Clou­dbeats El ser­vi­cio de mú­si­ca “ba­jo de­man­da” ul­tra per­so­nal

home:tech magazine mexico - - Hi-fi 2.0 - Por Eli­seo Vega H.

Como mu­chos de us­te­des, ten­go un am­plio ca­tá­lo­go de mú­si­ca di­gi­tal al­ma­ce­na­da en un dis­co du­ro ex­terno. Son cer­ca de 500 gi­gaby­tes y so­lo es una par­te de mi acer­vo, pues ten­go to­da­vía gran can­ti­dad de dis­cos com­pac­tos sin rip­pear. Ha­ce al­gún tiem­po te­nía las in­ten­cio­nes de es­cu­char mi mú­si­ca des­de cual­quier par­te del mun­do con la ca­li­dad de au­dio que el ar­chi­vo ori­gi­nal tu­vie­ra.

Una ope­ra­ción na­da im­po­si­ble, pen­sa­ba. Ape­nas ha­ce tres años era al­go real­men­te com­pli­ca­do pa­ra un país como el nues­tro don­de el an­cho de ban­da y las ve­lo­ci­da­des de car­ga y des­car­ga de in­ter­net re­sul­tan ca­si una bro­ma.

Así en mi ca­sa, ten­go una Ap­ple Mac Mi­ni y un dis­co du­ro Wes­tern Di­gi­tal de 4TB, el cual tie­ne los 500 GB de mú­si­ca y que co­rre sin pro­ble­ma al­guno. En ese dis­co du­ro ten­go mi car­pe­ta de itu­nes con ar­chi­vos en for­ma­tos tan di­ver­sos como ALAC, AAC y MP3. Ade­más ten­go una car­pe­ta ex­ter­na pa­ra ar­chi­vos FLAC. Es “mi” mú­si­ca y tie­ne ver­sio­nes es­pe­cia­les de ál­bu­mes que me gus­tan, tam­bién con­tie­ne mu­chos dis­cos in­de­pen­dien­tes de ami­gos y allí tam­bién ten­go al­gu­nos con­cier­tos me­mo­ra­bles o se­sio­nes en vi­vo de ban­das que re­gu­lar­men­te se pre­sen­tan en es­ta­cio­nes como KCRW de San­ta Mó­ni­ca o la KEXP de Seattle. Fi­nal­men­te tam­bién con­ser­vo mu­chos pod­casts. ¿Có­mo ha­cer pa­ra que pue­da es­cu­char to­do ese ma­te­rial si es­toy en otra ciu­dad tra­ba­jan­do o si es­toy de va­ca­cio­nes?

Exis­ten va­rias op­cio­nes, al­gu­nas de ellas ya las he ex­pues­to en es­ta co­lum­na. Una de las que más me ha con­ven­ci­do es usar el dis­co du­ro Wes­tern Di­gi­tal My Cloud, el cual ge­ne­ra un al­ma­ce­na­mien­to lo­cal que se pue­de ac­ce­der des­de cual­quier dis­po­si­ti­vo mó­vil o lap­top co­nec­ta­da a in­ter­net. Pa­ra ello se usa una sen­ci­lla apli­ca­ción que em­plean­do los ser­vi­cios en la nu­be. La gran ven­ta­ja de es­te WD My Cloud es que los ar­chi­vos es­tán en “nues­tro” po­der y no exis­ten la gran preo­cu­pa­ción de la se­gu­ri­dad y pri­va­ci­dad. La des­ven­ta­ja es que el dis­co du­ro de­be es­tar co­nec­ta­do per­ma­nen­te­men­te a la red y a la co­rrien­te eléc­tri­ca. Un dis­co WD My Cloud de 2TB ron­da los 3500 pe­sos.

Tam­bién he pro­ba­do apli­ca­cio­nes que per­mi­ten usar la compu­tado­ra de ca­sa como ser­vi­dor y otra lap­top via­je­ra como “clien­te”, de es­ta ma­ne­ra es po­si­ble ac­ce­der a la mú­si­ca que ten­ga en ca­sa des­de cual­quier par­te del mun­do don­de ten­ga in­ter­net. Así fun­cio­nan apps y pla­ta­for­mas como Twonky, To­ni­do o Sub­so­nic. La com­pli­ca­ción es que es­to su­ce­de en tiem­po real, por en­de, cuan­do uno desea es­cu­char un ál­bum di­gi­tal cu­ya ubi­ca­ción fí­si­ca es re­mo­ta, el dis­po­si­ti­vo que fun­ge como “clien­te” ten­drá que “ja­lar” los ar­chi­vos, por lo tan­to es­ta eje­cu­ción de­pen­de de las co­ne­xio­nes de am­bos la­dos. Otra des­ven­ta­ja es la de te­ner que te­ner en­cen­di­da la compu­tado­ra que fun­ge como ser­vi­dor.

Aho­ra que es­toy es­tre­nan­do ipad Air 2, me en­con­tré con una apli­ca­ción que me ha sor­pren­di­do por su con­fia­bi­li­dad. Se lla­ma Clou­dbeats y re­suel­ve lo que ha­bía es­ta­do bus­can­do años atrás: es­cu­char to­da mi mú­si­ca no im­por­tan­do en don­de me en­cuen­tre, sin te­ner que car­gar dis­cos du­ros, ni te­ner en­cen­di­dos to­dos los equi­pos en mi ca­sa. Va­ya­mos por el prin­ci­pio.

Hoy día, ya es de uso co­mún las so­lu­cio­nes de al­ma­ce­na­mien­to en la nu­be don­de te­ne­mos do­cu­men­tos, PDF, pre­sen­ta­cio­nes o fo­tos que que­re­mos com­par­tir en nues­tro en­torno la­bo­ral o amis­to­so. Así, no nos son aje­nos los ser­vi­cios de Drop­box, Goo­gle Dri­ve, Oned­ri­ve, Box, own­cloud o Me­dia­fi­re. To­dos los días los es­ta­mos usan­do, ¿cier­to?

Bueno, pues la apli­ca­ción Clou­dbeats es un lec­tor de mú­si­ca en la nu­be que se co­nec­ta a es­tos ser­vi­cios y des­de allí po­de­mos es­cu­char to­da la mú­si­ca que que­ra­mos. Ha­brá que ele­gir uno o to­dos los ser­vi­cios y “su­bir” nues­tra car­pe­ta de mú­si­ca. En mi ca­so, de­ci­dí com­prar Oned­ri­ve, el cual por 75 pe­sos al mes, no só­lo me da 1TB de al­ma­ce­na­mien­to, sino que tam­bién es­toy com­pran­do Of­fi­ce 365 pa­ra usar las apli­ca­cio­nes de Mi­cro­soft en cual­quier dis­po­si­ti­vo mó­vil, na­da mal, ¿no creen? Goo­gle Dri­ve y Drop­box co­bran 10 dó­la­res al mes por 1TB de al­ma­ce­na­mien­to. Ya te­nien­do mi car­pe­ta “Jazz” en Oned­ri­ve es cuan­do em­pie­za la di­ver­sión, pues pue­do es­cu­char la mú­si­ca a tra­vés del ipad Air 2 o del ipho­ne (por lo pron­to no hay app pa­ra An­droid) tal cual la su­bí. No hay cam­bios en el for­ma­to ni en la ca­li­dad, no exis­te com­pre­sión. Es­to es una gran ven­ta­ja, pues otras apps (como el ca­so de Sub­so­nic) ha­cen lo que se de­no­mi­na trans­co­di­fi­ca­ción (cam­bian el for­ma­to na­ti­vo ha­cia MP3 pa­ra ha­cer­lo más ma­ne­ja­ble en smartp­ho­nes).

Clou­dbeats se pue­de usar en re­des mó­vi­les 3G, 4G o en Wi­fi, ha­brá que te­ner en cuen­ta que de­pen­de del ta­ma­ño de los ar­chi­vos (es­to siem­pre re­la­cio­na­do con el for­ma­to) se po­dría dis­pa­rar el con­su­mo de da­tos y la ba­te­ría de sus dis­po­si­ti­vos. Es­to úl­ti­mo es una de las po­de­ro­sas ra­zo­nes pa­ra usar el ipad Air 2 en vez del ipho­ne; la du­ra­ción de la ba­te­ría es in­fi­ni­ta­men­te su­pe­rior. Ade­más la vi­sua­li­za­ción de la in­ter­faz es mu­cho más bo­ni­ta y no hay in­te­rrup­cio­nes con las lla­ma­das, los men­sa­jes de tex­to o what­sapp o fa­ce­ti­me (cla­ro, si se des­ha­bi­li­tan).

La apli­ca­ción ade­más per­mi­te “des­car­gar” car­pe­tas (no ar­chi­vos sim­ples o can­cio­nes, sino car­pe­tas, ál­bu­mes por ejem­plo) ha­cia el dis­po­si­ti­vo mó­vil, en el ca­so de no que­rer usar la op­ción de strea­ming des­de los ser­vi­cios de la nu­be. Tam­bién pue­den crear­se play­list y has­ta ge­ne­ra una “ra­dio” per­so­na­li­za­da usan­do un al­go­rit­mo que ana­li­za nues­tra bi­blio­te­ca mu­si­cal.

Clou­dbeats ob­tie­ne las ca­rá­tu­las de los dis­cos co­nec­tán­do­se a in­ter­net. Los me­ta­da­ta vie­nen ad­jun­tos re­gu­lar­men­te en ca­da ar­chi­vo. Es pre­ci­so no­tar que si subimos ar­chi­vos wav o aiff no ten­dre­mos me­ta­da­ta, por lo tan­to no po­dre­mos vi­sua­li­zar nom­bre de ar­tis­ta, ál­bum o can­ción y tam­po­co ob­ten­dre­mos la por­ta­di­lla del dis­co.

En tiem­pos de Spo­tify, Rdio o Dee­zer po­dría pa­re­cer ar­cai­co usar Clou­dbeats. Pe­ro pa­ra mu­chos de no­so­tros que te­ne­mos mu­cha mú­si­ca di­gi­tal muy per­so­nal en nues­tros dis­cos du­ros, re­sul­ta go­zo­so. En Spo­tify no en­con­tra­rás el In Rain­bows de Ra­diohead o los pro­yec­tos so­lis­tas de Thom Yor­ke. Por in­creí­ble que pa­rez­ca, The Beatles no es­tá en Spo­tify. Pe­ro son los mains­tream. Si eres de gus­tos exó­ti­cos o de ver­sio­nes es­pe­cia­les, ol­ví­da­lo, na­da de eso va a es­tar dis­po­ni­ble en Rdio, Dee­zer o Spo­tify. Na­da de aco­pla­dos ge­nia­les del jazz bri­tá­ni­co de los años cin­cuen­ta. Si te gus­ta el rock me­xi­cano de los se­ten­ta, los ser­vi­cios pue­den re­sul­tar frus­tran­tes: ape­nas una can­ción de Los Dug Dug´s o de Chac Mool. ¿Jazz ja­po­nés? Hi­ra­ki Ichiha­ra, Tsu­yos­hi Ya­ma­mo­to Trio o el fa­mo­so ál­bum The Fa­mous Sound Of Th­ree Blind Mice Vol. 1, son im­po­si­bles de en­con­trar en Dee­zer o Spo­tify.

Si has com­pra­do dis­cos au­dió­fi­los, ol­ví­da­lo, ca­si na­da de eso es­tá en los ser­vi­cios de pa­ga.

Lo otro gran­dio­so es te­ner esos sets de mú­si­ca elec­tró­ni­ca o de sal­sa du­ra que son jo­yi­tas pa­ra el oí­do y la piel. Na­da per­so­nal.

Fi­nal­men­te si eres de los que se ha preo­cu­pa­do un po­co por la ca­li­dad de so­ni­do, ten­drás ar­chi­vos en di­ver­sos for­ma­tos sin com­pre­sión como AIFF o WAV, o me­jor aún con com­pre­sión pe­ro sin pér­di­da como FLAC o ALAC. Esa ca­li­dad no exis­te en Spo­tify.

Dee­zer aca­ba de sa­car su ser­vi­cio Eli­te, del cual ya ha­bla­mos aquí, pe­ro de mo­men­to so­lo es­tá dis­po­ni­ble pa­ra sis­te­mas So­nos. Tidal es otra op­ción in­tere­san­te que ha­bre­mos de eva­luar. Am­bos ser­vi­cios ope­ran con ar­chi­vos FLAC 16 bits 44.1 khz (ca­li­dad si­mi­lar al CD @ 1411 kbps sin com­pre­sión).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.