EDI­TO­RIAL

home:tech magazine mexico - - Editorial - Por Al­fre­do Hernández Al­fre­do Hernández al­fre­do@mu­si­tech.com.mx

Qui­zá uno de los ras­gos más acu­sa­dos de la in­dus­tria au­dio­vi­sual es el gra­do de es­pe­cia­li­za­ción que re­quie­re. De he­cho, en cual­quier ac­ti­vi­dad rea­li­za­da de for­ma pro­fe­sio­nal. En los cam­pos don­de se uti­li­za la pa­la­bra es­cri­ta, al­guien pue­de re­dac­tar, ex­po­ner una idea o co­rre­gir un tex­to a la per­fec­ción. Sin em­bar­go, es­te ejem­plo no se tra­du­ce li­te­ral­men­te al te­rreno de la au­to­ma­ti­za­ción e in­te­gra­ción. Mu­chas em­pre­sas y dis­tri­bui­do­res se han to­ma­do en se­rio el tér­mino es­pe­cia­li­za­ción, pues va­rios de ellos sa­ben que ca­da dis­ci­pli­na (CCTV, ci­ne en ca­sa, sis­te­mas au­dio­vi­sua­les) se for­ma con la ex­pe­rien­cia del día al día. ¿Es pro­tec­cio­nis­mo o una bue­na prác­ti­ca in­sis­tir en ce­ñir­se a un área de la in­te­gra­ción y au­to­ma­ti­za­ción?

Lle­gar a un ni­vel al­to de de­ta­lle y efi­cien­cia es una cons­tan­te de es­ta nues­tra in­dus­tria. La bús­que­da por au­men­tar la re­so­lu­ción de las TV y por en­con­trar el so­ni­do más fiel en los for­ma­tos de Hi-Res res­pon­de a la ne­ce­si­dad, en gran par­te, de in­yec­tar vida al mer­ca­do AV. 4K gus­ta por­que ya lle­gó pe­ro es­tá como au­sen­te y Hi-Res Au­dio quie­re lle­gar pe­ro es­tá atra­pa­do en la pa­ra­do­ja de Aqui­les y la tor­tu­ga. Si bien una ima­gen con de­ta­lle ex­tre­mo pue­de lle­gar a im­pre­sio­nar o in­cu­rrir en lo su­per­fluo (fil­mes ma­yor­men­te pen­sa­dos en 2D pe­ro pro­yec­ta­dos en for­ma­to 3D), la cla­ri­dad del au­dio sí tie­ne re­per­cu­sio­nes pues una brass band, con su tim­bre y ran­go di­ná­mi­co in­tac­to, tie­ne más po­der evo­ca­ti­vo que mil y una es­ce­nas de ac­ción. Y aún más si la ca­li­dad de es­tu­dio se pue­de te­ner en ar­chi­vos que pe­san al­re­de­dor del 1Mbps. Es­tos ar­chi­vos MQA se­rían, por fin, el vic­ti­ma­rio de los MP3.

Esos ar­chi­vos po­drán, en su ma­yor par­te, ser des­car­ga­dos por in­ter­net, pa­la­bra que nos lle­va al úl­ti­mo pun­to del pre­sen­te tex­to edi­to­rial. La red di­gi­tal mues­tra su la­do hu­mano ca­da vez más: es una he­rra­mien­ta de in­creí­ble uti­li­dad que, mal usa­do, pro­vo­ca desas­tres. Aún que­da tiem­po pa­ra ver có­mo fun­cio­na­rá la vida ul­tra­co­nec­ta­da. Se­gu­ra­men­te po­dre­mos (y de­be­re­mos) vi­vir así, pe­ro lo cier­to tam­bién es que el in­ter­net de las co­sas es­tá en­tran­do con fuer­za en las ca­sas y vi­das de los usua­rios. ¿Qué tan­to es­tán en­te­ra­dos los pro­fe­sio­na­les AV de las re­gu­la­cio­nes en ma­te­ria de in­ter­net?

Los tres pun­tos alu­di­dos su­cin­ta­men­te son al­gu­nos de los que pun­tean la re­vis­ta de es­te mes. Quien la lea ten­drá ma­te­rial pa­ra de­te­ner­se un ra­to a pen­sar en lo que le va su­ce­dien­do en su día a día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.