SEXPERTAS

NO­SO­TROS LE LLAMÁBAMOS ‘FA­JE’, HOY SE LE CO­NO­CE CO­MO ‘PET­TING’. TE DECIMOS TO­DO ACER­CA DE ES­TA PRÁC­TI­CA SIN PE­NE­TRA­CIÓN.

H para Hombres - - CONTENIDO -

Aun­que la ma­ne­ra de te­ner se­xo de­pen­da mu­chas ve­ces del si­tio y el tiem­po del que dis­pon­ga­mos pa­ra ha­cer­lo, al­gu­nos, sin im­por­tar el lu­gar y el mo­men­to, no se an­dan con ro­deos y van con to­do el po­de­río. En cam­bio, exis­ten otros que siem­pre se las in­ge­nian y pre­pa­ran muy bien el te­rreno con ju­gue­teos pre­vios pa­ra cul­mi­nar en el an­sia­do co­gi­dón de ner­vios.

Pe­ro, ¿qué tal si el plan se tra­ta­ra de que só­lo ha­ya fa­je, sin cla­var tu sa­ble en esa hen­di­du­ra que se po­ne más ju­go­sa con ca­da to­que que le das? Pues el pet­ting, co­mo aho­ra le lla­man al vie­jo y con­fia­ble ca­chon­deo de to­da la vi­da, es la prác­ti­ca que im­po­ne es­tas re­glas con más fir­me­za.

RE­CUER­DA EL FROTE JU­VE­NIL

Có­mo ol­vi­dar esas be­llas épo­cas de es­cue­la cuan­do el ma­greo era la úni­ca op­ción en mo­men­tos de lu­ju­ria ado­les­cen­te. Un ma­no­seo por allí, be­sos y ca­ri­cias por allá; su hu­me­dad en tus de­dos por de­ba­jo de su fal­di­ta, el res­tre­gón cer­te­ro y…al­to, has­ta ahí lle­ga­ba la co­sa.

No hay du­da de que has­ta pa­ra las mu­je­res, que nos en­can­ta el ero­tis­mo pre­vio, pue­de ser ani­qui­lan­te no sen­tir tu tro­zo bien er­gui­do den­tro de no­so­tras, lue­go de tan­to fro­ta­mien­to; y ni ha­blar de ti, que en cual­quier mo­men­to que­rrás en­sar­tar­la y ca­bal­gar con to­do el brío has­ta desaho­gar­te.

Pe­ro es­ta ten­den­cia ca­da vez más en bo­ga, tie­ne su gra­do de di­ver­sión y has­ta be­ne­fi­cios, dán­do­le más va­lor al ero­tis­mo que a la sim­ple pe­ne­tra­ción.

¿Y si vol­ve­mos a esas lú­bri­cas cos­tum­bres, pe­ro sin que el coi­to sea el fin pa­ra po­ner a prue­ba la crea­ti­vi­dad y a to­pe la li­bi­do? Se­rá un re­to que im­pli­ca­rá más ca­den­cia y es­tra­te­gias que te to­men más tiem­po y así ten­drán es­pa­cio pa­ra de­lei­tar­se mu­tua­men­te.

Los to­ca­mien­tos son so­bre la ro­pa, pues no hay mu­cho cam­po de ac­ción pa­ra des­po­jar­se de ella; sin em­bar­go, es su­ma­men­te delicioso ima­gi­nar qué hay de­ba­jo de las te­las mien­tras si­guen be­sán­do­se apa­sio­na­da­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.