La pri­me­ra go­ta de tin­ta

Historias de la Historia del computo en Mexico - - INTRODUCCIÓN -

To­mar dis­tan­cia en el tiem­po -si se per­mi­te el jue­go de pa­la­bra­ses como dar unos pa­sos atrás en una ga­le­ría, pa­ra des­cu­brir la fi­gu­ra que las man­chas de pin­tu­ra for­man. Cuan­do el tiem­po pa­sa apreciamos que los acon­te­ci­mien­tos son más que anéc­do­tas y efe­mé­ri­des; son, ca­da uno de ellos, los ele­men­tos que di­bu­jan el cua­dro, el cua­dro de la reali­dad.

Cin­cuen­ta, son un buen nú­me­ro de años pa­ra po­ner en pers­pec­ti­va la his­to­ria del cómpu­to en Mé­xi­co, que no es só­lo la his­to­ria del cómpu­to en Mé­xi­co, sino tam­bién de la sa­lud, de la ciencia, de la ex­plo­ta­ción pe­tro­le­ra, de la educación, de la jus­ti­cia so­cial, de la eco­no­mía y mu­chas más.

La his­to­ria del cómpu­to en Mé­xi­co es una his­to­ria im­po­si­ble de na­rrar, qui­zás to­das las his­to­rias lo sean, no lo se; la del cómpu­to en Mé­xi­co es como una go­ta de tin­ta ca­yen­do en un va­so de agua trans­pa­ren­te, es fá­cil ver don­de ini­cio y lue­go qui­zás sus pri­me­ras evo­lu­cio­nes, pe­ro des­pués de un tiem­po muy cor­to la tin­ta ha­brá co­lo­rea­do to­da el agua.

Eso creo es lo que ha pa­sa­do con la his­to­ria del cómpu­to en Mé­xi­co, es­tá ti­ñen­do to­da la vida na­cio­nal. Des­de la lle­ga­da de la IBM650 en 1958 has­ta el país di­gi­tal que e­Mé­xi­co va construyen­do; se te­je una red de re­la­cio­nes del cómpu­to, la in­for­má­ti­ca y las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes con la vida na­cio­nal, que las pa­la­bras de al­gu­nos de los ac­to­res de la his­to­ria pue­den ayu­dar a dar cuen­ta.

Val­dría la pe­na dar una des­crip­ción de la má­qui­na pri­me­ra, cu­ya lle­ga­da a Mé­xi­co, ini­ció las his­to­rias de és­ta His­to­ria.

Sus nú­me­ros, hoy, no im­pre­sio­na­rían a na­die, sal­vo qui­zás por el pre­cio. Vea­mos:

La IBM­650 es una má­qui­na de pri­me­ra ge­ne­ra­ción, es de­cir de bul­bos y me­mo­ria de tam­bor.

Sa­lió al mer­ca­do en di­ciem­bre de 1954, tres años y me­dio an­tes de su lle­ga­da a Mé­xi­co.

Las di­men­sio­nes de la uni­dad de pro­ce­sa­mien­to cen­tral

(CPU) eran 1.50 x 0.9 X 1.8 y pe­sa­ba 865 ki­lo­gra­mos. El sis­te­ma re­que­ría de 22 KVA y era pro­por­cio­na­do por una uni­dad de po­der que te­nía las mis­mas di­men­sio­nes del CPU, pe­ro que pe­sa­ba 1.3 to­ne­la­das. La en­tra­da y sa­li­da de da­tos se ha­cía a tra­vés de una lec­to­ra/ per­fo­ra­do­ra de tar­je­tas, cu­yo pe­so era de 570 ki­lo­gra­mos y que por lo ge­ne­ral se ren­ta­ba por se­pa­ra­do (550 dó­la­res men­sua­les). El tiem­po pro­me­dio en que la compu­tado­ra es­ta­ba ope­ran­do sin fa­llas era de 80%. Los cos­tos de las pie­zas de re­cam­bio eran, en pro­me­dio, de 4 mil dó­la­res men­sua­les. Su me­mo­ria era un tam­bor mag­né­ti­co de 2 mil pa­la­bras, ca­da pa­la­bra eran diez dí­gi­tos y el signo. El tiem­po que le to­ma­ba ac­ce­sar a los da­tos en la me­mo­ria era de 2 mil 496 mi­li­se­gun­dos. Lo que le per­mi­tía rea­li­zar ope­ra­cio­nes de su­ma y res­ta en 1.63 mi­li­se­gun­dos, de mul­ti­pli­ca­ción en 12.96 y de di­vi­sión en 16.9. Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas po­dían me­jo­rar­se agre­gan­do una me­mo­ria cen­tral de 60 pa­la­bras con tiem­pos de ac­ce­so de 0.096 mi­li­se­gun­dos, con un pa­go men­sual adi­cio­nal de mil 500 dó­la­res al mes. El pre­cio de la ren­ta men­sual en los Es­ta­dos Uni­dos era de 3 mil 200 dó­la­res men­sua­les, aun­que la UNAM la pa­gó en 25 mil pe­sos al mes. Como re­fe­ren­cia, es­ta ci­fra anua­li­za­da equi­va­lía ca­si a la mi­tad del pre­su­pues­to anual de la Uni­ver­si­dad. La IBM­650 usa­ba un sis­te­ma de ba­se 5 pa­ra re­pre­sen­tar los nú­me­ros en la con­so­la. Es de­cir, se es­cri­bían como el pro­duc­to de los pri­me­ros cua­tro dí­gi­tos y el ce­ro por las po­ten­cias de cin­co, de la mis­ma ma­ne­ra que lo ha­ce­mos en el sis­te­ma de­ci­mal o en el bi­na­rio.

En su con­so­la un con­jun­to de lu­ce­ci­tas cin­ti­la­ban, mos­tran­do la re­pre­sen­ta­ción de los nú­me­ros en ese sis­te­ma de ba­se cin­co. Fue­ron esas lu­ces, pro­ba­ble­men­te, las que ins­pi­ra­ron la re­pre­sen­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de los cien­tí­fi­cos en al­gu­nas pe­lí­cu­las clá­si­cas de nues­tro ci­ne; pue­den ha­ber si­do par­te del éxi­to co­mer­cial de es­ta má­qui­na, que lan­zó a Mé­xi­co a la aven­tu­ra del cómpu­to gra­cias a la au­da­cia, va­lor, en­tu­sias­mo y

cier­ta do­sis de lo­cu­ra de va­rios hom­bres no­ta­bles, de los cua­les el In­ge­nie­ro Bel­trán es ícono re­pre­sen­ta­ti­vo.

Tam­bién vis­to en re­tros­pec­ti­va hay cier­ta do­sis de lo­cu­ra en el in­ten­to de con­tar es­tas his­to­rias. Ne­ru­da di­ce en Confieso que he vi­vi­do: “Es­tas me­mo­rias o re­cuer­dos son in­ter­mi­ten­tes y a ra­tos ol­vi­da­di­zos por­que así pre­ci­sa­men­te es la vida”. Y así pre­ci­sa­men­te fue­ron las con­ver­sa­cio­nes con los pro­ta­go­nis­tas de la his­to­ria del cómpu­to en Mé­xi­co: In­ter­mi­ten­tes y a ra­tos ol­vi­da­di­zas. Ca­bría agre­gar com­ple­men­ta­rias. Al­guien na­rra un pa­sa­je y otro más lo com­ple­ta o le da un ma­tiz, al ana­li­zar­lo des­de otro án­gu­lo. Son múl­ti­ples ac­to­res y múl­ti­ples pun­tos de vis­ta que ofre­ce­mos a los lec­to­res pa­ra que ellos va­yan ar­man­do, ca­da quien, la His­to­ria. Las his­to­rias son mu­chas y pu­die­ran ser con­tra­dic­to­rias, pe­ro to­das son ver­da­de­ras; son ver­da­de­ras en el re­cuer­do de quien nos la pla­ti­có.

No­so­tros las trans­cri­bi­mos pa­ra dar­le al lec­tor el pri­vi­le­gio que tie­ne el au­tor de es­cri­bir in­fi­ni­tos li­bros, mien­tras per­ge­ña el que es­cri­bi­rá. Cuan­do íba­mos re­co­pi­lan­do el ma­te­rial era im­po­si­ble en­tre­ver el hi­lo na­rra­ti­vo. Te­nía­mos en la ca­be­za mu­chas po­si­bi­li­da­des de na­rra­ción, pe­ro nos dá­ba­mos cuen­ta que to­das eran li­mi­ta­ti­vas y ses­ga­das.

Par­ti­mos del li­bro que no que­ría­mos es­cri­bir pa­ra ir ar­man­do el que que­ría­mos leer. Siem­pre se ter­mi­na ha­cien­do no el li­bro que se quie­re es­cri­bir, sino el que se quie­re leer. No que­ría­mos un li­bro de ver­da­des ofi­cia­les, ni de da­tos de tri­via; que­ría­mos un li­bro de im­pre­sio­nes, de re­cuer­dos, de nos­tal­gias, de lu­chas, de éxi­tos, de fra­ca­sos, de apren­di­za­jes, de se­res hu­ma­nos. Un li­bro no li­neal, un li­bro de lec­tu­ra alea­to­ria, que se pu­die­ra abrir en una pá­gi­na sin exi­gir la lec­tu­ra de to­das las an­te­rio­res, pe­ro que se en­ri­que­cie­ra con ellas.

Tie­nen es­tas con­ver­sa­cio­nes la ame­ni­dad de la anéc­do­ta, pe­ro vis­tas en con­jun­to son más que eso. Van des­cu­brien­do su per­fil de uni­ver­sa­li­dad, im­pues­to por las con­di­cio­nes hu­ma­nas y so­cio eco­nó­mi­cas. La cri­sis de los ochen­ta man­dó fue­ra de las uni­ver­si­da­des a los aca­dé­mi­cos a cons­truir em­pre­sas de con­sul­to­ría, ser­vi­cio y co­mer­cia­li­za­ción del cómpu­to; eso que­da

de ma­ni­fies­to en to­das las con­ver­sa­cio­nes, lo mis­mo que las inevi­ta­bles pug­nas por el con­trol po­lí­ti­co de las compu­tado­ras. En­fren­ta­mien­tos en los que na­die ga­nó nun­ca.

Cuan­do la cri­sis pa­sa y lle­ga In­ter­net las his­to­rias en las dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes de en­se­ñan­za su­pe­rior, tam­bién son pa­ra­le­las: se cons­tru­yen las re­des y se in­te­gran a ellas las compu­tado­ras per­so­na­les. Otra vez la anéc­do­ta se vuel­ve uni­ver­sal, los pro­fe­so­res de una y otra ins­ti­tu­ción en­sam­blan sus pro­pias má­qui­nas y lan­zan pro­gra­mas de au­to equi­pa­mien­to y de equi­pa­mien­to del sec­tor pú­bli­co, has­ta que la fuer­za del gi­gan­te do­mi­na el mer­ca­do.

In­ter­net se me­te a las ca­sas por la lí­nea te­le­fó­ni­ca y se vuel­ve una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio, has­ta que apa­re­ce otro gi­gan­te en es­ce­na. Po­de­mos leer, en las his­to­rias que nos pla­ti­can los pro­ta­go­nis­tas, los in­ten­tos de gru­pos em­pre­sa­ria­les me­xi­ca­nos por desa­rro­llar una in­dus­tria de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, in­clui­dos soft­wa­re, hard­wa­re y ser­vi­cios. Ve­mos tam­bién los es­fuer­zos del es­ta­do por dar a al­gu­nas de es­tas ac­ti­vi­da­des de eco­no­mía emer­gen­te, un mar­co nor­ma­ti­vo.

Pe­ro el cómpu­to no só­lo es ne­go­cio, es tam­bién bie­nes­tar so­cial, bús­que­da de equi­dad, co­mu­ni­ca­ción, pro­duc­ción de con­te­ni­dos en un for­ma­to mul­ti­me­diá­ti­co, así lo mues­tran las his­to­rias de la cons­truc­ción de pro­gra­mas na­cio­na­les de uso de las compu­tado­ras en el au­la y el Pro­gra­ma e­Mé­xi­co.

Al fi­nal, las con­ver­sa­cio­nes acer­ca de un fu­tu­ro ca­da vez más pre­sen­te: La educación a dis­tan­cia, el soft­wa­re li­bre, los ries­gos de Big Brother –el ori­gi­nal de Or­well­ los ro­bos de iden­ti­dad ci­ber­né­ti­ca.

Son se­sen­ta y tres his­to­rias ar­ma­das a par­tir de con­ver­sa­cio­nes con cua­ren­ta y un per­so­na­jes, pues­tas en es­tás pá­gi­nas con la es­pe­ran­za de que ca­da uno de los in­fi­ni­tos li­bros po­ten­cia­les que en ellas duer­men, en­cuen­tre a un lec­tor que los des­pier­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.