HiFi 2.0.

home:tech magazine mexico - - Contenido - Por Eli­seo Vega

MQA es la apues­ta de Me­ri­dian por brin­dar un so­ni­do con ca­li­dad de es­tu­dio.

Mu­chas per­so­nas quie­ren mú­si­ca con au­dio en al­ta re­so­lu­ción. Por otro la­do, mu­chí­si­ma más gen­te no le in­tere­sa en lo ab­so­lu­to eso de los bits y los ki­lo­hertz.

La ma­sa crí­ti­ca es la que ha­ce los ne­go­cios pa­ra las gran­des dis­que­ras y las afa­ma­das fir­mas de tec­no­lo­gía que siem­pre es­tán bus­can­do so­lu­cio­nes au­dio­vi­sua­les que lle­guen al ma­yor nú­me­ro de gen­te po­si­ble. Por eso, aun­que la olea­da del High Re­so­lu­tion Au­dio pue­de ha­cer con­cien­cia que es mo­men­to de se­pul­tar el MP3, es­to de­pen­de de de­ma­sia­dos fac­to­res, mu­chos de los cua­les no tie­nen que ver so­lo con la mú­si­ca o el so­ni­do.

High Re­so­lu­tion Au­dio tie­ne sus fie­les se­gui­do­res y sus in­ten­sos de­trac­to­res. Yo soy de los que me man­ten­go en me­dio, acep­tan­do que es ho­ra de su­bir­se al tren de la nue­va tec­no­lo­gía, pe­ro in­sis­to en que los pre­cios de­ben ser ba­jos y so­bre to­do que es­te mo­vi­mien­to mer­ca­do­ló­gi­co real­men­te ge­ne­re un am­bien­te de pros­pe­ri­dad crea­ti­va pa­ra mú­si­cos, in­ge­nie­ros y pro­duc­to­res. De ellos de­pen­de la ma­gia y no de uno u otro for­ma­to.

MP3 triun­fó rá­pi­da­men­te por­que pu­do po­si­cio­nar­se como un for­ma­to ágil, fle­xi­ble, muy com­pac­to, el cual po­día via­jar en re­des in­clu­so de baja ve­lo­ci­dad; su acep­ta­ción fue uni­ver­sal por ello y nun­ca por la ca­li­dad de so­ni­do. Pe­ro el mun­do se acos­tum­bró al MP3, así que qui­tár­se­lo de en­ci­ma no se­rá co­sa fá­cil. No por ello, MP3 es el for­ma­to más usa­do hoy día en los sis­te­mas de mú­si­ca ba­jo de­man­da como Spo­tify, Dee­zer o Rdio.

Cla­ro que hay otros múl­ti­ples for­ma­tos como WMA, AAC, Vor­bis, ATRAC, Mu­se­pack y más. To­dos ellos den­tro del gru­po de los lla­ma­dos ar­chi­vos de au­dio con có­decs lossy (con pér­di­das de in­for­ma­ción mu­si­cal). Pe­ro son usa­dos por­que son muy pe­que­ños (cuen­tan con al­ta com­pre­sión) y pue­den trans­por­tar­se por re­des ce­lu­la­res in­clu­so.

Los abo­ga­dos del High Re­so­lu­tion Au­dio pre­ten­den dar­le fuer­za a for­ma­tos me­nos co­no­ci­dos pe­ro cu­ya ven­ta­ja es que no cuen­tan con com­pre­sión al­gu­na como WAV o AIFF, o tie­nen com­pre­sión pe­ro sin pér­di­da como FLAC, ALAC (Ap­ple Loss­less) y otros.

El gran pro­ble­ma es que se tra­ta de ar­chi­vos “muy pe­sa­dos”, lo mis­mo pa­ra al­ma­ce­nar­se en dis­cos du­ros o en la nu­be o pa­ra trans­por­tar­se en ser­vi­cios de strea­ming. Ade­más, es­tos ar­chi­vos sue­len ser cos­to­sos a la ven­ta, por va­rias ra­zo­nes: una de ellas es que a las dis­que­ras les cues­ta ha­cer dos o más ver­sio­nes de un so­lo ar­chi­vo.

Y aquí te­ne­mos que ha­cer una con­si­de­ra­ción pre­ci­sa que tie­ne que ver con los pri­me­ros pá­rra­fos de es­te tex­to. Las dis­que­ras, los mú­si­cos y la in­dus­tria quie­ren y ne­ce­si­tan la ma­yor ex­po­si­ción po­si­ble y eso su­ce­de en­tre los jó­ve­nes que es­cu­chan la mú­si­ca en sus compu­tado­ras o en sus smartp­ho­nes y ta­blets, sea a tra­vés de ar­chi­vos lo­ca­les (guar­da­dos en el dis­po­si­ti­vo) o me­dian­te ser­vi­cios como los ya men­cio­na­dos Spo­tify, Dee­zer, Ra­dio, Goo­gle Play Mu­sic o si­mi­la­res.

Mu­chos in­ge­nie­ros y mu­chos au­dió­fi­los cri­ti­can es­tos há­bi­tos de con­su­mo: jó­ve­nes es­cu­chan­do MP3 a tra­vés de au­dí­fo­nos. Ha­gá­mo­nos a la idea que eso… no va a cam­biar. Sin em­bar­go siem­pre se aso­ma una luz en el ca­mino.

Bob Stuart, el CEO y fun­da­dor de Me­ri­dian Au­dio, es un gu­rú de nues­tros días. Ar­duo in­ves­ti­ga­dor del fe­nó­meno psi­coa­cús­ti­co e im­pul­sor del au­dio de ca­li­dad (an­tes que se le lla­ma­ra High Re­so­lu­tion Au­dio). Ca­be­za del desa­rro­llo co­no­ci­do como Me­ri­dian Loss­less Packing, el sis­te­ma de có­dec­de­có­dec del fe­ne­ci­do for­ma­to DVD-Au­dio, que años des­pués se usa­ría –me­jo­ra­do– como par­te de Dolby TrueHD, el có­dec mul­ti­ca­nal am­plia­men­te usa­do en los Blu-ray.

Bueno, pues Bob Stuart jun­to con el in­ves­ti­ga­dor Pe­ter Cra­ven aca­ban de ha­cer pú­bli­co su nue­vo desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co co­no­ci­do como MQA, el cual pre­ten­de con­ser­var na­ti­va­men­te el so­ni­do que se ob­tie­ne en un es­tu­dio de gra­ba­ción y sin em­bar­go po­der­lo “en­cap­su­lar” pa­ra que pue­da via­jar en re­des de ape­nas 1 Mbps. Al­ta re­so­lu­ción dis­po­ni­ble lo mis­mo pa­ra equi­pos High End que pa­ra smartp­ho­nes.

MQA son las si­glas de Mas­ter Qua­lity Aut­hen­ti­ca­ted, que a de­cir de Me­ri­dian cum­ple con las pre­rro­ga­ti­vas de un so­ni­do con ca­li­dad de es­tu­dio, con­ve­nien­cia y au­ten­ti­ci­dad de fin a fin (to­da la ca­de­na de dis­tri­bu­ción de mú­si­ca, des­de el crea­dor has­ta el con­su­mi­dor). Em­plea un com­ple­ta­men­te nue­vo con­cep­to pa­ra cap­tu­rar la esen­cia to­tal de una gra­ba­ción ori­gi­nal y trans­por­tar­la has­ta los me­ló­ma­nos, y ase­gu­ra que lo que es­té es­cu­chan­do sea idén­ti­co a la gra­ba­ción maes­tra.

En cier­tos seg­men­tos de la in­dus­tria, e in­clu­so en­tre los au­dió­fi­los, sim­ple­men­te se cree que cap­tu­rar la mú­si­ca a al­tas ta­sas de mues­treo o con bits de ma­yor pro­fun­di­dad es por de­fault al­go que ge­ne­ra­rá me­jor so­ni­do. Se tie­ne la creen­cia que a ma­yor nú­me­ro de bits y ki­lo­hertz se lo­gra ma­yor ca­li­dad de au­dio. Pue­de ha­ber al­go de ra­zón, pe­ro el asun­to va más allá de con­ver­ti­do­res, pro­ce­sa­do­res y có­decs; la sa­pien­cia, au­da­cia y ex­pe­rien­cia de un in­ge­nie­ro cuen­tan mu­cho.

Pe­ro di­ga­mos que ha­cer gra­ba­cio­nes en 24 bits y 96 kHz pue­de ser su­pe­rior al es­tán­dar red book de 16 bits 44.1 kHz. Sin em­bar­go, el so­lo he­cho de au­men­tar pro­fun­di­dad del bit y el so­bre­mues­treo re­quie­re de po­de­ro­sos có­decs que des­afor­tu­na­da­men­te son muy in­efi­cien­tes; es así que se ge­ne­ran ar­chi­vos ta­ma­ño “ele­fan­te”, los cua­les son hoy prác­ti­ca­men­te im­po­si­bles de trans­por­tar a tra­vés del in­ter­net y, aun­que los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les van cre­cien­do en ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to, esos ar­chi­vos gi­gan­tes re­sul­tan im­prác­ti­cos pa­ra con­ser­var en smartp­ho­nes o ta­blets. Y sí, la gen­te quie­re mú­si­ca allí.

Mú­si­ca cap­tu­ra­da en la for­ma que es­cu­cha­mos

MQA ini­cia con un ar­chi­vo que es “fir­ma­do” por el ar­tis­ta y el pro­duc­tor. Ca­da mi­nu­cia de esa gra­ba­ción maes­tra es cap­tu­ra­da por un nue­vo mé­to­do de sam­pling que pue­de re­sol­ver las más fi­nas di­vi­sio­nes que po­de­mos es­cu­char y en­tre­gar­las en el lec­tor. Ese pro­ce­so se de­no­mi­na “en­cap­su­la­mien­to”.

Se­gún Me­ri­dian, los úl­ti­mos avan­ces en neu­ro­cien­cia y psi­coa­cús­ti­ca mues­tran có­mo iden­ti­fi­ca­mos y lo­ca­li­za­mos so­ni­dos y los de­ta­lles en tiem­po del or­den de los mi­cro­se­gun­dos, que son real­men­te im­por­tan­tes, in­clu­so más allá de la con­ven­cio­nal res­pues­ta de fre­cuen­cia. Es­ta téc­ni­ca com­bi­na una ex­tre­ma pre­ci­sión en tiem­po con ran­go di­ná­mi­co au­tén­ti­co. Las in­ves­ti­ga­cio­nes de Stuart han de­mos­tra­do que nues­tros oí­dos son has­ta 13 ve­ces más sen­si­bles a las va­ria­cio­nes de tiem­po que a la res­pues­ta de fre­cuen­cia.

MQA tam­bién usa un in­no­va­dor pro­ce­sa­mien­to loss­less pa­ra cons­truir un ar­chi­vo un stream que in­clu­ye to­dos los so­fis­ti­ca­dos me­ta­da­ta: de­ta­lles de la gra­ba­ción, ins­truc­cio­nes pa­ra el de­co­der y los con­ver­ti­do­res DAC so­bre có­mo cons­truir una re­cons­truc­ción exac­ta “cer­ti­fi­ca­da” de la se­ñal ori­gi­nal analó­gi­ca. MQA pue­de via­jar en cual­quier “con­te­ne­dor” loss­less como ALAC, FLAC o WAV.

A di­fe­ren­cia de los enor­mes ar­chi­vos de los sis­te­mas de ul­tra al­to so­bre­mues­treo, el ar­chi­vo MQA es ex­tre­ma­da­men­te efi­cien­te y su co­di­fi­ca­ción con­tie­ne y pro­te­ge to­do el so­ni­do del ar­chi­vo ori­gi­nal. En pro­me­dio, un ar­chi­vo MQA re­sul­ta cin­co ve­ces me­nor que un ar­chi­vo FLAC 24-96.

MQA es de­co­di­fi­ca­do por un sim­ple de­co­der –el cual pue­de ser una app, un pla­yer en soft­wa­re o en hard­wa­re–, el cual re­cons­tru­ye el so­ni­do exac­to apro­ba­do en el es­tu­dio de gra­ba­ción; exis­te un in­di­ca­dor pa­ra “cer­ti­fi­car” que lo que es­cu­chas es una co­pia fiel del ar­chi­vo de gra­ba­ción maes­tra. Fun­cio­na con to­dos los mas­ters en­tre 44.1 kHz y 768 kHz.

MQA tie­ne una ca­rac­te­rís­ti­ca úni­ca de re­tro­com­pa­ti­bi­li­dad: el de­co­di­fi­ca­dor otor­ga la po­si­bi­li­dad de es­cu­char a la má­xi­ma ca­li­dad po­si­ble, pe­ro si por al­gu­na ra­zón no hay el de­co­di­fi­ca­dor MQA, el ar­chi­vo pue­de re­pro­du­cir­se en un equi­po nor­mal (Hi Fi, ta­blet, smartp­ho­ne, compu­tado­ra), so­lo que en vez de ob­te­ner ca­li­dad “es­tu­dio”, se ten­drá ca­li­dad CD.

MQA em­pie­za ya ha­cer rui­do en­tre al­gu­nas mar­cas de tec­no­lo­gía y en­tre cier­tas dis­que­ras; evi­den­te­men­te Me­ri­dian quie­re que MQA sea un es­tán­dar de la in­dus­tria. Al tiem­po.

Por lo pron­to, Atlan­tic Re­cords ha anun­cia­do que se sube al con­cep­to y em­pe­za­rá a pro­du­cir ma­te­ria­les mu­si­ca­les MQA.

Dos ser­vi­cios de strea­ming tam­bién ya anun­cia­ron su ad­he­sión a MQA. Se tra­ta de los in­gle­ses 7di­gi­tal (www.7di­gi­tal.com) y los no­rue­gos Tidal (ti­dal­hi­fi. com), que ofre­cen strea­ming en ca­li­dad CD. Ca­be aco­tar que Tidal fue ad­qui­ri­do por el mú­si­co nor­te­ame­ri­cano de hip hop Jay Z, por lo que su po­pu­la­ri­dad y vi­si­bi­li­dad em­pe­za­rá a cre­cer.

En cuan­to a hard­wa­re, ya exis­te el DAC Ex­plo­rer V2 de Me­ri­dian y una ac­tua­li­za­ción per­mi­ti­rá que su am­pli­fi­ca­dor de au­dí­fo­nos Pri­me so­por­te los ar­chi­vos MQA. Lo mis­mo su­ce­de­rá en bre­ve con los su­pre­mos al­ta­vo­ces de las ga­mas 7000 y 8000 de la fir­ma in­gle­sa.

Otro anun­cio im­por­tan­te es que la pla­ta­for­ma de au­dio so­bre IP Cas­keid (par­te del im­por­tan­te gru­po de in­ves­ti­ga­do­res Ima­gi­na­tion Tech­no­lo­gies) ya ob­tu­vo la li­cen­cia pa­ra MQA. Es­to sig­ni­fi­ca que en bre­ve ve­re­mos sis­te­mas de au­dio mul­ti­room inalám­bri­co de las mar­cas Pu­re (www.pu­re.com/pro­ducts/wi­re­less/), Onk­yo y Me­ri­dian ope­ran­do ya con ar­chi­vos MQA.

De acuer­do a Me­ri­dian, un ar­chi­vo MQA ca­be en un stream de 1 Mbps (po­co me­nos que el que ocu­pa un ar­chi­vo PCM ca­li­dad CD). En cam­bio un ar­chi­vo High Rez na­ti­vo 24-96 ne­ce­si­ta al me­nos 4.6 Mbps.

Es­to se tra­du­ce en que un ho­gar ne­ce­si­ta­ría una co­ne­xión de al me­nos 100 me­gas. Re­cor­de­mos que las co­ne­xio­nes que te ofre­ce un pro­vee­dor de ser­vi­cios de ban­da an­cha las anun­cian en “me­gas”, lo que quie­re de­cir me­gaby­tes. La fór­mu­la bá­si­ca pa­ra sa­ber la ve­lo­ci­dad es di­vi­dir ese nú­me­ro en­tre 8 (by­te = 8 bits, así ob­ten­dre­mos la ve­lo­ci­dad teó­ri­ca de nues­tra lí­nea). En es­ta hi­po­té­ti­ca cuen­ta es pre­ci­so te­ner en cuen­ta que nues­tra ca­sa tie­ne ca­da vez más co­ne­xio­nes (va­rias lap­tops, smartp­ho­nes, ta­blets, im­pre­so­ras) y ser­vi­cios mul­ti­me­dia (Net­flix, Xbox, PS4, Spo­tify, Dee­zer, et­cé­te­ra). Por lo an­te­rior, re­sul­ta im­prác­ti­co ha­cer strea­ming de High Re­so­lu­tion Au­dio en es­tos mo­men­tos. MQA en cam­bio, fun­cio­na bien con las ve­lo­ci­da­des ac­tua­les que te­ne­mos.

MQA pa­re­ce la so­lu­ción que la in­dus­tria es­ta­ba bus­can­do. Es efi­cien­te, tec­no­ló­gi­ca­men­te avan­za­do y re­tro-com­pa­ti­ble. No sa­be­mos si ob­ten­drá el re­co­no­ci­mien­to de las gran­des dis­que­ras y mar­cas, de eso de­pen­de­rá su éxi­to.

En una si­guien­te opor­tu­ni­dad es­cri­bi­ré más en pro­fun­di­dad so­bre MQA. Cuan­do lo ha­ya es­cu­cha­do, les trae­rá una am­plia re­se­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.