RA­YO DE JA­LIS­CO

UN PE­QUE­ÑO HO­ME­NA­JE A UNO DE LOS GRAN­DES DE LA LU­CHA LI­BRE.

H para Hombres - - CONTENIDO - POR ORLANDO JI­MÉ­NEZ RUIZ. FO­TOS COR­TE­SÍA DEL AR­CHI­VO DE J. FE­LI­PE LARA. AGRADECIMIENTOS AN­DRÉS PÉ­REZ SUSTAITA Y RA­YO DE JA­LIS­CO JR.

Ra­yo, Ra­yo, Ra­yo…!”. Se es­cu­cha el gri­to de gue­rra del pú­bli­co en las are­nas me­xi­ca­nas, in­clui­da La Mé­xi­co, en don­de el cla­mor re­sue­na des­de la pri­me­ra pre­sen­ta­ción de El Ra­yo de Ja­lis­co, en 1961; lue­go con la apa­ri­ción de su hi­jo, El Ra­yo de Ja­lis­co Jr., en 1978, y de su nie­to, Ray­man, quien tu­vo una bre­ve tem­po­ra­da en 2001, pre­sen­tán­do­se co­mo El Hi­jo del Ra­yo de Ja­lis­co Jr. Un gri­to le­gen­da­rio.

La afi­ción rin­dió tri­bu­to con un mi­nu­to de aplau­sos jun­to al elen­co de lu­cha­do­res que aque­lla no­che ho­me­na­jeó en el ring al “as de los sui­ci­das”.

¡ADIÓS COM­PA­DRE!

“De mi com­pa­dre... ¿qué te di­go? ¡Pu­ras co­sas bue­nas! Pri­me­ro que na­da, que le es­toy agra­de­ci­do de to­do co­ra­zón por in­cul­car­me la dis­ci­pli­na, el te­són, el nun­ca de­cir ‘no pue­do’; cuan­do en­tre­ná­ba­mos y le lle­gué a de­cir eso, me res­pon­día: ‘¡nun­ca di­gas no pue­do!’. Ade­más me dio su ca­ri­ño, su amor, nun­ca lo ol­vi­da­ré, ¡ni co­mo lu­cha­dor ni co­mo per­so­na!”.

Es­tas fue­ron las pa­la­bras de su hi­jo, Ra­yo de Ja­lis­co Jr., na­ci­do en Gua­da­la­ja­ra en 1960, uno de los cua­tro hi­jos de Don Max Linares, co­mo se co­no­ció al Ra­yo ori­gi­nal a raíz de per­der su máscara allá por el año de 1989.

Pe­ro, ¿se lla­ma­ban ‘com­pa­dres’? “¡Sí, nos vol­vi­mos muy cer­ca­nos! Al prin­ci­pio él no que­ría que yo fue­ra lu­cha­dor, pe­ro pues me afe­rré a en­tre­nar y pa­ra mi sor­pre­sa fue uno de mis tíos quien me apo­yó en Gua­da­la­ja­ra. De­bu­té en 1975, lu­ché me­dio año co­mo Ray­man a es­con­di­das de mi papá. Al prin­ci­pio fue muy du­ro con­mi­go y eso fue muy di­fí­cil pa­ra mí, pe­ro hoy en día se lo agra­dez­co”, de­cla­ró el Ra­yo Jr.

UN NOPAL MUY TAPATÍO

Por lo ge­ne­ral, se ubica a Mil­pa Al­ta co­mo lu­gar de ori­gen de los Linares Mo­reno, pe­ro Ra­yo de Ja­lis­co Jr. acla­ra: “se han di­cho tan­tas co­sas im­pre­ci­sas acer­ca de él. Mil­pa Al­ta fue a don­de se los lle­va­ron a vi­vir

Co­mo el so­ni­do del ra­yo que re­tum­ba, el vier­nes 20 de ju­lio de 2018, un día des­pués de la muer­te de quien en­car­nó al Ra­yo ori­gi­nal, du­ran­te la fun­ción de lu­cha, el pú­bli­co ex­cla­mó de nue­vo “¡Ra­yo, Ra­yo, Ra­yo!”. “El per­so­na­je lle­gó a mí, sin es­pe­rar­lo. Mi pa­dre me acom­pa­ñó en mi de­but pe­ro fue muy es­tric­to. ‘¡Mi­ren a mi com­pa­dre!’, de­cía. Nun­ca di­jo an­te na­die ‘és­te es mi hi­jo’”.

mis abue­los, pe­ro mi pa­dre na­ció en La Can­de­la­ria de los Pa­tos, en la Ve­nus­tiano Ca­rran­za. Eran cam­pe­si­nos, lo su­yo era cul­ti­var y co­se­char nopal, maíz, hier­bas, eran muy hu­mil­des”.

Por al­gu­na ra­zón, la fa­mi­lia tam­bién se in­tere­só en cul­ti­var sus múscu­los y fuer­za, y le en­tra­ron al box y a la lu­cha. Uno de los her­ma­nos ma­yo­res, Dio­ni­sio, de­bu­tó en la lu­cha li­bre co­mo Black Su­gar, con el tiem­po se con­vir­tió en re­fe­rí y en­tre­nó em­pí­ri­ca­men­te a dos de sus her­ma­nos, Tony y Maximino. Acer­ca de los ini­cios de la le­yen­da, El Ra­yo Jr. nos re­la­ta: “a fi­na­les de los cin­cuen­ta, mis pa­dres se ca­sa­ron y se asen­ta­ron en Gua­da­la­ja­ra, ¡y eso que mi ma­má era de To­rreón! Pe­ro por su tra­ba­jo en la Are­na Mé­xi­co, en un tiem­po mi papá tu­vo que es­tar en­tre nues­tra ca­sa en Mil­pa Al­ta y Gua­da­la­ja­ra”.

UN NOM­BRE CON HIS­TO­RIA

¿Y có­mo ra­yos lle­gó lo de ‘Ra­yo’ y lo de ‘Ja­lis­co’? Su hi­jo res­pon­de: “fue el pro­mo­tor de Gua­da­la­ja­ra, Elías Si­món, quien le pu­so El Ra­yo y Ciu­dad Juá­rez fue la pri­me­ra pla­za en don­de se pre­sen­tó co­mo

Ra­yo de Ja­lis­co”. Se ha es­cri­to que ya ha­bía exis­ti­do un pri­mer Ra­yo de Ja­lis­co, el lu­cha­dor co­li­men­se Fi­li Es­pi­no­sa, y que él fue quien au­to­ri­zó uti­li­zar su nom­bre de ba­ta­lla a Don Max.

El his­to­ria­dor An­drés Pé­rez Sustaita nos guía y di­ce que a prin­ci­pios de los se­sen­ta, El Ra­yo lle­gó a Mon­te­rrey en­via­do por Elías Si­món y de ahí a su vez, fue en­via­do por su men­tor re­gio, Ro­lan­do Ve­ra a Ciu­dad Juá­rez, con El Go­ri­la Ma­cías, lu­cha­dor y pro­mo­tor. “¡Que no soy de Ja­lis­co!”, in­sis­tía Maximino. Ro­lan­do Ve­ra le re­co­men­da­ba a Maximino que se que­da­ra so­lo con lo de Ra­yo, a se­cas, pe­ro que fi­nal­men­te fue el lu­cha­dor en re­ti­ro y pro­mo­tor Faus­to Ni­co­lás,

El Ci­clón Ve­loz, quien a su re­gre­so a Mon­te­rrey, lo con­ven­ció: “¡Pues ya mi Ra­yo, qué­de­se con lo de Ja­lis­co!”. No se equi­vo­có, pues los cua­dri­lá­te­ros fue­ron ilu­mi­na­dos por el ful­gor del Ra­yo du­ran­te tres dé­ca­das de ac­ción y emo­cio­nes. “Fue lu­cha­dor del fu­tu­ro”, di­ce su hi­jo, en una era en la cual rei­na el es­ti­lo aé­reo en la lu­cha pro­fe­sio­nal, es­ti­lo que hi­zo fa­mo­so su pa­dre.

El Go­ri­la pre­gun­tó: “¿Y és­te jo­ven de dón­de vie­ne? ¿Es el Ra­yo, el de Gua­da­la­ja­ra? ¡Ah pues pón­ga­le el ‘Ra­yo de Ja­lis­co’!”. La fa­mi­lia de Don Maximino era gen­te hu­mil­de que tra­ba­jó la tie­rra, pe­ro tam­bién la dis­ci­pli­na y sus múscu­los.

SOS­TIE­NE LA Don MAX LINARESHI­ZO FA­MO­SO. MÁSCARA QUE LO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.