Whi­plash

home:tech magazine mexico - - 24 - 30 - 60 Fps -

En la fi­lo­so­fía china exis­ten dos ti­pos de com­pa­sión: la com­pa­sión yin, por ejem­plo, l a que sien­te una ma­dre ha­cia sus hi­jos, que se ba­sa en la pro­tec­ción, ca­ri­ño y cui­da­do; la com­pa­sión yang, que es esa com­pa­sión que a ve­ces nos eva­de en su for­ma, don­de a tra­vés de la fuer­za o la exi­gen­cia se nos im­pul­sa a ser me­jo­res, como el es­te­reo­tí­pi­co pa­dre asiá­ti­co que nun­ca es­tá con­for­me con los lo­gros de su hi­jo. El ga­na­dor del Oscar a Me­jor Ac­tor de Re­par­to, J.K. Sim­mons, en su pa­pel como el Dr. Flet­cher, es el vi­vo ejem­plo de es­te se­gun­do ti­po de com­pa­sión, es­con­di­do de­ba­jo de cin­co ca­pas de apa­rien­cia de ser un gran­dí­si­mo hi­jo de pu­ta.

An­drew Nei­mann (Mi­les Te­ller), un ta­len­to­so jo­ven ba­te­ris­ta con el vir­tuo­so Char­lie Byrd como ído­lo, in­gre­sa a la pres­ti­gio­sa Es­cue­la de Mú­si­ca Shep­herd, don­de muy pron­to atrae la aten­ción de Flet­cher, lí­der de la ban­da es­co­lar de jazz y el maes­tro más exi­gen­te que he­mos vis­to en la pan­ta­lla gran­de. An­drew sue­ña con con­ver­tir­se en uno de los gran­des del jazz, pe­ro lo­grar­lo no es co­sa sen­ci­lla, pues se re­quie­re no so­la­men­te de ta­len­to sino del más ob­se­si­vo en­tre­na­mien­to y de­di­ca­ción. Flet­cher, te­mi­do por sus es­tu­dian­tes al pun­to de lle­var­los a las lá­gri­mas en ple­na cla­se, to­ma no­ta de su ta­len­to y se con­vier­te en su má­xi­mo ri­val, em­pu­ján­do­lo agre­si­va­men­te y sin el me­nor ras­tro de or­to­do­xia aca­dé­mi­ca pa­ra con­ver­tir­lo en quien cree que pue­de ser, in­clu­so si eso sig­ni­fi­ca de­rra­mar un po­co de san­gre so­bre los tam­bo­res. En su ex­ce­len­te ac­tua­ción, J.K. Sim­mons se con­vier­te en el maes­tro que to­dos odia­ría­mos te­ner en el mo­men­to, pe­ro con­si­de­ra­ría­mos como ins­tru­men­tal en nues­tra for­ma­ción en una pe­lí­cu­la que to­ma el sub­gé­ne­ro del maes­tro ins­pi­ra­cio­nal pa­ra con­ver­tir­lo en una obra muy po­de­ro­sa que de­ja de la­do to­do ras­tro de me­lo­si­dad. En cier­ta ma­ne­ra, Whi­plash es la con­tra­par­te fi­lo­só­fi­ca a Bird­man. Mien­tras que la ga­na­do­ra al Oscar a la Me­jor Pe­lí­cu­la ver­sa so­bre el Ines­pe­ra­do vir­tuo­sis­mo de la ig­no­ran­cia, la no­mi­na­da Whi­plash de­ja de la­do los efec­tos si­co­ló­gi­cos de la au­to­fla­ge­la­ción nar­ci­sis­ta del per­so­na­je pa­ra pre­sen­tar el otro la­do del vir­tuo­sis­mo: la ab­so­lu­ta ob­se­sión por con­se­guir­lo.

Ade­más de la mues­tra de un te­ma muy ne­ce­sa­rio de ex­po­ner­se en nues­tra so­cie­dad con­tem­po­rá­nea ob­se­sio­na­da con el con­fort, Whi­plash es un ver­da­de­ro de­lei­te mu­si­cal, tan­to pa­ra los aman­tes del jazz como pa­ra quie­nes han ol­vi­da­do el gé­ne­ro, con un sound­track vi­bran­te, hip­nó­ti­co y per­fec­to pa­ra ha­cer re­tum­bar nues­tra sa­la de ho­me thea­ter. Una ex­ce­len­te pe­lí­cu­la pa­ra cual­quier colección y el me­jor re­ga­lo que po­drías ha­cer­le a un ado­les­cen­te preuni­ver­si­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.