via no lo su­po va­lo­rar!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.