Re­vi­ve tu Mac

home:tech magazine mexico - - Do It Yourself -

¿Tu Mac es­tá muy len­ta? ¿El sis­te­ma ope­ra­ti­vo se com­por­ta de for­ma errá­ti­ca? ¿Abrir Pho­tos­hop re­pre­sen­ta lar­gos tiem­pos de es­pe­ra? Sin du­da, a to­dos nos ha pa­sa­do y la gran ma­yo­ría de las ve­ces es­to es oca­sio­na­do por un pro­ble­ma muy co­mún: el sis­te­ma ope­ra­ti­vo ya es­tá muy gas­ta­do , por de­cir­lo de al­gu­na for­ma, y ne­ce­si­ta una “re­no­va­di­ta”.

El uso cons­tan­te y los in­ter­cam­bios de ar­chi­vos van de­gra­dan­do, de una u otra for­ma, la in­te­gri­dad del sis­te­ma y lo va frag­men­tan­do, ha­cien­do que ac­ce­der a un so­lo ar­chi­vo se vuel­va más len­to. Aho­ra, mul­ti­plí­ca­lo por el gran nú­me­ro de ar­chi­vos que el sis­te­ma lee y ne­ce­si­ta pa­ra fun­cio­nar de for­ma nor­mal: ahí tie­nes esos lar­gos tiem­pos de es­pe­ra y erro­res. ¿Có­mo se cu­ra ese mal? Mu­chas ve­ces bas­ta con rea­li­zar un diag­nós­ti­co y re­pa­rar los erro­res que va pre­sen­ta­do con el tiem­po en la es­truc­tu­ra y el sis­te­ma de ar­chi­vos de tu equi­po. Pa­ra es­ta ta­rea, exis­ten apli­ca­cio­nes es­pe­cia­li­za­das como Disk Wa­rrior o Tech­tool y am­bas re­quie­ren un dis­co boo­tea­ble con la apli­ca­ción pa­ra fun­cio­nar al má­xi­mo y ha­cer las re­pa­ra­cio­nes a la per­fec­ción.

En el me­jor de los ca­sos, un aná­li­sis y re­pa­ra­ción por soft­wa­re se­rá su­fi­cien­te pa­ra in­yec­tar­le nue­va vida a tu compu­tado­ra y ase­gu­rar otro lar­go pe­rio­do de fe­li­ci­dad y tra­ba­jo efi­cien­te. Pe­ro cuan­do ya na­da de eso fun­cio­na, el úl­ti­mo re­cur­so es, sin lu­gar a du­das, for­ma­tear tu equi­po y ha­cer una re­ins­ta­la­ción del sis­te­ma ope­ra­ti­vo. Pa­ra ser ho­nes­tos, es­te pro­ce­so no es na­da com­ple­jo ni re­quie­res ser un ex­per­to, pe­ro si hay al­go que re­sul­ta te­dio­so y has­ta cier­to pun­to de­ses­pe­ran­te (so­bre to­do si tu co­ne­xión a in­ter­net no es muy rá­pi­da) es la lar­ga es­pe­ra

mien­tras se des­car­gan los más de 5 GB de in­for­ma­ción que se lle­va el sis­te­ma ope­ra­ti­vo OS X Yo­se­mi­te. O qui­zás no ten­gas nin­gún pro­ble­ma t é c ni c o y l o úni co que deseas es ac­tua­li­zar va­rios equi­pos y no tie­nes el su­fi­cien­te tiem­po como pa­ra es­pe­rar a que el ins­ta­la­dor se des­car­gue una y otra y otra vez, o sim­ple­men­te vas a cam­biar­le el dis­co du­ro a tu equi­po por uno com­ple­ta­men­te nue­vo y re­quie­res de un ins­ta­la­dor lis­to pa­ra ini­cia­li­zar­lo.

Sea cual sea el mo­ti­vo, siem­pre se­rá de gran uti­li­dad te­ner un dis­co boo­tea­ble con un sis­te­ma ope­ra­ti­vo pa­ra po­der re­pa­rar o ins­ta­lar lo que ne­ce­si­tes. Pe­ro re­sul­ta que crear es­tas uni­da­des de arran­que no siem­pre re­sul­ta sen­ci­llo, o se ne­ce­si­tan pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos pa­ra lo­grar que la par­ti­ción de arran­que sea re­co­no­ci­da y vá­li­da pa­ra tu Mac, de lo con­tra­rio, te que­da­rás atas­ca­do y ten­drás que ha­cer la des­car­ga del sis­te­ma de for­ma “ma­nual”. Es por eso que aquí tra­ta­re­mos una for­ma rá­pi­da, usan­do un soft­wa­re gra­tui­to, pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo.

¿Qué ne­ce­si­tas?

En primer lu­gar de­bes te­ner una me­mo­ria USB o dis­co du­ro con al me­nos 8 GB de es­pa­cio li­bre. Tam­bién ne­ce­si­tas des­car­gar el ins­ta­la­dor de OS X Yo­se­mi­te. Sí, ya sé que es­to re­sul­ta con­fu­so, no me ma­len­tien­dan, aun­que la idea de es­to es crear una uni­dad boo­tea­ble pa­ra te­ner una ins­ta­la­ción más efi­cien­te, aun así ne­ce­si­ta­mos te­ner el ins­ta­la­dor ori­gi­nal pa­ra que se car­gue en la USB y nos sir­va como dis­co de ins­ta­la­ción. El pun­to de ha­cer es­to es crear una uni­dad boo­tea­ble pa­ra po­der rea­li­zar una ins­ta­la­ción del sis­te­ma ope­ra­ti­vo fres­ca y des­de ce­ro, o ini­cia­li­zar un dis­co du­ro com­ple­ta­men­te nue­vo.

El ins­ta­la­dor lo pue­den con­se­guir di­rec­ta­men­te de la tien­da de apli­ca­cio­nes de Ap­ple. Si tu equi­po ya tie­ne ins­ta­la­do el sis­te­ma ope­ra­ti­vo Yo­se­mi­te, ve­rás una ventana que te lo in­for­ma, aún así te da la op­ción de des­car­gar el ins­ta­la­dor, y es jus­to esa op­ción la que va­mos a ele­gir.

boo­tea­ble Una vez que has des­car­ga­do am­bas apli­ca­cio­nes, co­nec­ta la me­mo­ria USB o dis­co a tu compu­tado­ra. De­bes te­ner en cuen­ta que en el ca­so de una me­mo­ria USB, to­do el con­te­ni­do se­rá bo­rra­do pa­ra que se pue­da crear la uni­dad boo­tea­ble. Si tie­nes al­go im­por­tan­te guar­da­do en ella, se­rá me­jor que ha­gas un res­pal­do an­tes de avan­zar. Si por el con­tra­rio, lo que de­ci­des usar es un dis­co du­ro, lo úni­co que se bo­rra­rá es la par­ti­ción se­lec­cio­na­da. Mu­cha aten­ción aquí , pues un dis­co du­ro pue­de te­ner va­rias par­ti­cio­nes y si se­lec­cio­nas por error la que con­tie­ne in­for­ma­ción im­por­tan­te, to­da se per­de­rá, así que pro­cu­ra se­lec­cio­nar la par­ti­ción ade­cua­da pa­ra la ins­ta­la­ción an­tes de se­guir. To­man­do en cuen­ta es­to, es mo­men­to de abrir Disk Ma­ker X.

Al abrir­lo, lo pri­me­ro que nos pre­gun­ta­rá es el ti­po de me­dio que usa­re­mos pa­ra crear la uni­dad boo­tea­ble, ya sea una me­mo­ria USB o un dis­co du­ro. Se­lec­cio­na la op­ción se­gún sea el ca­so y con­ti­núa. El si­guien­te cua­dro de diá­lo­go que apa­re­ce nos pe­di­rá que se­lec­cio­ne­mos la par­ti­ción don­de se va a a ha­cer la ins­ta­ción, si es que hu­bie­ra más de una. En­se­gui­da te en­con­tra­rás con una ad­ver­ten­cia so­bre el te­ma de que la in­for­ma­ción que ten­ga se­rá bo­rra­da.

Una vez que acep­tes esa con­di­ción te pe­di­rá tu pass­word de ad­mi­nis­tra­dor pa­ra pro­ce­der a la crea­ción de la uni­dad boo­tea­ble. A par­tir de ese mo­men­to, Disk Ma­ker co­men­za­rá a tra­ba­jar en la crea­ción del sis­te­ma de ar­chi­vos de la me­mo­ria USB. Es­te pro­ce­so po­dría tar­dar has­ta unos 30 mi­nu­tos, pe­ro va­ría de un equi­po a otro. Una vez que el pro­ce­so con­clu­ye la uni­dad boo­tea­ble es­tá lis­ta pa­ra dar­le a tu Mac una trans­fu­sión de ve­lo­ci­dad y desem­pe­ño otra vez con una ins­ta­la­ción nue­va del sis­te­ma ope­ra­ti­vo.

El úl­ti­mo pa­so es re­ins­ta­lar de ce­ro tu equi­po, pa­ra lo cual ob­via­men­te ne­ce­si­tas res­pal­dar­lo y ase­gu­rar­te de que tie­nes to­das tus apli­ca­cio­nes dis­po­ni­bles en dis­cos o me­mo­rias pa­ra po­der re­ins­ta­lar to­do de nue­vo. Co­nec­ta la me­mo­ria o dis­co boo­tea­ble a tu equi­po y rea­li­za el pro­ce­so de re­ins­ta­la­ción nor­mal rei­ni­cian­do tu Mac mien­tras man­tie­nes opri­mi­da la te­cla Com­mand. Es­te pro­ce­so apli­ca, como ya lo men­cio­né, pa­ra for­ma­tear tu equi­po o rea­li­zar un cam­bio to­tal de dis­co du­ro a tu equi­po o ins­ta­lar va­rias compu­tado­ras de una for­ma más efi­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.