Ca­rac­te­rís­ti­cas de una gra­ba­ción au­dió­fi­la

home:tech magazine mexico - - Fan Av -

Como coad­mi­nis­tra­dor de un fo­ro de au­dio, me re­sul­ta co­mún en­con­trar a mis ami­gos en­fras­ca­dos en in­ter­mi­na­bles dis­cu­sio­nes au­dió­fi­las so­bre los as­pec­tos más téc­ni­cos del hobby y, en oca­sio­nes, las apor­ta­cio­nes de los pro­fe­sio­na­les del me­dio y de los afi­cio­na­dos más ex­pe­ri­men­ta­dos ter­mi­nan sien­do una va­lio­sa he­rra­mien­ta pa­ra los ami­gos más jó­ve­nes del gru­po. Vi­vi­mos en la era del In­ter­net y de los fo­ros de­di­ca­dos al au­dio High End en don­de se po­drá en­con­trar mu­chas ex­pe­rien­cias ge­ne­ro­sa­men­te com­par­ti­das pa­ra quien gus­te de su lec­tu­ra.

En AVFo­ro (www.avfo­ro.com), al­gu­nos ami­gos de­ba­tían so­bre la téc­ni­ca con la que se rea­li­zan las gra­ba­cio­nes mo­der­nas, si era me­jor la rea­li­za­da en equi­pos analó­gi­cos o en equi­pos di­gi­ta­les y muy par­ti­cu­lar­men­te, lo que los in­ge­nie­ros de so­ni­do de­bían ha­cer con el ma­te­rial gra­ba­do an­tes de edi­tar el ál­bum pa­ra su pro­duc­ción ma­si­va en vi­ni­lo, CD o SACD.

Más de dos­cien­tas res­pues­tas mos­tra­ron la idea que los au­dió­fi­los tie­nen so­bre lo que de­be­ría­mos en­con­trar en una bue­na gra­ba­ción y, en con­tra­par­te, un co­no­ci­do in­ge­nie­ro de so­ni­do nos ex­pli­có có­mo la gra­ba­ción de un con­cier­to es­tá lle­na de com­pro­mi­sos, em­pe­zan­do por el pre­su­pues­to des­ti­na­do, así como la enor­me di­fe­ren­cia que exis­te en­tre la es­cu­cha de una in­ter­pre­ta­ción en vi­vo con­tra el so­ni­do cap­ta­do por los mi­cró­fo­nos y al­ma­ce­na­do en un dis­co du­ro.

Al res­pec­to, el in­ge­nie­ro Gerardo Ma­cín nos ex­pli­ca­ba que pa­ra gra­bar un con­cier­to de mú­si­ca clá­si­ca no so­lo se re­quie­re de equi­po con tec­no­lo­gía del me­jor ni­vel (ade­más de una téc­ni­ca de­pu­ra­da) como pien­san los au­dió­fi­los, sino de en­con­trar el ba­lan­ce en­tre ca­da uno de los pro­yec­tos y el pre­su­pues­to asig­na­do, así como la ex­pe­rien­cia de quien lo ha­ce. En bro­ma de­cía: oja­lá y exis­tie­ra un bo­tón de en­cen­di­do que nos per­mi­tie­ra gra­bar a una or­ques­ta de la ma­ne­ra más pu­ris­ta po­si­ble, así, en au­to­má­ti­co . Es­te bo­tón a la fe­cha no exis­te, por lo que una bue­na gra­ba­ción de­pen­de to­tal­men­te de la sen­si­bi­li­dad del in­ge­nie­ro de so­ni­do y su ca­pa­ci­dad pa­ra ex­traer to­da la ca­pa­ci­dad de los equi­pos dis­po­ni­bles.

Un mi­cró­fono se si­túa en­tre 8 y 12 pies del so­lis­ta, de­pen­dien­do del ins­tru­men­to y de la acús­ti­ca de la sa­la, dis­tan­cia que se es­ti­ma en ba­se a la ex­pe­rien­cia del in­ge­nie­ro. A di­fe­ren­cia del oí­do hu­mano, los mi­cró­fo­nos son muy di­rec­cio­na­les por lo que se de­be en­con­trar una dis­tan­cia tal que nos per­mi­ta la po­si­bi­li­dad de re­crear en la men­te el es­pa­cio don­de fue gra­ba­do el con­cier­to cuan­do lo re­pro­du­ci­mos en nues­tras ca­sas. La mez­cla de va­rios mi­cró­fo­nos nos per­mi­ti­rá re­crear es­ta at­mós­fe­ra con ma­yor pre­ci­sión y rea­lis­mo y, evi­den­te­men­te, a ma­yor nú­me­ro de mi­cró­fo­nos au­men­ta la ta­rea del in­ge­nie­ro de so­ni­do en­car­ga­do de la pro­duc­ción.

El in­ge­nie­ro Ma­cín res­pon­de lo que per­so­nal­men­te bus­ca cuan­do gra­ba un con­cier­to: bus­co na­tu­ra­li­dad, un so­ni­do con pe­so, con ba­lan­ce en­tre ins­tru­men­tos, ba­lan­ce to­nal y cohe­ren­cia; que los ins­tru­men­tos es­tén en su jus­to lu­gar en el es­ce­na­rio y es­pe­cial­men­te que es­tos ten­gan un so­ni­do ter­so. Y se­gu­ra­men­te el as­pec­to más im­por­tan­te, bus­co que la gra­ba­ción ten­ga una es­té­ti­ca tal que le per­mi­ta al es­cu­cha dis­fru­tar de la obra . Y me po­nía el ejem­plo de la téc­ni­ca pa­ra gra­bar a un vio­li­nis­ta. La co­rrec­ta ubi­ca­ción y dis­tan­cia del mi­cró­fono es su­ma­men­te im­por­tan­te, ya que de­ma­sia­do cer­ca se per­de­ría la her­mo­sa in­ter­ac­ción en­tre la acús­ti­ca de una bue­na sa­la, como la Ne­zahual­có­yotl, con la de­pu­ra­da téc­ni­ca de por ejem­plo, el jo­ven maes­tro Phi­lip­pe Quint y el vio­lín Kie­se­wet­ter Stra­di­va­rius que le ha si­do asig­na­do (sí, ese que de­jó ol­vi­da­do en un ta­xi en Nue­va York).

Es­ta de­cla­ra­ción cier­ta­men­te cau­só im­pac­to en al­gu­nos au­dió­fi­los que creen que la gra­ba­ción de­be­ría ser to­tal­men­te pura, sin ma­qui­lla­je, va­mos, mi­ni­ma­lis­ta por lla­mar­le de al­gu­na ma­ne­ra. En teo­ría es bueno que se pu­die­ra ha­cer al­go así, pe­ro en­ton­ces nos en­con­tra­mos con que el so­ni­do per­ci­bi­do en una sa­la de gran acús­ti­ca como la Ne­zahual­có­yotl y el so­ni­do cap­ta­do por los mi­cró­fo­nos pre­sen­tan di­fe­ren­cias enor­mes que hay que con­ci­liar. A mi ma­ne­ra de ver el hobby, re­sul­ta ca­si im­po­si­ble lo­grar una gra­ba­ción real­men­te pura, al me­nos con la tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble. A eso sú­me­le que en la ac­tua­li­dad po­cas gra­ba­cio­nes se ha­cen en equi­pos analó­gi­cos y has­ta las dis­que­ras más im­por­tan­tes a ni­vel mun­dial han cam­bia­do por equi­pos di­gi­ta­les. La eco­no­mía del mer­ca­do y la fa­ci­li­dad pa­ra gra­bar en di­gi­tal a ba­jo cos­to han mar­ca­do el ca­mino de los es­tu­dios de gra­ba­ción.

La char­la so­bre Quint nos tra­jo a l a men­te l a es­tu­pen­da gra­ba­ción rea­li­za­da en 2007, por el in­ge­nie­ro Tom La­za­rus en la sa­la Ne­zahual­có­yotl, del Con­cier­to pa­ra vio­lín de Korn­gold, in­ter­pre­ta­do por Phi­lip­pe Quint y l a Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Mi­ne­ría con la ba­tu­ta del maes­tro Carlos Mi­guel Prie­to. Nos co­men­tó el in­ge­nie­ro Ma­cín que Tom La­za­rus usó dos mi­cró­fo­nos pa­ra gra­bar a Quint: el afa­ma­do Neu­mann U47 de bul­bo y un Senn­hei­ser fi­gu­ra 8. La gra­ba­ción fue de gran ni­vel y al­can­zó rá­pi­da­men­te el éxi­to en­tre los afi­cio­na­dos, así como el re­co­no­ci­mien­to de la in­dus­tria de la mú­si­ca, mis­mo que le va­lió ser no­mi­na­da al Grammy en la ca­te­go­ría como Me­jor in­ter­pre­ta­ción so­lis­ta . El dis­co edi­ta­do por el se­llo Na­xos pre­sen­ta un so­ni­do so­ber­bio y mues­tra la gran téc­ni­ca de Quint. Le re­co­mien­do am­plia­men­te la com­pra de es­te in­creí­ble ál­bum, in­de­pen­dien­te­men­te de si le agra­da es­te gé­ne­ro mu­si­cal, le ser­vi­rá pa­ra en­ten­der un po­co más los con­cep­tos de gra­ba­ción aquí ex­pre­sa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.