So­fía

La sus­ten­ta­bi­li­dad y ar­mo­nía per­fec­tas

home:tech magazine mexico - - Central -

El al­to ni­vel ar­qui­tec­tó­ni­co del que go­za Kua­la Lum­pur, Nue­va York o Du­bai ha lle­ga­do a San Pe­dro Garza Gar­cía, mu­ni­ci­pio ad­ya­cen­te a Mon­te­rrey que tie­ne uno de los más al­tos ín­di­ces de in­ver­sión en Mé­xi­co. La re­vis­ta For­bes des­ta­có ha­ce unos me­ses es­ta cons­truc­ción a la que muy po­cos pue­den as­pi­rar. Ello se de­be a los des­pa­chos de ar­qui­tec­tos, pai­sa­jis­mo e in­terio­ris­mo que han par­ti­ci­pa­do, ade­más de ser uno de los desa­rro­llos que pue­den os­ten­tar una cer­ti­fi­ca­ción LEED en to­da re­gla. Mul­ti­me­dia, em­pre­sa con se­des en Mon­te­rrey y la ciu­dad de Mé­xi­co, su­ma a su cu­rrí­cu­lum ha­ber par­ti­ci­pa­do en es­te im­por­tan­te e im­pac­tan­te pro­yec­to.

Los ar­tí­fi­ces

So­fía es un desa­rro­llo re­si­den­cial de ul­tra lu­jo en San Pe­dro Garza Gar­cía. Si­tua­do fren­te al Va­lle del Cam­pes­tre, el edi­fi­cio tie­ne sin du­da las me­jo­res vis­tas de Mon­te­rrey y es­tá en­cla­va­do en un desa­rro­llo ur­ba­nís­ti­co que pri­vi­le­gia la na­tu­ra­le­za. Quien tie­ne la for­tu­na de vi­vir ahí po­drán go­zar de las so­lu­cio­nes óp­ti­mas en cuan­to a se­gu­ri­dad, es­par­ci­mien­to, con­fort y ca­li­dad de vida.

Pe­ro, ¿quién es­tá de­trás de es­te pe­que­ño gran pa­raí­so? One De­ve­lop­ment Group (ODG) es un gru­po de em­pre­sa­rios que com­par­tie­ron un ob­je­ti­vo muy cla­ro pa­ra es­te pro­yec­to: re­unir a los me­jo­res pa­ra crear un edi­fi­cio sus­ten­ta­ble de ver­dad con un di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co cu­yas on­du­la­cio­nes ha­cen eco en el mo­vi­mien­to or­gá­ni­co de la vida que se pla­neó pa­ra los ha­bi­tan­tes de So­fía, sin te­ner la ne­ce­si­dad de sa­lir del edi­fi­cio: ha­cer un pic­nic fa­mi­liar, pa­sar el tiem­po con los ami­gos al­re­de­dor de una fo­ga­ta, ver pe­lí­cu­las en la sa­la de pro­yec­ción pri­va­da, aso­lear­se, na­dar en la al­ber­ca del jar­dín ex­te­rior, re­la­jar­se en la hi­dro­pis­ci­na y sa­car to­xi­nas en el sau­na son unas de las ame­ni­da­des dis­po­ni­bles en es­te lu­gar.

La be­lle­za de la to­rre es pro­duc­to de la fir­ma Pe­lli Clar­ke Pe­lli Ar­chi­tects, crea­da por Cé­sar Pe­lli, ar­qui­tec­to ar­gen­tino ra­di­ca­do en los Es­ta­dos Uni­dos. Ini­cia­da en 1977 como Ce­sar Pe­lli & As­so­cia­tes, es­ta em­pre­sa tie­ne en su ha­ber el di­se­ño de las in­creí­bles To­rres Pe­tro­nas en Kua­la Lum­pur, el World Fi­nan­cial Cen­ter de Nue­va York, el Ca­nary Wharf de Lon­dres y el In­ter­na­tio­nal Fi­nan­ce Cen­ter en Hong Kong. Pe­lli Clar­ke Pe­lli Ar­chi­tects cum­ple a la per­fec­ción una de las ideas bá­si­cas de So­fía: in­te­grar la to­rre al en­torno y co­mu­ni­dad, así como a su na­tu­ra­le­za y am­bien­te cul­tu­ral.

En es­te aco­pla­mien­to tam­bién ha con­tri­bui­do The Of­fi­ce of Ja­mes Bur­nett. Fun­da­da en 1989, es­ta fir­ma de ar­qui­tec­tu­ra pai­sa­jis­ta en­tien­de el es­pa­cio ex­te­rior como un en­torno ca­paz de crear emo­cio­nes y sen­sa­cio­nes que re­dun­dan en crear un ma­yor bie­nes­tar.

De he­cho, el com­pro­mi­so con el me­dio am­bien­te es uno de los es­tan­dar­tes de So­fía. El des­pa­cho Ja­mes Bur­nett to­ma la na­tu­ra­le­za como un le­ga­do cul­tu­ral de una ciu­dad, por eso en su di­se­ño, los ár­bo­les que ocu­pa­ban el te­rreno de la cons­truc­ción fue­ron re­mo­vi­dos cui­da­do­sa­men­te de raíz (ta­rea lle­va­da a ca­bo por Da­vey Tree Ex­perts) y son cui­da­dos en un vi­ve­ro es­pe­cial de 2,500 me­tros cua­dra­dos pa­ra su fu­tu­ra in­cor­po­ra­ción a los cua­tro mil me­tros de jar­dín. Se tras­plan­ta­ron cua­tro ejem­pla­res (en­cino, mag­no­lia, cres­pón y sa­bino ame­ri­cano) que por su ta­ma­ño y edad re­qui­rie­ron un tra­ta­mien­to es­pe­cial.

La par­te in­te­rior de So­fía fue cui­da­da en to­do de­ta­lle por los in­terio­ris­tas de SFA De­sign. Si ya se con­ta­ba con Cé­sar Pe­lli y el des­pa­cho Ja­mes Bur­nett, la elec­ción de es­ta fir­ma era ca­si obli­ga­da, pues tie­ne pro­yec­tos rea­li­za­dos en des­ti­nos con in­ver­sio­nes de muy al­to ni­vel como el Four Sea­sons en Be­verly Hills, el Wal­dorf-as­to­ria de Nue­va York, el Ve­ne­tian Re­sort en Las Ve­gas y el Ritz Carl­ton de Abu Dha­bi, en­tre otros.

Smith/fi­res­to­ne As­so­cia­tes no se li­mi­ta a crear es­pa­cios de lu­jo, más bien ana­li­za la per­so­na­li­dad y el es­ti­lo de vida de sus clien­tes, pues como di­jo el di­rec­tor de ven­tas de ODG, Ber­nar­do Flo­res en el ar­tícu­lo de For­bes an­tes ci­ta­do (www.for­bes.com.mx/so­fia-el-ul­ti­mo-ho­gar-de­los-mi­llo­na­rios): Cui­da­mos mu­cho el per­fil de gen­te que en­tra por­que que­re­mos que sea pura gen­te afín, que ten­ga las mis­mas cos­tum­bres; se po­dría de­cir gen­te que pue­da con­vi­vir sa­na­men­te en el edi­fi­cio pa­ra po­der com­par­tir las ame­ni­da­des. De al­gu­na ma­ne­ra to­da la gen­te a la que le he­mos ven­di­do has­ta el mo­men­to es gen­te que co­no­ce­mos no­so­tros o los con­se­je­ros o los in­ver­sio­nis­tas , es de­cir, la ho­mo­ge­nei­dad en los mo­dos de vi­vir son un in­gre­dien­te esen­cial pa­ra lo­grar el ba­lan­ce que dis­tin­gui­rá a So­fía.

So­fía tam­bién con­tó con ase­so­rías en te­mas como ilu­mi­na­ción, se­gu­ri­dad, in­ge­nie­ría es­truc­tu­ral, ele­va­do­res, en­tre otros. Y en­tre es­te nu­tri­do gru­po de ex­per­tos en­tra la fir­ma Mul­ti­me­dia, que con­tri­bu­yó con su ex­per­ti­se pa­ra ha­cer de la au­to­ma­ti­za­ción y con­trol de tec­no­lo­gía otra ex­pe­rien­cia pla­cen­te­ra, útil y fá­cil de rea­li­zar.

Con­cier­ge a la me­di­da

Mul­ti­me­dia cuen­ta ya con más de 20 años de ex­pe­rien­cia en la in­te­gra­ción y au­to­ma­ti­za­ción de es­pa­cios re­si­den­cia­les y cor­po­ra­ti­vos; las so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas que pro­po­ne son pro­duc­to de dis­tin­tos es­pe­cia­lis­tas en con­trol de ilu­mi­na­ción, ci­ne en ca­sa, te­le­pre­sen­cia, au­dio y vi­deo dis­tri­bui­dos, con­trol de per­sia­nas mo­to­ri­za­das, se­gu­ri­dad, et­cé­te­ra.

La gran apor­ta­ción de Mul­ti­me­dia en el icó­ni­co edi­fi­cio So­fía fue la crea­ción de un con­cier­ge, sur­gi­do de un por­tal de prue­ba di­se­ña­do pa­ra la fi­lial Ca­sa Mul­ti­me­dia. A par­tir de ese pro­duc­to, Mul­ti­me­dia, a tra­vés del área de pro­yec­tos, em­pe­zó a co­la­bo­rar di­rec­ta­men­te con Cres­tron, que pro­ve­yó el hard­wa­re y una par­te de la pro­gra­ma­ción que per­mi­te te­ner dis­tin­tos cam­pos de in­ter­ac­ción y da­tos pa­ra las ne­ce­si­da­des del edi­fi­cio.

¿Y en qué con­sis­te es­ta no­ve­dad? Es un sis­te­ma de ges­tión, tan­to de las áreas co­mu­nes como de la co­mu­ni­ca­ción in­ter­na en­tre la ad­mi­nis­tra­ción y los in­qui­li­nos. Nos ex­pli­ca Ro­dol­fo Munguía, en en­tre­vis­ta con HO­ME:TECH: “Con el con­cier­ge la ad­mi­nis­tra­ción de la to­rre pue­de en­viar avi­sos a los in­qui­li­nos, y es­tos se pue­den co­mu­ni­car en­tre ellos. Se pue­de sa­ber la dis­po­ni­bi­li­dad de las ame­ni­da­des, si ha­brá even­tos so­cia­les or­ga­ni­za­dos por los ha­bi­tan­tes, o su­ce­sos como la pér­di­da de unas lla­ves. Y de for­ma in­de­pen­dien­te los in­qui­li­nos tie­nen siem­pre dis­po­ni­ble su es­ta­do de cuen­ta, en­via­do por el área de man­te­ni­mien­to.

Ac­tual­men­te, el con­cier­ge fun­cio­na a tra­vés de pan­ta­llas tác­ti­les em­po­tra­das en mu­ros. Sin em­bar­go, los con­dó­mi­nos de So­fía han es­ta­do pi­dien­do te­ner es­te sis­te­ma en sus dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, ser­vi­cio que es­tá pro­yec­ta­do pa­ra la se­gun­da eta­pa de desa­rro­llo del sis­te­ma. Aho­ra bien, una de las ven­ta­jas de las pan­ta­llas es que sir­ven como in­ter­fón de lu­jo, por el cual se lla­ma a re­cep­ción o re­ci­bir avi­sos con vi­deo de gen­te que va de vi­si­ta. La co­mu­ni­ca­ción in­ter­na se ma­ne­ja por un ser­vi­dor in­terno, pues da­do que la in­for­ma­ción que se ma­ne­ja por nu­be no es lo su­fi­cien­te­men­te se­gu­ra. Lo úni­co que sí se ma­ne­ja por ahí son los ser­vi­cios que se efec­túan vía in­ter­net, como reservaciones, pe­di­dos a do­mi­ci­lio, car­te­le­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca o el cli­ma.

El con­cier­ge es­tá ba­sa­do en una pan­ta­lla y pro­ce­sa­dor de Cres­tron cu­yo sis­te­ma fue desa­rro­lla­do, pa­ra es­te pro­yec­to en par­ti­cu­lar, en Mul­ti­me­dia prin­ci­pal­men­te por Ma­ria­na Agui­lar, Di­rec­to­ra de Mer­ca­do­tec­nia de Mul­ti­me­dia. Se tu­vo el cui­da­do de ubi­car las pan­ta­llas en ca­da uno de los de­par­ta­men­tos, en los ac­ce­sos y en las di­fe­ren­tes áreas co­mu­nes, de ma­ne­ra que no es ne­ce­sa­rio es­tar en el de­par­ta­men­to pa­ra po­der ge­ne­rar o re­ci­bir in­for­ma­ción pues se pue­de ha­cer des­de cual­quier pan­ta­lla, gra­cias a un usua­rio y con­tra­se­ña que tie­ne ca­da per­so­na.

Da­do que So­fía se ba­sa en un con­cep­to ha­bi­ta­cio­nal pa­ra que sus ha­bi­tan­tes ten­gan que sa­lir lo me­nos po­si­ble pa­ra rea­li­zar sus ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les y de es­par­ci­mien­to, la fun­cio­na­li­dad del con­cier­ge es per­fec­ta, pues en So­fía con­vi­ven ofi­ci­nas y áreas de vi­vien­da. Por eso, la ne­ce­si­dad de es­ta tec­no­lo­gía em­pie­za des­de la plan­ta baja: hay dos en­tra­das, una pa­ra los re­si­den­tes y otra pa­ra el per­so­nal de ofi­ci­na. Y pa­ra dar­nos una idea que el con­cier­ge es una ne­ce­si­dad bien de­tec­ta­da por Mul­ti­me­dia, más que un ca­pri­cho, hay que to­mar en cuen­ta que apar­te de las áreas la­bo­ra­les y ha­bi­ta­cio­na­les, So­fía tie­ne mu­chas y muy va­ria­das ame­ni­da­des que re­quie­ren ser ad­mi­nis­tra­das.

Apar­tir del pi­so XXI, em­pie­za el área de de­par­ta­men­tos, Mul­ti­me­dia ha po­di­do in­ter­ve­nir en 14 de los 52 en to­tal. Aho­ra hay la po­si­bi­li­dad de es­tar pre­sen­tes en apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de ellos , nos co­men­ta Ro­dol­fo Munguía, Ge­ren­te Co­mer­cial de Mul­ti­me­dia. Aun­que So­fía fue equi­pa­da con al­gu­nos ser­vi­cios de au­to­ma­ti­za­ción y con­trol por par­te del cons­truc­tor, Mul­ti­me­dia creo cua­tro ti­pos de pro­pues­tas; Ro­dol­fo nos es­pe­ci­fi­có en qué con­sis­tían: El primer ni­vel, ade­más de te­ner voz y da­tos, es in­cre­men­tar­lo a al­go de CCTV y cor­ti­ne­ros, en to­dos los ca­sos. El si­guien­te ni­vel ya in­cor­po­ra au­dio, con­trol de ilu­mi­na­ción en al­gu­nas áreas so­cia­les, y un ho­me thea­ter pe­que­ño en la sa­la de te­le­vi­sión, así como au­to­ma­ti­za­ción en to­dos los ca­sos. El ter­cer ni­vel in­clu­ye to­da la au­to­ma­ti­za­ción del de­par­ta­men­to, como los cor­ti­ne­ros en la ma­yor par­te del edi­fi­cio, au­dio en la ma­yor par­te de las áreas, ade­más de se­gu­ri­dad. Y el úl­ti­mo ni­vel es el pent hou­se: hay to­do lo an­te­rior, pe­ro en gran­de, y apar­te tie­ne tres áreas muy im­por­tan­tes: una sa­la de ci­ne que in­cor­po­ra un pro­yec­tor de me­jor ca­li­dad y pan­ta­lla con sis­te­ma B&W de muy bue­na ca­li­dad, tie­ne una sa­la-bar con sis­te­ma tam­bién B&W con sub­woo­fers; la re­cá­ma­ra es in­tere­san­te, por­que aquí hay una vis­ta es­pec­ta­cu­lar y de­bi­mos po­ner una pan­ta­lla con ele­va­dor, bo­ci­nas em­po­tra­das de B&W que tie­nen el ti­ro ha­cia el fren­te to­do se bus­có pa­ra que na­da ta­pa­ra la vis­ta.

Di­se­ño pa­ra ma­ne­jo de luz na­tu­ral

Otro ras­go re­pre­sen­ta­ti­vo de la in­cur­sión de Mul­ti­me­dia en es­te gran pro­yec­to de ar­qui­tec­tu­ra e in­ge­nie­ría que po­see la cer­ti­fi­ca­ción LEED (Lea­ders­hip in Energy & En­vi­ron­men­tal De­sign), sis­te­ma de ca­li­fi­ca­ción pa­ra edi­fi­cios ver­des, es el con­trol de la ilu­mi­na­ción na­tu­ral por me­dio de per­sia­nas Cres­tron. Sin em­bar­go, no se tra­tó de una ins­ta­la­ción, por de­cir­lo, es­tán­dar sino que tu­vo va­rios fac­to­res que lo con­vier­tie­ron en un ver­da­de­ro re­to, como nos co­men­tó Ro­dol­fo Munguía: Aquí hay un re­to muy pa­dre, pues to­do el edi­fi­cio es­tá di­se­ña­do con ven­ta­na­les de vi­drio; por don­de tú ca­mi­nas hay ven­ta­na­les de 3.20 me­tros; el se­gun­do re­to es que la ma­yor par­te del edi­fi­cio for­ma án­gu­los de cin­co o a ve­ces de 20 o 30 gra­dos. En­ton­ces to­dos los cor­ti­ne­ros que es­ta­mos po­nien­do son cur­vos”.

Aun­que Cres­tron ya ma­ne­ja es­te ti­po de pro­duc­tos en el mer­ca­do, el pro­yec­to tie­ne va­rias di­fi­cul­ta­des por los rie­les, pues el sis­te­ma de au­to­ma­ti­za­ción es a la me­di­da. Aun­que los rie­les los ha­ce Cres­tron, no­so­tros de­bi­mos te­ner la plan­ti­lla de las cur­va­tu­ras. To­do es­to re­sul­tó en un pro­ce­so po­co nor­mal, pues de­bió ve­nir per­so­nal es­pe­cia­li­za­da que sa­ca­ba me­di­das de los pla­fo­nes pa­ra ve­ri­fi­car que hu­bie­ra la pro­fun­di­dad ade­cua­da pa­ra que los rie­les co­rrie­ran. Cuan­do un riel o una per­sia­na co­rre di­re­ta­men­te, hay que po­ner un ro­di­llo. En es­te ca­so, es­te ne­ce­si­ta dar la vuel­ta y es pre­ci­so que el ca­ji­llo del pla­fón sea el ade­cua­do. Cuan­do no­so­tros sa­ca­mos las me­di­das tu­vi­mos que po­ner unas plan­ti­llas tan­to en el te­cho como al pie del pi­so pa­ra man­dar los es­que­mas re­sul­tan­tes al fa­bri­can­te pa­ra po­der dar a los rie­les los án­gu­los de cur­va­tu­ra de ca­da una de las ven­ta­nas , abun­dó en es­te as­pec­to Ro­dol­fo Munguía. To­do es­te cui­da­do res­pon­de a que la vis­ta es uno de los ele­men­tos que da va­lor a So­fía, por lo cual al­gu­nos in­qui­li­nos han pre­fe­ri­do mo­di­fi­car el pla­fón an­tes que ta­par un me­tro de la ventana cuan­do han de­ci­di­do adop­tar al­gún sis­te­ma de per­sia­nas.

Au­dio, vi­deo e ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial

Otra de las no­ve­da­des in­tro­du­ci­das en So­fía es la dis­tri­bu­ción de vi­deo en el área de gim­na­sio, con la par­ti­ci­pa­ción de la com­pa­ñía Ax­tel. Se ha pues­to un sis­te­ma de vi­deo con un re­cep­tor en las ca­mi­na­do­ras, don­de se pue­de ele­gir con­te­ni­do per­so­na­li­za­do pa­ra ca­da uno de los equi­pos. Con la ayu­da de un swit­cheo ma­tri­cial se co­lo­ca­ron va­rios re­cep­to­res que se co­mu­ni­can con los ca­mi­na­do­ras pa­ra que pu­die­ran re­ci­bir imá­ge­nes en al­ta de­fi­ni­ción. El au­dio dis­tri­bui­do es­tá pre­sen­te en prác­ti­ca­men­te to­do el edi­fi­cio, que cuen­ta con equi­po de Bo­wers & Wil­kins, es­tá di­se­ña­do por zo­nas que se con­tro­lan des­de un ser­vi­dor cen­tral o por me­dio de un kit pa­ra ipod con bo­to­ne­ra (pa­ra con­tro­lar tan­to au­dio como ilu­mi­na­ción), so­bre to­do en es­pa­cios co­mu­nes su­je­tos a re­ser­va­ción como el spa, el gim­na­sio y el sa­lón de yoga. Otro ejem­plo es que en los pi­sos 19 y 20, don­de se pu­sie­ron ame­ni­da­des como el sa­lón de vi­nos, la sa­la de ni­ños o la al­ber­ca hay unas on­ce áreas de au­dio y se pro­gra­ma­ron di­ver­sas es­ce­nas de ilu­mi­na­ción, coor­di­na­das con la de­co­ra­do­ra, pa­ra ha­cer re­sal­tar el mo­bi­lia­rio y múl­ti­ples pie­zas de ar­te. El úni­co es­pa­cio de las zo­nas de uso co­mún don­de se reali­zó tra­ta­mien­to acús­ti­co fue en el ho­me thea­ter que es­tá al la­do de la bi­blio­te­ca. Mul­ti­me­dia se ase­gu­ró de que no se tras­mi­tie­ra el so­ni­do de un lu­gar a otro ni que re­bo­ta­ra, de mo­do que no in­ter­fi­rie­ra con el si­len­cio de la bi­blio­te­ca. En cuan­to a la ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial, es­ta es­tá con­tro­la­da por fo­to­cel­das pa­ra que en cuan­to se ha­ga de no­che, la ilu­mi­na­ciòn co­mien­ce a fun­cio­nar. Di­cho ti­po de con­trol es­tá ges­tio­na­do con ho­ra­rios pa­ra evi­tar de­pen­der de al­gún miem­bro del per­so­nal del edi­fi­cio que, ade­más, es de unas di­men­sio­nes que no po­dría de­pen­der del área de man­te­ni­mien­to.

Cer­ti­fi­ca­ción LEED: el sue­ño de cual­quier edi­fi­cio verde

La cer­ti­fi­ca­ción LEED Pla­tino fue a la cual So­fía as­pi­ró, co­sa na­da sen­ci­lla pues es un sis­te­ma in­ter­na­cio­nal­men­te re­co­no­ci­do que pro­por­cio­na ve­ri­fi­ca­ción, por par­te de un ter­ce­ro, pa­ra com­pro­bar que un edi­fi­cio fue di­se­ña­do y cons­trui­do to­man­do en cuen­ta es­tra­te­gias en­ca­mi­na­das a me­jo­rar su desem­pe­ño am­bien­tal. LEED es­ta­ble­ce un mar­co con­ci­so pa­ra ins­tru­men­tar las so­lu­cio­nes prác­tias y me­di­bles pa­ra lo­grar un di­se­ño, cons­truc­ción, ope­ra­ción y man­te­ni­mien­to digno de ver­da­de­ros edi­fi­cios ver­des. Mul­ti­me­dia, pues, tu­vo que ape­gar­se y par­ti­ci­par en el cum­pli­mien­to de to­das las re­gla­men­ta­cio­nes.

So­bre los re­tos que sig­ni­fi­ca es­te ti­po de cer­ti­fi­ca­cio­nes, Alei­da Flo­res, Coor­di­na­do­ra de pro­yec­tos, es­pe­ci­fi­có: Hu­bo mu­chí­si­mo tra­ba­jo de do­cu­men­ta­ción de to­das las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de in­ge­nie­ría pa­ra po­der pa­sar las cer­ti­fi­ca­cio­nes. Se pre­sen­tó to­da la do­cu­men­ta­ción, en lo que tu­vi­mos que pre­sen­tar unos cien­to trein­ta pla­nos de dia­gra­mas, ca­na­li­za­cio­nes y de­ta­lles. Tam­bién se man­da­ron fi­chas téc­ni­cas de to­dos los equi­pos que se ins­ta­la­ron y, adi­cio­nal a eso, se hi­zo un con­trol por me­dio del equi­po de au­to­ma­ti­za­ción, quie­nes tie­nen un equi­po lla­ma­do Buil­ding Ma­na­ge­ment Sys­tem (BMS). El BMS sir­ve pa­ra mo­ni­to­rear del con­su­mo de ener­gía en ilu­mi­na­ción.

Ha­bía un sis­te­ma de ac­ce­sos y sa­li­das a cier­tas ho­ras pa­ra no ha­cer da­ño a la co­mu­ni­dad en cuan­to al trá­fi­co que oca­sio­ná­ba­mos. Tam­bién se la­va­ban las llan­tas de to­dos los vehícu­los que en­tra­ban y sa­lían del edi­fi­cio pa­ra no en­su­ciar la ciu­dad. To­dos los con­su­mos te­nían que ser de pro­vee­do­res lo­ca­les pa­ra evi­tar el trá­fi­co in­dis­cri­mi­na­do de ca­mio­nes; asi­mis­mo, los ti­ra­de­ros de­bían es­tar cer­ca. Pa­ra ob­te­ner la cer­ti­fi­ca­ción pla­tino es ne­ce­sa­rio cum­plir, des­de la cons­truc­ción, to­das las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes. En cuan­to a ca­na­li­za­cio­nes no se pue­de uti­li­zar PVC sino ma­te­rial me­tá­li­co, re­gis­tros a ca­da cier­ta dis­tan­cia, ca­da vez que se atra­ve­sa­ra un mu­ro se de­bía po­ner un se­llo cor­ta­fue­go, no se po­dían cam­biar de mar­cas de co­nec­to­res y otros re­que­ri­mien­tos por el es­ti­lo , con­clu­yó Alei­da Flo­res en en­tre­vis­ta con HO­ME:TECH.

Los edi­fi­cios ver­des con un al­to gra­do de sus­ten­ta­bi­li­dad son pro­yec­tos que em­pie­zan a ser mo­ni­to­rea­dos des­de el ini­cio de la cons­truc­ción y con­ti­nua­dos has­ta los úl­ti­mos de­ta­lles (co­nec­to­res, ca­bles, equi­po). So­fía no es so­lo un her­mo­so edi­fi­cio, con un di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co de uno de los me­jo­res des­pa­chos de ar­qui­tec­tos, una de­co­ra­ción ex­qui­si­ta, ade­más in­te­gra la ex­pe­rien­cia de una em­pre­sa me­xi­ca­na de au­to­ma­ti­za­ción que sube ca­da vez más de ni­vel. Si an­da al­gu­na vez por Mon­te­rrey, va­ya ha­cia el oes­te de la ciu­dad, ca­si fren­te al Ce­rro de la Si­lla pa­ra ad­mi­rar es­ta ma­ra­vi­lla en sue­lo na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.