In­te­gra­ción sin do­lor.

home:tech magazine mexico - - Contenido - Por Ser­gio Gai­tán

No se pue­de de­cir sí a to­do, mu­cho me­nos a tra­ba­jos de in­te­gra­ción que pue­den re­sul­tar de­fec­tuo­sos. Me­nos y me­jor he­cho.

¡Or­ga­ní­za­te! Pa­ra aca­bar con el hom­bre del “sí”. Cuan­do en el ám­bi­to de ne­go­cios le pre­gun­tas a un in­te­gra­dor qué ti­po de pro­yec­tos ha­ces, es sor­pren­den­te la can­ti­dad de ve­ces que la res­pues­ta es “de to­do”. No es ma­lo ha­cer pro­yec­tos re­si­den­cia­les, co­mer­cia­les y cor­po­ra­ti­vos, pe­ro si con­si­de­ra­mos las dis­ci­pli­nas in­vo­lu­cra­das, CCTV, dis­tri­bu­ción de au­dio y de vi­deo, te­le­fo­nía, re­des, se­gu­ri­dad bá­si­ca, mi­cro­fo­nía, acús­ti­ca, con­trol de ac­ce­sos, acús­ti­ca, en­tre otras más, en­con­tra­mos que es muy di­fí­cil ser igual de bueno en los tres mer­ca­dos y en to­das las dis­ci­pli­nas al mis­mo tiem­po.

En oca­sio­nes te­ne­mos la cos­tum­bre de acep­tar to­do, pro­yec­tos pe­que­ños y gran­des, con equi­pos y dis­ci­pli­nas en las que, por nues­tra pro­pia ex­pe­rien­cia li­mi­ta­da, el mar­gen de error y la po­si­bi­li­dad de ha­cer al­go mal o de que al­gún com­po­nen­te fal­te son muy al­tos (es fre­cuen­te pen­sar que por­que eres bueno en al­go, lo eres en otras co­sas; a ve­ces sí, pe­ro en mu­chí­si­mas otras ta­reas po­de­mos ser fran­ca­men­te ma­los). Si a eso le su­ma­mos que, con tal de ase­gu­rar el ne­go­cio, a ve­ces ce­de­mos en al­go más.

El clien­te quie­re al­go más ba­ra­to: sí. Quie­re un des­cuen­to: sí. Pre­fie­re em­plear las mar­cas que le gus­tan, no las que le pro­po­nes: sí. Quie­re apro­ve­char par­te de sus equi­pos an­ti­guos, aun­que es­to afec­ta tu di­se­ño: sí. Te pa­go to­do has­ta que ter­mi­nes: sí. Apro­ve­chan­do que es­tán aquí, pon­me es­te par de bo­ci­nas que com­pré en la ven­ta noc­tur­na: sí.

Ha sur­gi­do el hom­bre “Sí”. El hom­bre “sí” es una fi­gu­ra mí­ti­ca de te­rror, un mons­truo que co­rrom­pe nues­tras em­pre­sas. No hay na­da que le im­pi­da se­guir di­cien­do sí a cual­quier plan­tea­mien­to del pros­pec­to o clien­te, no re­pa­ra en las im­pli­ca­cio­nes, pien­sa que ca­da sí le sir­ve pa­ra ven­der, ha­cer más gran­de el pro­yec­to, de­jar al clien­te más con­ten­to. Pe­ro en reali­dad es to­do lo opues­to.

Lo­grar el cie­rre de un pro­yec­to se ha con­ver­ti­do en al­go más com­ple­jo, pues “es­ta­mos tan ocu­pa­dos” re­sol­vien­do la vida dia­ria que no no­ta­mos que el mer­ca­do ya cam­bió. Hoy la ma­yo­ría de los pro­yec­tos son más sen­ci­llos, más pe­que­ños, el usua­rio no quie­re com­pli­ca­cio­nes. Po­dría­mos pen­sar que el ne­go­cio es­tá a la baja, pe­ro en reali­dad en los usua­rios va­lo­ran más el co­no­ci­mien­to. Aun­que su pro­yec­to sea sen­ci­llo, quie­re ser tra­ta­do como si fue­ra el más im­por­tan­te del mun­do.

Ya en un par de oca­sio­nes he­mos pla­ti­ca­do de las ven­ta­jas que po­dría te­ner ha­cer un al­to y re­or­ga­ni­zar­nos, un al­to pa­ra ana­li­zar qué nos es­tá pa­san­do. Tra­ba­ja­mos más que an­tes pe­ro no ga­na­mos más, los már­ge­nes de pro­duc­tos clave ya no son tan in­tere­san­tes, no ma­ne­ja­mos co­rrec­ta­men­te los cam­bios en el pro­yec­to y ter­mi­na­mos que­dán­do­nos con equi­pos y es­to afec­ta nues­tro mar­gen, el pro­gra­ma­dor de sis­te­mas de con­trol se con­vier­te en una di­va y no nos ha­ce­mos tiem­po pa­ra so­lu­cio­nar­lo. ¿No de­mues­tra es­to que ca­da vez es más im­por­tan­te ha­cer­lo y tra­tar de en­fren­tar de me­jor ma­ne­ra los cam­bios del mer­ca­do y los in­ter­nos en nues­tra or­ga­ni­za­ción?

Sea cual sea mi tra­ba­jo en la com­pa­ñía, ¿ten­go cla­ro cuál es mi pues­to?, ¿sé lo que se es­pe­ra de mí?, ¿co­noz­co mis res­pon­sa­bi­li­da­des? El ejem­plo más co­mún pa­ra de­mos­trar nues­tra con­fu­sión in­ter­na es que, quien fue con­tra­ta­do ha­ce unos dos años pa­ra un pues­to en par­ti­cu­lar, ha ve­ni­do re­ci­bien­do nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des, pe­ro es pro­ba­ble que no se­pa el por­qué, sim­ple­men­te se le agre­gan y ya. En es­te mo­men­to, uno de los te­mas im­por­tan­tes es sa­ber cuán­do de­cir no: no al des­cuen­to, no al clien­te con el que pen­sa­mos que las co­sas no irán bien, no a los pro­yec­tos de x ti­po sin apren­der lo ne­ce­sa­rio, no acep­tar pro­yec­tos que no de­jen cier­to ni­vel de mar­gen de uti­li­dad. No­so­tros co­no­ce­mos las áreas de opor­tu­ni­dad de nues­tras com­pa­ñías.

Nues­tra in­dus­tria es fas­ci­nan­te, te­ne­mos el pri­vi­le­gio de ser los con­sul­to­res tec­no­ló­gi­cos de mu­cha gen­te, por fa­vor, no nos aba­ra­te­mos, no nos de­gra­de­mos. Ca­da vez que al­go no que­da bien a la pri­me­ra, que hay un clien­te in­sa­tis­fe­cho, una lla­ma­da de re­cla­ma­ción, un clien­te que nos di­ce “no, los sis­te­mas in­te­gra­dos no fun­cio­nan”, he­mos per­di­do una ba­ta­lla y a la lar­ga se pre­sen­ta la opor­tu­ni­dad de per­der la gue­rra.

¿Se­rá que el hom­bre “sí” y el hom­bre “ha­go de to­dos los pro­yec­tos” exis­ti­rán mien­tras no or­ga­ni­ce­mos me­jor nues­tras com­pa­ñías? En nues­tra in­dus­tria na­da nos aho­rra­ría más que un no a tiem­po o un buen con­trol del hom­bre “sí”. ¡Aca­ba con él! Haz un al­to, pe­ro no so­lo. La clave es la gen­te que con su tra­ba­jo dia­rio ha­ce el día a día, oír a los ins­ta­la­do­res, a quien ha­ce las com­pras, al res­pon­sa­ble del al­ma­cén, al res­pon­sa­ble de los di­se­ños, de la pro­gra­ma­ción, de las ven­tas. To­dos tie­nen mu­cho que apor­tar, nin­gu­na com­pa­ñía es so­lo el due­ño. No es­tás so­lo. Ade­más de mu­chos due­ños de em­pre­sas, es­tán las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les CE­DIA e InfoComm, que ha­cen mu­cho por ayu­dar­nos, so­lo que a ve­ces no que­re­mos oír­los. La ra­zón de ser de las or­ga­ni­za­cio­nes glo­ba­les so­mos no­so­tros mis­mos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.