Ver­de y sus­ten­ta­ble.

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por An­ge­li­ka Kurz

Pa­ra dis­mi­nuir el ni­vel de con­ta­mi­na­ción de las aguas re­si­dua­les, ca­da uno pue­de uti­li­zar pro­duc­tos que sus­ti­tu­yan a los quí­mi­cos del ho­gar. Aquí hay una guía.

Los re­cur­sos hí­dri­cos en Mé­xi­co, al igual que en el res­to del mun­do, se en­cuen­tran ba­jo una cre­cien­te pre­sión. El cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co, la ur­ba­ni­za­ción e in­cre­men­to en el con­su­mo de agua en los ho­ga­res, la agri­cul­tu­ra y la in­dus­tria han au­men­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el uso glo­bal del agua. Es­te de­sa­rro­llo con­du­ce a la es­ca­sez de agua ser­vi­ble pa­ra con­su­mo hu­mano di­rec­to o in­di­rec­to.

A pe­sar de es­ta con­di­ción, la ma­yo­ría de los con­su­mi­do­res de agua y de­más ac­to­res in­vo­lu­cra­dos en el sec­tor si­guen sa­tis­fa­cien­do sus ne­ce­si­da­des sin to­mar en cuen­ta el im­pac­to so­bre los de­más y so­bre su pro­pia sa­lud. Las di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas, al ge­ne­rar desechos di­ver­sos, son las fuen­tes prin­ci­pa­les de con­ta­mi­na­ción de los di­fe­ren­tes cuer­pos de agua, lo que se tra­du­ce en la des­apa­ri­ción de la ve­ge­ta­ción na­tu­ral, así co­mo en la in­to­xi­ca­ción y muer­te de pe­ces y de­más ani­ma­les acuá­ti­cos.

En re­su­men, la fal­ta de coor­di­na­ción en­tre usua­rios y au­to­ri­da­des, au­na­do a la fal­ta de un ade­cua­do tra­ta­mien­to y reúso de las aguas re­si­dua­les, así co­mo a la fal­ta de la con­cien­cia y co­no­ci­mien­to, con­du­cen a la so­bre ex­plo­ta­ción del re­cur­so, a la con­ta­mi­na­ción de eco­sis­te­mas, a la de­gra­da­ción de los sue­los y a un im­pac­to ne­ga­ti­vo so­bre la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria.

A ni­vel re­gio­nal la si­tua­ción del tra­ta­mien­to del agua va­ría am­plia­men­te. Los es­ta­dos del nor­te cuen­tan con los ni­ve­les más al­tos del país, don­de Aguas­ca­lien­tes y Nue­vo León pre­sen­tan ni­ve­les de tra­ta­mien­to del 100%, si­guien­do Ba­ja Ca­li­for­nia con 93%, Na­ya­rit con 90.7%, Ta­mau­li­pas con 85.6% y Chihuahua, Sinaloa y Gue­rre­ro con más de 75%. Por el con­tra­rio, las co­ber­tu­ras más ba­jas las pre­sen­tan Yu­ca­tán y Cam­pe­che tra­tan­do só­lo un 3% y 7% res­pec­ti­va­men­te, mien­tras que en el cen­tro del país, el Dis­tri­to Fe­de­ral re­gis­tra una co­ber­tu­ra de al­re­de­dor del 15% 1.

De es­ta for­ma, en al­gu­nos es­ta­dos no es tan ma­la la si­tua­ción, in­clu­so es muy bue­na, co­mo de­be­ría ser. Pe­ro pa­ra ana­li­zar bien la si­tua­ción a ni­vel na­cio­nal, se de­be con­tem­plar tam­bién la den­si­dad de po­bla­ción. De acuer­do con el cen­so de po­bla­ción de 2010, la Zo­na Me­tro­po­li­ta­na del Va­lle de Mé­xi­co (ZMVM) cuen­ta con más de 20 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, lo que la con­vier­te en la más po­bla­da de todo el país, cuen­ta con la me­nor ex­ten­sión te­rri­to­rial y por lo tan­to con la ma­yor den­si­dad po­bla­cio­nal, a tal gra­do que es­te in­di­ca­dor equi­va­le a ca­si 24 ve­ces la den­si­dad de po­bla­ción me­dia na­cio­nal.

La co­ber­tu­ra de agua po­ta­ble y al­can­ta­ri­lla­do es del 96.5% y 97.2% res­pec­ti­va­men­te, am­bas por arri­ba del pro­me­dio na­cio­nal, sin em­bar­go, los ni­ve­les de co­ber­tu­ra de tra­ta­mien­to de aguas re­si­dua­les ape­nas al­can­zan el 10%.

La dis­mi­nu­ción en la ca­pa­ci­dad del al­can­ta­ri­lla­do de la ZMVM se de­be prin­ci­pal­men­te al cons­tan­te hun­di­mien­to de la Ciu­dad de Mé­xi­co, ori­gi­na­do por la so­bre ex­plo­ta­ción de los man­tos acuí­fe­ros. Dia­ria­men­te se ex­traen al­re­de­dor de 10.5 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos, aun­que se re­car­ga me­nos de la mi­tad de es­te vo­lu­men, lo que ha pro­vo­ca­do que, en los úl­ti­mos cien años, la Ciu­dad de Mé­xi­co pre­sen­te un hun­di­mien­to de más de diez me­tros.

En la ac­tua­li­dad, se ge­ne­ran 6.7 mi­les de mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de aguas re­si­dua­les por año, y se es­pe­ra que es­te vo­lu­men au­men­te a 9.2 mi­les de mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos en 2030. En 2012, la co­ber­tu­ra na­cio­nal de tra­ta­mien­to de aguas re­si­dua­les fue de 47.5%. De acuer­do al PROMARNAT2, se es­pe­ra que pa­ra el año 2018 la co­ber­tu­ra sea del 63%. Pa­ra 2030 se plan­tea cu­brir al 100% el tra­ta­mien­to de las aguas co­lec­ta­das en los sis­te­mas mu­ni­ci­pa­les de al­can­ta­ri­lla­do.

Eso so­la­men­te es una vis­ta su­per­fi­cial de la si­tua­ción so­bre la con­ta­mi­na­ción hí­dri­ca en Mé­xi­co. El agua, su con­ta­mi­na­ción y purificación es uno de los te­mas más im­por­tan­te del mi­le­nio a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Es el úni­co lí­qui­do vi­tal, es de­cir, sin él no po­dría­mos vi­vir. El hom­bre ha avan­za­do en cuan­to a cien­cia y tec­no­lo­gía, pe­ro co­mo con­se­cuen­cia mu­chos eco­sis­te­mas se han vis­to afec­ta­dos.

En los úl­ti­mos años se ha vis­to un gran de­te­rio­ro del pla­ne­ta tie­rra por la con­ta­mi­na­ción hí­dri­ca. La in­dus­tria, la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría ma­si­va, así co­mo los nú­cleos ur­ba­nos, son los prin­ci­pa­les ac­to­res de la con­ta­mi­na­ción. Y en to­dos los pro­ce­sos es­ta­mos in­vo­lu­cra­dos co­mo in­di­vi­duos. De es­ta for­ma, qué y có­mo con­su­mi­mos afec­ta la pro­duc­ción y la con­ta­mi­na­ción. Pe­ro ca­si siem­pre nos fal­ta in­for­ma­ción pa­ra ele­gir un pro­duc­to más ade­cua­do o me­nos con­ta­mi­nan­te pa­ra el me­dio am­bien­te y pa­ra no­so­tros mis­mos.

No son so­la­men­te la in­dus­tria, la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría o los gran­des ac­ci­den­tes de pla­ta­for­mas los úni­cos con­ta­mi­nan­tes de nues­tra agua. La afec­ta­ción a es­te lí­qui­do que se ha­ce en los ho­ga­res pri­va­dos no se pue­de ne­gar. El uso de los pro­duc­tos de lim­pie­za es exa­ge­ra­do y so­bre­pa­sa­do y así tam­bién los me­di­ca­men­tos ca­du­ca­dos y pi­las usa­das que son de­po­si­ta­dos en la ba­su­ra do­més­ti­ca re­pre­sen­tan un pro­ble­ma gra­ve pa­ra el me­dio am­bien­te. Lo mis­mo ocu­rre con pin­tu­ras y sol­ven­tes o acei­tes de co­ci­na, los cua­les son ver­ti­dos en las co­la­de­ras de las ca­sas, ta­lle­res o fon­das. El pen­sa­mien­to que el con­tri­bui­dor me­nor no agra­ve la si­tua­ción es to­tal­men­te equi­vo­ca­do.

Por­que con 112,336,538 ha­bi­tan­tes a ni­vel na­cio­nal, se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (INE­GI) de 2010, los ho­ga­res me­xi­ca­nos re­pre­sen­tan un par­te im­por­tan­te en la pro­tec­ción del buen lí­qui­do. Cum­plien­do ca­da quien con las re­glas, que­da en ca­da uno de no­so­tros la po­si­ción de me­jo­rar la si­tua­ción.

Exis­ten nu­me­ro­sas po­si­bi­li­da­des en los ho­ga­res pa­ra dis­mi­nuir la con­ta­mi­na­ción de las aguas do­més­ti­cas. Es­tos se­rían los más bá­si­cos que ca­da uno po­dría rea­li­zar:

Pi­las usa­das y me­dic a men­tos ca­du­ca­dos no de­ben ser de­po­si­ta­dos en el bo­te de ba­su­ra. Di­ver­sos cen­tros co­mer­cia­les y far­ma­cias tie­nen con­te­ne­do­res pa­ra ma­ne­jar los desechos pe­li­gro­sos. Las pi­las tam­bién se pue­dan de­po­si­tar en las co­lum­nas re­co­lec­to­ras que se en­cuen­tran en el es­pa­cio público en pun­tos es­tra­té­gi­cos en el D.F.

No ti­rar can­ti­da­des gran­des de aceite de co­ci­na en el fre­ga­de­ro. En los ho­ga­res pri­va­dos es me­jor re­co­lec­tar­lo en un re­ci­pien­te y de­po­si­tar­lo ya frío a la ba­su­ra, o me­jor en­con­trar un res­tau­ran­te u otro ne­go­cio don­de re­co­lec­ten los acei­tes pa­ra usar­los co­mo dié­sel en ca­mio­nes y co­ches.

Usar can­ti­da­des ade­cua­das de lim­pia­do­res. Las ins­truc­cio­nes en los em­pa­ques por lo ge­ne­ral in­di­can las can­ti­da­des su­fi­cien­tes. Con agua blan­da se ne­ce­si­ta, por ejem­plo, me­nos de­ter­gen­te que lo in­di­ca­do.

Usar pro­duc­to eco­ló­gi­co. La ma­yo­ría de los su­per­mer­ca­dos y ob­via­men­te de las tien­das or­gá­ni­cas ofre­cen una ver­sión de to­dos los lim­pia­do­res me­nos con­ta­mi­nan­tes. Tam­bién es po­si­ble fa­bri­car sus pro­pios lim­pia­do­res. Pre­gun­tan­do a per­so­nas de la ter­ce­ra edad a ve­ces tie­nen bue­nos con­se­jos eco­ló­gi­cos de lim­pie­za. Las ven­ta­jas de pro­du­cir sus pro­pios lim­pia­do­res son di­ver­sas, por ejem­plo, sa­be­mos los in­gre­dien­tes que con­tie­nen. Ca­si to­das las sus­tan­cias que uti­li­za­mos en la lim­pie­za do­més­ti­ca son tó­xi­cas y con­ta­mi­nan­tes. Qui­ta­man­chas, le­jías, am­bien­ta­do­res, di­sol­ven­tes, la­va­va­ji­llas, abri­llan­ta­do­res pa­ra pla­ta, lim­piahor­nos, desatas­ca­do­res... cons­ti­tu­yen un au­tén­ti­co ar­se­nal quí­mi­co en nues­tro ho­gar.

Hay pro­duc­tos que con­tie­nen de­ce­nas de sus­tan­cias que quie­ren ga­ran­ti­zar una lim­pie­za prác­ti­ca­men­te asép­ti­ca don­de en reali­dad no ha­ce fal­ta, co­mo si el ho­gar fue­se un qui­ró­fano. Mu­chos han pro­ba­do en su pro­pia piel los in­con­ve­nien­tes de es­tos pro­duc­tos por­que sus in­gre­dien­tes bio­ci­das no só­lo ata­can los gér­me­nes: en las per­so­nas y mas­co­tas irri­tan la piel, pro­vo­can aler­gias y cau­san reacciones sen­si­bles en los ojos, la na­riz, la gar­gan­ta, ade­más de da­ñar los pul­mo­nes. Bue­na can­ti­dad de es­tas sus­tan­cias lle­gan a la na­tu­ra­le­za a tra­vés de los desagües y si­guen de­jan­do un im­pac­to en el me­dio am­bien­te, pro­vo­can­do, por ejem­plo, la eu­tro­fi­za­ción3 de los ríos, en­tre mu­chos otros pro­ble­mas co­no­ci­dos.

Aun­que en va­rios ca­sos sig­ni­fi­que ma­yor car­ga de tra­ba­jo, re­sul­ta be­né­fi­co pa­ra pro­te­ger el agua, los eco­sis­te­mas y nues­tra pro­pia sa­lud. Ade­más, se pue­den pro­du­cir cier­tas can­ti­da­des y te­ner­las en su re­ci­pien­te co­mo cual­quier otro pro­duc­to de lim­pie­za.

Así que de­be­mos pre­gun­tar­nos con qué ti­po de pro­duc­tos po­de­mos limpiar nues­tra ca­sa sin per­ju­di­car el en­torno o ha­cién­do­lo lo me­nos po­si­ble. Pa­ra ello, de­ben sus­ti­tuir­se los pro­duc­tos de lim­pie­za con­ven­cio­na­les. A mo­do de orien­ta­ción, son su­fi­cien­tes cin­co pro­duc­tos pa­ra rea­li­zar to­das las ta­reas de la lim­pie­za ge­ne­ral del ho­gar: vi­na­gre, ja­bón na­tu­ral, li­món, al­cohol etí­li­co y gli­ce­ri­na.

2Pro­gra­ma

Sec­to­rial de Me­dio Am­bien­te y Re­cur­sos Na­tu­ra­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.