Cen­tral

Au­to­ma­ti­za­ción ama­ble pa­ra el usua­rio

home:tech magazine mexico - - Contenido - Por Al­fre­do Hernández

g! Ho­me re­pre­sen­ta la sín­te­sis del desa­rro­llo de ELAN por dar a los usua­rios una so­lu­ción pa­ra au­to­ma­ti­zar los ho­ga­res. Es­te lo­gro tie­ne va­rias aris­tas.

Luz, rie­go, tem­pe­ra­tu­ra, ci­ne en ca­sa, per­sia­nas, mú­si­ca, se­gu­ri­dad. Las ne­ce­si­da­des de una ca­sa van cre­cien­do de acuer­do a nues­tro es­ti­lo de vida adop­ta dis­tin­tas tec­no­lo­gías elec­tró­ni­cas, cu­ya fa­ci­li­dad de uso de­pen­de cuán­tas ha­ya en nues­tra ca­sa. Ade­más el con­fort ha­ce mu­cho no es un lu­jo. Des­de los pri­me­ros sis­te­mas de con­trol y au­to­ma­ti­za­ción a la fe­cha hay un gran tra­mo re­co­rri­do, y so­bre eso, los pro­gra­ma­do­res pue­den con­tar lar­gas his­to­rias. Una de ellas es la de ELAN, un sis­te­ma con bue­na es­tre­lla y una in­te­li­gen­te pro­pues­ta de con­trol que lo apo­ya y los usua­rios lo com­prue­ban.

En cer­ca de 26 años, ELAN se ha con­ver­ti­do en una de las más gran­des com­pa­ñías que desa­rro­llan sis­te­mas de con­trol re­si­den­cial y co­mer­cial. Sur­gi­da en Pe­ta­lu­ma, al no­roes­te de Ca­li­for­nia, en 1989, es aho­ra dis­tri­bui­da en 58 paí­ses y cuen­ta con cer­ca de trein­ta pa­ten­tes tec­no­ló­gi­cas.

El sis­te­ma de con­trol de es­ta fir­ma par­tió de tan so­lo com­bi­nar equi­pos de au­dio, TV y co­mu­ni­ca­ción ba­sa­da en te­le­fo­nía, pa­ra lle­gar a in­te­grar se­gu­ri­dad, cli­ma, ilu­mi­na­ción y men­sa­je­ría, en­tre otras fun­cio­nes. El cre­ci­mien­to ha si­do enor­me, pe­ro la com­ple­ji­dad cre­cien­te de in­te­grar tan­tos sis­te­mas elec­tró­ni­cos es in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal a la fa­ci­li­dad de uso que ha lo­gra­do tan­to en la in­ter­faz de usua­rio como el es­fuer­zo y tiem­po que el pro­gra­ma­dor de­be uti­li­zar en po­ner­lo en mar­cha.

Pe­ro vol­va­mos al prin­ci­pio de es­ta his­to­ria. ELAN en­tró al mer­ca­do de la au­to­ma­ti­za­ción en un mo­men­to que es­tos equi­pos es­ta­ban re­ser­va­dos a gen­te que real­men­te te­nía mu­cho di­ne­ro y una bue­na can­ti­dad de equi­pos que ne­ce­si­ta­ban un con­trol cen­tra­li­za­do pa­ra po­der ope­rar más fá­cil­men­te. Aun­que por en­ton­ces la par­te de usua­rios no tan de éli­te au­men­ta­ba, y es ahí don­de en­tró ELAN a ofre­cer ese ti­po de so­lu­cio­nes pe­ro a un cos­to me­nor, a pre­sen­tar un me­jor di­se­ño y en au­men­tar la sen­ci­llez de in­ter­ac­ción con la in­ter­faz, ac­ción agra­de­ci­ble, pues ”mu­chas de las in­ter­fa­ces de otras mar­cas eran más bien con­tro­les re­mo­tos” , co­men­tó An­to­nio Legorreta, Ge­ren­te de Ven­tas de CTA, dis­tri­bui­dor ex­clu­si­vo de ELAN.

So­bre el pa­no­ra­ma en que es­ta mar­ca apa­re­ció, agre­gó An­to­nio: ”Me to­có ver des­de el prin­ci­pio el mer­ca­do de au­to­ma­ti­za­ción. Los sis­te­mas de en­ton­ces te­nían el ob­je­ti­vo de ha­cer más sim­ple el fun­cio­na­mien­to y ope­ra­ción de los equi­pos de au­dio, vi­deo, se­gu­ri­dad e ilu­mi­na­ción que, en ese en­ton­ces, era lo que ha­bía. Pe­ro pa­ra lo­grar eso, los in­ge­nie­ros te­nían que es­tar sú­per ca­pa­ci­ta­dos, por­que ha­bía un soft­wa­re pa­ra di­se­ñar la pan­ta­lla, los bo­to­nes, el mo­do en que el usua­rio in­ter­ac­tua­ría con la in­ter­faz. Se ne­ce­si­ta­ba otro soft­wa­re pa­ra pro­gra­mar, e in­clu­so se lle­gó al pun­to de que ha­bía has­ta cua­tro soft­wa­re dis­tin­tos pa­ra ha­cer to­do eso”.

Por otro la­do, al­gu­nas com­pa­ñías, como Ge­fen, em­pe­za­ron a ven­der sis­te­mas que po­dían guar­dar ar­chi­vos de au­dio, pe­ro los me­ta­da­ta se de­bían in­tro­du­cir a mano. No so­lo era ne­ce­sa­rio ir ar­chi­vo por ar­chi­vo, sino que esos si­te­mas cos­ta­ban cer­ca de los 20 mil dó­la­res y so­lo al­can­za­ban los 75MB de me­mo­ria pa­ra al­ma­ce­na­je. Des­de nues­tra pers­pec­ti­va, ve­mos que el ca­mino ha si­do lar­go.

An­tes de que ELAN en­tra­ra en es­ce­na las op­cio­nes eran prác­ti­ca­men­te dos: los sis­te­mas gran­des y los con­tro­les re­mo­tos in­te­li­gen­tes. La pri­me­ra ne­ce­si­ta­ba, como di­ji­mos an­tes, to­do un ejér­ci­to de soft­wa­res. Y la se­gun­da op­ción se re­du­cía a los con­tro­les in­clui­dos en los equi­pos de au­dio y vi­deo, que eran de apren­di­za­je o de ba­se de da­tos. Pe­ro es­tos úl­ti­mos que­da­ban so­bre­pa­sa­dos rá­pi­da­men­te da­da la can­ti­dad ca­da vez ma­yor de da­tos que de­bían al­ma­ce­nar­se. Si se op­ta­ba por re­pli­car bo­to­nes, la po­si­bi­li­dad de usar ma­cros que­da ex­clui­da.

En la ac­tua­li­dad, las mar­cas gran­des si­guen es­tan­do dis­po­ni­bles, pues ofre­cen so­lu­cio­nes a un ni­vel de au­to­ma­ti­za­ción de in­ver­sión ele­va­do. Tam­bién es­tán en uso los con­tro­les re­mo­tos de apren­di­za­je e in­te­li­gen­tes. Ade­más, en fe­chas re­cien­tes han apa­re­ci­do sis­te­mas di­ri­gi­dos al usua­rio ti­po plu­gand-play, así como las apps gra­tui­tas pa­ra con­trol de equi­pos. El ni­cho de en me­dio es el de ELAN, que no es tan ca­ro ni com­pli­ca­do pa­ra lo­grar su pro­gra­ma­ción y fun­cio­na­mien­to ade­cua­dos.

Si los sis­te­mas de las gran­des li­gas re­quie­ren mu­chas ho­ras de pro­gra­ma­ción, las apps pa­re­cen fa­ci­li­tar las co­sas, pe­ro hay al­go que el usua­rio sue­le ol­vi­dar: ”pri­me­ro, una app es­tá di­se­ña­da pa­ra una mar­ca en par­ti­cu­lar, no pa­ra un uni­ver­so de mar­cas; se­gun­do, si tie­nes una apli­ca­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra au­dio, otra pa­ra ilu­mi­na­ción, otra pa­ra vi­deo, una más pa­ra el Blu-ray, como no son sis­te­mas ba­sa­dos en Win­dows es ne­ce­sa­rio ce­rrar y abrir las apli­ca­cio­nes, lo cual re­sul­ta en­go­rro­so. Son po­pu­la­res y en­tra­ron con fuer­za al mer­ca­do por­que su pre­cio es muy ba­jo”, nos acla­ra An­to­nio Legorreta pa­ra com­pro­bar que en­tre es­ta cons­te­la­ción de so­lu­cio­nes, la de g! Se­ries Ho­me Con­trol Sys­tems de ELAN ha con­tri­bui­do al rá­pi­do po­si­cio­na­mien­to de la mar­ca.

¿Quién go­za o su­fre la pro­gra­ma­ción?

Otra de las ”pe­que­ñas gran­des di­fe­ren­cias” ra­di­ca en quién es el pro­pie­ta­rio de la pro­gra­ma­ción. An­to­nio tam­bién pre­ci­só que en otras mar­cas la pro­gra­ma­ción per­te­ne­ce a la em­pre­sa, no al usua­rio, lo cual ge­ne­ra que cuan­do es­te re­quie­re un cam­bio o por al­gu­na ra­zón ya no desea te­ner re­la­ción con la per­so­na que hi­zo el tra­ba­jo (si­tua­ción bas­tan­te ra­ra) es pre­ci­so de­vol­ver el pro­gra­ma pa­ra po­der ha­cer cam­bios, lo cual tie­ne un cos­to o, peor aún, hay que em­pe­zar des­de ce­ro. Ese ti­po de pe­sa­di­llas se han de­ja­do de la­do en ELAN, pues al usua­rio le bas­ta con ir a otro dis­tri­bui­dor au­to­ri­za­do pa­ra pe­dir la rea­li­za­ción de los cam­bios. Gratis, pues ya es due­ño del sis­te­ma y su pro­gra­ma­ción.

Sue­na bien, ¿no? Y si agre­ga­mos que los tiem­pos de pro­gra­ma­ción se han acor­ta­do mu­chí­si­mo, pues los sue­ños de te­ner una ca­sa au­to­ma­ti­za­da van to­man­do un ca­riz de plá­ci­da en­so­ña­ción. Más allá de la com­pa­ra­ción oní­ri­ca, An­to­nio da las ra­zo­nes de es­to: “Ha­go a ve­ces la bro­ma si­guien­te: cuan­do al­guien con­tra­ta un ser­vi­cio de au­to­ma­ti­za­ción es como en­trar al pro­gra­ma ´Adop­te a un pro­gra­ma­dor´ .

A ve­ces su­ce­de que el pro­gra­ma­dor es el pri­me­ro en desa­yu­nar y el úl­ti­mo en ir­se, por­que es­tán tra­ba­jan­do to­do el día, no du­ran­te una se­ma­na, sino du­ran­te me­ses, y ca­si se pue­de vol­ver de la fa­mi­lia. Con ELAN la pro­gra­ma­ción es muy ami­ga­ble”.

Mar­cos Ca­pis­trán, in­ge­nie­ro de CTA, nos com­par­tió su ex­pe­rien­cia, pues ha pro­gra­ma­do otras mar­cas y ha per­ci­bi­do que tra­ba­jar con ELAN es más rá­pi­do, pues el pro­gra­ma que uti­li­za es muy in­tui­ti­vo, pues “prác­ti­ca­men­te sin sa­ber na­da del pro­gra­ma, el mis­mo soft­wa­re te va guian­do; ade­más, cuen­ta con una ba­se de da­tos am­plia don­de pue­des in­te­grar va­rios equi­pos de au­dio, vi­deo, ilu­mi­na­ción y con­trol. En otras mar­cas, la pro­gra­ma­ción se ha­ce por co­man­dos, di­ga­mos, un pro­gra­ma ob­je­to o pro­gra­ma fuen­te. En el ca­so de ELAN se tra­ta de un pro­gra­ma en el que so­lo es ne­ce­sa­rio me­ter cier­tos co­man­dos y fór­mu­las pa­ra que fun­cio­ne, es de­cir, por mó­du­los”.

Pro­gra­ma­ción en tiem­po real

Se­guir de­ve­lan­do los va­lo­res agre­ga­dos que ofre­ce g! Ho­me ha­ce im­pres­cin­di­ble to­mar en cuen­ta que es­ta mar­ca tie­ne un so­por­te que per­mi­te ve­ri­fi­car que la pro­gra­ma­ción es­tá fun­cio­nan­do co­rrec­ta­men­te gra­cias a una guía de apli­ca­ción, don­de in­clu­so se pue­de com­pro­bar qué pro­ble­mas van sur­gien­do. Asi­mis­mo cuen­ta con una li­bre­ría enor­me de mar­cas y mo­de­los ya pro­ba­dos en mul­ti­tud de cir­cuns­tan­cias: se­gu­ri­dad, vi­deo, au­dio, rie­go, ilu­mi­na­ción, et­cé­te­ra. Con es­ta úl­ti­ma he­rra­mien­ta el pro­gra­ma­dor pue­de te­ner una bue­na idea de los ries­gos y li­mi­tan­tes si se va a ins­ta­lar cier­to equi­po.

“La pro­gra­ma­ción en sí no re­sul­ta tan com­pli­ca­da, por­que el pro­gra­ma­dor tie­ne que car­gar có­di­gos IR, có­di­gos RS232 y dar de al­ta to­dos los con­tro­la­do­res. Los tiem­pos ya vie­nen de­fi­ni­dos en el soft­wa­re por lo cual no es ne­ce­sa­rio ha­cer có­di­go fuen­te. Por otro la­do, en el mis­mo soft­wa­re se ven las co­ne­xio­nes en­tre equi­pos. Por ejem­plo, en el cam­po ´co­mu­ni­ca­ción´ se in­di­ca si es vía RS232 o Et­her­net. La in­ter­faz, por su di­se­ño vi­sual, evi­ta que se ten­gan que abrir sub­me­nús pa­ra com­pro­bar las co­ne­xio­nes, gra­cias a que se uti­li­za len­gua­je ja­va pa­ra po­der ha­cer la vi­sua­li­za­ción. Y es­to es to­da­vía más ami­ga­ble que ver una ta­bla con da­tos y nú­me­ros”, aco­tó Mar­cos so­bre es­te te­ma.

Aun­que el in­ge­nie­ro que rea­li­za la pro­gra­ma­ción pue­da ha­cer prue­bas en tiem­po real pa­ra evi­tar erro­res, hay siem­pre la po­si­bi­li­dad de que se ne­ce­si­te ha­cer ajus­tes. El pro­gra­ma­dor se pue­de co­nec­tar re­mo­ta­men­te con el per­mi­so del usua­rio pa­ra po­der ha­cer un diag­nós­ti­co y la con­si­guien­te re­pa­ra­ción. ELAN in­clu­yó la po­si­bi­li­dad de ad­mi­nis­trar los con­tro­la­do­res de for­ma re­mo­ta si ocu­rrie­ra al­gún pro­ble­ma o si el usua­rio cam­bia, por ejem­plo, un te­le­vi­sor. “En da­do ca­so”, co­men­ta Mar­cos Ca­pis­trán, “el usua­rio po­dría in­gre­sar el có­di­go IR en el sen­sor de la te­le y el pro­gra­ma­dor, des­de otra ciu­dad, pue­de cam­biar los có­di­gos del con­tro­la­dor”.

Fle­xi­bi­li­dad

Ser fle­xi­bles en es­te mun­do es una pre­mi­sa bá­si­ca de la su­per­vi­ven­cia. Es­to no es muy dis­tin­to pa­ra las em­pre­sas de au­to­ma­ti­za­ción. ELAN ha lo­gra­do desa­rro­llar­se gra­cias a que ha ge­ne­ra­do un sis­te­ma que pue­de ser tan ce­rra­do o abier­to como sea ne­ce­sa­rio, uti­li­za­do en apli­ca­cio­nes lo­ca­les o co­lo­ca­do en si­tes, in­te­gra­do por vía alám­bri­ca o inalám­bri­ca.

Las po­si­bi­li­da­des de ade­cua­ción pue­den ir des­de un ci­ne en ca­sa, un apar­ta­men­to o una gran ca­sa. Pa­ra lo­grar­lo, ELAN tie­ne dis­po­ni­bles cua­tro mo­de­los de con­tro­la­do­res, nom­bra­dos se­gún la ca­pa­ci­dad re­que­ri­da por la ins­ta­la­ción.

Pe­ro una de las par­tes esen­cia­les pa­ra lo­grar la me­jor so­lu­ción es, ade­más de co­no­cer la can­ti­dad de equi­pos que se in­te­gra­rán, es sa­ber las ne­ce­si­da­des del clien­te, pues ELAN pue­de apli­car­se des­de un me­dia room has­ta una ca­sa con múl­ti­ples zo­nas don­de in­ter­vie­nen se­gu­ri­dad, cli­ma, au­dio, vi­deo, et­cé­te­ra.

So­bre es­te par­ti­cu­lar, An­to­nio Legorreta es muy cla­ro: “No hay na­da que su­pere la co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta con el usua­rio. Si no hay una char­la pre­via, el clien­te po­dría pen­sar en rea­li­zar ta­reas de­ma­sia­do com­ple­jas o es­pe­cí­fi­cas. Hay que te­ner en cuen­ta al­go muy im­por­tan­te: se pue­de fa­ci­li­tar la vida tan­to del usua­rio como del pro­gra­ma­dor al no au­to­ma­ti­zar to­do. ¿A qué me re­fie­ro? Una so­lu­ción es co­lo­car sen­so­res de luz de día o de pre­sen­cia pa­ra que las lu­ces se en­cien­dan sin la in­ter­ven­ción di­rec­ta. Así se evi­ta au­men­tar el pro­yec­to cuan­do no es ne­ce­sa­rio. Se tra­ta de ha­cer ami­ga­ble la apli­ca­ción de ELAN. Pe­ro eso co­mien­za en la char­la pre­via, pues en una ho­ja de tra­ba­jo se ano­tan las ne­ce­si­da­des y re­que­ri­mien­tos del clien­te. Tam­bién du­ran­te el desa­rro­llo del pro­yec­to, tam­bién se van con­tem­plan­do los cam­bios, como in­te­grar equi­po que no se con­tem­pló”.

Una de esas ne­ce­si­da­des que de­ben que­dar bien cla­ras des­de el prin­ci­pio es el mo­do en que el usua­rio eli­je con­tro­lar su ca­sa. Pa­ra es­to, ELAN tie­ne va­rias op­cio­nes de in­ter­faz que se ade­cuan tan­to al es­ti­lo de vida como a la can­ti­dad de equi­pos in­te­gra­dos.

En es­te sen­ti­do, las ta­blets han con­tri­bui­do al desa­rro­llo de una in­ter­faz más ama­ble y atrac­ti­va, la cual es con­sis­ten­te sin im­por­tar qué ti­po de dis­po­si­ti­vo mó­vil se usa. Es­ta ven­ta­ja cua­li­ta­ti­va se no­ta en la apli­ca­ción. So­bre es­te asun­to Mar­cos nos ex­pli­ca: “si uno lle­ga a ca­sa que cuen­ta con un sis­te­ma ELAN y por al­gu­na ra­zón se que­da­ra sin car­ga el te­lé­fono del due­ño don­de tie­ne car­ga­da la app, el vi­si­tan­te pue­de ba­jar la apli­ca­ción; se in­gre­sa el usua­rio y con­tra­se­ña lo­cal; la co­ne­xión es in­me­dia­ta y es po­si­ble con­tro­lar to­do de mo­do ha­bi­tual. Es de­cir, el pro­gra­ma no re­si­de en el dis­po­si­ti­vo mó­vil, más bien ob­tie­ne la pro­gra­ma­ción del con­tro­la­dor. Una vez que ese usua­rio tem­po­ral es­tá fue­ra del al­can­ce de se­ñal sim­ple­men­te de­ja de fun­cio­nar. Es como una red Wi­Fi nor­mal”.

Como bien di­ce An­to­nio Legorreta du­ran­te nues­tra en­tre­vis­ta, los in­te­gra­do­res su­gie­ren que aun­que el iPad es muy bue­na so­lu­ción, es ne­ce­sa­rio pen­sar real­men­te en la fa­ci­li­dad de uso, pues ELAN tie­ne va­rios mo­de­los de pan­ta­llas tác­ti­les que se fi­jan a la pa­red, en las cua­les se des­plie­ga exac­ta­men­te la mis­ma in­ter­faz. Es­to, sin du­da, es una ca­rac­te­rís­ti­ca que ha­ce muy fe­li­ces a los usua­rios pues no se les obli­ga a te­ner una cur­va de apren­di­za­je in­ne­ce­sa­ria, so­bre to­do si se tie­ne que ma­ni­pu­lar el sis­te­ma de for­ma rá­pi­da y efi­caz. En efec­to: el pro­gra­ma de ELAN re­si­de en el con­tro­la­dor.

Pe­ro no to­do es apps y te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes. Con­ti­núa An­to­nio: “Si no se quie­re te­ner una pan­ta­lla tác­til por la pre­sen­cia de ni­ños, por ejem­plo, se pue­den ele­gir otras op­cio­nes, de acuer­do al es­pa­cio y a quien ten­ga que uti­li­zar­lo. Por ejem­plo, en las re­cá­ma­ras de los ni­ños y en la co­ci­na, bo­to­nes du­ros, con fun­cio­nes pres­ta­ble­ci­das. Las pan­ta­llas tác­ti­les, ade­más de dar un to­que de re­fi­na­mien­to, pue­den ser­vir pa­ra de­jar un men­sa­je de voz, op­ción muy útil pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción de ta­reas ca­se­ras”. Con es­ta op­ción ca­da per­so­na pue­de re­pro­du­cir los men­sa­jes de voz di­rec­ta­men­te des­de la pan­ta­lla o de for­ma re­mo­ta con el uso de una compu­tado­ra o el te­lé­fono.

Tam­bién ELAN se in­te­gra con sen­so­res de se­gu­ri­dad que de­tec­tan fu­gas de gas, o que aler­tan si al­guien ha en­tra­do sin au­to­ri­za­ción a la ca­sa; los men­sa­jes de aler­ta y el mo­ni­to­reo del CCTV re­si­den­cial se ha­cen en tiem­po real. Una gran ven­ta­ja que, da­dos los tiem­pos ac­tua­les, es de su­ma im­por­tan­cia.

Por otro la­do, ELAN cuen­ta con un flag ship, el con­trol de mano HR2 (Hand­held Re­mo­te 2), que ha si­do muy bien re­ci­bi­do en es­tu­dios de már­ke­ting rea­li­za­dos por la em­pre­sa, pues tie­ne un di­se­ño ele­gan­te y li­ge­ro, ade­más de in­te­grar una pan­ta­lla tác­til pa­ra te­ner la op­ción de la in­ter­faz grá­fi­ca.

Es tiem­po de usar g! Ho­me

La pre­gun­ta es obli­ga­da: ¿cuán­do sa­be uno que se ne­ce­si­ta un sis­te­ma de au­to­ma­ti­za­ción? Si te­ne­mos en cuen­ta que exis­ten ya sis­te­mas es­pe­cí­fi­cos pa­ra: 1) re­pro­du­cir con­te­ni­dos mul­ti­me­dia, 2) con­tro­lar la se­gu­ri­dad con cá­ma­ras y sen­so­res que en­vían aler­tas; 3) ges­tio­nar la tem­pe­ra­tu­ra con la ayu­da de ter­mos­ta­tos cuan­do no hay na­die en ca­sa; 4) con­tro­lar la ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial y na­tu­ral con es­ce­nas pro­gra­ma­das pa­ra ver ci­ne, es­cu­char mú­si­ca o pa­ra re­gu­lar la luz so­lar que de­ja pa­sar las per­sia­nas; 5) re­gar el jar­dín de acuer­do con ho­ras o días es­pe­cí­fi­cos en­ton­ces, al lle­gar a tres o más con­tro­les re­mo­tos es mo­men­to de pen­sar en ELAN.

“Ade­más la tec­no­lo­gía es pa­ra to­dos, pa­ra hom­bres, mu­je­res y ni­ños. In­clu­so pue­de ser de gran ayu­da pa­ra gen­te ma­yor, con mo­vi­li­dad re­du­ci­da o en­fer­mos. Por ejem­plo, al­guien con ar­tri­tis que no pue­de mar­car un te­lé­fono. Pa­ra esos ca­sos se tie­ne la op­ción de en­viar un men­sa­je de emer­gen­cia que lle­ga al te­lé­fono”, en­fa­ti­zó An­to­nio al es­tar ha­blan­do so­bre si la tec­no­lo­gía si­gue sien­do, como tra­di­cio­nal­men­te se ha pen­sa­do, pa­ra “el que le sa­be” o pa­ra el más geek de la fa­mi­lia.

Es­ca­la­bi­li­dad y com­pa­ti­bi­li­dad

¿Y si por ra­zo­nes de pre­su­pues­to un usua­rio com­pró el equi­po bá­si­co y con el pa­so del tiem­po tie­ne ya los re­cur­sos pa­ra am­pliar las fun­cio­nes au­to­ma­ti­za­das de su ca­sa? ¿Lo de­se­cha? Cla­ro que no. “Esa es otra ven­ta­ja de ELAN, pues es un sis­te­ma es­ca­la­ble. Se pue­de agre­gar equi­pos sin mo­di­fi­car los que ya se tie­nen pro­gra­ma­dos”, co­men­ta Mar­cos Ca­pis­trán.

Aun­que el sis­te­ma de ELAN pue­de in­cre­men­tar­se has­ta ni­ve­les muy gran­des, de lo que se tra­ta es de ofre­cer, como in­te­gra­do­res, una so­lu­ción ate­rri­za­da y real a lo que es­tá pi­dien­do el usua­rio. “Pen­sa­mos en so­lu­cio­nes reales pa­ra ne­ce­si­da­des reales”, afir­ma An­to­nio Legorreta.

ELAN ade­más pue­de tra­ba­jar en pa­ra­le­lo o aco­pla­do a otros sis­te­mas de con­trol. Las pan­ta­llas y las apps pue­den con­vi­vir con los in­te­rrup­to­res tra­di­cio­na­les. O en ins­ta­la­cio­nes cor­po­ra­ti­vas, po­dría aco­plar­se pa­ra fun­cio­nar con los sis­te­mas de edi­fi­cios in­te­li­gen­tes. Sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio ex­pli­car bien al usua­rio có­mo fun­cio­na un sis­te­ma de au­to­ma­ti­za­ción, “pe­ro cui­da­do”, ad­vier­te An­to­nio, “como di­je en al­gún pro­gra­ma de en­tre­na­mien­to de CE­DIA, los usua­rios no son ton­tos, por fa­vor, no los ha­gan ver así. Si una pro­gra­ma­ción no es ade­cua­da, en reali­dad no se en­ten­die­ron las ne­ce­si­da­des del usua­rio”.

Dis­tri­bu­ción en Mé­xi­co

ELAN lle­va al­re­de­dor de más de quin­ce años en Mé­xi­co, tiem­po du­ran­te el que los ca­na­les de dis­tri­bu­ción han cam­bia­do, y CTA ha te­ni­do la for­tu­na de ma­ne­jar la mar­ca en ex­clu­si­va en Mé­xi­co. El cor­por­ta­ti­vo le ha con­fia­do a CTA es­ta ta­rea, gra­cias al tra­ba­jo que han he­cho, por ejem­plo, con la mar­ca Ni­les. Pe­ro no se tra­ta de una dis­tri­bu­ción “de ca­jas” ni a ojos ce­rra­dos, sino una dis­tri­bu­ción con so­por­te, con pu­bli­ci­dad, con stock, es de­cir, con mu­chos va­lo­res agre­ga­dos.

“Por ejem­plo, te­ne­mos una sa­la en el show­room de CTA que sir­ve como sa­lón de cla­ses don­de se in­vi­ta al dis­tri­bui­dor y se le ex­pli­ca no con una pre­sen­ta­ción de Po­wer­Point, sino como una es­pe­cie de ta­ller don­de se le in­vi­ta a que prue­be el equi­po di­rec­ta­men­te pa­ra ex­pe­ri­men­tar có­mo se in­te­gran los sis­te­mas. Y de­pen­dien­do del per­fil del usua­rio se pue­de ca­na­li­zar al in­te­gra­dor con di­fe­ren­tes dis­tri­bui­do­res, y tam­bién to­man­do en cuen­ta el ti­po de pro­yec­to por rea­li­zar, ya sea au­to­ma­ti­za­ción de equi­pos High End, ilu­mi­na­ción, se­gu­ri­dad o au­dio-vi­deo. So­bre to­do por­que al­gu­nas em­pre­sas que ha­cen au­dio quie­ren ha­cer se­gu­ri­dad, los de se­gu­ri­dad, ilu­mi­na­ción, y así por el es­ti­lo; se cui­da que las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas sean rea­li­za­das por es­pe­cia­lis­tas. Otro ejem­plo, es si un clien­te quie­re un ci­ne en ca­sa pe­ro, ¿qué ti­po de ci­ne en ca­sa? ¿Se tra­ta de una te­le­vi­sión o uno que al­can­za el mi­llón de dó­la­res? Por­que pa­ra el se­gun­do pro­yec­to se ne­ce­si­ta otro ti­po de co­no­ci­mien­tos y de en­tre­na­mien­to. Ha­ce­mos tra­jes a la me­di­da , a la ma­ne­ra de un sastre: no so­lo se to­man las me­di­das, sino que se pre­gun­ta pa­ra qué se va a usar, pa­ra qué cli­ma y tem­po­ra­da, et­cé­te­ra. Una de las po­lí­ti­cas como em­pre­sa de dis­tri­bu­ción es que no ven­de­mos a usua­rio fi­nal ni ven­de­mos en tien­das, sino so­lo al ca­nal de in­te­gra­ción. Con es­to pue­den te­ner la cer­te­za de que sus pro­yec­tos se atien­den con éti­ca y pro­fe­sio­na­lis­mo”, con­clu­yó An­to­nio Legorreta du­ran­te la en­tre­vis­ta sos­te­ni­da con Ho­me:TECH.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.