En de­ta­lle.

home:tech magazine mexico - - Contenido - Por Eli­seo Vega Por Erik Ro­drí­guez

Los al­ta­vo­ces Can­ton Ven­to 880.2 son una bue­na elec­ción pa­ra te­ner un so­ni­do po­de­ro­so en la sa­la de la ca­sa.

Es­tas ca­jas han si­do mis com­pa­ñe­ras por los úl­ti­mos tres me­ses, día y no­che las he es­cu­cha­do y he que­da­do pren­di­do de ellas. Yo que­ría unas bo­ci­nas blan­cas, es­pe­cial­men­te pa­ra una ha­bi­ta­ción que así lo re­que­ría, un ca­pri­cho si us­te­des quie­ren, pe­ro las op­cio­nes en al­ta fi­de­li­dad eran muy re­du­ci­das, así que es­tas ale­ma­nas lle­ga­ron pa­ra que­dar­se. Son la pa­re­ja per­fec­ta, emo­ti­vas sin ser de­li­ca­das, po­de­ro­sas sin ser abru­ma­do­ras y hermosas cual mo­de­lo teu­to­na. Cuer­po di­vino con las cur­vas ne­ce­sa­rias y un ros­tro que no se pue­de ig­no­rar.

Las 880.2 son par­te de la ga­ma Ven­to y re­pre­sen­tan un es­ca­lón ape­nas de­ba­jo de su se­rie in­sig­nia de­no­mi­na­da Re­fe­ren­ce. Es­tán di­se­ña­das y cons­trui­das en Ale­ma­nia, es­pe­cí­fi­ca­men­te en Ni­der­lau­ken, una vi­lla en la lo­ca­li­dad de Weil­rod, cen­tro-oes­te de la na­ción ger­ma­na. Una ben­di­ción que no es­tén fa­bri­ca­das en China como mu­chí­si­mas mar­cas afa­ma­das.

Can­ton es una em­pre­sa con fa­ma y re­co­no­ci­mien­to en Eu­ro­pa, sin em­bar­go, es po­co co­no­ci­da de es­te la­do del Atlán­ti­co. Bet­ta Sis­te­mas Acús­ti­cos las im­por­ta a Mé­xi­co y ya las ha po­si­cio­na­do en­tre me­ló­ma­nos y au­dió­fi­los de nues­tro país, es­pe­cial­men­te en aque­llos que sue­len vi­si­tar las tien­das de­par­ta­men­ta­les. Créa­me que Can­ton es una mar­ca que us­ted siem­pre de­be re­vi­sar an­tes de com­prar cual­quier bo­ci­na. Se pue­de lle­var una muy agra­da­ble sor­pre­sa.

So­lo como bre­via­rio, di­ré que Can­ton na­ce en 1972, ba­jo el aus­pi­cio de cua­tro ta­len­to­sos en­tu­sias­tas del Hi Fi que se unie­ron pa­ra desa­rro­llar bo­ci­nas de al­to ni­vel. El nom­bre Can­ton es una com­bi­na­ción del vo­ca­blo la­tín Can­ta­re (can­tar) y de la pa­la­bra ale­ma­na Ton (tono mu­si­cal).

Las Ven­to 880.2 son unas ca­jas me­dia­nas que mi­den 20.5 x 99 x 28 cm y pe­san 18 kg ca­da una. Pue­den ser ne­gras con ter­mi­na­do piano o blan­co lus­tro­so. En cuan­to a es­pe­ci­fi­ca­cio­nes bá­si­cas, anun­cian una sen­si­bi­li­dad de 87.5 dB @1 watt @ 1 me­tro, ma­ne­jo de po­ten­cia de has­ta 250 watts, res­pues­ta de fre­cuen­cia de 23 Hz a 40 kHz, im­pe­dan­cia en­tre 4 y 8 ohms. Se tra­ta de un sis­te­ma de 2.5 vías con dos woo­fers de 6” pa­ra la re­pro­duc­ción de los gra­ves, un dri­ver de me­dios tam­bién de 6” y un twee­ter de 1”.

Can­ton in­clu­ye unas pe­que­ñas go­mas de hu­le pa­ra des­aco­plo al pi­so y un jue­go de spi­kes pa­ra uso en pi­sos du­ros o al­fom­bras. Es­tas bo­ci­nas ofre­cen po­si­bi­li­dad de bi-ca­blea­do o bi-am­pli­fi­ca­ción con co­nec­to­res de muy bue­na ca­li­dad que acep­tan ca­ble des­nu­do de buen ca­li­bre, za­pa­tas y ba­na­nas.

Se tra­ta de unas ca­jas ba­jo di­se­ño bass re­flex, el puer­to de en­to­na­ción y de sa­li­da de ai­re apun­ta ha­cia abajo, una so­lu­ción in­te­li­gen­te que les per­mi­te acer­car­se un po­co a la pa­red tra­se­ra sin que es­to afec­te de­ma­sia­do su desem­pe­ño. Otro de­ta­lle que se agra­de­ce es que las ma­llas de pro­tec­ción acús­ti­ca, se ad­hie­ren mag­né­ti­ca­men­te al ga­bi­ne­te.

Can­ton em­plea uni­da­des de alu­mi­nio pa­ra me­dios y gra­ves y ce­rá­mi­ca pa­ra los agu­dos. Los ale­ma­nes real­men­te se han preo­cu­pa­do por fa­bri­car sus pro­pios dri­vers, que ba­jo sus es­pe­ci­fi­ca­cio­nes y di­se­ños ope­ran en el mo­do que desean. El alu­mi­nio re­sul­ta li­ge­ro y lo su­fi­cien­te­men­te rí­gi­do pa­ra ser un gran dri­ver, el cual tie­ne la ven­ta­ja de fun­cio­nar como un pis­tón per­fec­to por lo me­nos has­ta 40 kHz, se ha de­mos­tra­do que es par­tir de esa fre­cuen­cia cuan­do su com­por­ta­mien­to ya no es li­neal, sin em­bar­go, al es­tar fue­ra del lí­mi­te de es­cu­cha hu­mano (in­clu­so de

fre­cuen­cias ar­mó­ni­cas su­pe­rio­res) des­ta­ca como un gran­dio­so ma­te­rial, a eso hay que agre­gar­le las tec­no­lo­gías wa­ve su­rround y la fa­bri­ca­ción de­no­mi­na­da tri­ple cur­ved, lo que op­ti­mi­za la for­ma del cono y lo con­vier­te en una mem­bra­na in­creí­ble­men­te es­ta­ble.

El twee­ter por su par­te es un di­se­ño muy par­ti­cu­lar. De he­cho hay po­cas em­pre­sas que usan ce­rá­mi­ca pa­ra la fa­bri­ca­ción de dri­vers, es­to por su cos­to y por­que se re­quie­re mu­chí­si­ma de­li­ca­de­za a la ho­ra de mol­dear. Can­ton usa ce­rá­mi­ca por la rí­gi­dez y el ba­jí­si­mo pe­so, amén de un so­ni­do que nun­ca ra­ya en lo me­tá­li­co o es­tri­den­te, pe­ro en cam­bio re­sul­ta con ma­yor ex­ten­sión y pe­so que los twee­ters de do­mo sua­ve. Ade­más, el pla­to fron­tal que lo en­vuel­ve, op­ti­mi­za las ca­rac­te­rís­ti­cas de dis­per­sión.

Can­ton ha pues­to mu­cho em­pe­ño en el con­trol de los woo­fers, por ello em­plea la tec­no­lo­gía DC (Dis­pla­ce­ment Con­trol) que pre­vie­ne la de­fle­xión des­con­tro­la­da de res­pues­ta en ba­jas fre­cuen­cias.

Eva­lua­ción Sub­je­ti­va

Es­ta vez los com­pa­ñe­ros de las Can­ton Ven­to 880.2 re­sal­ta­ron un am­pli­fi­ca­dor in­te­gra­do McIn­tosh MA6200 (fa­bri­ca­do en 1978, 75 watts), una pa­re­ja con­for­ma­da por el pream­pli­fi­ca­dor B26 y el am­pli­fi­ca­dor de po­ten­cia 4BST de Brys­ton de 250 watts por ca­nal y un am­pli­fi­ca­dor de bul­bos Jo­li­da JD 801 BRC de 70 watts . Como fuen­te em­plee el DV7001 de Ma­rantz como trans­por­te CD, el DAC Ma­gic de Cam­brid­ge Au­dio, un So­nos Con­nect tam­bién co­nec­ta­do ha­cia el DAC Ma­gic pa­ra po­der es­cu­char Dee­zer Eli­te ( strea­ming FLAC 16 bits44.1 kHz) y una Mac­Book Pro car­ga­da con mi­les de ar­chi­vos de mú­si­ca en ALAC y AAC en su ma­yo­ría. Los ca­bles de in­ter­co­ne­xión fue­ron Au­dio­Quest USB Fo­rest, mien­tras que óp­ti­cos y coaxia­les Cin­na­mon de la mis­ma mar­ca. Pa­ra bo­ci­nas usé Tri­bu­ta­ries Ca­bles se­ries 6.

Una vez desem­pe­ca­das, las Ven­to 880.2 es­tán lis­tas pa­ra ro­dar ape­nas des­pués de 20 ho­ras, que es lo que el fa­bri­can­te re­co­mien­da como break-in. Su po­si­cio­na­mien­to en la sa­la no re­sul­ta na­da com­pli­ca­do y so­lo hay que te­ner cui­da­do con las pri­me­ras re­fle­xio­nes en las pa­re­des la­te­ra­les, así como la pre­cau­ción de no acer­car­las de­ma­sia­do a la pa­red tra­se­ra.

Como siem­pre de­pen­de­rá mu­cho de los gus­tos de ca­da quien, sin em­bar­go a gran­des ras­gos pue­do de­cir que la me­jor com­bi­na­ción re­sul­ta la pa­re­ja de com­po­nen­tes ca­na­dien­ses Brys­ton que ha­cer “bai­lar” de fe­li­ci­dad a las Ven­to. Se no­ta una ca­pa­ci­dad di­ná­mi­ca gran­di­lo­cuen­te pe­ro siem­pre con­tro­la­da, gra­ves po­de­ro­sos y una ran­go me­dio ex­qui­si­to de­tec­ta­ble fá­cil­men­te con vo­ces fe­me­ni­nas como la de Amy Winehouse que con su Frank de 2003 de­ja ver lo ma­ra­vi­llo­so de sus cuer­das vo­ca­les y de una car­ga emo­cio­nal no muy vis­ta en los charts.

El Jo­li­da le da un ca­rác­ter cá­li­do pro­pio de los bul­bos, sin em­bar­go a mi jui­cio, pier­de el slam y ve­lo­ci­dad en gra­ves, la di­ná­mi­ca ge­ne­ral se ve re­du­ci­da y la ex­ten­sión en agu­dos tam­bién re­sul­ta más aco­ta­da.

El Mcin­tosh con sus 40 años en­ci­ma re­sul­ta una jo­ya vin­ta­ge que tam­bién re­sul­ta en­can­ta­dor pa­ra las Ven­to. No es com­pa­ra­ble en ran­go di­ná­mi­co y gra­ves del Brys­ton, sin em­bar­go se acer­ca mu­cho en esos fac­to­res y ge­ne­ra una es­ce­na­rio so­no­ro gran­de, con la sen­sa­ción de que los ins­tru­men­tos flo­tan en el es­pa­cio, ca­da mú­si­co en su po­si­ción. Sor­pren­den­te pa­ra un am­pli­fi­ca­dor de tal edad.

Car­la Bley con su Big Band Theory de 1993 ba­jo el se­llo ECM es un ejer­ci­cio mu­si­cal que so­lo pue­de ge­ne­rar fuer­tes emo­cio­nes. Car­la al piano di­ri­ge la ban­da con sa­xo­fo­nes, trom­bo­nes, trom­pe­tas, vio­lín, ór­gano, ba­jo y ba­te­ría. Bas­ta es­cu­char “On the Sta­ge in Ca­ges” pa­ra dar­se cuen­ta que las Ven­to 880.2 son ejem­plo per­fec­to de al­ta fi­de­li­dad. Aquí pu­di­mos com­pro­bar que las ale­ma­nes pue­den ir­se fi­nas con al­gu­nos pia­ní­si­mos de Car­la y desatar los pa­sa­jes ul­tra for­ti de la sec­ción de me­ta­les.

De en­tre mu­chos ma­te­ria­les en CD, las Ven­to re­sul­ta­ron adic­ti­vas al es­cu­char a Va­len­ti­na Li­sit­sa ( Cha­sing Pia­nos. The Piano Mu­sic of Mi­chael Ny­man), jo­ya que es ya una re­fe­ren­cia y que las ale­ma­nas re­pro­du­cen con un en­can­to abra­za­dor: tim­bre, pau­sa y mu­si­ca­li­dad que jus­ti­fi­can su va­lor.

Otros dis­cos que ha­cen que me fas­ci­nen las Ven­to son el Cha­me­leon de To­masz Stan­ko (la trom­pe­ta más re­co­no­ci­da del free jazz) y Hand. Can­not. Era­se del ge­nio Ste­ven Wil­son con su rock me­ló­di­co, pro­gre­si­vo, “jazzy” y con acor­des de me­tal que de­mues­tra que la ca­li­dad de la mú­si­ca no vi­ve en cri­sis.

El pun­to cul­mi­nan­te pa­ra sa­ber que es­ta­mos an­te unas ca­jas de ver­da­de­ra al­cur­nia es de­lei­tar­se de pri­ni­ci­pio a fin a la luz de las ve­las y con co­pa de vino en mano el exu­be­ran­te Pu­re: Ma­ria Ca­llas. Be­lle­za que aca­ri­cia los oí­dos.

Dee­zer Eli­te me pro­por­cio­nó ho­ras de no­ve­do­sos y agra­cia­dos dis­cos como el nue­vo de Na­ta­lia La­four­ca­de ( Has­ta la raíz), que de­bo con­fe­sar me gus­tó mu­cho, va­ya us­ted a sa­ber por qué. Duets: Re-Wor­king the Ca­ta­lo­gue de Van Mo­rri­son tam­bién so­nó de lo lin­do, lo mis­mo que Sam­ba Chu­va de Ro­zi­na Pát­kai.

Las Ven­to 880.2 no son per­fec­tas por su­pues­to. No con­si­guen el gra­ve vis­ce­ral de pe­sos com­ple­tos del High End y tam­po­co ge­ne­ran la ima­gen tri­di­men­sio­nal de bo­ci­nas con cos­to de va­rios mi­les de dó­la­res. No son fá­ci­les de ali­men­tar en po­ten­cia (son bas­tan­te glo­to­nas) y son muy quis­qui­llo­sas a la ho­ra de ha­cer pa­re­ja y lo­grar si­ner­gía con un am­pli­fi­ca­dor.

Me pa­re­cen unas bo­ci­nas es­té­ti­ca­men­te agra­cia­das, de for­mas que le per­mi­ten in­co­po­rar­se en cual­quier sa­la mo­der­na, in­clu­so en aque­llas mi­ni­ma­lis­tas. Bien am­pli­fi­ca­das en­tre­gan un so­ni­do Hi Fi que nos ha­ce emo­cio­nar­nos, so­bre to­do sa­bien­do que no hay que em­pe­ñar la ca­sa pa­ra ob­te­ner­las. Su re­la­ción ca­li­dad­pre­cio re­sul­ta no­ta­ble, ade­más siem­pre se­rán dig­nas de ad­mi­rar pues os­ten­tan una cons­truc­ción in­cues­tio­na­ble con to­da la mar­ca del Ma­de in Ger­many.

Si es­tá en bus­ca de un sis­te­ma que le con­ce­da lar­gas ho­ras de fe­li­ci­dad a sus ore­jas y a sus pies, no lo du­de, bus­que una au­di­ción con es­tas Ven­to 880.2. Es­toy ca­si se­gu­ro que le de­ja­rán fas­ci­na­do como a mí.

¡Am­plia­men­te re­co­men­da­das!

Nos gus­ta:

El di­se­ño y el ter­mi­na­do ex­cep­cio­nal. El so­ni­do en lo ge­ne­ral: no­ta­ble ba­lan­ce to­nal, muy bue­na di­ná­mi­ca, ran­go me­dio ex­qui­si­to y agu­dos con una ex­ten­sión muy agra­da­ble. La cons­truc­ción ale­ma­na.

Nos gus­ta­ría:

Que fue­sen más fle­xi­bles a la ho­ra de com­pa­gi­nar con am­pli­fi­ca­ción. Que desa­rro­lla­ran ma­yor ni­vel de pre­sión so­no­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.