Agua el eli­xir de la vida y su con­ta­mi­na­ción

home:tech magazine mexico - - Verde Y Sustentable -

El agua es el eli­xir de nues­tra vida. To­dos los or­ga­nis­mos con­sis­ten de agua y es­ta es in­dis­pen­sa­ble pa­ra la so­bre­vi­ven­cia. Ve­ni­mos del agua. El cuer­po hu­mano es­tá he­cho de más del 70% de agua, can­ti­dad que va­ría se­gún la edad de la per­so­na. Mien­tras el pe­so cor­po­ral de un re­cién na­ci­do con­sis­te 70-80% de es­te lí­qui­do, el por­cen­ta­je dis­mi­nu­ye gra­dual­men­te con la edad.

Nues­tro pla­ne­ta Tie­rra tam­bién es­tá cu­bier­to de un 71% de agua, lo que es más de dos ter­ce­ras par­tes de to­da la su­per­fi­cie. Sin em­bar­go, más del 97% es agua sa­la­da, lo­ca­li­za­da en los ma­res. Res­pec­ti­va­men­te, so­la­men­te el 2,5% es agua dul­ce, a ni­vel mun­dial, aun­que pa­ra ha­cer uso de ella, ten­dría­mos que de­rre­tir la que se en­cuen­tra con­ge­la­da en los po­los.

El 2.5% de agua dul­ce se sub­di­vi­de de es­ta for­ma:

0,01%, nu­bes, llu­via, nie­ve y gra­ni­zo. 0,03%, ríos, arro­yos, la­gos. 30,8%, aguas sub­te­rrá­neas. 68,9%, gla­cia­res.

Aun­que una frac­ción mí­mi­na del agua dul­ce apro­ve­cha­ble, sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra la vida, se en­cuen­tra en las re­ser­vas hi­dráu­li­cas glo­ba­les, es­ta se­ría más que su­fi­cien­te. Sin em­bar­go, ba­sán­do­nos en la irre­gu­lar dis­tri­bu­ción na­tu­ral, el uso abun­dan­te por el ser hu­mano, así como la con­ta­mi­na­ción hí­dri­ca, hay ca­da vez más es­ca­sez a ni­vel mun­dial. Es muy im­por­tan­te que el agua sea te­ma pri­mor­dial de la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal y, por otra par­te, el ac­ce­so a es­te re­cur­so na­tu­ral sea un de­re­cho hu­mano.

¿Cuán­ta agua ne­ce­si­ta­mos?

Exis­te una mul­ti­tud de es­ta­dís­ti­cas so­bre el con­su­mo de agua por per­so­na en los di­ver­sos paí­ses y a ni­vel mun­dial; no obs­tan­te, es­tos lle­gan a va­riar en un cier­to ran­go. Pe­ro, to­dos coin­ci­den en des­ta­car a los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, por su al­to con­su­mo de agua por ha­bi­tan­te. Las cifras va­rían en­tre 300 y 400 li­tros de agua po­ta­ble por día y por per­so­na.

Se­gún el Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Desa­rro­llo (PNUD) 1, una cu­be­ta de 20 li­tros de agua es la can­ti­dad mí­ni­ma ne­ce­sa­ria pa­ra que una per­so­na sa­tis­fa­ga sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas de un día.

¿Sa­ben cuán­ta agua gas­tan us­te­des? En su fac­tu­ra de agua, al me­nos en el Dis­tri­to Fe­de­ral, se es­pe­ci­fi­ca bi­mes­tral­men­te el con­su­mo en me­tros cú­bi­cos y el pro­me­dio dia­rio en li­tros. Re­vi­sar es­to se­ría el primer pa­so pa­ra co­no­cer el con­su­mo per­so­nal y así co­men­zar a ge­ne­rar una con­cien­cia pa­ra el eli­xir de la vida, el agua. En la par­te de atrás de su re­ci­bo se ano­tan al­gu­nos con­se­jos pa­ra aho­rrar agua. Tam­bién tie­ne la le­yen­da: “Cui­dar el agua es res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos”. Eso es muy cier­to. Va­le la pe­na que to­dos nos in­vo­lu­cre­mos y to­me­mos nues­tras me­di­das. En los úl­ti­mos 100 años la po­bla­ción de la tie­rra se ha cua­dru­pli­ca­do y nues­tro con­su­mo de agua ha au­men­ta­do diez ve­ces. Se­gún in­for­mes del PNUD del año 2006, de los apro­xi­ma­da­men­te 6 mil mi­llo­nes de per­so­nas que ha­bi­ta­ron ese año nues­tro pla­ne­ta, unos 1,100 mi­llo­nes de hom­bres, mu­je­res y ni­ños no tu­vie­ron ac­ce­so a la can­ti­dad mí­ni­ma de agua lim­pia. La ma­yo­ría so­bre­vi­vió con 5 li­tros de agua dia­rios. Re­cor­de­mos que es­ta can­ti­dad se­ría un li­tro me­nos de lo que usa en ca­da des­car­ga un sa­ni­ta­rio ya efi­cien­te.

Cuan­do us­te­des lean es­te ar­tícu­lo ya se­re­mos más de 7,300 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes a ni­vel mun­dial. Es­to si nos ba­sa­mos en los da­tos de Na­cio­nes Uni­das, don­de se in­di­ca que la po­bla­ción mun­dial au­men­ta 2,6 per­so­nas ca­da se­gun­do. Des­gra­cia­da­men­te, el por­cen­ta­je de la po­bla­ción que no tie­ne ac­ce­so al agua po­ta­ble tam­bién cre­ce ca­da vez, ya que el cre­ci­mien­to de la po­bla­ción prin­ci­pal­men­te ocu­rre en los paí­ses de ter­cer mun­do, don­de me­nos per­so­nas tie­nen ac­ce­so a sis­te­mas an­ti­con­cep­ti­vos.

Adi­cio­nal­men­te, ca­be men­cio­nar que ca­da año mue­ren 25 mi­llo­nes de per­so­nas, apro­xi­ma­da­men­te, de­bi­do a in­fec­cio­nes y en­fer­me­da­des pro­vo­ca­das por la con­ta­mi­na­ción hí­dri­ca. Un por­cen­ta­je im­por­tan­te de es­ta can­ti­dad es de ni­ños.

¿Y en qué gas­ta­mos el agua? Al­gu­nos es­tu­dios rea­li­za­dos pa­ra de­ter­mi­nar en qué se uti­li­za es­te re­cur­so na­tu­ral en los ho­ga­res me­xi­ca­nos nos dan los si­guien­tes da­tos:

Ex­cu­sa­do 35% Re­ga­de­ra 30% Co­ci­na 15% La­va­do de ro­pa, lim­pie­za y rie­go 18.5% Be­ber 1.5%

Les de­jo de ta­rea cuan­ti­fi­car su pro­pio con­su­mo en li­tros pa­ra ca­da ac­ti­vi­dad en la cual usa­mos el agua, ba­sán­do­se en los da­tos de su re­ci­bo. Ob­via­men­te, es­tos por­cen­ta­jes son apro­xi­ma­cio­nes, por­que de­pen­de mu­cho de los cos­tum­bres y de los dis­po­si­ti­vos aho­rra­do­res que ten­gan ins­ta­la­dos.

Por otra par­te, mien­tras que en Áfri­ca del Nor­te y Áfri­ca Orien­tal ya es con­tun­den­te la es­ca­sez de agua, en Eu­ro­pa (como Es­pa­ña e Ita­lia) re­cién se ma­ni­fies­tan las pri­me­ras se­ña­les de fal­ta de es­te lí­qui­do vi­tal. El tu­ris­mo ma­si­vo en las is­las de Ma­llor­ca en Es­pa­ña y ge­ne­ró es­ca­sez de agua en es­tos lu­ga­res. Se tie­ne que traer agua del con­ti­nen­te pa­ra los tu­ris­tas. Re­sul­ta que cuan­do la gen­te va­ca­cio­na con­su­me has­ta cin­co ve­ces más de agua que lo que ge­ne­ral­men­te ocu­pa en ca­sa.

Se­gún las Na­cio­nes Uni­das se pier­de has­ta un 60% de agua po­ta­ble. Una par­te se in­fil­tra al sub­sue­lo por tu­be­rías da­ña­das o por ro­bo en zo­nas se­cas. La dis­mi­nu­ción de uno de los re­cur­sos más va­lio­sos se lle­va a ca­bo por la ma­la ges­tión, por el uso inade­cua­do del ser hu­mano y por el sec­tor de la in­dus­tria y su con­ta­mi­na­ción por sus­tan­cias quí­mi­cas o bio­ló­gi­cas.

La con­ta­mi­na­ción hí­dri­ca o con­ta­mi­na­ción del agua es una mo­di­fi­ca­ción de es­ta, ge­ne­ral­men­te pro­vo­ca­da por el ser hu­mano, que la vuel­ve im­pro­pia o pe­li­gro­sa pa­ra el con­su­mo hu­mano, así como pa­ra los ani­ma­les y la vida na­tu­ral y co­ti­dia­na. Si bien la con­ta­mi­na­ción de las aguas pue­de pro­ve­nir de fuen­tes na­tu­ra­les (por ejem­plo la ce­ni­za de un vol­cán), la ma­yor par­te de la con­ta­mi­na­ción en la ac­tua­li­dad se de­be a ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas. El desa­rro­llo y la in­dus­tria­li­za­ción su­po­nen un ma­yor uso de agua, una gran ge­ne­ra­ción de re­si­duos, mu­chos de los cua­les van a pa­rar al agua y el uso de me­dios de trans­por­te flu­vial y ma­rí­ti­mo que, en mu­chas oca­sio­nes, son cau­sa de con­ta­mi­na­ción de las aguas. Las aguas su­per­fi­cia­les son, en ge­ne­ral, más vul­ne­ra­bles a la con­ta­mi­na­ción de ori­gen an­tro­po­gé­ni­co que las aguas sub­te­rrá­neas, por su ex­po­si­ción di­rec­ta a la ac­ti­vi­dad hu­ma­na. Por otra par­te, una fuen­te su­per­fi­cial pue­de res­tau­rar­se más rá­pi­da­men­te que una fuen­te sub­te­rrá­nea a tra­vés de ci­clos de es­co­rren­tía es­ta­cio­na­les.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), el agua es­tá con­ta­mi­na­da cuan­do su com­po­si­ción se ha­ya al­te­ra­do de mo­do que no reúna las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra ser uti­li­za­da be­ne­fi­cio­sa­men­te en el con­su­mo del hom­bre y de los ani­ma­les. En los cur­sos de agua, los mi­cro­or­ga­nis­mos des­com­po­ne­do­res man­tie­nen siem­pre igual el ni­vel de con­cen­tra­ción de las di­fe­ren­tes sus­tan­cias que pue­dan es­tar di­suel­tas en el me­dio. Es­te pro­ce­so se de­no­mi­na au­to de­pu­ra­ción del agua. Cuan­do la can­ti­dad de con­ta­mi­nan­tes es ex­ce­si­va, la au­to­de­pu­ra­ción re­sul­ta im­po­si­ble.

La con­ta­mi­na­ción tien­de a con­cen­trar­se en los lu­ga­res pró­xi­mos a las zo­nas ha­bi­ta­das e in­dus­tria­li­za­das. Así, la con­ta­mi­na­ción ma­ri­na es en de­ter­mi­na­das zo­nas ad­ya­cen­tes a Eu­ro­pa (Bál­ti­co, mar del Nor­te, Me­di­te­rrá­neo), por tér­mino ge­ne­ral, diez ve­ces ma­yor que mar aden­tro; cien ve­ces su­pe­rior que en el Pa­cí­fi­co nor­te y mil ve­ces más ele­va­da que en el Pa­cí­fi­co sur. Sin em­bar­go, y como con­se­cuen­cia de la cir­cu­la­ción ge­ne­ral de los ai­res y de las aguas, ca­da año se de­tec­tan nuevos con­ta­mi­nan­tes en zo­nas tan apar­ta­das como la An­tár­ti­da. Se ha en­con­tra­do DDT en la gra­sa de los pin­güi­nos an­tár­ti­cos y en las fo­sas oceá­ni­cas.

La es­ca­sez del agua lim­pia es uno de los pro­ble­mas más gran­des del mun­do. Las re­ser­vas de agua dul­ce no au­men­tan pe­ro sí se con­ta­mi­nan y da­ñan al con­su­mi­dor. En al­gu­nas zo­nas de nues­tro pla­ne­ta, el agua po­ta­ble como re­cur­so vi­tal ya es un lu­jo. No­so­tros so­mos los afor­tu­na­dos de te­ner­la a la mano ca­si siem­bre, cuan­do la que­re­mos y a un pre­cio ac­ce­si­ble, pe­ro no to­dos tie­nen es­te pri­vi­le­gio, ni si­quie­ra en otras par­tes de Mé­xi­co. Les re­co­mien­do ver el do­cu­men­tal H Omx.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.