DOS RUE­DAS

PRO­BA­MOS LA KTM 790 A TO­DA VE­LO­CI­DAD EN CA­RRE­TE­RA Y EN TERRENOS ADVERSOS. NA­DA DE­TU­VO NUES­TRA TRAVESÍA SO­BRE ES­TA MA­RA­VI­LLA.

H para Hombres - - CONTENIDO -

Es­tu­vi­mos en la pre­sen­ta­ción de la nue­va KTM 790, una mo­to de la fa­mi­lia Du­ke que se ha re­pro­du­ci­do co­mo Grem­lin en día llu­vio­so. El éxi­to es por­que la mar­ca aus­tria­ca se ha atre­vi­do a ofre­cer un di­se­ño ra­di­cal, con for­mas afi­la­das, pe­ro con un ma­ne­jo pen­sa­do en la co­mo­di­dad sin mer­mar las sen­sa­cio­nes de­por­ti­vas. Bue­na pa­ra el trán­si­to dia­rio, aun­que la 790 tie­ne los su­fi­cien­tes ta­ma­ños pa­ra sa­lir a ca­rre­te­ra o po­ner­se fren­te a fren­te con una de­por­ti­va en pis­ta. El pri­mer con­tac­to con la KTM 790 —y tal co­mo de­be ser una pre­sen­ta­ción— fue ma­ne­jan­do en ca­rre­te­ra y ca­mi­nos se­cun­da­rios.

PRUE­BA DE REALI­DAD

Un día con frío fue el mar­co de la pre­sen­ta­ción; ade­más, ha­bía mu­cha hu­me­dad, pun­tos que pon­drían a la 790 a prue­ba. La idea era sa­lir de la zo­na de Bos­que Real ha­cia el Cen­tro Ce­re­mo­nial Oto­mí, un re­co­rri­do re­la­ti­va­men­te cor­to, pe­ro que per­mi­tía cir­cu­lar por ca­rre­te­ra de cuo­ta, se­gui­do de un tra­mo con pi­so real­men­te da­ña­do y pos­te­rior­men­te cur­vas ce­rra­das y téc­ni­cas. La KTM 790 con­ti­núa con el len­gua­je an­gu­lo­so de la fa­mi­lia Du­ke, par­ti­cu­lar­men­te el de la 390, con ese fa­ro di­vi­di­do que te pue­de en­can­tar o no.

El cha­sis no es tan vi­si­ble ya que se ha op­ti­mi­za­do (el mo­tor va an­cla­do al cha­sis) a fin de re­du­cir el pe­so y vo­lu­men. En to­tal, el con­jun­to en or­den de mar­cha se que­da en los 174 kg. MANUBRIOS A LA OBRA

La po­ten­cia ge­ne­ra­da por el mo­tor bi­ci­lín­dri­co de 799 cc, 105 hp y un par mo­tor de 87 Nm, nos de­ja ci­fras que has­ta ha­ce unos años es­ta­ban des­ti­na­das a mo­tos de­por­ti­vas, e in­clu­so lu­cen me­jo­res que las ca­si ex­tin­tas mo­tos 600 cc, y así se no­ta el avan­ce tec­no­ló­gi­co. So­bre la mo­to se sien­te la al­tu­ra, pe­ro sin exa­ge­rar; ade­más, cuen­ta con la op­ción de re­du­cir­la des­de el cha­sis o con un kit es­pe­cial post ven­ta.

La po­si­ción de ma­ne­jo de es­ta

KTM nos lla­mó la aten­ción, ya que se su­po­ne que es na­ked, pe­ro es­to no es así, es más re­la­ja­da; el cuer­po va en for­ma de ata­que/ de­por­ti­vo y el ma­nu­brio es al­to. Gi­ro de lla­ve, bo­tón de en­cen­di­do y el so­ni­do es in­creí­ble, con una lí­nea ro­ja que sube has­ta las 10,000 rpm; un tono ron­co que se agu­di­za un po­co en al­ta y que in­vi­ta a ace­le­rar a to­pe.

ESCALPELO EN LA ADVERSIDAD

An­tes de sa­lir, nos no­ti­fi­ca­ron que tu­vié­ra­mos cui­da­do, ya que las KTM Du­ke 790 eran real­men­te nue­vas, a tal gra­do que las llan­tas to­da­vía no lle­ga­ban al pun­to óp­ti­mo de uso, to­do es­to su­ma­do al frío que ha­cía y el pa­vi­men­to mo­ja­do; es­to no evi­tó que ace­le­rá­ra­mos en au­to­pis­ta, don­de por un mo­men­to, al­can­za­mos los 160 km/h. Du­ran­te la pre­sen­ta­ción, la gen­te de KTM co­men­tó que po­día ro­zar los 220 km/h.

La ca­ja de cam­bios de la 790 es se­cuen­cial con clutch asis­ti­do —tan­to pa­ra su­bir o ba­jar las ve­lo­ci­da­des— con un to­que real­men­te pre­ci­so. Más ade­lan­te lle­ga­mos a una zo­na lle­na de ba­ches y lo­do, don­de no siem­pre es­qui­va­mos to­do. Si bien la sus­pen­sión es fir­me, no per­mi­te que to­dos los im­pac­tos lle­guen al cuer­po. Al fi­nal, la zo­na si­nuo­sa fue don­de más sen­ti­mos el vehícu­lo. La fre­na­da es real­men­te con­tun­den­te sin mo­vi­mien­tos ner­vio­sos, al igual que el cha­sis en to­do el ma­ne­jo que ex­pe­ri­men­ta­mos, in­clu­so con las llan­tas sin el me­jor aga­rre. Es­to les da una idea del buen tra­ba­jo de KTM con es­ta mo­to que ellos lla­man “El Escalpelo”, por la pre­ci­sión que tie­nen la fre­na­da y di­rec­ción.

El te­rreno ad­ver­so no de­tu­vo a es­ta du­ke qui­rúr­gi­ca.

di­se­ño an­gu­lar de fa­mi­lia.

mo­tor an­cla­do al cha­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.