La ca­sa es mi as­tu­to enemi­go, con sus focos fal­tan­tes.

Harper's Bazaar (México) - - Justas -

stoy en ca­sa a las 10 de la ma­ña­na, por­que la ce­rra­du­ra de la puer­ta se ca­yó. El ce­rra­je­ro, lla­ma­do por mi otra mi­tad an­tes de que se fue­ra a tra­ba­jar, di­jo que lle­ga­ría en­tre las 9 a.m. y la eter­ni­dad. Mien­tras es­toy des­ti­na­da a la do­mes­ti­ci­dad du­ran­te el día, po­dría me­ter la ro­pa a la la­va­do­ra, lim­piar al­gu­na bo­ta de rugby en­lo­da­da de ado­les­cen­te y tra­tar de con­se­guir que el elec­tri­cis­ta por fin lle­gue. Aho­ra, ¿en dón­de es­tá­ba­mos con los co­rreos elec­tró­ni­cos que ha­bría man­da­do la pri­me­ra me­dia ho­ra en la ofi­ci­na?

Na­da de es­to le ocu­rri­ría a Tif­fany Du­fu, una pro­mi­nen­te fe­mi­nis­ta es­ta­dou­ni­den­se, au­to­ra del li­bro, Drop the Ball: Achie­ving Mo­re by Doing Less. Las mu­je­res, ar­gu­men­ta, de­be­rían de de­jar de sen­tir­se men­tal­men­te res­pon­sa­bles por el ho­gar; de lo con­tra­rio, es­ta­ría­mos en­ga­ñán­do­nos si que­re­mos igual­dad real.

En ese ca­so, lo es­toy ha­cien­do mal. Ado­ro mi tra­ba­jo co­mo pe­rio­dis­ta, pe­ro con­for­me mi ca­rre­ra va­ya avan­zan­do, ha­brá mu­chos más via­jes y ten­dré que li­diar con men­sa­jes de medianoche de otros con­ti­nen­tes. Mien­tras tan­to, la ca­sa es mi as­tu­to enemi­go, con sus focos fal­tan­tes, cor­tes en la se­ñal de te­le­vi­sión por ca­ble y otras in­te­rrup­cio­nes, que creo que son mi tra­ba­jo.

A di­fe­ren­cia de Du­fu, hay quien cree que pa­ra “ser atre­vi­das” en el tra­ba­jo, las mu­je­res de­ben “sen­tir­se có­mo­das” en ca­sa. “Cre­ce­mos en la fe­mi­nei­dad con la sen­sa­ción de que prio­ri­zar­nos es al­gún ti­po de ofen­sa mo­ral”, di­ce ella. “Las mu­je­res tie­nen per­mi­so pa­ra cum­plir sus am­bi­cio­nes, siem­pre y cuan­do es­to no va­ya a cos­ta de cui­dar a los de­más, ahí es don­de vie­ne el enig­ma”.

Du­fu tie­ne una re­ce­ta fir­me pa­ra re­equi­li­brar los com­pro­mi­sos do­més­ti­cos: ela­bo­ra una lista de ta­reas do­més­ti­cas, de­ci­de quién ha­rá qué y acep­ta que hay ta­reas que na­die ha­rá. Y aun­que pien­ses que es­to sue­na co­mo un sue­ño im­po­si­ble, Du­fu pre­sen­ta un fuer­te ar­gu­men­to pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes plau­si­bles -aun­que sim­ple­men­te sea de­cir “ése no es mi tra­ba­jo”. ¿En­ton­ces, con es­to qué ga­nan los hom­bres? Apar­te de te­ner pa­re­jas más fe­li­ces, Du­fu pien­sa que las mu­je­res que se li­be­ran pa­ra de­di­car­se más al tra­ba­jo ga­na­rán me­jo­res suel­dos, si no es­tán preo­cu­pa­das por quién va a lim­piar el re­fri­ge­ra­dor.

Sus es­tra­te­gias han in­clui­do no abrir el co­rreo por tres me­ses, por lo que su ma­ri­do se vio obli­ga­do a ha­cer­lo cuan­do fi­nal­men­te se dio cuen­ta de las mul­tas de es­ta­cio­na­mien­to… tam­bién se nie­ga a res­pon­der in­vi­ta­cio­nes de fies­ta pa­ra sus hi­jos, y le pi­de a los an­fi­trio­nes que se pon­gan en con­tac­to con su es­po­so en lu­gar de ella. Du­fu ha­ce que no­te­mos la dis­yun­ti­va en­tre los pa­pe­les que mu­chas de no­so­tras te­ne­mos en el tra­ba­jo y en la ca­sa. “Asu­mi­mos que las mu­je­res que tra­ba­jan fue­ra del ho­gar son mo­de­los po­si­ti­vos”, di­ce ella. “Pe­ro la ma­yo­ría de los ni­ños no ven a sus ma­dres en ese con­tex­to ex­terno. Pa­ra ellos, si­gues sien­do la per­so­na que les pre­pa­ra la ce­na”.

Es­ta re­vo­lu­ción se ini­cia con ac­cio­nes pe­que­ñas. Sin em­bar­go, es par­te de un mo­vi­mien­to más am­plio, co­no­ci­do en los Es­ta­dos Uni­dos co­mo “peer ma­rria­ge” o “ma­tri­mo­nio en­tre com­pa­ñe­ros”, en el que la di­vi­sión de res­pon­sa­bi­li­da­des do­més­ti­cas es acep­ta­da de bue­na ga­na por am­bas par­tes. La COO de Fa­ce­book Sheryl Sand­berg es una de­fen­so­ra de la fi­lo­so­fía “50:50” y ar­gu­men­ta que es­te acuer­do es el más va­lio­so que ha ne­go­cia­do en su vi­da.

“Tu acuer­do más im­por­tan­te es con la per­so­na con la que te es­ta­ble­ces”, me di­jo. Su di­fun­to es­po­so, Da­ve Gold­berg, re­nun­ció a su tra­ba­jo de al­to per­fil en el mun­do de la tec­no­lo­gía pa­ra pro­pi­ciar una

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.