Sex­jer­ci­ta­te

Des­pués de ver nues­tras po­si­cio­nes, nun­ca vol­ve­rás a ver a las si­llas igual.

H para Hombres - - CASILLERO -

6 PA­TAS

Ella se arro­di­lla so­bre ti y uti­li­za la si­lla co­mo des­can­so pa­ra que sus pies no to­quen el sue­lo. De es­ta ma­ne­ra, tie­nes el con­trol to­tal al mon­tar­la so­bre tu miem­bro.

MUS­LOS DE ACE­RO

Sién­ta­te lo más rec­to que pue­das, mien­tras ella ha­ce lo mis­mo, dán­do­te la ca­ra y so­bre tu erec­ción, con sus pier­nas so­bre tus hom­bros. El tra­ba­jo du­ro lo ha­rán tus mus­los al sos­te­ner­la.

RO­DI­LLA SOLITARIA

Aquí, la si­lla ha­ce la fun­ción de so­por­te pa­ra que ella re­po­se una de sus pier­nas. Pe­né­tra­la mien­tras ele­vas su otra pier­na, uti­li­zán­do­la pa­ra im­pul­sar tus em­bes­ti­das.

CANOTAJE EN­CON­TRA­DO

En­fren­ta dos si­llas y so­bre ellas, co­ló­quen­se a fin de lo­grar la pe­ne­tra­ción mien­tras sus cuer­pos es­tán cru­za­dos. Ca­da uno uti­li­za los bra­zos del otro pa­ra ge­ne­rar el im

pul­so pa­ra el bom­beo.

SAL­TO DE FE

Ella se re­cues­ta fren­te y so­bre ti, con las pier­nas a tu cos­ta­do. Sos­ten­la de los bra­zos mien­tras ella se de­ja caer de es­pal­da a fin de im­pul­sar­se y sa­cu­dir­se so­bre tu pe­ne .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.