TONY VALDÉS

NA­CIÓ SIN SUS EX­TRE­MI­DA­DES INFERIORES Y SU­PE­RIO­RES, PE­RO ESO NO DE­TU­VO SE CA­RRE­RA PA­RA AL­CAN­ZAR SE SUE­ÑOS.

H para Hombres - - CONTENIDO -

“Mi ma­má me de­cía que no me eno­ja­ra con los que me pre­gun­ta­ban qué me ha­bía pa­sa­do; al con­tra­rio, me pe­día que les con­tes­ta­ra que así ha­bía na­ci­do. Sin em­bar­go, des­pués de que un ni­ño me cues­tio­na­ra una y otra vez lo mis­mo, le res­pon­dí: ‘me co­mie­ron las ma­nos los ti­bu­ro­nes por pre­gun­tón’ y no vol­vió a ha­cer­lo”. TONY TIE­NE 30 AÑOS ESTUDIÓ 2 CA­RRE­RAS VISITÓ POR 20 AÑOS EL HOS­PI­TAL SHRINERS

Na­ció sin ma­nos ni pies y es­to no ha si­do un im­pe­di­men­to pa­ra que Tony Valdés cum­pla to­do lo que se ha pro­pues­to a lo lar­go de su vi­da: aven­tar­se de la ti­ro­le­sa, an­dar en pa­ti­nes en lí­nea y ha­cer ori­ga­mis. Y es que le­jos de la­men­tar­se, apren­dió des­de ha­ce 30 años a acep­tar y en­fren­tar­se dia­ria­men­te a la au­sen­cia de ex­tre­mi­da­des su­pe­rio­res e inferiores. Pa­ra él, es más fá­cil no usar pró­te­sis en los bra­zos —pe­ro sí uti­li­za en las pier­nas— y es­to lo de­ci­dió des­de ni­ño por­que pen­só que se ve­ría ra­ro con unas ma­nos que no le per­te­ne­cían. In­clu­so acos­tum­bra usar ca­mi­sas sin man­gas o con las man­gas do­bla­das pa­ra no ocul­tar su con­di­ción.

El por­qué de su dis­ca­pa­ci­dad es un ver­da­de­ro enig­ma has­ta aho­ra, y aun­que fue el pri­mer ca­so den­tro de su fa­mi­lia, exis­te una hi­pó­te­sis acer­ca de cuál pu­do ser la cau­sa de es­ta con­di­ción: la po­si­bi­li­dad de que su ma­má to­ma­ra le­che con­ta­mi­na­da du­ran­te el em­ba­ra­zo.

Des­de que era ni­ño, su fa­mi­lia lo lle­vó al Hos­pi­tal Shriners, al sur de la Ciu­dad de Mé­xi­co, don­de re­ci­bió te­ra­pias y reha­bi­li­ta­cio­nes. Ahí le en­se­ña­ron a ca­mi­nar con pró­te­sis, a ves­tir­se por sí so­lo, e in­clu­so a abro­char­se las agu­je­tas. El tiem­po que pa­só en es­ta ins­ti­tu­ción se re­fle­jó en el ca­ri­ño que desa­rro­lló por sus te­ra­pis­tas. De­bi­do a su si­tua­ción, fue re­cha­za­do en al­gu­nas es­cue­las, ya que ad­ver­tían que no le de­di­ca­rían aten­ción es­pe­cial, has­ta que un maes­tro acep­tó ha­cer­se res­pon­sa­ble de él. En­ton­ces se en­fren­tó al bull­ying de sus com­pa­ñe­ros.

SU FA­MI­LIA, SU PI­LAR: SU MA­MÁ LO LLE­VÓ A TO­DAS SUS TE­RA­PIAS. SU HER­MA­NA LE ENSEÑÓ A AN­DAR EN PA­TI­NES Y CONDUCIR LA BI­CI­CLE­TA. SU PAPÁ LE AYU­DA A HA­CER ETIQUETAS PA­RA SUS ORI­GA­MIS. SUS TÍOS LO LLE­VA­BAN AL ES­TA­DIO AZTECA POR­QUE QUE­RÍAN QUE FUE­RA FUT­BO­LIS­TA. Gra­cias al apo­yo de sus pa­pás y sus tíos, quie­nes lo tra­tan igual que a cual­quier otra per­so­na, ha en­con­tra­do al­ter­na­ti­vas pa­ra ha­cer las co­sas. Y es que, des­de su pun­to de vis­ta, hay fa­mi­lias que co­me­ten el error de de­cir­le “po­bre­ci­to” a otros en su mis­ma si­tua­ción y los so­bre­pro­te­gen sin per­mi­tir­les es­for­zar­se.

UN ESTUCHE DE MONERÍAS

Des­de pe­que­ño, Tony fue un ni­ño cu­rio­so e in­quie­to, con ga­nas de apren­der co­sas nue­vas: to­mó cla­ses de compu­tación y de dan­za re­gio­nal.

Más ade­lan­te, estudió la ca­rre­ra téc­ni­ca en Tra­ba­jo So­cial, des­pués un cua­tri­mes­tre de la ca­rre­ra en In­ge­nie­ría en Sis­te­mas y, por úl­ti­mo, Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas. Gra­cias a su for­ma­ción y ga­nas de desem­pe­ñar­se, en 2007 co­men­zó a tra­ba­jar en un pro­gra­ma pa­ra dis­ca­pa­ci­ta­dos. En un cen­tro del DIF,

“Mi ma­má me in­cul­có a ha­cer to­do so­lo. Por ella y por mi fa­mi­lia, em­pe­cé a lle­var una vi­da nor­mal, sin lí­mi­tes”. me me­to al mar, aun­que no sé na­dar, lo ha­go has­ta don­de pue­da lle­gar ca­mi­nan­do”.

FELICIDAD DIS­FRU­TAR LA VI­DA Y CA­DA MO­MEN­TO CO­MO SI FUE­RA EL ÚL­TI­MO. SUE­ÑO MÁS GRAN­DE APO­YAR A OTRAS PER­SO­NAS. INS­PI­RA­CIÓN NICK VU­JI­CIC, QUIEN NO TIE­NE BRA­ZOS NI PIER­NAS. LO CO­NO­CIÓ EN LA ARE­NA MÉ­XI­CO. FI­LO­SO­FÍA VI­VIR DÍA A DÍA SIN PONERNOS OBS­TÁCU­LOS POR­QUE NO SA­BE­MOS EN QUÉ MO­MEN­TO NO VA­MOS A ES­TAR AQUÍ. TO­DOS SO­MOS IGUALES A PE­SAR DE LA RAZA, EDAD, NI­VEL ECO­NÓ­MI­CO; CA­DA UNO TIE­NE HABILIDADES DI­FE­REN­TES. lo pre­pa­ra­ron pa­ra con­se­guir tra­ba­jo y le ex­pli­ca­ron có­mo ha­cer una en­tre­vis­ta, pre­pa­rar su cu­rrí­cu­lum y en­ri­que­cer sus habilidades.

“Ahí es­tu­ve has­ta el 2011 cuan­do re­nun­cié por otro tra­ba­jo”, re­cuer­da Tony. Co­mo le gus­ta la tec­no­lo­gía y las re­des so­cia­les, su an­te­rior je­fe lo in­vi­tó a tra­ba­jar en la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Jo­se­fi­na Váz­quez Mo­ta, quien re­co­no­ció pú­bli­ca­men­te su la­bor. Ac­tual­men­te es Je­fe de De­par­ta­men­to de Ca­li­dad del Cen­tro de Con­tac­to Ciu­da­dano en la Se­cre­ta­ría de Eco­no­mía.

Cla­ro que no to­do es tra­ba­jo pa­ra Tony. Tras con­cluir la jor­na­da la­bo­ral, acos­tum­bra ir al gim­na­sio y ha­cer ru­ti­nas con pe­sas y stri­pes.

A fin de apo­yar a otras per­so­nas que es­tán en su mis­ma si­tua­ción, abrió una pá­gi­na en Fa­ce­book lla­ma­da Vi­da Sin Lí­mi­tes Tony. Ahí sube vi­deos tan­to de sus fi­gu­ras de ori­ga­mi —en­tre las que des­ta­can ro­sas de 60 pé­ta­los, es­fe­ras de Na­vi­dad y bar­cos—, así co­mo de las ru­ti­nas que prac­ti­ca den­tro del gim­na­sio. Sus ga­nas de con­cre­tar to­do lo que se pro­po­ne no ter­mi­nan ahí: Tony tie­ne mu­chos pro­yec­tos a fu­tu­ro que es­pe­ra cum­plir.

“Sí me ce­den el asien­to adul­tos ma­yo­res. Yo lo ha­go con las mu­je­res em­ba­ra­za­das o quie­nes usan bas­tón”, con­clu­yó Tony Valdés. De ahí su an­he­lo de dar con­fe­ren­cias pa­ra ge­ne­rar ma­yor co­no­ci­mien­to ha­cia la si­tua­ción que vi­ven día a día los dis­ca­pa­ci­ta­dos, ade­más del de­seo de abrir una fun­da­ción pa­ra apo­yar a otras per­so­nas que han per­di­do un miem­bro, o que co­mo él, na­cie­ron sin ex­tre­mi­da­des. To­do es­to sin de­jar de la­do su sue­ño de apren­der a na­dar. Y es que Tony, co­mo to­dos, quie­re man­te­ner­se a flo­te ha­cien­do las co­sas que lo ha­cen ver­da­de­ra­men­te fe­liz.

uno en­cuen­tra la for­ma de ha­cer las co­sas”. “No pa­só ni un mes cuan­do me lla­ma­ron pa­ra tra­ba­jar en un call cen­ter de que­jas y de­nun­cias de la Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca. Nos ci­ta­ron pa­ra una eva­lua­ción, me die­ron la pla­za tem­po­ral por tres me­ses y des­pués la fi­ja”. “Al­gu­nos com­pa­ñe­ros se mo­les­ta­ron de que al­guien tan jo­ven co­mo yo —en aquél en­ton­ces te­nía 25 años—, fue­ra su je­fe. Me pu­sie­ron apo­dos, pe­ro des­pués se han dis­cul­pa­do”. “Fal­ta cul­tu­ra de apren­di­za­je y edu­ca­ción ha­cia la gen­te dis­ca­pa­ci­ta­da. En el trans­por­te pú­bli­co, por ejem­plo, hay quie­nes ne­ce­si­tan el asien­to y los de­más se ha­cen los dor­mi­dos, aun en lu­ga­res re­ser­va­dos”.

nick vu­ji­cic, ído­lo e ins­pi­ra­ción.

com­par­te vi­deos de sus ru­ti­nas en el gim­na­sio.

gra­tos re­cuer­dos de su in­fan­cia en fa­mi­lia.

uno de sus sue­ños es apren­der a na­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.