¿Ca­len­tu­ra? ¡És­ta te la cu­ra!

H para Hombres - - GADGETS -

Con es­te in­ten­so clima de fin de año, en­tre llu­vias, vien­to, y so­bre to­do, el frío tan in­ten­so que ha­ce en la ma­ña­na cuan­do sal­go pa­ra el tra­ba­jo, co­men­cé a sen­tir­me un po­co mal, co­mo que que­ría dar­me ca­ta­rro. En­ton­ces, ese día so­lo es­tu­ve en la ofi­ci­na la mi­tad del día y pe­dí per­mi­so pa­ra ir­me a ca­sa tem­prano, an­tes de que to­do el pa­no­ra­ma em­peo­ra­ra y ca­ye­ra víc­ti­ma de la gri­pa.

En lo que es­pe­ra­ba el ele­va­dor del edi­fi­cio don­de vi­vo, lle­gó Emi­li­ano, un ve­cino bas­tan­te gua­po y ama­ble con quien a ve­ces co­que­teo cuan­do nos en­con­tra­mos.

En es­ta oca­sión, tras el sa­lu­do ha­bi­tual, me pre­gun­tó có­mo es­ta­ba, y con to­tal ho­nes­ti­dad le res­pon­dí que no me sen­tía com­ple­ta­men­te bien de sa­lud.

Emi­li­ano, muy aten­to, me di­jo que lo acom­pa­ña­ra a su de­par­ta­men­to pa­ra dar­me unos com­ple­men­tos ali­men­ti­cios con vi­ta­mi­na C que, en su opi­nión, ayu­da­ban a pre­ve­nir el ca­ta­rro y otros pro­ble­mas si­mi­la­res. Al lle­gar a su de­par­ta­men­to, me pre­pa­ró un té de man­za­ni­lla con miel, pa­ra que me lo to­ma­ra en lo que él bus­ca­ba los fa­mo­sos com­ple­men­tos. En­tró a su cuar­to y los tra­jo; ve­nían en unos so­bre­ci­tos que me en­tre­gó y guar­dé en mi bol­sa. Le di las gra­cias y me le­van­té pa­ra re­ti­rar­me.

Pe­ro al dar­le un be­so en la me­ji­lla al des­pe­dir­me, ex­cla­mó que sen­tía que yo es­ta­ba muy ca­lien­te y que tal vez te­nía ca­len­tu­ra.

Me re­co­men­dó che­car­me la temperatura y lla­mar de in­me­dia­to al doc­tor si era al­go fue­ra de lo nor­mal. En­ton­ces re­cor­dé que no ten­go ter­mó­me­tro y pre­gun­té si él con­ta­ba con uno; la res­pues­ta fue afir­ma­ti­va, así que él se di­ri­gió a su bo­ti­quín pa­ra traer­lo.

Al re­gre­sar a la sa­la, me avi­só que su ter­mó­me­tro era de ti­po rec­tal y me pidió qui­tar­me los cal­zo­nes, le­van­tar­me la fal­da y acos­tar­me bo­ca aba­jo so­bre su re­ga­zo, es­to pa­ra que pu­die­ra to­mar­me la temperatura en ese mo­men­to.

A pe­sar de lo atre­vi­da que soy, es­to me dio mu­cha pe­na. Sin em­bar­go, no­té que él so­lo que­ría ayu­dar, de mo­do que se­guí sus in­di­ca­cio­nes. Me pidió que al­za­ra los glú­teos y con los de­dos de una mano, me los se­pa­ró pa­ra me­ter­me el ter­mó­me­tro en el ano con más fa­ci­li­dad.

Una vez que el ter­mó­me­tro es­ta­ba bien en­sar­ta­do, a pe­sar de que sa­bía que la in­ten­ción de Emi­li­ano no era se­xual, me ex­ci­tó dar­me cuen­ta que mis nal­gas es­ta­ban al ai­re y que él las veía por com­ple­to.

Men­tí y le di­je que la tan­ga de en­ca­je que me ha­bía pues­to ese día las­ti­ma­ba un po­co mi clí­to­ris y le pe­dí que me lo aca­ri­cia­ra pa­ra que se me qui­ta­ra el do­lor. Sin sa­car­me el ter­mó­me­tro y así, to­da­vía bo­ca aba­jo so­bre sus pier­nas, me abrió un po­co los mus­los y me­tió la mano en­tre ellos pa­ra so­bar­me tal y co­mo lo pe­dí. Se sen­tía de­li­cio­so y ca­si me ven­go, pe­ro en eso se de­tu­vo pa­ra re­ti­rar el ter­mó­me­tro.

To­do pa­re­cía in­di­car que mi temperatura es­ta­ba al­tí­si­ma, pe­ro le ex­pli­qué a Emi­li­ano que pro­ba­ble­men­te no era por la gri­pa sino por­que gra­cias a sus cui­da­dos, me ha­bían da­do mu­chas ga­nas de co­gér­me­lo.

Tan pron­to es­cu­chó es­to, se ba­jó el cie­rre y de­jó sa­lir su ver­ga bien pa­ra­da. ¡La te­nía muy ancha y eso me en­can­ta! Me qui­té to­da la ro­pa y me sen­té so­bre su re­ga­zo, vién­do­lo, hin­ca­da, con mis mus­los por afue­ra de los su­yos. Usé la mano pa­ra guiar su pe­ne has­ta aden­tro de mi va­gi­na.

Me mo­ví de arri­ba ha­cia aba­jo rá­pi­da­men­te pa­ra sen­tir co­mo su ver­ga me da­ba un ri­co ma­sa­je por den­tro del co­ño.

Emi­li­ano me confesó en­tre ja­deos có­mo le en­can­ta­ba ver có­mo re­bo­ta­ban mis te­tas. Unos 40 mi­nu­tos des­pués, los dos ter­mi­na­mos al mis­mo tiem­po. Me ves­tí, re­vi­sé que lle­va­ra con­mi­go los com­ple­men­tos ali­men­ti­cios y me fui a ca­sa. Aho­ra me sien­to de lo más sa­na. No sé si fue por el efec­to del pro­duc­to con vi­ta­mi­na C que me dio el ve­cino, o si sim­ple­men­te me hi­zo bien esa co­gi­da re­vi­ta­li­zan­te e ines­pe­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.