Fan AV.

El fe­nó­meno de la per­cep­ción en el au­dio

home:tech magazine mexico - - CONTENIDO - Por Car­los Vi­lle­gas

El so­ni­do no so­lo en­tra por los oí­dos. La vis­ta, así co­mo la idea que nos ha­ce­mos al ver lo que es­cu­cha­mos, tam­bién in­flu­yen en la au­di­ción.

Por dos años en FANAV, he­mos tra­ta­do los te­mas que a nues­tro jui­cio son los más im­por­tan­tes en la au­dio­fi­lia, con­si­de­ran­do los equi­pos y ma­te­ria­les al al­can­ce de los afi­cio­na­dos me­xi­ca­nos, con su­ge­ren­cias so­bre có­mo ini­ciar sis­te­mas es­té­reo pa­ra la ca­sa o la ofi­ci­na, acon­di­cio­na­mien­to acús­ti­co re­si­den­cial, acon­di­cio­na­mien­to eléc­tri­co, ubi­ca­ción de las bo­ci­nas en la sa­la y has­ta tweaks pa­ra afi­nar el sis­te­ma y lo­grar una co­rrec­ta pues­ta a pun­to de nues­tra in­ver­sión.

Cuan­do Eli­seo Ve­ga me in­vi­tó a par­ti­ci­par en es­te pro­yec­to, me de­jó cla­ro que po­dría tra­tar cual­quier te­ma con ab­so­lu­ta li­ber­tad: “pue­des ha­blar has­ta de ca­bles”, me di­jo, sa­bien­do que es­te es por lo ge­ne­ral un te­ma ta­bú que ge­ne­ra con­tro­ver­sias enor­mes en los fo­ros de au­dio de­di­ca­dos en todo el pla­ne­ta. A pe­sar de que al­gu­nos lec­to­res me ha­bían so­li­ci­ta­do un ar­tícu­lo so­bre es­te te­ma, ha­bía pos­ter­ga­do co­men­tar a fon­do so­bre ca­bles de­bi­do a que per­so­nal­men­te no co­mul­go con la idea de in­ver­tir re­cur­sos de ma­ne­ra des­pro­por­cio­na­da en es­te ru­bro.

No me re­fie­ro a uti­li­zar ca­ble ge­né­ri­co de tla­pa­le­ría, pe­ro tam­po­co ca­bles de $25,000 pe­sos el me­tro (o más). Una gran ver­dad es que po­cos au­dió­fi­los se sal­van del gus­to por ver en sus sis­te­mas ca­bles ca­ros con co­nec­to­res cha­pa­dos en oro, ca­bles tan grue­sos y po­co fle­xi­bles que se re­quie­re de pe­ri­cia pa­ra lo­grar cur­vear­los y co­nec­tar­los en el to­ma­co­rrien­te o en las ter­mi­na­les de las bo­ci­nas. Si se aso­man de­trás de mi sis­te­ma es­té­reo en­con­tra­rán ca­blea­do de in­ter­co­ne­xión de ori­gen ale­mán li­bre de oxí­geno, de ex­ce­len­te ma­nu­fac­tu­ra y pre­cio mo­de­ra­do. Es­tos ca­bles lle­van la ma­lla sol­da­da al co­nec­tor y, por al­gu­na ra­zón, ca­bles fa­bri­ca­dos sin es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca pro­du­cen un zum­bi­do ape­nas per­cep­ti­ble en mi sis­te­ma. Fue­ra de es­ta con­di­ción, a mis oí­dos “sue­nan” igual de bien que ca­bles más sen­ci­llos. Pa­ra bo­ci­nas, co­mo co­men­té en al­gu­na oca­sión, uti­li­zo ca­ble li­bre de oxí­geno mar­ca Ca­na­re ca­li­bre 12. En­ton­ces, ¿por qué es­cu­cha­mos di­fe­ren­cias su­ti­les (o en oca­sio­nes enor­mes) al cam­biar ca­bles en nues­tro sis­te­ma? Al res­pec­to se han es­cri­to cien­tos de pá­gi­nas en dis­cu­sio­nes in­ter­mi­na­bles en los fo­ros y des­pués de años, nin­gún ban­do lo­gró con­ven­cer al con­tra­rio so­bre lo que su­ce­de. Al­go que nun­ca en­ten­dí es el po­co en­tu­sias­mo que exis­te pa­ra rea­li­zar prue­bas a do­ble cie­go en el mun­do del au­dio High End, se des­ca­li­fi­can en au­to­má­ti­co cuan­do es­te ti­po de prue­bas son uti­li­za­das a dia­rio en otras in­dus­trias pa­ra ase­gu­rar que la per­cep­ción no se vea afec­ta­da por la vis­ta y por nues­tras creen­cias per­so­na­les. Por ejem­plo, ¿sa­be us­ted que la in­dus­tria de los ali­men­tos prue­ba a do­ble cie­go las can­ti­da­des de co­lo­ran­tes y sa­bo­ri­zan­tes que uti­li­za en la ela­bo­ra­ción de sus pro­duc­tos? El co­lo­ran­te es más eco­nó­mi­co que el sa­bo­ri­zan­te, y las prue­bas de­mos­tra­ron que en­tre más ver­de, la ge­la­ti­na “sa­be” más a li­món. En prue­bas a do­ble cie­go, na­die ha lo­gra­do iden­ti­fi­car un ca­ble de otro. Tan es ver­dad que Ja­mes Ran­di lan­zó el “One Mi­llion Do­llar Cha­llen­ge”, una apues­ta de un mi­llón de dó­la­res que con­ti­núa en pie. En las prue­bas a do­ble cie­go han par­ti­ci­pa­do mú­si­cos, au­dió­fi­los, dis­tri­bui­do­res de au­dio, di­rec­to­res de or­ques­ta y el re­sul­ta­do fi­nal siem­pre es el mis­mo. Una vez que de­ja­mos de ver el ob­je­to de la prue­ba, a nues­tro ce­re­bro le re­sul­ta im­po­si­ble re­co­no­cer un ca­ble de otro.

Afor­tu­na­da­men­te, dé­ca­das de va­lio­sas in­ves­ti­ga­cio­nes en otros cam­pos han ayu­da­do a en­ten­der que nues­tro ce­re­bro fun­cio­na co­mo un ór­gano mul­ti­sen­so­rial, y có­mo cier­tas si­tua­cio­nes pue­den afec­tar nues­tra per­cep­ción du­ran­te la es­cu­cha. En 1976, Harry Mcgurk reali­zó las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes en es­te cam­po y des­cu­brió un fe­nó­meno co­no­ci­do en la ac­tua­li­dad co­mo The Mcgurk Ef­fect. Mcgurk nos de­mues­tra de una ma­ne­ra cla­ra co­mo la au­di­ción pue­de ver­se afec­ta­da por el sen­ti­do de la vis­ta. Re­cien­te­men­te la BBC Two pre­pa­ró un pro­gra­ma ti­tu­la­do Is Seeing Be­lie­ving?, en don­de se de­mues­tra de una ma­ne­ra muy sen­ci­lla có­mo la vis­ta pue­de afec­tar la au­di­ción. En pri­me­ra ins­tan­cia, ve­mos a una per­so­na pro­nun­cian­do tres sí­la­bas: ba-ba-ba e in­me­dia­ta­men­te, ve­mos a la mis­ma per­so­na pro­nun­cian­do fa-fa-fa. La sor­pre­sa nos la he­mos lle­va­do to­dos los que he­mos vis­to el vi­deo en Av­fo­ro, ya que el au­dio en los dos ca­sos ¡siem­pre es el mis­mo! Pa­ra fa­ci­li­tar la com­pren­sión de to­da es­ta in­for­ma­ción, la BBC in­vi­tó a Law­ren­ce Ro­sen­blum, un pres­ti­gia­do psi­có­lo­go que ha es­tu­dia­do el Efec­to Mcgurk por vein­ti­cin­co años. Él nos ex­pli­ca có­mo fun­cio­na nues­tro ce­re­bro y por qué la au­di­ción pue­de ver­se com­pro­me­ti­da por la vis­ta. La in­ves­ti­ga­ción su­gie­re que el ce­re­bro es un ór­gano mul­ti­sen­so­rial que tra­ba­ja a fu­tu­ro, de ma­ne­ra que por su na­tu­ra­le­za tien­de a uti­li­zar to­dos los sen­ti­dos dis­po­ni­bles pa­ra in­te­grar una idea com­ple­ta so­bre la ex­pe­rien­cia que se vi­ve al mo­men­to y tra­ta de an­ti­ci­par­se. En el mo­men­to que se ex­clu­ye a nues­tra vis­ta de la ex­pe­rien­cia, el ce­re­bro se li­mi­ta a pro­ce­sar la in­for­ma­ción que re­ci­be úni­ca­men­te de los oí­dos. El Dr. Ro­sen­blum re­co­no­ce que aun­que lle­va más de dos dé­ca­das es­tu­dian­do el efec­to Mcgurk, ca­da que ve el vi­deo con es­ta prue­ba con­ti­núa es­cu­chan­do di­fe­ren­tes so­ni­dos, a pe­sar que sa­be que se tra­ta del mis­mo au­dio.

Si tras­la­da­mos es­te fe­nó­meno al cam­po del au­dio de ex­cep­ción es bas­tan­te pro­ba­ble que en nues­tras au­di­cio­nes su­ce­da al­go si­mi­lar, oca­sio­nan­do di­fe­ren­cias su­ti­les o enor­mes cuan­do probamos un ca­ble que cues­ta “n” ve­ces más que los nues­tros. Es por es­te mo­ti­vo que, pa­ra rea­li­zar una au­di­ción con­fia­ble de ca­bles, uno de­be­ría pe­dir a otra per­so­na que in­ter­cam­bie los ca­bles sin de­cir­nos cua­les es­tán co­nec­ta­dos, de ma­ne­ra que us­ted pue­da con­cen­trar­se úni­ca­men­te en la au­di­ción y lle­gar a una de­ci­sión ba­sa­do en su pro­pia ex­pe­rien­cia. In­tén­te­lo en al­gu­na oca­sión, se­rá una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra en más de un sen­ti­do que le per­mi­ti­rá te­ner más he­rra­mien­tas pa­ra sa­ber don­de de­be in­ver­tir sus re­cur­sos pa­ra afi­nar el so­ni­do de su sis­te­ma. Un ser­vi­dor ya lo in­ten­tó y sin la po­si­bi­li­dad de ver, no lo­gré iden­ti­fi­car mis ca­bles de unos ca­bles ca­si ge­né­ri­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.